Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

19 julio 2010 1 19 /07 /julio /2010 08:20

Los Métodos

de la Teoría del Conocimiento en Geografía.

  Curso, Universidad de Guadalajara, 1985 (20).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica,

http://espacio-geografico.over.blog.es/;

México, 30 sep 2010.

 

III  Los Métodos de la Teoría del Conocimiento en la Historia de la Geografía, y en Relación con su Objeto de Estudio.

 

 

1      La Historia de la Geografía.

 

a)    Las formas del pensamiento geográfico

en la periodización de su historia.

 

Si como hemos considerado en la segunda parte del primer capítulo, la historia de la ciencia no es exclusivamente la sucesión cronológica de sus autores en una narración anecdótica, biográfica, que trate de los logros internos de ésta exclusivamente, de cómo unas teorías fueron siendo superadas por otras, tras cada nuevo descubrimiento, todo ello, independientemente de las circunstancias sociales, económicas y políticas de cada época histórica; como tampoco la historia de la ciencia es únicamente  la narración explicativa de los ámbitos externos, socio-políticos de cada época en que se insertan los acontecimientos científicos, y que por ella se ve incluso determinada; en suma, si la historia de la ciencia no es en exclusividad uno u otro extremo, sino el vivo desarrollo dialéctico del indisoluble vínculo de lo interno y lo externo del hacer científico; entonces, la historia de una expresión particular de este hacer científico que es la Geografía, debe ser la historia de la contienda de sus ideas, de sus teorías, de cómo un problema científico genera una diversidad de más problemas, y de cómo estos problemas y descubrimientos, en un principio aparentemente aislados, e incluso aparentemente fantasiosos, se van imbricando en el transcurso del tiempo en nuevas y nuevas teorías científicas; pero, al final de cuentas, en el momento en que la vida de estos autores está condicionada por la realidad económica, política y social del tiempo en que vivieron, es que sus ideas erróneas y limitaciones teóricas son precisamente producto de las limitaciones que les imponen los marcos de su momento histórico, de cómo y por qué necesariamente ha de ser en otra subsiguiente época histórica que se resuelvan muchas de las incipientes teorías enunciadas antes, bajo otras condiciones económicas, políticas y sociales.  La historia de la ciencia debe ser, en síntesis, todo ello.

 

Evidentemente, no se trata en este trabajo de ser exhaustivo en este punto, tan sólo de rescatar de la historia los hechos más notables conocidos por todos y se le da una interpretación distinta a cualquier otra antes conocida; interpretación cuyo fundamento y demostración es todo un trabajo aparte; por lo que aquí nos circunscribiremos a un resumen general que enmarque la idea central a tratar: los métodos de la teoría del conocimiento en relación con las formas del pensamiento geográfico, respecto al objeto de estudio de la Geografía.

 

Así, las primeras formas del pensamiento geográfico sistematizado se encuentra entre los griegos en la época del esplendor del régimen esclavista.

 

Los sabios de aquel entonces, que entre otros de sus múltiples trabajos, desarrollaron el saber geográfico fueron, primero, Anaximandro (611-547 ane).  Entre todos sus tratados conocidos, destacan los relativos al conocimiento geográfico, en lo concerniente a la configuración del “Perimetrón”, primer mapa del mundo conocido, y como más adelante veremos, (precisamente cuando hablemos de la expresión gnoseológica de éste concepto de la Geografía en la Antigüedad), su concepto del “ápeiron”.

 

Para distinguir las características de la concepción de la geografía en Anaximandro, el método conducente es el de la comparación.  Así, un siglo después de Anaximandro, es Herodoto (484-424 ane), a quien algunos teóricos de la Geografía le atribuyen el ser uno de los primeros exponentes de este saber, y como habremos de ver, esta atribución no es casual, a pesar de que el saber común identifica a Herodoto como el padre de la Historia.

 

Es entonces evidente que esta concepción de la Geografía, se caracteriza por el descubrimiento del hecho histórico en el lugar en que acontece.

 

Aún más importante, es la línea de Hecateo (550-480 ane), que no obstante ser milesio (incluso discípulo de Anaximandro, según E. Raisz), sigue las influencias de Halicarnaso, esto es, de Herodoto.  Con él, en consecuencia, se distingue una tercera concepción de la Geografía: ya no es el espacio geográfico de Anaximandro, ni el hecho histórico en el lugar enque acontece, de Herodoto; lo que es motivo de la preocupación de Hecateo es un intento de expresión de un saber geográfico único, que en los otos dos pensadores se hacía extremo.  No obstante que entre los tres puede identificarse las raíces de una concepción de la Geografía como ciencia natural, otra como ciencia social, y esta tercera como ciencia mixta, hoy, al igual que entonces, las concepciones de Herodoto y Hecateo, pueden identificarse en una sola, con una pequeña variante, pues esta última a su vez, se ocupa por el hecho, por el fenómeno (principalmente histórico-social), aun cuando cierto es, más cartográficamente que Herodoto.

 

En estos tres pensadores puede resumirse el primer período histórico de la Geografía.  A ellos le siguieron, en un segundo período, que pudiera caracterizarse como de transición, Eudemo (s.IV ane), cuyos trabajos geográficos se refieren a la solución del posicionamiento, de la localización, de la distribución, del cartografiado; E. Raisz destaca que determinó los Trópicos a los 24º; y Dicearco (326-296 ane), preocupado por los mismos problemas que Eudemo, abocándose a un método para medir las montañas, e intentar determinar el perímetro de la Tierra.  Por otra parte, Eudoxo (s.IV-V) ane), que parece seguir la línea de Hecateo, y a través de él, a su vez, de Herodoto; aportando una descripción del mundo; y Demetrio de Falera (s.III ane), preocupado otro tanto por aquello que es más conocido por Herodoto, por la historia y el hecho político-social..

 

El contenido de un tercer período está dado por los trabajos de Eratóstenes (272-196 ane), la medición de la Tierra, su proyección cartográfica ortométrica, la determinación de latitudes y longitudes, y quien introduce el término “Geografía”, para este saber, que había llegado ya hasta su tiempo perfectamente definido; Hiparco (190-120), que desarrolló los trabajos de Eratóstenes en cuanto a diseñar diversos sistemas de proyección cartográfica, determinando las latitudes y longitudes de los lugares y fijando los Trópicos a los 23º27’; Crates (150 ane), y sus trabajos de localización; Marino de tiro (120 ane), sobre localizaciones para determinación de latitudes y longitudes.

 

Por otra parte, perfectamente distinguibles, están los trabajos del historiador y político Polibio (210-215 ane), al igual que su antecesor Demetrio de Falera.  La forma hecateana del pensamiento geográfico quedó representado en este período, por Posidonio (135 ane-51 dne), que intenta fusionar los estudios continuados de Dicearco y las preocupaciones de Herodoto.

 

Finalmente, un cuarto período del desarrollo de las formas del pensamiento geográfico durante la Antigüedad, está caracterizado por la obra de Estrabón (68 ane-25 dne), en cuya obra se aboca a la descripción de los países y hombres del mundo, por lo menos de los que en su concepción eran dignos de importancia, es decir, por aquellos bajo la égida del Imperio Romano.  En el caso de Estrabón es precisamente donde se ve claro cómo las tendencias originadas por Herodoto y Hecateo, y continuadas por Demetrio de Falera y Eudoxo, en este período de fundamental trascendencia para el pensamiento geográfico, en realidad se identifican en una sola concepción, con un matiz, pues Estrabón es a su vez, representante de la tendencia de Herodoto.

 

En ese mismo sentido están los trabajos de Tiranión (s.I ane), maestro de Estrabón; Agripa (s.I ane); Pomponio Mela (s. I ane), y, finalmente, Plinio el Viejo (23-79 dne).

 

La otra gran forma del pensamiento geográfico quedó representada por Ptolomeo (90-168), cuya obra es todo un resumen de esta forma de pensamiento geográfico en la Antigüedad, con el desarrollo de la Proyección Cónica y la determinación de tablas de latitudes y longitudes.

 

Tras ello viene entre los siglos II-V, el período romano, que básicamente no aporta nada, y lo existente hasta entonces va siendo paulatinamente distorsionado hasta llegar al siglo VI en que se adentra la historia en la plena oscuridad en la ciencia.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios