Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

4 marzo 2012 7 04 /03 /marzo /2012 23:05

1971 Geografía para el México de Hoy Mañana, Ángel BassLa Geografía en México en los Años Setenta, y su Desarrollo.  Artículo, 2012 (1/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 mar 12

 

La Geografía en los años setenta en México estaba representada por tres personajes: 1) el Dr. Jorge A. Vivó Escoto, 2) el Dr. Ángel Bassols Batalla, y 3) el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada.  Su momento histórico-geográfico fue de principios de los años cuarenta, a fines de los años setenta.

 

La Geografía en el Dr. Vivó, aún dentro de esa amplia diversidad de raíces y fundamentos, como de vínculos entre una amplia diversidad de ciencias que caracteriza al pensar y al hacer geográfico, era, a nuestro juicio, una Geografía martonniana-hettneriana, no reconocida directamente en estos autores, sino tamizada a través de Richard Hartshorne, quien es, al final, una síntesis de ambos.

 

El Dr. Vivó, propiamente no produce teoría geográfica alguna, sino más bien la reelabora al tomarla de los fundamentos teóricos de Hartshorne y Carl O. Sauer en la categoría esencial del “paisaje”, bajo la cual subyacen tanto la hettneriana categoría de “región”, como la martonniana categoría de “morfología”, ésta en tanto la formación de lo dado en el paisaje en la unidad de la naturaleza y la sociedad.

 

Esta reelaboración teórica de Vivó pertenece a las derivaciones de esa segunda abstracción y generalización teórica del concepto de espacio realizada por Alfred Hettner a partir de lo teorizado limitadamente por Vidal de la Blache acerca del mismo.  Realmente, el paisaje y la morfología, son generalizaciones teóricas de los años treinta, que anteceden a la de los Elementos, ya de los años setenta; pero no le hemos dado un lugar aparte, debido a que, a nuestro juicio, forman parte de la misma idea corográfica y regional de Hettner.  No obstante, desde el punto de vista teórico de detalle, desempeñan un papel enormemente importante en la explicación de la manera en que se ha dado la transición para resolver esa preocupación histórica esencial: la unidad de la Geografía.

 

La esencia del desarrollo de la ciencia es la síntesis lógica, y ésta no ocurre sino como un proceso de abstracción y generalización teórica dada en su tesis y antítesis.  Así, el desarrollo de la Geografía no puede ser sino, necesariamente, en dirección a la solución de su contradicción histórica esencial: su unidad e identidad, ante una “geografía fenomenista” que la desmembraba, y una “geografía espacista” que no acertaba en acabar de darle forma a sus fundamentos teórico-científicos, no por una “incapacidad de los geógrafos” para ello, sino porque históricamente los elementos teóricos para resolverlo no estaban dados.

 

En ese sentido, las categorías de paisaje y morfología, son parte de ese proceso de abstracción y generalización, por un lado, del espacio (como paisaje); y por otro lado, de los fenómenos (como su morfología).  En un sutil planteamiento teórico, Vivó identifica al paisaje como un concepto morfológico (de la teoría o tratado de la forma); esto es, en el fondo, una identidad dialéctica en donde el espacio se subsume en los fenómenos, por la cual la Geografía se hace geomorfología (en un sentido más amplio que su noción como especialidad geológica), teniéndose así, una geomorfología: de la litósfera, de la atmósfera, de la hidrósfera, de la biósfera, e incluso –lo dice él así– de las formas culturales.  “El estudio morfológico de los hechos geográficos –dice Jorge A. Vivó– permite mantener la unidad de la geografía[1]; y, por supuesto, estaba en lo correcto en cuanto a esa afirmación; aun cuando tal unidad morfológica, a pesar de todo; es decir, a pesar de esa identidad dialéctica; como consecuencia de su momento histórico, no se veía en el espacio mismo, sino en los fenómenos.

 

Como quiera, dicha categoría dada en el concepto de morfología (1945), fue una valiosa abstracción y generalización de los fenómenos, en dirección, primero, de los Elementos (1976), y luego de los estados de espacio (2012).

 

Desgraciadamente esta teoría no se nos dio directamente por el Dr. Jorge A. Vivó cuando estudiantes en el segundo lustro de los años setenta (independientemente de que en ese momento la hubiésemos entendido o no), en mucho, por un muy enfático trabajo en esos años, centrado, más que en una preocupación por la geografía teórica (o “pura”, con un concepto así de ese entonces que generaba confusión), en la investigación en geografía aplicada.



[1]        Vivó Escoto, Jorge A; Geografía Física; Editorial Herrero, 1ª edición, 1945; 15ª edición, México, 1975; p.348 (subrayado suyo).

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios