Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

28 septiembre 2009 1 28 /09 /septiembre /2009 22:05

Clich--Filosof-a

La Investigación Científica:

Modernidad y Posmodernidad

en la metodología del conocimiento (5)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica;  

 http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 19 oct 09.

 

                              Se entiende por el método científico de la modernidad, toda la metodología para la obtención del conocimiento verdadero, desarrollada desde el siglo XVI hasta nuestros días.

 

                              De manera empírica, inauguraron esta metodología pensadores como Copérnico (1473-1543), Tycho Brhae (1546-1601), Galileo (1564-1642), y Kepler (1571-1630); cuya forma de pensar y hacer las cosas simultáneamente fue teorizada en el trabajo experimental y el uso de la lógica, por pensadores como Bacon (1561-1626), y Descartes (1596-1650).

 

                              De los primeros, es evidente la paciencia para la recopilación empírica de datos, la medición y el registro sistemático por años, así como la elaboración de modelos hipotéticos para poder interpretar la realidad.  De los dos últimos, es el aporte del fundamento teórico del método científico de la modernidad.

 

                             Método (del griego Méthodos; de meta, fin; y odos, camino), es pues, por su etimología: “camino hacia un fin”.  Al respecto Bacon dice en su Novum Organum: <<me propongo un conocimiento de las cosas..., “que infunda luz para el descubrimiento de las causas...”[1]>>.  De donde ese enfatizado nuestro es precisamente para hacer ver de dónde surgió el calificativo para la época que inauguraban: la Ilustración, la época de las luces. Y más esencialmente refiriéndose al método dice: “...el verdadero método de la experiencia..., primero enciende la luz, y luego por medio de la luz señala el camino empezando por una experiencia ordenada y madura y no desordenada y al azar, y deduciendo de ella los axiomas, y de los axiomas establecidos otra vez nuevos experimentos...”[2].

 

                             De Descartes basta enunciar sus Reglas Fundamentales del Método: la evidencia, el análisis, el paso de lo simple a lo complejo, y la enumeración completa.  Pero de manera esencial citamos de él: que ante la incertidumbre de cualquier supuesto, lo único verdadero, firme y seguro –dice Descartes– era: “yo pienso, [luego] yo existo”[3].  Y buscando la certidumbre de sus afirmaciones, Descartes asienta: “habiendo observado que en la proposición <<yo pienso, luego yo soy>>, no hay nada que me asegure que digo la verdad si no es que veo muy claramente que para pensar es preciso ser...”[4]; con ello quedaron echadas las bases del método científico de la modernidad, el cual en síntesis pudiera enunciarse, en consecuencia, como:

 

<<Aprender a caminar a la luz del conocimiento,

y en la certidumbre de sus leyes>>

 

                               Y así fue, hasta que hacia fines de la década de los años ochenta del siglo pasado y de entonces a la fecha, comenzaron a aparecer autores que; a partir de Lyotard y actualmente con su principal teórico Edgar Morin; proponen que tal método de la ciencia de la modernidad ha caducado, y debe ser reemplazado por un nuevo modelo, al cual llamaron el “paradigma del método científico de la posmodernidad”.  Habrá tiempo y lugar para discutir mucho acerca de ello, se precisa dadas sus implicaciones; pero por ahora basta citar textualmente a ese último autor, Edgar Morin, que en su trabajo Educar en la Era planetaria, siguiendo el paralelismo de las afirmaciones tanto de Bacon como de Descartes, afirma por oposición, que el método científico de la posmodernidad, es ahora:

 

“Aprender a caminar en la oscuridad, y en la incerteza”[5]

 

                                Sin discusión, no necesita argumentarse mucho para reconocer con plena evidencia, que tal enunciado constituye un principio oscurantista, que como tal; entre otros muchos aspectos que bien pudieran discutirse de dicho autor; nos devuelve a la Edad Media.

 

                                 No obstante, es lo que “está de moda”; y hay ese intelectualismo irreflexivo que lo ha adoptado por ese solo hecho, sin entender que hasta en los estilos de referenciado bibliográfico (ya sea en el pragmático posmodernista de la Asociación Americana de Psicología [APA], o del dialéctico de la modernidad del Consejo de Ciencia Europeo), se da una lucha ideológica de las clases sociales; interesadas, una, la burguesía, en que las cosas no cambien, y si volvemos al medioevo, mejor; y otra, el proletariado, que no puede sino estar deseoso de cambios sociales, de progreso, y de abandono del actual estado sofocante de cosas.

 



[1]      Bacon, Francis; Novum Organum; Losada, Obras Maestras del Pensamiento; Buenos Aires, 2003; pp.60-61
           (subrayado nuestro).

[2]      Ibid. p.127.

[3]      Descartes, René; Discurso del Método; Sarpe, Col. Grandes Pensadores Nº 21; Madrid, 1984; p.92 (corchetes
           suyos).

[4]      Ibid. p.94.

[5]      Morin, Edgar; Educar en la Era Planetaria; Gedisa; Barcelona, 2002; p.167.

Compartir este post

Repost0

Comentarios