Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

14 junio 2010 1 14 /06 /junio /2010 08:02

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

La Elaboración Cartográfica

en la Investigación Geográfica

y su Desarrollo Tecnológico.

  Ponencia, I Encuentro

de la Geografía de Dos Mundos,

1988 (2/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 17 jun 10.

 

Sostenemos aquí, pues, que la geografía tiene un método teórico e instrumental tecnológico propio (aun cuando compartido este último con ciencias afines), desarrollado a partir de las necesidades sociales y el razonamiento lógico sobre su objeto de estudio.

 

El método teórico propio, no es otro, que el que se deriva del análisis espacial, en su más amplia acepción (el método “geográfico”).  Técnicamente se compone con los recursos instrumentales que pueden considerarse tanto propios, como de diversas ciencias afines: astronomía, física, geofísica y geodesia; los conocimientos geográficos se han nutrido de ellas, y, aún más, guardan una relación de desarrollo y subordinación con respecto a las tres primeras.

 

El método geográfico deviene de la exploración, u observación, localización o medición y modelaje o experimentación; así como de las hipótesis, leyes y teorías acerca de las propiedades espaciales.

 

Dicho en forma generalizada, la observación, medición y experimentación; o en su forma más específica, la exploración, localización, distribución, límites y extensión, y modelaje; han implicado necesariamente un desarrollo tecnológico, cuyos productos han sido la cartografía y con ella otras diversas técnicas de análisis espacial.

 

Considerar que la cartografía es algo distinto de la geografía, o que a lo más es una ciencia aparte; que como “ciencia geográfica” es integrante del sistema de ciencias que conforman el saber geográfico en calidad de agregado de ciencias; es uno de los absurdos más grandes de la corriente del pensamiento geográfico actualmente predominante; y no nos importa que tal aserto lo sostenga la unanimidad de votos del XIX Congreso Internacional de Geografía celebrado en 1960, en que por fin acuerda establecer la Asociación Cartográfica Internacional, filial de la Unión Geográfica Internacional; después, por lo menos, de setenta años de discusiones acerca de si era correcto o no; sólo fue cuestión de tiempo, de que se agudizaran las contradicciones, de que cediera el paso una vieja generación que en este punto estaba equivocada, para que se viera el absurdo, y que, en consecuencia, no pudiera sino concluirse que Geografía y Cartografía, son uno y lo mismo.

 

La cartografía –así lo hemos venido sosteniendo nosotros desde hace varios años– es, por el contrario, parte sustancial de saber geográfico en tanto que su elemento metodológico fundamental.

 

El desarrollo tecnológico que condujo el saber geográfico a la capacidad para la elaboración de su elemento metodológico fundamental: la cartografía, llevó muchos siglos; desde los tiempos más remotos, hasta casi fines de la Antigüedad (s.III ane), con Eratóstenes e  Hiparco, quienes finalmente desarrollaron los primeros sistema de proyección.  No es casual que fuera precisamente Eratóstenes, el que denominara “Geografía”, a este sistema de conocimientos con esa base metodológica.  Es que, con esa base, el saber geográfico se resumía como sistema de conocimientos bien determinado.

 

*

 

El saber geográfico se inició con la primera referencia de lugar que se haya dado, a partir de ciertos elementos físicos, como montañas, ríos, bosques, etc.  Un salto cualitativo en este saber, dado por razonamiento lógico, se suscitó cuando por primera vez se hizo la observación acerca de la salida y puesta del Sol, en aproximadamente siempre los mismos puntos del horizonte.  A este descubrimiento debió acompañarlo muy de cerca otro: el gnomon.

 

El gnomon es el primer instrumento en la tecnología para el conocimiento geográfico.  Una simple vara puesta verticalmente, sirvió para descubrir, casi de inmediato, cosas tan notables como la simetría u orientación del espacio geográfico, los primeros elementos acerca de la forma de éste; así como el curso del tiempo geográfico.  Más tarde serviría para explicar la sucesión de las Estaciones del Año.

 

Al paso de los siglos y observaciones astronómicas detenidas, condujeron a la invención de algún patrón para la medición de distancias; patrón que fue elaborado en mayor complejidad más tarde mediante la alidada, para realizar mediciones indirectas bajo el auxilio de ciertos procedimientos matemático trigonométricos.  Con ello se pasó a las consideraciones de la forma del espacio terrestre, a sus dimensiones.

 

Durante el período de la Antigüedad se inventa un siguiente instrumento de trascendental importancia: el astrolabio.

 

Con él se podían hacer observaciones medidas a las estrellas desde distintas posiciones en la superficie terrestre, de tal modo que con ello se hizo el importante descubrimiento teórico sobre la esfericidad de la Tierra, explicable por las distintas alturas que podían observarse, por ejemplo, en la Estrella Polar. Con ello se entró en conocimiento de la estructura del espacio geográfico, descubriéndose que éste estaba estructurado por una regularidad de “climas”; es decir, de ciertas “inclinaciones” regulares de la Tierra (Trópicos y Círculos Polares), respecto a la incidencia de los rayos solares.

 

Durante el proceso de ascenso al Renacimiento, tres nuevos inventos tecnológicos permitieron estudiar más acertadamente la composición del espacio geográfico: la brújula, el reloj de péndulo, y la elaboración compleja del astrolabio, que dio lugar al sextante.  Con ellos se delimitaron más correctamente los perfiles continentales, y se emprendieron con seguridad de posición, grandes travesías, descubriéndose lo mismo las selvas ecuatoriales, que los casquetes polares, y con ello la completad del Globo Terráqueo.

 

La composición de los principios de los instrumentos anteriores en uno solo, dio lugar al transito, ya en el siglo XVII, dándose durante la Ilustración toda una diversidad y complejización de instrumentos, acordes con la especialización del conocimiento.

 

Como uno más de ese instrumental básico, nos referiremos al barómetro, que junto con el tránsito, acrecentó el conocimiento de la composición del espacio geográfico, sobre todo, en altitud y precisión, en la coordenada z del sistema euclidiano tridimensional del espacio.

 

Para nuestra Época Contemporánea, son tres los instrumentos notables: el equipo fotogramétrico, el gravímetro, y el satélite artificial.

 

Desde la invención del tránsito, el geógrafo ha ido perdiendo poco a poco su identidad con éste útil desarrollo tecnológico, por el cual no realiza nada por hacerlo propio.  Y es que, simplemente, carece de sentido intentarlo, para una geografía que se define como ciencia social de síntesis de un sistema de ciencias; más no así, para quienes la concebimos como una ciencia del espacio, y que demandamos para el futuro geógrafo, por lo menos también (dado ese carácter enciclopedista que se le da a la geografía), una sólida formación físico-matemática.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Ponencias Congresos
Comenta este artículo

Comentarios

adriana 06/19/2010 03:19



Me agradó mucho el artículo y comparto la visión que tiene de la Geografía. Lamentablemente muchos de los que recibimos una formación en Geografía matemática estamos viendo con tristeza la
carencia de la misma en la nueva currícula de muchos Institutos de formación docente, justamento porque solo se basa una enseñanza con enfoque social.



Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 06/21/2010 20:07






Hola Adriana, un gusto
el intercambio de ideas contigo.


Pues a mi me agrada
que te haya agradado, y más que tengas el mismo parecer acerca de la Geografía.


Pero quiero agregar
algo a tu apreciación.  Varenio (que al parecer se plagió a Kekerman), decía que la Geografía era una "Matemática Mixta"; y en aquel entonces (siglo XVII), por eso "mixto" no se entendía lo
que hoy (una combinación de lo natural y lo social), sino se entendía lo que hoy llamamos "ciencia aplicada"; es decir, que, entonces, la Geografía es matemática aplicada al conocimiento del
espacio terrestre.  Y, efectivamente, esa es su esencia.


Hablar entonces de una
"Geografía Matemática", resulta una redundancia (una "matemática aplicada matemática"), de plano un absurdo, no?  Ello es resultado de la chambonería de esa geografía fenomenista sin un
fundamento teórico consistente y riguroso.


Si te atreves a leer
los demás artículos -y ello ya va bajo tu responsabilidad-, entenderás más eso que te explico.  Espero que te sea útil.  Y no te desanimes por esa formación falta de rigor científico
(no se si te refieras a México, pero si no, verás que el asunto es generalizado).  Veo que estás en el ámbito de la enseñanza de la Geografía; ahí hay mucho que hacer en la propuesta
didáctica de una geografía científica.


Tu tienes la palabra
para estar en comunicación, ahí hay mucho qué hacer, y como verás, tengo vaios trabajos al respecto.


Saludos.