Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

28 septiembre 2009 1 28 /09 /septiembre /2009 08:05

     La Estructura Económica de México.

Ensayo, 2009 (5/5) 
Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 
http://espacio-geografico.over-blog.es/
México,  16 nov 09.

 

Al finalizar los años veinte del siglo pasado, con ellos quedaban atrás dos movimientos revolucionario de gran impacto histórico político y social: la Revolución Social Democrático-Burguesa en México, de 1910-1917, y la Revolución Socialista en Rusia, de octubre de 1917.  En un caso se instituía el Estado nacionalista mexicano con la fundación de Partido Revolucionario Institucional (PRI), y en otro caso se consolidaba el primer Estado Socialista en el mundo (luego de la fallida experiencia de la Comuna de París de 1871).

 

Más aún, al finalizar esos años veinte, el capitalismo conoce una de sus más grandes crisis económicas cíclicas: la crisis de “crak bursatil” de 1929-1933, con origen en los mismos Estados Unidos; a lo que le siguió en los años inmediatamente posteriores, tanto el surgimiento de las mafias de traficantes en los mismos Estados Unidos, como el arribo al poder en los años treinta, en Europa, del fascismo y el nazismo, los cuales apenas unos años después, desencadenarían la II Guerra Mundial (1940-1945).

 

En ese panorama mundial de los años veinte a treinta del siglo pasado, es que aparece la propuesta del modelo económico de John M. Keynes, con el cual se superaba el caos de la producción de la economía liberal, por la cual cada capitalista no sólo quiere producir cada vez más, para vender cada vez más, para ganar cada vez más; sino que para lograrlo, desencadena una feroz competencia por la monopolización de las fuentes de materia prima –lo cual dio lugar al colonialismo del siglo XIX–, de los medios de transporte y comunicación, de la tecnología misma en el plano internacional, como de los mercados; y de ahí lo del “capitalismo salvaje”.

 

En ese sentido, la propuesta de Keynes es de pasar a una “economía mixta”, es decir, en donde ya no prevalezca la libre competencia entre capitalistas privados, sino donde el Estado también participe en la economía, como propietario incluso, de los principales medios y sectores de producción social, y con una Banca Nacional, a fin de convertirse en un regulador de la economía, condicionando a los propietarios capitalistas privados mediante insumos de energéticos o mediante tasas de crédito e interés bancario, a un determinado tipo de producción en función de los propósitos del Estado dadas las necesidades sociales.  Con ello, particularmente en México, tuvo lugar el período político conocido como del “Estado Benefactor”, desde la época de Plutarco Elías Calles, cuyo objetivo económico principal era poder llegar a la total “sustitución de importaciones”, como símbolo de independencia económica y progreso.

 

Pero no sólo era la presión de acabar con el caos de la producción capitalista de libre competencia, cuya sobreproducción parecía ser lo que provocaba las crisis cíclicas del capitalismo de cada 10 a 12 años, desde 1825; sino que también estaba, y no de la menor importancia, el avance y consolidación de la economía del Estado Socialista, que al concluir la guerra civil en 1920 en este país tras la revolución e invasión por las potencias imperiales, comienza a salir rápidamente del atraso de la época monárquica feudal del zarismo, con la elaboración del primer plan para el desarrollo económico, aún en su inicio bajo la dirección de Lenin, entre 1922 y 1928, para la electrificación total del país.  A ello le siguieron una serie de Planes Quinquenales que pronto fueron haciendo de la Unión Soviética la potencia que fue en todos los aspectos, y que incluso le permitió sortear la invasión nazi durante la II Guerra Mundial (más conocida por los mismos soviéticos de entonces, dados los veinte millones de ellos que murieron en dicha guerra, como la “Gran Guerra Patria”).

 

La economía socialista no conoce la “crisis económica”, dado su carácter planificado, en el cual se evita precisamente la sobreproducción y la especulación.  Dándose cuenta Keynes de esta propiedad de la economía socialista, desarrolla su modelo económico de “economía regulada”, como algo que tendía a parecerse a un control planeado de la economía, sin abolir la propiedad privada capitalista.

 

Y, por supuesto, siendo una “planificación a medias”, su modelo económico, funcionó a medias, pues si bien trajo estabilidad económica y desarrollo en la sociedad capitalista, tampoco pudo evitar las crisis cíclicas como algo inherente al sistema de producción capitalista.

 

Con el desarrollo mismo del capital monopólico tanto del Estado como privado, hacia fines de los años sesenta, el modelo keynesiano se dio por fracasado, y en medio de los turbulentos años de 1968 a 1975, dicho modelo económico fue sustituido por uno nuevo: el modelo económico populista, de Nadler, el cual operó en México de 1970 a 1982.

 

                             En el próximo apunte trataremos acerca de él, nuevamente, en la caracterización de su momento histórico. 

Compartir este post

Repost0

Comentarios