Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

20 octubre 2013 7 20 /10 /octubre /2013 22:01

Nave Argos de Todos los TiemposLa Misión Secreta del Argo.  Ciencia-Ficción Sospechosa  (10/10).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

03 nov 12.

 

La Partida Final en el Tiempo.

 

Deucalión habría partido, para Rosaura Clío había terminado su Maestría y regresado a su país sin que hubiese vuelto a saber de él; incluso yo cambié de actividades y también de je de ver a dicha hermosa mujer.

 

Ahora estaba en un mundo de “terraplanos” que hacían oscuridad sobre mis ideas, y había que partir; conocía ya el secreto del viaje en el tiempo.  Comencé a organizar todas mis cosas para partir en el necesario total desapego; e incluso comencé a ir y venir –como prueba– en viajes cortos en el tiempo a futuro; quince años adelante, al 2017, cambios notables, pero aún no-mi tiempo; luego al 2022, unos redondeados cinco años más, y al 2030 como otra cifra redondeada…, al 2040…, y esos comenzaban a ser ya otros tiempos.

 

La ciencia y la tecnología favorecían que el mundo cambiara rápidamente.  Zetes tuvo que moverse casi veinte siglos; Asclepio, según Deucalión, unos treinta y cinco siglos; traté de ir a su tiempo, pero media centuria más para mí, y ese ya era un mundo indescifrable.  A todo viajero del tiempo, si no he de personalizar en mí, se le impone la necesidad de ubicar un máximo y un mínimo; en el mínimo empieza nuestro tiempo con una necesaria identidad; en el máximo comienza nuestro futuro, el futuro a nuestro tiempo, a nuestra época con una nueva identidad.

 

Veía ya en mi absurdo presente, a ciertos jóvenes presurosos por “llegar a ninguna parte” (mmm…, tal como era mi caso); de entre ellos, “terraplanos” comunes todos, podía ya distinguir, cual Deucalión, a los futuros Zetes y Etálides, y a los parecidos a mí ya en el proceso que los llevaría irremediablemente algún día, al salto en el tiempo.  En los más se dibujaba ya esa angustia y desesperación ante un mundo absurdo de “terraplanos”, señal de cambios notables próximos.  Esa observación es la que obtuve de probar ese “pequeño salto al futuro”…; ya no llevaba prisa, ahora era uno más de los “amos del tiempo”…

 

Esos “terraplanos” han de ser dejados en su triste condición…, en la cual son felices.  ¡Ah, si esto lo hubiera entendido hace tiempo!  Si escribo esta parte, es porque precisamente dicho, así, en crudo, es factible que los futuros viajeros del tiempo no consuman energías inútilmente queriendo “tridimensionalizar” a necios “terraplanos”.  Más aún, para que se vaya comprendiendo por éstos algo más importante: nuestra propia condición “tridimensional” como viajeros del tiempo, también podremos dejarla de lado; para viajar en el tiempo habrá que sustituir la coordenada “z” (si bien ésta no desaparece), por la coordenada “t”, lo importante en este caso; y entonces nos podremos mover en la magnitud del tiempo.  Implicará una energía.

 

Imaginemos el gasto de energía tan sólo para el ser adimensional que decide ponerse en marcha en el espacio unidimensional de las Rutas de la Seda o de las Especias, o cualquier otro periplo antiguo o moderno.  No será difícil entender entonces el gasto de energía para moverse en el espacio bidimensional; ese de los “terraplanos”…, ¡ahora puede entenderse cuán inútil gasto de energía en ellos!; y, en consecuencia, el enorme gasto de energía en el movimiento tridimensional, que implica la altura, el volumen.  Toda esa energía ha de concentrarse para el movimiento en el espacio-tiempo.  Algún día la humanidad tendrá capacidad para moverse, toda, en esa magnitud; ciertamente pasarán aún muchos siglos.  Por ahora, esa energía viene dada de otra fuente.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Divulgación Científico-Geográfica
Comenta este artículo

Comentarios