Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

7 febrero 2011 1 07 /02 /febrero /2011 00:03

Geopolítica del Eje del MalMaquiavelo, y la Ética Deontológica para su Acertada Interpretación.  Ensayo, 2010 (3/3).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 20 dic 10.

 

El punto que tiene que ver ahora con la comprensión de Maquiavelo en su contexto, está en que, analizado lo anterior, ahora podrá entenderse que el “maquiavelismo” no tiene nada que ver con Maquiavelo, más allá de ser el derivado de una doctrina con su nombre.  El “maquiavelismo” es producto de un Maquiavelo total y absolutamente mal entendido, un Maquiavelo descontextualizado al ser interpretado en términos no deontológicos o de la ética profesional del político, sino exclusivamente en términos teleológicos o de la ética del ciudadano común, y de ahí que sea, en forma maniquea, por excelencia “el mal”, la perversidad moral exclusiva.

 

Es de esta descontextualización burda la tan manida frase: <<El fin justifica los medios>>.  Aquí nuevamente se va, por sorprendente que parezca bastando con leer el libro, desde los que niegan que tal frase esté en su obra, hasta los que reducen toda la obra de Maquiavelo a ella.

 

El punto medio está en los que, efectivamente, afirman que la frase existe, pero no expuesta así.  Y ciertamente, la frase está:

 

“Trate, pues, un príncipe de vencer y conservar el Estado,

que los medios siempre serán honorables” (al final del Cap. XVIII).

 

Descontextualizada en el maquiavelismo, no pude ser sino expresión de máximo cinismo.  Pero dicha frase en su contexto, como parte real de la teoría del Estado en Maquiavelo, tiene que ser examinada desde el capítulo precedente en su obra: “Cap. XVII  De la Crueldad y la Clemencia; y si es Mejor Ser Amado que Temido, o Ser Temido que Amado”.  Dice ahí Maquiavelo: “…un príncipe no debe preocuparse porque lo acusen de cruel, siempre y cuando su crueldad tenga por objeto el mantener unidos y fieles a los súbditos…” (inicio del Cap. XVII).

 

Surge de esto una cuestión, dice Maquiavelo: el si vale más ser amado que temido…, y como el amor depende de la voluntad de los hombres, en tanto que el ser temido de la voluntad del príncipe, éste debe apoyarse en lo suyo, sin llegar al odio, dice Maquiavelo, y siendo siempre conveniente las dos cosas.

 

Y de ahí se pasa al “Cap. XVIII.  De qué Modo los Príncipes Deben Cumplir sus Promesas”.  Y Maquiavelo dice: “…un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuando semejante observancia en contra de sus intereses y cuando hayan desaparecido las razones que le hicieron prometer” (Cap. XVIII).  Y es la desigualdad social[d] lo que lo fundamenta, y para eso justamente Maquiavelo está teorizando sobre el nuevo Estado burgués.  El engaño se convierte en el arte de la política.

 

Maquiavelo expone entonces una idea básica: “Está bien mostrarse piadoso, fiel, humano, recto y religioso, y asimismo serlo efectivamente; pero se debe estar dispuesto a irse al otro extremo si ello fuese necesario” (Cap. XVIII).  Y luego, el Cap. XVIII termina con la conocida frase aquí en cuestión.

 

En qué se resume el contexto: 1) en la esencia ética deontológica del político, el engaño, el encubrimiento de sus acciones, la crueldad, siempre y cuando que…, esto es, en función de una razón social superior; 2) en el depender de sí mismo; y 3) en el ser realmente lo que por añadidura deontológica se simula, y que no es mas que ser en los más altos valores morales (piadoso, fiel, humano, recto); pero, y he aquí la esencia de lo deontológico político, estar dispuesto a ir más allá de la norma.

 

En ese contexto, “el fin justifica los medios”, no puede ser sino siempre y cuando que…, en función de una razón social superior; dependiendo de sí mismo, no de medios arbitrarios; y con un fundamento moral por convicción y real, que más aún, ha de hiperbolizarse…; pero estando dispuestos a tomar decisiones más allá de lo moral normado.

 

Por ello Lenin, entendiendo perfectamente bien a Maquiavelo, en su obra equivalente, ahora para el fundamento de la teoría del Estado proletario socialista, El Estado y la Revolución, dice: “Es moral todo lo que contribuye a la destrucción de la antigua sociedad de explotadores y a la unión de todos los trabajadores alrededor del proletariado, constructor de la nueva sociedad comunista”.

 

Es moral, pues, todo aquello que, de frente a la sociedad, le le es un satisfactor que le produce un beneficio en su organización, en su desarrollo progresivo y en la evolución de sus costumbres en consonancia con la ciencia, erradicando todo prejuicio.



[d] El “si los hombres fuesen todos buenos, este precepto no sería bueno; pero como son perversos…” (Cap.XVIII), Maquiavelo, en el contexto de los tiempos en que el humanismo veía al individuo, y a la vez faltarían aún varios siglos para la aparición del concepto de las clases sociales, “los hombres” y “las clases sociales”, se identifican.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios

KC 02/05/2015 18:37

Wow. Me encanta tu perspectiva e interpretación. Me has ayudado a entender mejor a lo que Maquiavelo se refiere. Buen trabajo!