Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

23 agosto 2014 6 23 /08 /agosto /2014 22:04

1836 Mapa de la República Mexicana Antes de 1836 (AnónimoLos Pronunciamientos de Insurrección en México desde 1821.  El Pronunciamiento de Huejotzingo, 1842.  (8/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

07 jul 14.

 

Tres personajes se disputaban el poder conservador, Bustamante, en ese momento Presidente de la República; Santa Anna, vicepresidente; y Nicolás Bravo; a tal punto que en el momento más crítico de la insurrección del Pronunciamiento de Bases de Tacubaya, Bustamante propone una especie de “Triunvirato”, que él denomina de “Presidentes Asociados”.  Pero justo con el golpe a Bustamante comenzó a dirimirse el poder entre ellos.

 

Salió Bustamante, Santa Anna ocupó la Presidencia, y como solía hacerlo, pidió licencia para retirarse a su hacienda Manga de Clavo en Veracruz, nombrando ahora a su vicepresidente Nicolás Bravo a ocuparse del Ejecutivo.  Santa Anna salió de la Ciudad de México, y aún no llegaba a Manga de Clavo cuando ya ministro Secretario de Guerra, José María Tornel, se ocupaba de las instrucciones que habían concertado, consistentes en promover la disolución del Congreso, golpe de Estado cuya acción aparecería bajo la responsabilidad de Nicolás Bravo.

 

Se produjo entonces para ese efecto, el Pronunciamiento de Huejotzingo, de diciembre de 1842, dado en tres artículos sin más caracterización de la situación ni justificación y legitimación: 1° Se desconoce al Congreso Constituyente; 2° Se nombrará una Junta de Notables; y 3° Se reconoce de nuevo como presidente provisional de la República a Antonio López de Santa Anna y sustituto a Nicolás Bravo.  El punto central era el desconocimiento del Congreso Constituyente, y pronto se levantaron las guarniciones del centro del país bajo dicho plan que tuvo que ser firmado por Nicolás Bravo.

 

Los conservadores se hacían pedazos entre sí, y los liberales se replegaron a sólo ver los acontecimientos (ciertamente no pudiendo hacer otra cosa, ni por ello cosa mejor), pero cuando en ello iba la disolución del Congreso, el resultado necesario tenía que ser una extremización de la dictadura; y pronto se agudizaron las hostilizaciones a la población, cobrándoseles un impuesto de préstamo bajo amenaza de embargo, se subieron los impuestos de importación hasta un 20%, y comenzaron las falsas acusaciones de conspiración, las persecuciones y detenciones de los enemigos políticos, entre ellos, al mismo Manuel Gómez Pedraza, a Mariano Riva Palacio, a José María Lafragua y Mariano Otero, acusados de conspirar a las órdenes de Juan Álvarez, “el proceso judicial de éstos –narra Olavarría y Ferrari– pasó a manos del Lic. Florentino Cornejo, quien cumplió bien su misión de prolongar la causa, acumulando trámites, para que no se dictase en ella pronta resolución…”.

 

La conspiración venía tan de fondo, que, como narra Olavarría y Ferrari: “imposible sería dar una exacta del aspecto moral que perturbaba a México: la inquietud, el descontento, la angustia se revelaban en todos los semblantes, sin que nadie fuera capaz de determinar las causas de su aflicción…; todos temían sin saber a quién, todos esperaban un mal sin saber cuál fuese; todos preguntaban y querían saber la realidad; todos se encontraban, en fin, sofocados por el peso de la incertidumbre, que es el más atroz de los suplicios”.

 

Entre todo ello, siendo ya 1843, luego de instalada la Junta Nacional Legislativa (de notables) y nombrando el Presidente Provisional a Santa Anna, este mandó derrumbar, junto con otras construcciones, el antiguo mercado del Parián.  En el simbolismo, ahí se ponía fin a los resabios de la economía feudal virreinal, y México se adentraba en la economía capitalista en forma decidida.

 

Se fue 1843, y para 1844, el santaannismo era ya, dice Olavarría y Ferrari, un festín de saqueo y abusos del conservadurismo, a tal punto que motivó el siguiente pronunciamiento de insurrección.  Entre tanto, Santa Anna fue nombrado nuevamente Presidente de la República, y ahora la vicepresidencia recayó en Vicente Canalizo.

 

 

    Olavarría y Ferrari, Enrique; México Independiente, de 1821 a 1855; “México a Través de los Siglos”, Tomo IV; Editorial Cumbre, México, 1967; p.499 (cita que extractamos para que la ingenuidad común entienda que justo es así como opera la represión política, y que no es, simplonamente dicho, producto de un “mal sistema jurídico”).

    Ibid. p.455.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo

Comentarios