Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 enero 2013 7 13 /01 /enero /2013 23:02

Pavorreal.jpgLa Geografía, una Ciencia, por su Método, Panóptica, Emblematizada en el Pavorreal.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

01 nov 12.

 

Cuenta la leyenda que Zeus, enamoradizo de toda mujer que quedara a su vista, se encontró con una de ellas, que, de alguna manera, será representativa a su vez de toda mujer vinculada a Zeus, nombrada Ío (en griego, ir).

 

Hera, la esposa de Zeus, con más que suficiente razón para estar celosa, conjuró entonces contra Ío para ponerla en su lugar, y Zeus, para proteger a Ío, la encubrió metamorfoseándola en vaca (de donde lo de “vaca sagrada”, y por ello representativa de toda mujer).  De cualquier manera, Hera descubrió la elusión, y encargó al Gigante Argo que la vigilara, y el que la mantenía atada.

 

Sin embargo, Hermes, poniéndose de lado de su padre Zeus, se disfrazó de pastor, se aproximó a Argo, y tocando una flauta, finalmente lo durmió, lo que aprovechó Hermes para darle muerte y dejar libre a Ío.

 

Hera, agradecida por los servicios de Argo, lo honró poniendo sus ojos en el plumaje del Pavorreal; pero, a la vez, enfurecida contra Ío, la mandó perseguir por uno o dos tábanos que la picaron hasta enloquecerla, y tratando de huir de ellos, acabó arrojándose al mar, el cual hoy lleva su nombre: el Mar de Ío, o Mar Iónico (mar en el cual “se van” los electrones y se efectúan transformaciones de las sustancias en energía), que por deformación acabó denominándose Mar Jónico.

 

Esta breve historia pasional encierra en sí misma el problema teórico-metodológico esencial de la Geografía.  Nos dimos cuenta de ello cuando hicimos conciencia del sobrenombre de Argo; llamado el Panópte, “el que todo lo ve”, pues cuya característica era el tener cien ojos, y con cincuenta vigilaba a Ío de día, y con los otros cincuenta la vigilaba de noche.  Y más nada con un carácter panóptico, que la geografía; y Argo representaba entonces así, no la geografía propiamente dicha, cuya representante es Gea, sino el método de ésta, en el que todo lo ve; en donde, por lo demás, el Pavorreal o Ruán, aparece entonces como el ave emblemática del método de la geografía.

 

Si sustituimos en esa historia a los personajes por ciertos elementos esenciales de la geografía y su método en relación con las ciencias y los fenómenos que éstas estudian, frente a lo cual la geografía muestra su carácter panóptico, entonces este pasaje mítico muestra con toda belleza y precisión la naturaleza y método de la geografía.

 

Así, en consecuencia, el conocimiento (Zeus), enamoradizo de toda ciencia (mujer), se enamora de una que representa la generalización de todas las ciencias (Ío), que pretende confundirse con la geografía (vaca sagrada).

 

La clasificación de las ciencias (Hera), esposa del conocimiento, conjura contra aquella que pretende en sí misma la generalización de las ciencias, poniéndola en su lugar, atada a un árbol y vigilada (clasificada), a pesar de que el conocimiento la encubrió como los fenómenos de las ciencias de la tierra (la geografía o vaca sagrada), encargando la organización de las ciencias (Hera) su observación al método panóptico (Argo), propio de la geografía.

 

Sin embargo, la confusión (Hermes), disfrazado de geografía aplicada (el pastor), se apoderó del método y lo destruyó, liberando los fenómenos reflejados en todas las ciencias.  Entonces la clasificación de las ciencias honró al método de la geografía reconociéndolo por su utilidad y función panóptica respecto de todas las ciencias, y, a la vez, volvió contra esa pretensión generalizada de los fenómenos (la falsa geografía), que persiguió con la geografía teórica (con su filosofía y con su historia, o los tábanos), obligándola a arrojarse al mar (el Mar Iónico) en el cual los fenómenos se abstraen y generalizan (son “ionizados”, y transformados), en estados de espacio.  Como los fenómenos que eran, pierden su naturaleza (se “ionizan”), y se transforman de sustancias en campos (en formas de energía), y viceversa, en la dialéctica de la dimensionalidad material continuo discreta.

 

Cierto es, la geografía es una ciencia, por su método, panóptica, todo lo ve, todo es del interés de su tratado, pero porque todo es, finalmente, por su sola existencia, un estado de espacio.  La geografía no puede tratar con  los fenómenos como tales, que son objeto de estudio de otras tantas ciencias.  Si “los ve”, es en su “estado ionizado” por el que algo han perdido, generalizándose en una categoría propia abstraída para la geografía: los estados de espacio.

 

Así, el que reconocidamente la geografía sea panóptica, no le autoriza a ser, dicho coloquialmente, al mismo tiempo, “pannásica” (como se suele decir popularmente, capaz de “meter la nariz en todo”).

 

Ya David Harvey en 1969, denunciando a Hermes disfrazado de buen pastor, hacía ver el absurdo de la “moda de modelos” para la elaboración de la geografía, que si bien en principio algo válido buscando extraer del modelo analógico los fundamentos teóricos para la geografía, se acabó invirtiendo la situación, haciendo del modelo a la geografía misma en calidad de “geografía aplicada”, y a esa idea de la geografía aplicada se le acabó haciendo “La Geografía”.

 

Tuvo que aparecer y organizarse con rigor la geografía teórica para poder poner orden en todo ese absurdo.  Treinta años llevó perseguir a Ío por toda Tesalia hasta el Mar Jónico.  Al final, descubrimos el proceso de abstracción y generalización en que había venido siendo tratados tanto el espacio como los fenómenos; y en un cierto momento histórico de esa “ionización”, los fenómenos, “perdidos sus últimos electrones”, quedaron transformados en estados de espacio, y de esa manera, susceptibles de ser tratados en sus propiedades y leyes como tales: como formas de espacio.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios