Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

24 febrero 2013 7 24 /02 /febrero /2013 23:04

Asuntos VariosJosé Antonio de Alzate y Ramírez (1737-1799): los Fundamentos de la Geografía Científica en México.  Ensayo, 2012 (2/3).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

26 mar12.

 

 

La Filosofía en los Fundamentos

de la Ciencia Moderna.

 

En nuestra investigación de tesis refrendamos el método científico de la modernidad; cuyos orígenes para la ciencia de la Geografía tomamos como objetivo en nuestra tesis; a su vez en ésta procedimos con el rigor demostrativo del mismo, dado en la lógica dialéctica, formulándonos un silogismo con el que operamos con el método hipotético-deductivo; tanto en el método de investigación a partir de verificar la hipótesis, como en el método de exposición al estructurar la argumentación demostrativa con base en él.

 

En consecuencia, en un primer capítulo establecemos los fundamentos teóricos dados en los elementos de la dialéctica y el materialismo desarrollados hasta la Ilustración; particularmente para la segunda mitad del siglo XVIII, el momento histórico de José Antonio de Alzate y Ramírez, el cual vivió entre 1737 y 1799; dados específicamente en relación con el origen de la Geografía como ciencia en México.

 

De particular importancia era analizar el momento histórico que determina el pensamiento alzatiano, estableciendo con ello la premisa antecedente en el proceso demostrativo, en donde, dados los parámetros de esta especialidad, sostenemos que con el documento: El Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla, de 1772, se funda la Geografía como ciencia en México.

 

Por lo tanto, el tercer capítulo constituye nuestra premisa de tesis, y en el cual, en consecuencia, desarrollamos la argumentación demostrativa de la dialéctica y el materialismo dados en su trabajo antes citado.

 

Para, finalmente, en un cuarto capítulo a manera de consiguiente, analizar de manera exhaustiva el documento mismo objeto de estudio en esta tesis; destacando en ello, desde el punto de vista de la dialéctica, el momento histórico del vínculo en la lógica empírico-racionalista; y desde el punto de vista del materialismo, la objetividad y la causalidad contenidas en el monismo.

 

La dificultad principal que enfrentamos en el desentrañamiento del problema planteado, fue –hemos dicho más arriba–, explicar la paradoja por la cual la Ilustración se caracteriza por el pensamiento ateísta, monista, empírico materialista, partidario de la causa sui; y no obstante, la Ilustración novohispana parece darse, en un momento, con los planteamientos opuestos: el teísmo, el dualismo, el racionalismo idealista, y el reconocimiento de la causa primera; y en otro momento, con los elementos de la dialéctica y el materialismo reconocidos en el enciclopedismo.  Tal aparente paradoja fue resuelta por los autores que nos han antecedido en el estudio de la Ilustración novohispana, mediante la explicación de un pensamiento filosófico ecléctico.

 

Nosotros hicimos a un lado tal explicación, no obstante sus aparentes poderosas evidencias, al darnos cuenta, en el análisis de las determinantes históricas, de un factor antropológico por el cual se explica una manera de ser del sujeto de la época de la Ilustración, tanto en Europa, como en Nueva España; y lo cual constituyó la clave para interpretar el pensamiento filosófico de la misma, dado con particular énfasis en Nueva España ante el atraso social por el cual prevalecía aún con cierta fuerza la Inquisición.  Y tal clave consiste, esencialmente, en el uso de un “doble lenguaje” dado incluso socialmente “a valores entendidos”, y que filosóficamente podemos enunciar hegelianamente, mediante el ejercicio en el lenguaje de la vida cotidiana, de “la negación de la negación”: esto es, que, <<aparentando combatir las tesis heréticas desde lo que de suyo es una negación histórico-socialmente dada, el débil procedimiento de solventar las objeciones, daba lugar a la negación de esa misma negación histórica que pretendía defenderse; y así esa “negación de la negación”, daba lugar a la afirmación de las ideas ilustradas combatidas.

 

Descubrir esto que hemos llamado “la clave para interpretar el pensamiento de la Ilustración”, ha sido una contribución secundaria, pero no por ello menos determinante de lo que a la vez ha sido.

 

Ese lenguaje socialmente dado “a valores entendidos”, es lo que permite explicar, a la vez, no la ingenuidad el Santo Oficio ante los trabajos de Alzate; sino el obstat imprimatur con el cual, ya inevitablemente, se accedía al empuje de los tiempos, o bien se mostraba condescendencia con el desarrollo de las reformas borbónicas, pero presentado en un lenguaje distinto para las masas y los prejuicios sociales.

 

El ensayo de Alzate, El Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla, publicado en ocho octavillas en el Nº 7 de su periódico Asuntos Varios Sobre Ciencias y Artes, del 7 de diciembre de 1772, es lo que constituye el objeto de estudio de esta tesis.

 

Reconocemos en dicho ensayo el primer documento en el que –sin que ese fuese su propósito– se aportan los elementos teóricos fundamentales del saber geográfico.  El ensayo era más bien un artículo periodístico de reclamo de necesidades y de denuncia del estado de la Geografía como ciencia, pero que, siendo ésta a la vez un reflejo de la realidad que estudia, resultaba al mismo tiempo una denuncia del estado real de atraso científico, técnico y social de la Nueva España misma.

 

El artículo se convirtió en ensayo fundacional de la Geografía como ciencia en México, al mostrar en él, Alzate, una serie de necesidades en la aplicación de los elementos teóricos y metodológicos de la Geografía como ciencia moderna.  Pero, al mismo tiempo, ello no ocurría como algo fortuito, ajeno al momento histórico, sino por lo contrario, precisamente como una determinación de él: el momento histórico culminante del enciclopedismo ilustrado con su característica eminentemente materialista y dialéctica (si bien esa dialéctica dada principalmente en el vínculo empírico-racionalista, era aún mecanicista).

 

Tal documento ha sido reproducido en facsímil en tres ocasiones: en la obra alzatiana de Roberto Moreno de los Arcos, 1980; en la obra, Historia de la Ciencia en México, de Elías Trabulse, 1986, y en Papeles Varios, t.II, Col. La Fragua, Biblioteca Nacional de México.  En todos los casos se da sólo la reproducción facsimilar sin comentario alguno en particular; por lo que no es sino hasta nuestra tesis; y contando con el documento original del cual obtuvimos un facsímil de la Biblioteca Nacional de México; que se hace no sólo su comentario, sino su estudio especializado en tanto que nuestra formación profesional de base, es precisamente en la Geografía.


Compartir este post

Repost0

Comentarios