Presentación del Blog

Crear una Cuenta o un Blog

Tuesday 29 september 2009 2 29 /09 /Set /2009 00:03

Clich--Filosof-a 

La Investigación Científica:

El Marco Teórico (3)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica; 

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 8 oct 09.

 

 

                                  Estos apuntes sobre la metodología del conocimiento, no los son en abstracto, como un asunto meramente teórico, y por ello, en mucho, algo que resultaría un “sin sentido”.  Por todo lo contrario, son los breves apuntes sintéticos de un curso sobre el tema, en el que, aprender a investigar, se aprende investigando, y en la adquisición de los conocimientos teóricos en la aplicación práctica, va todo su sentido.

 

El asunto no es fácil; y tan no lo es, que el primer escollo a resolver, es la conciencia en el otro (el estudiante en este caso), para emprender el proceso con el mayor rigor posible.  El que se entendiese el real sentido del proceso de investigación; infinitamente más allá del hecho de “copiar y pegar” de Internet; y ya no se diga haciéndolo sin entender los textos copiados, sino ni siquiera sin leerlos.

 

Salvado el obstáculo luego de dos semanas de “estira y afloja” (no había más tiempo, a partir de allí todo sería acto responsable, o, “a valor entendido”, pura simulación), se enuncian los temas, y en algunos casos en el seno de ellos, incluso, el problema a resolver.

 

Con ello, el cincuenta por ciento del proceso estaba dado.  Viene ahora lo que constituye quizá, un veinticinco por ciento más: definir el marco teórico, como sistema de referencia respecto del cual habrá de someterse a crítica (enjuiciar lógicamente), todo lo demás investigado.

 

El marco teórico, entendido como un sistema de ideas y teorías que opera como referencia, se divide en tres tipos de generalización de fundamentos: 1) el llamado marco teórico gnoseológico (o epistemológico); esto es, el marco teórico acerca de la teoría del conocimiento en que se sustenta la interpretación de la realidad que se estudia; 2) el marco teórico temático; como el conjunto de autores, ideas y teorías en que nos apoyamos para tratar el tema de estudio; y, 3) el marco teórico especializado; como el conjunto de autores, ideas y teorías, acerca de la explicación del objeto de estudio o problema a resolver.

 

Lo que por lo regular se omite sin darle la esencial importancia que tiene, es el aspecto gnoseológico: el fundamento de la investigación en una teoría acerca de cómo conocemos eso que llamamos “realidad” (ya sea que por ello entendamos el mundo puro de las ideas; o bien el mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento).  La interpretación se dará necesariamente en función de una teoría del conocimiento (o de una burda mezcla), aún no tengamos conciencia de la misma en la cual se sustenta dicha interpretación.  Por lo que la investigación se hará más exacta, más coherente y rigurosa, en la medida de la conciencia del fundamento gnoseológico y la aplicación lógicamente consistente de sus enunciados.

 

Ahora bien, esas teorías gnoseológicas históricamente dadas en el pensamiento filosófico, pueden resumirse, a lo más, en dos grandes posiciones: la idealista, o la materialista; pero para más precisión, de cada una veremos dos versiones teóricas del conocimiento.  En el idealismo: 1) la idealista objetiva, o metafísica; y, 2) la idealista subjetiva, o fenomenológica.  Y para el materialismo: 1) el materialismo mecanicista; y, 2) el materialismo dialéctico.

 

Cada una de ellas se define en función de la respuesta que se da a la primacía ya del sujeto o bien del objeto en su relación en el proceso del conocimiento.  Esto es, en función de la respuesta que se da a la primacía en la relación entre las ideas y el mundo de los objetos materiales.

 

Si en el proceso del conocimiento lo primero son las ideas mediante las cuales conocemos la realidad, el fundamento es en el idealismo, en alguna de sus variantes.  Pero si en el proceso del conocimiento consideramos que lo primero es el mundo de los objetos materiales, de cuyo reflejo en el cerebro vía los órganos de los sentidos, se forman las ideas y el pensamiento; el fundamento será en el materialismo, en alguna de sus variantes.

 

Así, mientras que para el idealismo objetivo, la metafísica, el mundo de los objetos materiales es un mundo sólo de apariencias, pues el mundo verdaderamente objetivo está en el pensamiento; para el idealismo subjetivo o fenomenología, el mundo de los objetos materiales no es aparente, sin realmente existente fuera del pensamiento; sólo que como el producto de nuestras ideas, a manera de una “proyección de nuestras sensaciones”.

 

 Por su parte, para el materialismo ya sea mecanicista o dialéctico, el mundo de los objetos materiales preexiste a las ideas o al pensamiento, siendo conocido mediante los órganos de los sentidos, de modo que ese mundo de ideas o conceptos acerca de los objetos materiales, es sólo un reflejo del mundo real fuera del pensamiento.  La diferencia entre el mecanicismo y la dialéctica, está en que para el primero, por ese reflejo de la realidad, se entendía el conocimiento acabado de la misma; en tanto que para la dialéctica, dado el movimiento y transformación infinita de la realidad que preexiste al pensamiento, éste es siempre de un conocimiento inacabado de aquella.

 


Por Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - Publicado en: Filosofía
Escribir un comentario - Ver los 3 comentarios
Volver a la página principal

Buscar

Calendario

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados