Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

28 abril 2011 4 28 /04 /abril /2011 23:01

BrujulaLa Geografía en Alfred Hettner.  Ensayo, 2011 (1/). [*]

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

La Tierra, 1 (jN,lW); 28 abr 11.

 

Prefacio.

 

Hemos publicado ya, en lo básico, todos nuestros materiales, en lo posible, en su orden cronológico entre fines de los años setenta a mediados de los años noventa.  Por ello pudimos valorar, con el tiempo intercedido, lo que todo ello significó en su momento, y su trascendencia.  Ya el tercero juzgará lo que corresponda, tanto hoy, como con el tiempo más allá de nosotros mismos.

 

Luego de 1995, se hizo un vacío generalizado, salimos de la escena casi de manera absoluta por quince años, y se interrumpió todo trabajo.  Lo que estaba en perspectiva en aquel entonces, era, de manera natural, el desarrollo de la teoría del espacio geográfico; pero, a su vez, completar los huecos de nuestro conocimiento de la historia de la Geografía (particularmente el desentrañar en detalle la complejidad del hacer geográfico en el origen de la ciencia moderna entre los siglos XV y XIII; y completar el análisis de la secuencia histórica, con posterioridad a Hettner, e incluso un estudio más fino de los aportes del mismo Hettner).

 

Al recapitular históricamente, al paso detallamos un poco más en ese período complejo renacentista e ilustrado, y ahora toca llenar ese vacío de la historia del pensamiento geográfico hacia la segunda mitad del siglo XX, que básicamente es caracterizar, como necesaria referencia, desde el trabajo de Alfred Hettner (en su madurez de los años treinta), a Richard Hartshorne, y la crítica a éste por Fred K. Schaefer, del primer lustro de los años cincuenta, al surgimiento y desarrollo tanto de la llamada “Geografía Cuantitativa” desde entonces a mediados de los años setenta (particularmente refiriéndonos en su influencia en México), como de la “Geografía Económica Regional”, elaborada en ese mismo lapso.

 

Aquí es donde se hacen particularmente valiosos los apuntes hechos en los trabajos más recientes de “La Geografía como Ciencia” (especialmente este, en el que analizamos los cuadros de desarrollo del objeto de estudio, del desarrollo del método hipotético-deductivo, y del desarrollo de la metodología de la sistematización del conocimiento)  “El Aparato de Categorías Fundamentales en Geografía”, o “el Antropocentrismo en Geografía”, “El Último Requisito para una Geografía Científica”, y “De los Elementos a los Estados de Espacio”.

 

Estos trabajos fueron como “un poner al día” en una gran síntesis, las cosas teóricas luego de 1995, pero dejando aún ese vacío del análisis de lo que le antecedió y de lo que ahora es, de algún modo, su continuidad, entre los años cincuenta a setenta.

 

En la siguiente serie de artículos, comentaremos, entonces, el trabajo de Alfred Hettner, y su sucesión en Richard Hartshorne; luego la crítica a éste de Fred K. Schaefer, y tras él, el desarrollo de la llamada “Geografía Cuantitativa” y de la “Geografía Económica Regional”, como balizas que marcan los momentos históricos significativos, y en cuyo ámbito ya podremos discutir muchas otras particularidades; entendiendo así, finalmente, la línea de continuidad de la Geografía contemporánea y la tendencia de su lógico desarrollo consecuente a futuro.

 

 

La Geografía en Alfred Hettner (1859-1941).

 

Cuando elaborábamos nuestra tesis de Licenciatura entre 1979 y 1982, sabíamos de Hettner, de algunas de sus ideas centrales en cuanto los fundamentos teóricos de la Geografía, pero eso poco reunido de fuentes de segundo y tercer orden, por supuesto que no eran, primero, suficientes para hacernos un cuadro lo más completo de su pensamiento, ni, segundo, en absoluto confiables en su interpretación por terceros; no pudimos hacernos de nada de su obra ni siquiera en alemán, en un encargo a un compañero de viaje a este país.  Pero por lo poco recopilado, nos fue suficiente para darnos cuenta de nuestra identidad con sus consideraciones teóricas, salvados los momentos históricos y las influencias filosóficas dadas en cada uno.

 

No pretendemos aquí, como jamás lo hemos pretendido en ninguno de nuestros trabajos, hacer lo que propiamente se llamaría historia de la ciencia, en este caso, de la Geografía, sino tan sólo el análisis histórico de lo aportado por diversas fuentes y, particularmente, la generalización teórica a partir de ese análisis histórico, entre ellas, los materiales aportados en el obra “Clasificación de las Ciencias” (T.I, 1974; T.II, 1976), de B.M. Kedrov; como en la obra de Josefina García, Julio Muñoz y Nicolás Ortega, <<La Naturaleza de la Geografía y sus Métodos>>; en, “El Pensamiento Geográfico.  Estudio Interpretativo y Antología de Textos” (1982); y finalmente, en el documento más tardío que obtuvimos, pero de la más valiosa traducción, de la revista Geo Crítica 70, con una Introducción de Gerardo Nahm, con el título traducido como “La Naturaleza y los Cometidos de la Geografía” (julio de 1987), y que, en consecuencia debimos hacernos de él entre ese 1987 y 1989.

 

Con estos escasos pero muy esenciales y valiosos materiales (y ya no teniendo tiempo para más), haremos esas consideraciones generales sobre la Geografía en Alfred Hettner, materiales, algunos de los cuales (y no en ediciones originales que en México aún no había, sino en copias fotostáticas que en una situación muy afortunada nos llegaron a trasmano desde los fondos de un compañero investigador en el Instituto de Geografía), los tuvimos en las manos tiempo después de haber presentado nuestra tesis de Licenciatura en examen profesional, y justo cuando hacíamos los estudios de posgrado en Geografía; y aún entonces, puestos ya en otra dinámica que nos hizo apenas revisarlos, corroborando nuestra razón, pero ya no usándolos, simplemente porque su contenido –que nos hubiera sido de un extraordinario valor en la argumentación demostrativa de aquella tesis–, ya no se aplicaba en lo que entonces ya hacíamos, que era, por un lado, la exploración del método propio al objeto de estudio ahora redefinido, y por otro lado, tratar de abordar ese objeto de estudio en una teoría del espacio geográfico.

 

De Hettner, en el campo de la geografía teórica, se tienen dos documentos muy comentados: 1) el libro, “La Naturaleza de la Geografía y sus Métodos”, 1905; y 2) el breve ensayo “La Naturaleza y Cometidos de la Geografía”, 1927.  En ellos, lo primero que destaca, es la necesidad del rompimiento con una definición “dualista” de la Geografía, que confunde su objeto de estudio y no sólo impide la correcta ubicación de la Geografía en el cuadro de la clasificación de las ciencias, sino, peor aún, la desarma metodológicamente, no pudiendo precisarse claramente, entonces, acerca de qué es de lo que ha de aportar una explicación científica, que no esté dada ya en el campo de alguna otra de las diversas especialidades que forman esos dos campos de la “dualidad” desmembradora, en el conjunto de las ciencias naturales por un lado, y en el conjunto de las ciencias sociales, por otro.  Y cuando se ve que lo único que hay de diferente, dando integridad, unidad e identidad propia a la Geografía, es la “consideración de esos fenómenos en su distribución en el espacio”, entonces esto se desdeña, y cuando como lo propio debiera explorarse para su tratamiento como objeto de estudio, ello se deja apenas como marco de referencia.

 

La formación de lo que luego se llamará la “escuela alemana de la Geografía” por su definición particular del objeto de estudio de esta ciencia, se inició en 1870, y Hettner, de acuerdo con el documento de Geo Crítica, que es en el que esencialmente nos apoyaremos, llega a los estudios de Geografía en 1877, con el propósito específico de ser geógrafo.


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios