Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

8 enero 2012 7 08 /01 /enero /2012 23:02

Relaciones Geográficas, Francisco del Paso y Troncoso, 189Levantamiento de la Relación Geográfica y el Análisis Espacial.  Ensayo Breve, 2012.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/; 

09 ene 12.

 

 

 

Introducción.

 

Todo análisis del espacio geográfico supone el levantamiento de la Relación Geográfica, ya que ello es un conocimiento concreto del mismo.

 

Esa relación geográfica, o que también conocemos de antiguo como una Descripción Geográfica, y en la era cibernética como la Base de Datos Alfanumérica de un Sistema de Información Geográfica, constituye la información del conocimiento concreto; que sin confundir dicho concepto con lo objetivo, es aquello por lo que ha de entenderse como la “relación multifacética”, o no desarrollada; de un lugar del espacio geográfico.  Evidentemente, el análisis del mismo supone disponer de la Base de Datos de tal sistema de información, y de ahí que un primer paso en la investigación geográfica sea el obtener el levantamiento de la Relación Geográfica.

 

La Relación Geográfica

 y el Conocimiento Concreto del Espacio Geográfico.

 

Por “conocimiento concreto” lo que se entiende es el conocimiento mismo, multifacético y no desarrollado de las cosas, en este caso, geográficas, por cuanto a su sola existencia, que en su conjunto es una coexistencia espacio-temporal en un lugar (esas cosas, estudiadas por otras ciencias, lo harán por cuanto a sus propiedades específicas, físicas, químicas, biológicas o sociales).

 

La Relación Geográfica nos ha de dar cuenta, precisamente, de esa sola existencia o coexistencia de las cosas en un lugar, independientemente de sus atributos específicos; es decir, en este momento del proceso, no por cuanto a su contenido, sino por cuanto a su forma.

 

Este último hecho es lo que caracteriza el concepto moderno de descripción, y el análisis espacial intentará saber tanto la localización, como la forma, dimensiones y magnitudes, como de distribución y movimientos, tanto de cada cosa, como de grupo de cosas coexistentes; donde la primer búsqueda se refiere a las regularidades en una estructura dada del espacio, en lo que se denomina una regionalización; de modo que éste es el resultado mismo del análisis que deriva de la Relación Geográfica.

 

En ese sentido , la Relación Geográfica que en la antigüedad era un escueto censo clasificatorio dando cuenta de todo lo existente, y vagamente de sus propiedades espaciales; hoy, inversamente, debe centrar su atención en estas últimas..  Y ello ha de ser así, porque la Relación Geográfica es la base del Levantamiento Cartográfico.  Hoy, una Relación Geográfica ha de levantarse por el geógrafo mismo, triangulando, “Sistema de Posicionamiento Global” (SIG), en mano.

 

El Análisis del Espacio Geográfico

 y el Levantamiento de la Relación Geográfica.

 

Normalmente, alguien que elabora un estudio o una investigación, irreflexivamente dice llevar a cabo un análisis de ello, entendiendo, incorrectamente, por tal análisis, el todo de la investigación.  Por ello se está entendiendo un proceso unilateral consistente en la simple división y clasificación para un estudio más detallado; y poco se entiende que, si bien todo efectivamente es así, ello se refiere sólo al estudio de lo dado a la percepción sensible en su unilateralidad y como concepto no desarrollado, sin que en ello se efectúe generalización y abstracción alguna.  Poco se refiere el investigador al proceso de síntesis en que eso último tiene lugar.

 

Ello implica que el geógrafo se limite a hablar del “análisis del espacio geográfico” como el todo en el hacer de la geografía, y la síntesis la de por algo supuesto y que “de alguna manera” habrá de ocurrir.  Y, en consecuencia, ello no sólo es un hacer geográfico parcial, sino incluso limitado en sí mismo en su comprensión.

 

El análisis está vinculado a la división y clasificación de lo concreto, es decir, de la realidad objetiva como tal, en tanto sus fenómenos naturales y sociales, y como tales; y ello explica por qué ese geógrafo fenomenista, es incapaz de dar el salto al proceso abstracto en la síntesis, lo cual no plantea.  Y de ahí que el geógrafo en esa corriente de pensamiento, se reduzca unilateralmente al estudio de los fenómenos concretos, y en ese sentido sobrevalore el levantamiento de la Relación Geográfica, proporcionalmente a lo que minusvalora la elaboración y análisis cartográfico, que por su parte, se refiere a la división y clasificación de lo concreto dado, pero expuesto ya en su abstracción simbólica en el mapa, en donde se transforma en análisis de lo abstracto y en un grado de generalización.; y, además, en lo cual, por ello mismo, se efectúa la síntesis.

 

El Conocimiento del Espacio Geográfico,

Parte del Conocimiento Concreto del Mismo.

 

Así, el conocimiento del espacio geográfico, es, en principio, un conocimiento concreto o no desarrollado del mismo, es decir, que éste empieza necesariamente, por la división y clasificación de los fenómenos que se localizan y distribuyen en el espacio, pero que no han de interesarnos como tales (lo cual ha representado un absurdo histórico), sino como estados de espacio, de ese mismo espacio geográfico, o propiamente dicho, sector del mismo, que se está estudiando, lo cual ha de facilitar, en una categrización consistente, el proceso abstracto de síntesis.

 

Puede entenderse ahora sin dificultad esa dialéctica en el estudio del espacio geográfico, expuesto ya desde 1772 por José Antonio de Alzate y Ramírez, entre la Relación Geográfica y la Cartografía; es decir, entre los estados de espacio, y su abstracción en la síntesis del espacio representado en la Carta Geográfica.

 

Conclusión.

 

Hemos visto pues, que, todo levantamiento de una Relación Geográfica, es un conocimiento de lo concreto (de la semilla aún sin desarrollar) del espacio geográfico, lo cual ha sido demostrado con suficiencia histórica; y que todo análisis del espacio geográfico, supone el levantamiento de la Relación Geográfica, tesis fundada teórica e históricamente desde Alzate, y corroborada por la práctica histórico social de la geografía; por lo que, luego entonces, todo análisis inicial del espacio geográfico, es un conocimiento necesariamente aún no desarrollado del mismo; como por su contenido, referido exclusivamente a lo concreto dado, que ha de suponer aún, en consecuencia, un proceso de abstracción, convirtiéndose en algo “concreto pensado”, en lo cual se despliegue toda su multilateralidad como compresión del espacio terrestre.

 


Compartir este post

Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios