Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 junio 2010 4 10 /06 /junio /2010 08:04

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

La Historia de la Geografía en México.

  Elementos de Juicio para el Análisis Crítico.

  Ponencia, I Congreso Mexicano

de Historia de la Ciencia y de la Tecnología,

México, 1988 (4/7).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 21 jun 10.

 

 

5  A partir del quinto período de la historia de la Geografía en México, de 1577 a 1615, el conocimiento geográfico no destaca por la actividad exploradora, en la que sólo son relevantes las exploraciones de Sebastián Viscaíno de 1602 a California, y de 1611 a Japón, y de Nicolás Cardosa y Juan Huerta de 1615, de recolonización de California.  Por el contrario, el conocimiento geográfico se va a expresar más a través de las llamadas Relaciones Geográficas, que en este período específico tienen un carácter general respecto a la descripción de conjunto del llamado “Nuevo Mundo”.

 

Ello puede apreciarse en los trabajos, como la “Primera Parte de los Problemas y Secretos Maravillosos de Indias”, en 1591, de Juan de Cárdenas; la “Historia Natural y Moral de las Indias”, en 1596, de Joseph de Acosta; o de Tohomas Gage “A Survey of the West Indians” (“Un Panorama de las Indias Occidentales”), de 1688; y por último, el “Repertorio de los Tiempos e Historia Natural de Nueva España”, de Enrico Martínez, de 1686.

 

6  El siguiente sexto período, de 1616 a 1683, la actividad geográfica expresada en las Relaciones, pasa a ser de un carácter particular, referidas a ciertas regiones o lugares.

 

Como se puede ver por el trabajo de Diego Cisneros de 1618, “Sitio Natural y Propiedades de la Nueva España”.

 

7  Para el séptimo período, de 1683 a 1720, se da un nuevo auge que se inicia con el “Mapa General de Nueva España”, de Carlos de Sigüenza y Góngora, elaborado entre 1681 y 1689; y después de tres lustros, con el reinicio de la actividad exploradora y el logro histórico de la colonización de California y Sonora con Isidro Otando y Antillón, y Eusebio Kino, en 1683; o las exploraciones a Terranova en la búsqueda del paso al “Mar Oriental”, con Juan enrique Barroso, 1686, y Martín Ribas, 1687.  Entre 1691 y 1693, la expedición de Andrés de Pés, en la que va Carlos de Sigüenza y Góngora, a los litorales del norte del Golfo de México, del cual queda una Carta Geográfica elaborada por Sigüenza; a los litorales del Pacífico, en 1694, con Francisco de Itamarra, y en 1697, con Juan María Salvatierra.

 

A semejanza de las actividades de Sigüenza en el norte del Golfo de México, hacia el sur va, en 1704,la expedición de Alonso Felipe de Andrade, de donde se elabora un mapa de la Laguna de Términos; y en 1719, del lado del Pacífico, la expedición de Ugarte y Guillermo Estrafor como piloto, quien elabora la “Carta Hidrogárafica del Golfo de California”.

 

Sólo como un caso aislado y anticipador de lo que será  nuevamente la expresión del conocimiento geográfico durante el siglo XVIII, se tiene en 1698 (calificado como trabajo de “historia” por Alfredo Chavero), el “Teatro Mexicano”, de Agustín de Vetancourt.

 

8  A partir de 1720 y hasta 1804, se desarrolla el octavo período de la historia de la Geografía en México.  Este período está caracterizado por el predominio de esa geografía adjetivada o calificada como descriptivo-fenoménica.

 

Siglo de la Ilustración, es siglo del Renacimiento en América.  Con ello se da vertiginosa la especialización de las ciencias.

 

Es característico entre los posibles aportadores  o pensadores más representativos en el saber geográfico, como Alzate, Velázquez de León, León y Gama; o como Villaseñor y Sánchez, Ulloa, o Humboldt, un saber geográfico, identificado con un saber enciclopédico.

 

La actividad exploradora cristalizará en dos formas definidas: las muy abundantes descripciones monográficas, y luego una marcada cartografía regional; para después pasar a ser más ésta más general, hasta culminar en la cartografía humboltiana.

 

Así, en 1728, aparece el Diario o Derrotero: “Viaje al Septentrión de Nueva España, 1724-1728”, de Pedro de Rivera; en 1732, la “Descripción de Zacatecas”, de Joseph de Rivera y Bernáldez; luego de un impasse, entre 1738 y 1744, Antonio Ladrón de Guevara, Narciso Márquez-Cuesta y Antonio Fernández de Jáuregui y Urrutia, se disputan la concesión de la capitulación para el nuevo reconocimiento de California.

 

En 1746 se tiene el “Tehatro Americano”, de José Antonio Villaseñor y Sánchez, y en ese mismo año, Fernando Consag y Santiago Sedelmayer, viajan a California y Sonora con fines de colonización.

 

En 1748, Miguel de Venegas publica su: “Noticias de California”; y un poco más de un lustro después, aparece el “Diario de Viaje por Nueva España”, de Francisco de Ajofrin; en 1765, de Pedro Tamarón y Romeral, su: “Demostración de Nueva Viscaya”; en 1766, de Nicolás Lafora y Marqués de Rubí, el: “Viaje al Septentrión de Nueva España”.

 

En 1768, de José Antonio de Alzate y Ramírez, en su “Diario Literario de México”, su “Descripción de Sonora”, y sus observaciones meteorológicas en la Ciudad de México.

 

En 1769, se tiene la “Descripción y Carta de la Mar del Sur”, de Miguel Constanzó; y el “Diario”, de Crespi, de la exploración de la Alta California, en la que participa, además, Vicente Vilá, Junípero Serra, y José Camisares.

 

En 1772, Antonio de Ulloa publica su: “Noticias Americanas”; y Joaquín Velázquez de León, su “Mapa de Minas de Nueva España”.  En 1774 se tiene, de Pedro Alonso O’Curley, su: “Idea Compendiosa del Reino de Nueva España”; en el mismo año en que Bruno de Ezeta, Juan Pérez, José Francisco Bodega y Cuadra, y Antonio Morella, Viajan a Nutka; y un año después, en 1775, aparece la “Descripción Histórica y Topográfica del Valle, las Lagunas, y Ciudad de México”, de Joaquín Velázquez de León; año mismo, a su vez, en que se elabora el “Nuevo Mapa Geográfico de la América Septentrional, Perteneciente al Virreinato de México”, de José Antonio de Alzate y Ramírez, el que, no obstante, no se publica sino trece años después.

 

En 1777, de Antonio de Ulloa, su: “Descripción Geográfico-Física de una Parte de Nueva España”.  En 1780, de Miguel de Barco, su: “Correcciones y Adiciones a las “Noticias”, de Venegas”; en 1786, las obras meteorológicas de Antonio León y Gama.  EN 1787, Antonio Forcada y La Plaza, hace su: “Mapa Monumental de Todo el Reino de la Nueva España, desde los 16º a los 40º de Latitud”.  En 1788, Esteban José Martínez y Gonzalo Gabriel López de Haro, viajan a Alaska.

 

En 1789, Salvador Fidalgo viaa Nutka; en 1792, de José Mociño se tiene su “Descripción del Volcán Tuxtla”.  De 1793, de Francisco Antonio Barbastro, su: “Informe” o Descripción de Sonora; y para terminar el siglo, en 1799, de M. De la Porte, el: “Viajero Universal o Noticias del Mundo Antiguo y Nuevo”; para, finalmente, tener, entre 1808 y 1811 (en que aparece en Europa), con Alejandro de Humboldt, su: “Ensayo Político del Reino de la Nueva España”, y su cartografía en Proyección de Mercator.

 

Fue este, pues, un período –prácticamente un siglo, casi el siglo XVIII completo– de esplendor en el quehacer geográfico.  Por toda generalización teórico-geográfica, estaba la obra de Varenio (1650), que buscaba sistematizar la indagación geográfica expresada en las Relaciones , Crónicas, o Descripciones Geográficas; que en ese momento no eran otras, principalmente, que las referentes a Nueva España, en donde desde 1577 existía la disposición gubernamental para elaborar dichas Relaciones Geográficas; muchas de las cuales fueron levantadas inicialmente entre 1579 y 1582 (Francisco del Paso y Troncoso).

 

Como quiera que fuese, la información disponible fue dando lugar, primero, a mediados de este siglo XVIII, a las Cartas Regionales de Escandón y Santa María, así como, después, en el curso del último tercio del siglo, con las determinaciones geográficas en distintos Estados, de Pedro Font, Nicolás Lafora, Pedro Laguna, Miguel Mascaró, Juan José Otéisa, Vicente Díaz, José Espinoza, José Joaquín Ferrer, Claude Chappe, Francisco González Castillo; a las Cartas Generales de Alzate, Constanzó, y Forcada.  Finalmente, con Humboldt, se lleva al extremo la concepción vareniana de la Geografía como ciencia enciclopédica acerca de los fenómenos y las relaciones naturaleza-sociedad; y no en sí del análisis espacial como tal.

 

No se podía, no estaban dadas las condiciones para una abstracción y generalización del saber geográfico, más que en esas condiciones de ciencia descriptivo-enciclopédica de las relaciones naturaleza-sociedad.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios