Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

28 abril 2011 4 28 /04 /abril /2011 23:10

Hemisferios de Magdeburgo, 1654La Geografía en Alfred Hettner.  Ensayo, 2011 (10/10). [*]

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

La Tierra, 1 (jN, lW); 30 may 11.

 

Alfred Hettner concluye su trabajo con un VI Capítulo que titula: “La Geografía Práctica”.  No casualmente un punto obsesivo en la teoría geográfica, ya que realmente ello es lo que finalmente define la importancia en cuanto a la condición de ciencia de la Geografía.

 

El carácter práctico, como el carácter causal, entre las obsesiones más constantes, suelen reiterarse por los estudiosos de la Geografía elaborando este argumento teórico, comúnmente, sin más argumento que una afirmación con mucha fuerza de convicción.

 

Hettner, hablando en general de la ciencia al respecto, asienta: “La ciencia ha estado durante mucho tiempo al servicio de las finalidades prácticas de la vida, sus actividades estuvieron guiadas por las exigencias de ésta.  Sólo tardíamente se ha independizado desarrollando un conocimiento libre y, como muestra el ejemplo del galvanismo, son precisamente para la vida los mayores y más importantes progresos de la ciencia los que tienen su origen en la investigación libre y desinteresada”[45].  Y a lo que Hettner se está refiriendo ahí, es justo a ese aspecto esencial de la historia y teoría de la ciencia, por el cual, sólo cuando en ésta se da el salto cualitativo de lo meramente empírico (lo práctico), al pensamiento abstracto (lo teórico), es cuando la ciencia aporta, como acertadamente dice Hettner, “precisamente para la vida, los mayores y más importantes progresos”.

 

En ello Hettner ha mezclado el concepto de que, a la vez, ello “tiene su origen en la investigación libre y desinteresada”.  Puede ser que allí nuestro autor se esté refiriendo al hacer científico que hay nosotros denominamos “no-institucional” o “no-oficial”, pero ello no es del todo claro que así sea, y más bien podemos pensar que Hettner a lo que se está refiriendo con ello, es a lo que en su tiempo se denominaba con frecuencia como la “ciencia pura”; esto es, una mezcla de esa independencia y la investigación teórica que en mucho presupone aquella.

 

Que Hettner se refiere más bien a esto último, se deja ver en otro párrafo en que, haciendo ver el error de ciertos investigadores de desvincular totalmente a la ciencia, de la vida, dice de quien ello intenta, que sólo considera: “la investigación de la verdad como su única función sin tener en cuenta en ningún momento las necesidades de la vida”[46].

 

Hettner hace ver que la Geografía ha estado dominantemente “al servicio de la vida”, esto es, que ha sido eminentemente práctica, y atribuye a Ritter el destacar la importancia de la “ciencia pura” frente a los intereses prácticos, salto cualitativo de donde viene, a decir de Hettner, el conocimiento de las relaciones causales de los fenómenos de una región.  Luego, “en base al conocimiento de las relaciones causales, la geografía puede precisar qué consecuencias tendrá una modificación promovida por el hombre.  Una vez adquirida esta aptitud, la geografía está capacitada para ser un instrumento provechoso de la política nacional, en el más amplio sentido de la palabra”[47].

 

Hettner nos ha mostrado así, no sólo la importancia de la práctica, sino en el proceso, nos ha hecho ver el indisoluble vínculo de ésta con la teoría, de modo que, aún más, los logros teóricos son los que guían más provechosamente el hacer práctico.

 

Y una vez aclarado ello, Hettner aborda un problema capital en esta discusión: el atribuir ese resultado práctico en esta ciencia, al campo de la geografía humana.  Esa conclusión será natural, primero, a su arreglo fenomenista de la geografía (no obstante la defina como ciencia del espacio terrestre); y segundo, a la asociación de la geografía como “un instrumento provechoso de la política nacional”, como aquello que, por definición, está “al servicio de la vida”.  Y así enumera una serie de aspectos de la geografía humana, en donde explica que, “junto a la geografía del transporte, hay una política geográfica del transporte, junto a una geografía económica teórica, una geografía económica práctica o una política geográfica económica, y junto a una geografía política teórica una política practica o geopolítica”[48].

 

Lo primero es la política nacional, dice enfatizadamente Hettner, y en ello, agrega, la investigación se basa en los diferentes hechos del terreno (agua, suelo, yacimientos minerales), lo cual compete a las ciencia especiales o sistemáticas, como él les llama, y de donde, concluye, “este es el motivo de que la valoración geográfica se encuentre generalmente en un segundo plano, frente a la valoración realizada por las diversas ciencias técnicas”[49].  Y esta es la tercera razón por la cual Hettner, viendo la desventaja de la Geografía en el campo de las ciencias naturales, va a atribuir a la geografía humana ese resultado práctico “al servicio de la vida”.

 

Hettner, finalmente, de manera consecuente a lo anteror, va a exigir que la política nacional sea estudiada geográficamente a fin de no caer en graves errores, dice éste; a la vez que pide a los geógrafos no limitarse demasiado al estudio de problemas científicos puros, a fin de ser tenidos en cuenta por la práctica política; y pide de éstos una “conciencia político-geográfica”, cuyo abandono, dice Hettner por último, ha tenido consecuencias funestas.

 



[45]    Ibid. p.72.

[46]    Ibid. p.72.

[47]    Ibid. p.73.

[48]    Ibid. p.74.

[49]    Ibid. p.74.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios