Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

20 julio 2010 2 20 /07 /julio /2010 08:52

Ícono EducaciónLa Evaluación Ético-Esteticista en el Aula Universitaria Durante un Curso.  Tesis Maestría en Educación Superior, 2007 (52)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http//:espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 10 feb 11.

 

Evidentemente, el manejo de tal Matriz ya no tanto por su forma como por su contenido, fue aun no sólo enormemente complejo, sino demasiado osado por cuanto el propósito del desarrollo del aprendizaje en función del proceso de investigación documental; no obstante los estudiantes “fuesen llevados de la mano” en el seguimiento de los pasos de la misma paralelamente al curso; aun cuando nos resistimos a aceptarlo así pensando que las deficiencias de los estudiantes, serían en realidad deficiencias nuestras; lo cual, armando la teoría siempre a partir de la realidad concreta, nos llevó a buscar su simplificación para el Semestre posterior, en una tercer “Matriz de Evaluación por Autocompromiso” como la que explicamos ahora en el apartado siguiente.

 

Puede verse que en esencia, esta  Matriz, aplicada ahora a grupos heterogéneos en el curso de Desarrollo Económico Social y Político de México, no cambia respecto de la anterior por cuanto a la forma, aun cuando por cuanto al contenido, el estudiante fue “exigido” a cumplir razonablemente con el proceso de investigación documental.

 

Y aquí “razonablemente” quiere decir, que comprendiera el proceso de investigación en su conjunto, de principio a fin en el lapso del curso completo, pasando por cada una de sus fases, a saber: plantearse un tema y problema a resolver; hacer lecturas básicas; elaborar las fichas de trabajo correspondientes extrayendo las citas a su criterio; mostrar su comprensión mediante un reporte de lectura; y mediante un protocolo formal, plantear la claridad de su idea de investigación, particularmente en la elaboración de la hipótesis, de la cual se descompondrían sus premisas correspondientes (en el Modo “BARBARA” de la Primer Figura del Silogismo), a fungir como apartados a desarrollar en su ensayo.  Demasiada osadía.  No obstante “ser llevados de la mano” en el proceso con no más de tres o cuatro lecturas básicas, su inmediatismo pragmático y utilitario en el aprendizaje es tal, que ya no se diga una comprensión de la concepción del método científico, sino ni siquiera del papel de las Fichas de Trabajo, por más, le fue posible conceptuar.

 

Un dato curioso ocurrió cuando, incumplida la entrega de un reporte de lectura correspondiente a las fichas que entregaban, se les pidió que el reporte lo elaboraran en manuscrito ahí mismo en clase.  Luego de vencer su resistencia dada por forma, se dispusieron a la redacción, pero lo sorprendente fue que entonces hicieron a un lado sus fichas, conceptualmente base del reporte de lectura, y “volvieron” a hacer la lectura del texto citado; esto es, o las Fichas de Trabajo se había reproducido entre ellos no habiendo hecho ninguna lectura, o siendo legítimas las Fichas producto de la lectura, ésta sólo se hizo por un mero formalismo.  Es decir, “llevarlos de la mano”, implicaba algo más de lo que hicimos, pero que ya desbordaba los propósitos del curso.  En otras palabras, fue falso el propósito del aprendizaje, a través del proceso del desarrollo de técnicas documentales de investigación; por lo menos en este nivel de compromiso planteado que culmina en un supuesto Ensayo, el cual, por consiguiente, acaban integrando a partir de copiar y pegar bajando aleatoriamente información de Internet.  Dado el enredo de esa Matriz durante el primer período de observación experimental (enero-junio de 2004), pronto diseñamos otra Matriz, la cual aplicamos durante ese mismo período de observación experimental (Fig.8).

 

 

                     Matriz de Evaluación por Autocompromiso.                   Universidad Internacional

(Enero-Junio, 2004)

 

 

Calificación

Compromiso de Trabajo

10

Ensayo

9

Protocolo de Investigación

10

8

Fichas de Trabajo y Reportes de Lectura

9

7

Ejercicios (mínimo 2 por período)

8

 

7

Fig.8.  Luis Ignacio Hernández Iriberri.

 

En ella las filas y columnas de calificaciones se cruzan entre sí convergiendo en la extensión de un área, en la que domina un concepto relativo a un “Compromiso de Trabajo”; es decir, a un nivel de trabajo académico en el aula afín a dichos valores numéricos, con lo cual se compromete libre y responsablemente el estudiante por ese período parcial de evaluación, pudiendo modificar los criterios en un subsiguiente período.

 

Es particularmente importante observar que, por ejemplo en esta tercera variante de Matriz aplicada, comprometerse con el trabajo académico correspondiente al “10” de calificación, implicaría el concepto de la realización de un Ensayo de investigación, mismo que implica pasar por el cumplimiento de los anteriores compromisos satisfactoriamente; es decir, es el compromiso con el Ensayo, más todo lo demás, dado que es precisamente en todo lo demás que le antecede, en que dicho Ensayo se ha de sustentar.

 

En la misma ya no se insiste técnicamente en el proceso de investigación, ni se destaca aun a su vez la inquietud por el control de la asistencia; sin embargo, se mantiene obstinadamente la idea de que los compromisos que el estudiante habría de asumir, corresponderían con una determinada fase del proceso de investigación, si bien ya no por cuanto al desarrollo desde las técnicas de investigación, sí ahora desde su base más general dada por el paso de la descripción, al análisis, y finalmente a la síntesis; considerando dicho proceso de investigación la forma natural de estudio y adquisición científica de conocimientos.  En realidad, había en ello una doble pretensión: primera, la ya expuesta, en el sentido que el estudiante aprendiera sobre la base del proceso de investigación; y segunda, que adquiriera subsidiariamente en el ejercicio práctico, las bases de las teorías, métodos y técnicas de investigación documental en ciencias sociales.

 

En su esencia la idea no era incorrecta.  Si una y otra vez fracasamos en el intento, fue dada la subjetividad con que se estimó en un principio, primero, las capacidades reales del estudiante universitario actual sin interés por la investigación, y segundo, las capacidades reales inherentes a su nivel objetivo de posibilidad de comprensión.

 


 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios