Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

1 septiembre 2013 7 01 /09 /septiembre /2013 22:03

Comisión Geográfico-Exploradora, Dr. Carlso Sáenz, 1969La Comisión Geográfico-Exploradora (1877-1918). (3/…)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geogrfico.over-blog.es/

abril 12.

 

 

 

Para los Ingenieros Geógrafos egresados de la Escuela de Ingeniería de la UNAM, podría estar claro que de lo que se trataba con aquellas “geografía e hidrografía”, o “geografía y climatología”, era de la aplicación de la geografía: pero, ciertamente, con  lugar a la confusión, cuando ello ocurría en un México en el que aún, el que sabía de algo, era requerido para entender de todo.

 

El geógrafo no estaba haciendo distinción de un verdadero objeto de estudio de la geografía, porque simplemente, desde fines del siglo XIX y durante todo el posterior tercio del siglo XX, ese fue,  primero, un problema dado por supuesto en la carrera de “Geografía e Hidrografía” de la Escuela Nacional de Ingeniería; y segundo, problema no resuelto en  la geografía de todo el mundo, hasta el trabajo de Hettner de 1927.  Pero para entonces, ya habían entrado en  escena escribiendo libros de texto de geografía, autores como los geógrafos Miguel E. Schultz (1851-1922), profesor de la Escuela Nacional Preparatoria desde 1882, y su hijo el Ing. Geóg. Enrique Schultz (1875-1938), Ricardo Toscano (1872-1938), con textos de Topografía y Geodesia, Hidráulica, y Meteorología, o del historiador Jesús Galindo y Villa (1867-1937), en cuyos textos, el énfasis está en el estudio de los fenómenos en su conjunto, y en el dejar de lado la cartografía, lo que fue siendo cada vez más patente, y, literalmente dicho, no sólo como la geografía evidente, sino como lo que daba créditos profesionales.

 

Esto ocurría en el saber geográfico, cuando la siguiente generación, de la que fue parte el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, se formaba en ello, y el contenido de la ingeniería geográfica (tanto de México como de Europa), que venía desde el siglo XVIII, cada vez quedaba más lejana y ajena.  No por otra cosa se pregunta él cuarenta años después del trabajo de Hettner: “¿qué ha pasado con la geografía en México?  Su peso no se siente gravitar sobre el progreso científico del país”[1], a lo que sólo habría que agregar que no sólo era en la geografía en México, sino de manera mundial.

 

Pero la situación trágica de esa generación atrapada en su momento histórico, no podía ser sino en lo inverso: “la verdadera geografía –citamos de Sáenz de la Calzada–, empieza donde la cartografía acaba”[2].  Hoy nosotros lo expresamos justo al revés: <<la verdadera geografía empieza, justo en donde inicia la síntesis cartográfica>>; es decir, en el criterio que nos devuelve la idea espacista de la ingeniería geográfica, la cual es luego aplicada lo mismo a la solución de la minería (como lo fue en el siglo XIX en México), que a la hidrografía (como lo fue de 1867 a 1918 aquí mismo), o ya de la geología y geomorfología, o de la meteorología y climatología (como lo fue en los años veinte-treinta igualmente aquí), o de la flora y de la fauna.

 

Cuando un matemático auxilia a un biólogo a establecer la ecuación que describe el proceso con una enorme cantidad de variables del “efecto fotoeléctrico en el cerebro”, el matemático no se pierde en el fenómeno del efecto fotoeléctrico, lo suyo es la aplicación de la matemática al entendimiento de ese fenómeno; es decir, los suyo es la ecuación que describe el fenómeno; en tanto el fenómeno dado es lo es del biólogo.  Así, la ecuación que media en el ejemplo, entre el matemático como el biólogo, es semejante al mapa que media entre el geógrafo y cualquier otro fenómeno y sus estudiosos especiales.  Lo uno, la ecuación, describe en abstracto un proceso complejo concreto; lo otro, el mapa, describe a su vez en abstracto el análisis espacial concreto del comportamiento regional de los fenómenos (estados de espacio).

 

Por ello, cuando el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada se vuelve a preguntar: “¿Qué se ha hecho acerca de la interrelación de los hechos espaciales y de la causalidad de los mismos…?”[3], para él, atrapado en su momento histórico, el objeto de estudio son las interrelaciones de los hechos en su causalidad, y en ese sentido, el objeto de estudio son los fenómenos, en el sustrato espacial.  Hoy el cuestionamiento es inverso: <<Qué se ha hecho acerca del estudio del espacio y su causalidad, en el sustrato de los estados de espacio (los fenómenos)>>.

 



[1]        Sáenz de la Calzada, Dr. Carlos; La Comisión Geográfico-Exploradora (1877-1918); en Anales de la Sociedad Mexicana de Historia de la Ciencia de la Tecnología; México, 1969; p.60.

[2]        Ibid. p.60.

[3]        Ibid. p.60.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo

Comentarios