Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

20 julio 2010 2 20 /07 /julio /2010 08:10

La Evaluación Ético-Esteticista

en el Aula Universitaria Durante un Curso.

  Tesis; Maestría en Educación Superior, 2007 (10)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 19 ago 10.

 

 

f)       Objetivos

 

Objetivo General.- Diseñar un sistema objetivo y concreto de evaluación en el aula universitaria con un fundamento ético-esteticista, que contribuya al desarrollo del nivel académico en el conocimiento científico, y en los más elevados valores morales.

 

El objetivo general quedó satisfecho, no sin dejarnos unas lecciones interesantes para el trabajo pedagógico posterior.  Pero por otra parte, se satisficieron dos objetivos particulares: 1) didácticamente, se logró resolver la actitud generalizada de indiferencia por parte del estudiante; sin que ello implique el concepto de “motivación”, sino de desarrollo de la responsabilidad; lo cual implica más bien en este caso, una solución ético-estética; si bien esa actitud generalizada de indiferencia se resolvió diferencialmente, en un proceso académico más objetivo y riguroso; y, 2) el segundo objetivo particular, consistió en verificar la formación de la personalidad en la relación Maestro-Discípulo, como relación dirigente del proceso educativo, lo que en este caso se satisfizo plenamente, no obstante no se haya materializado en el proceso ninguna formación discipular estricta.

 

 

g)     Método.

 

El método de investigación de esta tesis, ha sido, en principio, extraído de la propia experiencia docente dada empíricamente en la práctica concreta; una experiencia de nueve años de equívoco ensayo-error; nueve años escolares impartidos en cuatro instituciones entre 1995 y 2003, lo cual generalizamos teóricamente; diríamos, que sistematizamos a posteriori; de un total de cerca de treinta cursos, que nos hicieron acumular por equívoco “ensayo-error” en la generalización de nueve casos; lo mismo situaciones constantes que definían nuestro estilo didáctico, tales como, esencialmente, la afectividad, o el plantear insistentemente la evaluación con un examen con una pregunta a resolver “a cuaderno abierto”, así como la preocupación por que nuestro desempeño docente tuviese resultados que fuesen considerados “Buenos” a la vista de los intereses de la Institución; o bien situaciones anómalas pero positivas que incidían en la búsqueda de soluciones al problema de la negociación de las calificaciones, tales como, precisamente, la “Evaluación a Confianza Plena”, o finalmente lo que ha sido motivo de esta tesis: la “Evaluación Ético-Estética”, que ha supuesto un autocompromiso por parte del estudiante.

 

En total acumulamos doce casos, doce de esas situaciones, considerando ya el trabajo sistematizado del año 2004 en sus dos Semestres escolares, y el primer semestre de 2005; dándose circunstancialmente a su vez doce variables bajo las cuales, agrupadas de algún modo, en algunas ocasiones los cursos resultaban ya “Buenos” a la vista de los intereses institucionales, pero “Insatisfactorios” a nuestra autocrítica; o en otras ocasiones resultaron satisfactorios para ambas partes (Institución y docente), y, sin embargo, en la mecánica inmediatista del ensayo-error, tales aciertos no pudieron verse con claridad en cuanto al conjunto de variables que le determinaron.  Y si unas situaciones resultaron ser constantes y otras anómalas positivas, también es cierto que otras situaciones resultaron ser gravemente negativas.  Mas la mezcla de posibles combinaciones de causas, en no poco número de ellas en una observación poco sistemática, no nos permitía llegar a conclusiones acerca de las razones de lo que resultó “Malo”, como de lo que resultó “Bueno”.  Al tener que elegir tema de tesis, y entender que el trabajo de investigación para resolver la misma nos imponía hacer una labor ordenada y sistemática, vimos la oportunidad de arreglar ese caos acumulado cuya solución prácticamente se estaba dejando a la reiteración azarosa de la combinación afortunada.

 

Al aplicar un método ya sistemático y riguroso para la determinación de la causalidad acerca de cuándo y por qué un curso había sido “Bueno” para nosotros, y “Satisfactorio” para la institución, hubo que echar mano entonces de un método lógico para establecer la relación causal del fenómeno: el Método de Concordancias.  Desde el punto de vista materialista, tal relación causal existe objetivamente, no es una determinación subjetiva arbitraria ni asunto del “espíritu”.  En el conjunto del fenómeno de nuestra propia práctica docente, estaba dado un conjunto de relaciones causales posibles que explicaban los efectos; por lo demás, cada causa a su vez, todo un fenómeno educativo en sí; y el problema preliminar consistió en delimitar una causa o reducido conjunto de causas reales; entre una multiplicidad de causas posibles.  “El conocimiento de la relación causal constituye un proceso complicado y multifacético, el cual requiere muchas veces largo tiempo y una investigación científica sumamente compleja”[1].  Y pareciera que con esta cita ad auctorem quisiéramos ufanarnos presuntuosamente; mas no es así, queremos sólo dejar la constancia de que el método científico no es nada para mentes especiales, sino un simple trabajo sistemático, ordenado y, fundamentalmente, que –como dicen Gorski y Tavants–, “requiere muchas veces largo tiempo”, y de ahí que la siguiente cita sea de particular valor: “Existen, no obstante, procedimientos sencillísimos para determinar la dependencia causal de los fenómenos, basado en las propiedades y en las leyes de las relaciones causales”[2]

 

El procedimiento más sencillo es, entonces, el Método de Concordancias de la relación causal de los fenómenos, el cual constituye un razonamiento basado en la observación y, por lo tanto, en la comparación de circunstancias.  Bajo este método, los resultados, no obstante, siempre tienen el carácter de probables, y es utilizado en las fases iniciales de una investigación.  En él, básicamente se averigua la causa partiendo del efecto conocido.  Así, en el largo proceso del ensayo-error, acumulamos una serie de efectos cuyas circunstancias nos eran imprescindibles comparar ordenadamente, lo cual finalmente lo sometimos a prueba, primero dándole orden mediante una Tabla de Concordancias observando el fenómeno durante un Semestre escolar, para luego aplicar una variante más compleja, mediante el Método de Diferencias.  Si en el Método de Concordancias el procedimiento consiste en la eliminación de las circunstancias como causas posibles para, por exclusión, obtener la circunstancia o causa real; en el Método por Diferencias el procedimiento consiste en la consideración de la ausencia del fenómeno, bajo la concordancia de todas las circunstancias menos una, que será la causa real.  Esto es, que en el Método por Concordancias eliminamos variables como causas posibles, para obtener la variable como causa real.  Mientras que en el Método por Diferencias, inversamente, usamos los casos en que el fenómeno existió, comparado con el caso en que el fenómeno no existió.  Puede verse sin dificultad, que el primer Método es meramente observacional, en tanto que el segundo Método es experimental.

 

Lo importante fue determinar la causa real de la situación definida como “buena”, a partir de la cual; ahora ya en un proceso de demostración objetiva; habríamos de elaborar en función de ello, la hipótesis de solución al problema planteado y luego verificarla tanto en lo teórico, como en lo empírico experimental y en lo predictivo; siendo esa causa, entonces, lo que llamamos: Evaluación Ético-Estética..

 



[1] Gorski, D.P y Tavants, P.V; Lógica; Editorial Grijalbo, México, 1969, p.215.

[2]       Ibid. p.215.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Tesis y Monografías
Comenta este artículo

Comentarios