Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

20 julio 2010 2 20 /07 /julio /2010 08:35

La Evaluación Ético-Esteticista

en el Aula Universitaria Durante un Curso.

  Tesis Maestría en Educación Superior, 2007 (35)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica,

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 22 nov 10.

 

 

III  Cap. Fundamentos de la Evaluación Ético-Estética

 

Luego  de haber expuesto en el I Capítulo todo lo relativo a nuestro marco teórico, y establecida en el II Capítulo una refutación por contrariedad a la contraparte a nuestro planteamiento respecto a la evaluación en el aula universitaria, llegamos a este III Capítulo, el cual constituye la argumentación demostrativa de la primer premisa de la inferencia, de donde se deduce la hipótesis.

 

Esta primer premisa conocida también como premisa antecedente, es llamada así dado que en su argumentación se recoge aquello que ha sido dicho antes por otros autores y teorías, en ese sentido lo que antes se ha avanzado ya en la dirección de nuestro planteamiento, y en los cuales nos apoyamos para respaldar nuestra propuesta haciendo ver al mismo tiempo nuestra propia contribución.

 

Por tal razón, comentamos en un primer apartado de este Capítulo, lo relativo a los fundamentos filosóficos ético-estéticos, y luego lo relativo a los fundamentos pedagógicos.  En un segundo apartado no referiremos a la formación de la personalidad en la relación discipular, en la que más en su esencia se expresa esa humanización tanto en lo moral como en lo científico.  Y, finalmente, en un tercer apartado, sintetizamos la manera en que dicha formación de la personalidad en esos términos de humanización, resuelve la contradicción principal de que hemos partido, ya dado el papel que juega la conciencia, como en la especificación de la realización social humana.

 

 

1      La humanización del ser humano: la formación ético-estética, en la realización del progreso moral y científico del vínculo Maestro-Discípulo

 

a) Fundamentos filosóficos ético-estéticos.

 

Toda relación discipular es relación ético-estética docente-estudiante; esto es, que la relación docente-estudiante expresada en lo pleno de lo ético, lo moralmente bueno; y lo estético, lo artísticamente bello y por tanto espiritualmente creativo, da lugar y expresa la relación discipular*; o sea, en esa relación hebe-heraclesiana, si hemos de hacer del esforzado docente un Heracles imbuido de la ética del “entusiasmo heroico” de que hablaba Giordano Bruno, como lo refiere Shishkin en su Ética Marxista, para emprender la lucha de la razón contra el oscurantismo en el heroísmo del saber que no reniega de la verdad aun cuando ello amenace su vida, y que en su apoteosis recibe en premio a la Diosa de la Juventud, a Hebe.  Así, Heracles haciéndola suya, su seguidora, en tanto realizado en ella como su alter ego, a la vez que Hebe se apropia y es en Heracles y lo trasciende.  Sin un profundo sentido moral y de belleza, tal relación maestro-discípulo expresada mitológicamente no tendría sentido.

 

El discípulo sigue al Maestro por no más razón de fondo que esa profunda identidad ético-estética fundada en la confianza plena, esto es, en el compartir mutuamente la fe, la creencia en algo por lo que trabajan y en lo que fraternalmente se identifican estética, sentimental o emotivamente, intelectual, ética e ideológicamente.

 

Cuando a alguien, particularmente a un docente, se le pide que haga una relación de las características o virtudes de un Maestro, el listado de cualidades es tal, que en síntesis, ello es sólo atributo de Dios.

 

Pero para salvar cualquier irreverencia o blasfemia, aclaremos:  no el Hombre-Dios de Atanasio, insuflado de divinidad.  Sino el Hombre-Dios arriano; es decir, el Hombre luchando por divinizarse.  O dicho de otro modo: el humano que humaniza.

 

Así, la formación de la personalidad en la cual se expresa la realización social humana (la humanización del ser humano), es relación discipular esencialmente, y ésta no se puede explicar sino en los términos del mayor contenido y extensión del concepto ético-estético.  Mas en la moral de nuestra sociedad actual en México (y ciertamente hegemónica en el mundo), “la persona del capitalista, es su capital.  La persona del obrero, desde el punto de vista del capitalista, es su fuerza de trabajo, que se compra y se vende como mercancía y que posee la propiedad de crear plusvalía.  En la sociedad capitalista, las relaciones entre las personas han adquirido un carácter de cosas, impersonal.  Pero allí donde las personas actúan únicamente como representantes de las cosas, los juicios morales están fuera de lugar”[1]; y sólo es que, desde el punto de vista del obrero, y en este caso el docente, del proletario, en general del trabajador asalariado, la persona así enajenada y sometida a un proceso de alienación, ha de ser redimida (salvada, emancipada) a partir de que –para nuestro caso– el docente desdoble la aplicación de la fuerza de trabajo en su doble carácter generador de valor; rescatando el valor de uso, esto es, rescatando a la persona misma que él contribuye a formar; en la medida en que, así, el docente se reapropie de su trabajo concreto, esto es, de la formación de la personalidad en la humanización del ser humano.  De lo que se trata en la educación entonces, es de la emancipación del ser humano, por el ser humano mismo.

 



* Nos limitamos a expresar la relación discipular dada entre el docente en la figura masculina, y el estudiante en la figura femenina de nuestra experiencia personal.

[1] Shishkin, A.F; Ética Marxista; Editorial Grijalbo, México 1966, p.63

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Tesis y Monografías
Comenta este artículo

Comentarios