Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 febrero 2013 7 03 /02 /febrero /2013 23:03

Theatro-Americano--Jose-Antonio-de-Villasenor-y-Sanchez-.JPGTheatro-Americano--Contraportada-Original.JPGJosé Antonio de Villaseñor y Sánchez (1705-1759): La Geografía como la Crónica e Iconismo.  Artículo, 2012 (1/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 mar 12.

 

La Geografía hecha como la Crónica, es el hacer de la Relación Geográfica, la Geografía misma, en la medida en que la Relación Geográfica no se limita al censo, sino se comenta en una narrativa descriptiva.  Y la Geografía hecha no sólo como esa crónica, son, además, como iconismo (lo que se traduce como “culto a la imagen”), es una Relación Geográfica como lo esencial de lo geográfico, con apoyo descriptivo en los mapas.  Y esto fue lo esencial de la geografía en José Antonio de Villaseñor y Sánchez a mediados del siglo XVIII.

 

El período histórico de la Ilustración se considera del momento de la Revolución Inglesa de 1688 que instaura definitivamente el orden capitalista ahí, a una difusa transición del siglo XVIII al XIX, que, en todo caso, termina con las guerras de independencia en América.  El virreinato novohispano no fue ajeno a la totalidad de ese período con sus particularidades coloniales, que en el origen, en esa segunda mitad del siglo XVII, tiene a pensadores ilustrados como Sor Juana Inés de la Cruz, o a Carlos de Sigüenza y Góngora.

 

Esas particularidades coloniales no se reducen al barroco ni ello es lo importante, sino a una pérdida de continuidad en el desarrollo de la ilustración novohispana durante la primera mitad del siglo XVIII, que se termina con la necesidad del Estado, por obtener un conocimiento más preciso del virreinato, y de donde surge la ordenanza de 1841, encomendada a José Antonio de Villaseñor y Sánchez a partir de 1842, para el levantamiento de la Instrucción y Memoria que dio lugar a las Relaciones Geográficas publicadas finalmente en 1846 y 1848.  Tras ello, el virreinato de la Nueva España culmina, por forma, simultáneamente con Europa, el período ilustrado, cuya última etapa fue de 1760 a la transición al siglo XIX; aun cuando por contenido, será manifiesto un enorme desfasamiento en lo avances de una parte del mundo y la otra, como consecuencia de aquellos cincuenta años perdidos de la primera mitad del siglo XVIII.

 

Con José Antonio de Villaseñor y Sánchez en ese momento tardío del segundo de tres momentos de la Ilustración novohispana, están algunos otros pocos autores, como Juan José Eguira y Eguren (1696-1763), escritor literato; o Lorenzo Boturini (1702-1751), historiador, deportado en 1743; en tanto que en Europa producen la ciencia desde un Newton, hasta un Carlos Linneo (1707-1778).

 

Resulta interesante que Ramón María Serrara en su Estudio Preliminar al “Suplemento al Theatro Americano”, se expresara respecto de Villaseñor y Sánchez, de la mima manera que Irving A. Leonard lo hiciera respecto a Sigüenza y Góngora en referencia al “Mapa General de la Nueva España” elaborado por éste.  “El Theatro Americano –redacta Ramón María Serrara–, la primera geografía regional de México elaborada en Nueva España por un mexicano”[1].  He ahí, por ese sólo hecho, la importancia histórica de José Antonio de Villaseñor y Sánchez.

 

En 1742, Villaseñor publicó su “Observación del Cometa que Apareció en el Hemisferio de México…”; pero lo mismo escribió un “Romance Lírico…”, que hizo trabajo cartográfico: un mapa de fortificaciones costeras y presidios internos, titulado: “Yconismo Hidrotérreo o Mapa Geographico de la América Septentrional”, de 1746; un “Plano de la Capital Virreinal”, de 1750; el “Mapa Geográfico de la Provincia de la Compañía de Jesús de la Nueva España”, de 1751 (un mapa desde Honduras hasta California); y publicó, en 1756, su “Matemático Cómputo de los Astros”.  Pero, a criterio de Ramón Serrara, citamos de éste su juicio: “su trabajo más importante de toda esta época de madurez es, sin duda, una descripción de la capital virreinal titulada “Apuntes o Ensayo para la Ilustración y Suplemento del Theatro Americano”[2], de 1755.

 

Y es este documento el que, precisamente, de manera más enfática se presenta como crónica sobre la base de las Relaciones Geográficas de 1746, y, ciertamente, como afirma Serrara, a lo que le asigna más importancia, por sobre su mismo Mapa Geographico de la América Septentrional de 1746, curiosamente titulado a su vez: “Yconismo Hidrotérreo”.

 



[1]        Serrara, Ramón Mª; Estudio Preliminar; en “Suplemento al Theatro Americano”; 1ª edición, México, 1980; p.17.

[2]        Ibid. p.38.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios