Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

28 abril 2011 4 28 /04 /abril /2011 23:04

Astrolabio, Octante y Esfera Armilliar-copia-1La Geografía en Alfred Hettner.  Ensayo, 2011 (4/). [*]

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

La Tierra, 1 (jN, lW); 09 may 11.

 

Hettner, superando las limitaciones del empirismo idealista tanto del neokantismo como del positivismo, que en la clasificación de las ciencias con un criterio nomotético e ideográfico en unos, o de lo abstracto y lo concreto en los otros, sólo separaban entre ciencias naturales y ciencias sociales, pero, dice Hettner, “La realidad no se deja englobar completamente en las ciencias sistemáticas o en las ciencias de las cosas…”[14].  A ello nuestro autor le llama, el entender la ciencia de una manera bidimensional, esto es, en donde no se percibe en su totalidad; a lo que hará falta, dice Hettner, un “tercer punto de vista: la distribución y disposición en el espacio”[15].

 

Es aquí donde Hettner recurre directamente a Kant.  Algún autor más avanzado que Kant, hubiera sido el mismo Hegel, pero el idealismo objetivo o metafísico de éste, hacía muy complejo entender el mundo.  Fuera de ellos, no había sino sus seguidores.  De las lecciones de geografía física de Kant, Hettner cita: “Podemos referirnos a nuestros conocimientos empíricos bien de acuerdo con conceptos, bien según el tiempo y el espacio en que se encuentran realmente”[16].  Y ahí estaba el salto cualitativo que Hettner daría en la Geografía.  De un lado, de conjunto, estaban las ciencias sistemáticas, del otro, dice Hettner, “lo mismo que el desarrollo en el tiempo, la ordenación de las cosas en el espacio tiene derecho a una consideración especial”[17].

 

En el marco teórico gnoseológico del neokantismo, que incluso dejaba de lado estas consideraciones sobre el tiempo y el espacio del mismo Kant, o en el marco gnoseológico del positivismo, limitados ambos por el idealismo subjetivo en el empirismo idealista, Hettner no podría haber resuelto el problema; tuvo que hacer la crítica de estos desde la posición del empirismo materialista (que, consciente o no de ello, lo ubicaba como materialista mecanicista), por el cual Hettner podía introducir una categoría distinta.  En el pensamiento materialista, la realidad objetiva no sólo es el mundo de los objetos materiales, sino que también forman parte de ella el tiempo, el movimiento, como el espacio.  Desde Newton, por cuya influencia se desarrolla el materialismo mecanicista, todo cuanto existe, sólo puede existir tanto en el tiempo como en el espacio.  De ahí que, para Hettner, dice éste: “Por lo tanto, deben aparecer ciencias corológicas o espaciales junto a las ciencias sistemáticas y cronológicas”[18].

 

Ahí estaba ya, por la fuerza de la deducción; es decir, más allá del empirismo, una nueva categoría: la corología, el “enfoque regional”, para identificar el espacio.  A Hettner le ocurrió lo mismo que ocurrió con nosotros independientemente: para Hettner, ese espacio geográfico habrá de ser propiamente la superficie terrestre, con el argumento de no poder conocerse el interior de la Tierra; cuando para nosotros (1981), el argumento fue que ese interior de la Tierra, era campo de estudio de la Geología.  En ambas consideraciones había insuficiencia; ese espacio “interior”, o esa parte del espacio geográfico, por su propia naturaleza sería parte del objeto de estudio de la Geografía, y su naturaleza sería conocida conforme el avance de las ciencias.  En Hettner ya no hubo ajuste, en nuestro caso, hacia 1985 reconocimos ya el espacio geográfico desde el centro mismo de la Tierra.

 

Hettner ha criticado así, dice él, “las definiciones lógico-apriorísticas de la geografía…”[19].  Ello, lo que quiere decir, es que ha criticado el subjetivismo (lo lógico) de los conceptos o ideas antepuestos a la realidad objetiva (el a priori), y con ello ha criticado la pretendida simultaneidad del estudio de los fenómenos naturales y sociales por una sola especialidad, pero lo cual puede ser superado en una ciencia única como la Geografía.  “De acuerdo con ello, a la geografía únicamente le correspondería la distribución geográfica…, restricción que introduce un punto de vista corológico…, de la concepción de la geografía [en] el enfoque regional”[20].  Esto es, si en geografía es posible tratar simultáneamente tanto con los fenómenos naturales como sociales, no es porque tales fenómenos se estudien en sí mismo, sino sólo en su distribución, o, más ampliamente dicho, en su análisis corológico o regional.

 

Visto retrospectivamente, incluso en la definición de Emmanuel de Martonne de la “ciencia de las relaciones entre los fenómenos naturales y sociales, considerados en su distribución en la superficie terrestre”, está ya esa apreciación posterior de Hettner.  Tiempo después, ello se resolvió por nosotros de una manera ya explícita, que tácitamente ya estaba tanto en De Martonne como en Hettner: en la solución por subsunción en el desarrollo de las contradicción esencial de la Geografía.

 

“La geografía en sí –dice Hettner–, históricamente definida como el conocimiento del espacio terrestre, tiene que encontrar su justificación lógica dentro de un punto de vista distinto al de una ciencia de la tierra”[21].  Pero es quizá de esta afirmación que se ha desprendido esa falsa apreciación en Hettner, del “excepcionalismo” en Geografía.

 

Hettner, hasta donde nos da la lectura tanto del documento traducido por Geo Crítica, como del trabajo El Pensamiento Geográfico del colectivo de Josefina Gómez, Julio Muñoz y Nicolás Ortega, el concepto de “excepcionalidad” no aparece por ningún lado.  Y ni el concepto de la clasificación idiográfica que no asume para la Geografía, ni “su justificación lógica dentro de un punto de vista distinto”, significan ninguna excepcionalidad, a manera de una ciencia exclusiva respecto de todo el sistema de las ciencias.

 

Hettner no sólo va más allá de la descripción enumerativa del empirismo idealista en el empirismo materialista, de algún modo, en su visión materialista, abraza a su vez, intuitiva o espontáneamente, el pensamiento dialéctico de la explicación causal, deduciendo de la experiencia histórica una categoría nueva que le permite darle a la Geografía un lugar en el cuadro de la clasificación de las ciencias en función de su objeto de estudio.

 

Para Hettner, la corología no era método, sino el objeto de estudio, “corológico –dice Hettner– no es el camino, sino la meta, el objeto propio de la geografía.  Significa la comprensión de la realidad terrestre bajo el punto de vista de la ordenación del espacio”[22].

___________________

[14]    Ibid. p.28.

[15]    Ibid. p.28.

[16]    Ibid. p.28.

[17]    Ibid. p.30.

[18]    Ibid. p.30 (subrayado nuestro, de esa categoría introducida por Hettner).

[19]    Ibid. p.31.

[20]    Ibid. p.34.

[21]    Ibid. p.35.

[22]    Ibid. p.37.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios