Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

15 noviembre 2010 1 15 /11 /noviembre /2010 00:04

Las Comunidades de la Ciencia

y de la Geografía en México.

  Artículo 2010 (4/5).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 25 nov 10.

 

La comunidad independiente de la geografía en México,

y la producción científica irrestricta.

 

Fue hacia fines de los años ochenta (1988 o 1989), que entramos en conocimiento de ciertos aportes del mundo de lo esotérico a la noción del espacio; y ello complementaba perfectamente bien con el conocimiento del mismo en el campo de la ciencia moderna ilustrada.

 

Había sólo una diferencia, tales nociones estaban dadas, primero, por alguien que no reconoceríamos propiamente como científico; y segundo, antecedente en tiempo a todo otro conocimiento al respecto dado en la ciencia moderna.  Nuestra afirmación del espacio terrestre se consolidó y enriqueció con tales lecturas, las cuales no tenemos reservas en mencionar (nosotros sí tenemos capacidad para dar los créditos a quien lo merece, citándolo y refiriendo la fuente documental; si algo hay en nosotros, es la seguridad de nuestras capacidades y conocimientos); y todo ello puede ser plenamente fundado en la ciencia positiva contemporánea, y eso es precisamente parte de lo que hemos estado haciendo.  Y ahora, luego de ello, ya lo podrá retomar, reproducir y validar, la ciencia “oficial” institucional.

 

Esa geografía “oficial” institucional, no sólo nunca reconocerá ni siquiera el acceso a lecturas esotéricas, sino ni siquiera es capaz de dar los créditos y reconocer que todo lo que únicamente valida, lo toma a hurtadillas de la geografía independiente fingiendo generar por propia cuenta conocimiento nuevo.

 

Debemos subrayar que este proceso del conocimiento en las relaciones entre las comunidades científicas, y en particular científico-geográfica, no es absoluto, y, reiteramos, se da en casos puntuales, pero muy significativos; como en nuestro caso, en torno a la noción del espacio.  Ello implica que, ciertamente, se genera de manera efectiva conocimiento nuevo tanto en la ciencia “oficial” institucional, como en la ciencia independiente; pero, particularmente por el método gnoseológico empleado, la geografía “oficial” institucional, con sus variantes gnoseológicas neopositivistas, está negada –casi por definición en el marco teórico de tal corriente filosófica– a la generación de conocimiento nuevo, limitándose a la mera validación; como la geografía independiente, cuando genera el conocimiento nuevo, es porque lo hace fundada –como en nuestro caso– en el marxismo, en la dialéctica materialista, aportando realmente ese conocimiento nuevo.

 

Nuestra contribución está entre dos extremos; uno, que en una posición oscurantista inmoviliza el carácter progresista de la ciencia; lado del saber al cual, en general, le caracteriza lo especulativo, metafísico, y científicamente infundado; y, otro extremo, en el saber al cual le caracteriza lo débilmente fundado en el subjetivismo, en el agnosticismo de las variantes del neopositivismo y la llamada “posmodernidad”, que se limita a la validación del saber libremente dado en otra parte.  Esa contribución nuestra está justo en esa posición central aborrecida por la clase social en el poder, y razón por la cual fue expulsada de la academia en los últimos veinticinco años: la rigurosa ciencia moderna ilustrada desarrollada con base en el marxismo, fundada gnoselógicamente en la dialéctica materialista.

 

No es casual, pues, todo lo que ha ocurrido en los últimos treinta años, en que esta posición intermedia ha sido profusamente combatida, tanto como se ha mantenido incólume.  En los últimos quince años, de 1995 a la fecha, 2010, dejó de tener producción; y no casualmente la geografía “oficial” institucional es hoy, idéntica a los avances que logramos hasta principios de los años noventa, más aún, ciertamente, también, deformados y empobrecidos.

 

Pero he aquí ahora, que un avance tecnológico, insospechado hacia mediados de los años noventa, se combina con la posición de la ciencia “no-oficial” o “no-institucional”, y se produce una nueva revolución científico-técnica en la que la producción científica, verdaderamente se democratiza.  Ello ahora no sólo está poniendo en entredicho a las universidades, sino que dicha Universidad burguesa asfixiada en las tinieblas del oscurantismo, se ha hecho enteramente vulnerable.  Y, en consecuencia, el efecto validador del conocimiento en ellas, se pierde, y con ello, también, la institucionalidad universitaria misma en su vieja forma burguesa capitalista.  Cuando en el futuro los estudiosos se pregunten sobre las causas del los cambios sociales de principios del siglo XXI, este hecho, por encima de muchos otros, será el de la mayor importancia para explicarlo.

 

Hoy un estudiante se dispone a leer más fácilmente un documento en Internet (y de ahí que nosotros no instalemos más de tres páginas por escrito asegurando su lectura inmediata, luego sistemática; sistematicidad que por demás, nos muestra el real interés), que adquirir, a algún costo económico, físicamente una revista o un libro.  A año y medio de haber creado este Blog, por ejemplo, hoy estamos seguros de ser uno de los autores de geografía más leídos, como ningún otro investigador connotado de un Instituto de Geografía o algún prestigiado profesor de una Facultad, y no sólo en México, sino incluso en Hispanoamérica.  Nosotros estamos obsequiando todo nuestro conocimiento a la comunidad de geógrafos del mundo.  Esos otros investigadores y profesores de la vieja institucionalidad capitalista, aún esperan hacer de la publicación de sus conocimientos asunto de comercio.

 

Nosotros no esperaremos más a que la geografía institucional “nos valide”; nuestros conocimientos, ex consuetudine, están expuestos aquí, y sobre su seriedad y rigor científico habrá de juzgar el lector y hacerlo suyo o desecharlo…  La ya vieja Universidad burguesa ex privilegio, ha muerto!

 

Ciertamente, también, ahora los riesgos son enormes; pues así como la comunidad independiente tiene hoy la posibilidad de publicar masivamente sus ideas, también ello es oportunidad para la comunidad ocultista, pero son las implicaciones, precisamente, de la democratización del hacer de la ciencia al empezar el siglo XXI.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios