Presentación del Blog

Crear una Cuenta o un Blog

Thursday 17 september 2009 4 17 /09 /Set /2009 10:21

Categorías Geográficas y Propiedades-copia-2Metodología de la Geografía

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.
“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica
de Geografía Teórica;
http://espacio-geografico-over-blog.es/;
México, 30 nov 2009.
 

Aquí está, para efectos prácticos, todo el atolladero en el trabajo científico en Geografía.  Podemos ver –en artículos anteriores en esta revista, o en los artículos sobre los diversos tópicos tratados en este Blog, en particular en la página de “Metodología de Investigación Científica”–, que el punto de partida en la metodología, se desprende de la Metodología de la Teoría del Conocimiento, es decir, de un sistema filosófico dado respecto del cual se da toda nuestra interpretación geográfica del mundo.  Con él se integra el marco teórico gnoseológico, como fundamento de toda metodología.

 

El segundo paso está en la comprensión del trabajo científico general, dado en la Metodología de la Sistematización del Conocimiento; esto es, en este caso, del dominio de los procedimientos empíricos y teóricos en la investigación.

 

En ese sentido, en el campo de los métodos empíricos del conocimiento, pasando por la observación, la medición y la experimentación; y luego por los métodos teóricos del conocimiento pasando por el planteamiento de la hipótesis, el desarrollo de teorías y el establecimiento de leyes; se transita a un nivel más particular aún.

 

En el tercer paso se va al trabajo sobre las líneas de la observación-descripción-explicación, mediante el conjunto de los recursos empíricos; en el que se intercalan los métodos comparativos y los procedimientos de la lógica tanto con el silogismo como con los métodos de la relación causal, junto con la línea del análisis general a la explicación y al análisis crítico (o análisis de lo concreto), con lo cual, finalmente, se prepara la síntesis.

 

Pero justo es aquí, en el desarrollo de un cuarto nivel o cuarto paso en los procedimientos de investigación, que se pasa de los métodos generales, a aquellos que intervienen como métodos particulares de la ciencia de la Geografía: las bases cosmográficas, geodésicas, y geofísicas (y aquí ya estamos asumiendo que estudiamos el espacio terrestre como tal, y no esa pamplinería de “las relaciones entre los fenómenos”).

 

Vayamos al origen, que es la forma más elemental de explicarlo.  Ubiquémonos en la posición gnoseológica del sensualismo epicureísta, fundamento del origen teórico o ya sistemático de la Geografía científica, con Eratóstenes, Hiparco, Eudoxo, Crates, Ptolomeo…

 

O quizá nos pudiéramos remontar incluso al origen empírico del pensamiento geográfico, dado, como se suele decir, en la noche de los tiempos.  Aquí el fundamento gnoseológico será la dialéctica natural de la filosofía de la naturaleza.  Escojamos este momento de los tiempos para mayor simplificación a favor de la claridad explicativa.

 

Con nuestro pequeño grupo tribal nomádico hemos deambulado por las rutas migratorias tras la caza, recolectando y pescando ahí donde fuese posible.  Pero, en el despertar del pensamiento geográfico, hemos logrado asociar el movimiento de la bóveda celeste nocturna (la estructura del firmamento), a la bóveda celeste diurna; y hemos hecho el primer descubrimiento geográfico notable: el Sol, finalmente, no “sale” por donde se le ocurre, sino cada día por el mismo lugar del horizonte, igual que el movimiento de las estrellas.  Y con esa regularidad, nos formamos en el pensamiento la primera estructura teórica o abstracta del espacio terrestre.  Éste estaba formado de un lugar, como centro de giro de la esfera celeste, la cual le daba una orientación fija con un orines, o punto del Sol naciente; un occidens, o punto donde el Sol moría; un nor, lugar frío y oscuro del dios de la noche, y su opuesto, un sur.  Ahí está la cosmografía.

 

Y como buenos geógrafos empíricos primitivos, a lo largo de los días observamos que, finalmente, el Sol no siempre salía exactamente por el mismo punto del horizonte, sino que se movía, por un tiempo hacia el norte, y luego regresaba, pasaba sobre nuestras cabezas, y continuaba su camino día a día hacia un punto al sur en el horizonte, a partir del cual se devolvía.  Y, para observar el hecho con mayor precisión, transferimos esos movimientos al primer instrumento geográfico: una rectilínea vara perpendicularmente clavada en el suelo, o gnomon; y con ello, medimos, establecimos patrones de comparación, y andando el tiempo, determinamos ciertos elementos notables de la estructura del espacio geográfico: los Trópicos, y un punto medio entre ellos, el ecuador; y con ello hicimos un reloj, un calendario, y un medidor de ciertos ángulos que se extendían en sentido lato o amplio, de manera perpendicular al Eje del Mundo.  Y determinamos así, las latitudes; aumentando en nuestro conocimiento la complejidad del espacio terrestre.  Y ahí estuvo la geodesia, la medición sobre ciertos “cortes”, como el meridiano (en este caso asociado al Eje del Mundo), y las latitudes, con los Trópicos y el ecuador como casos especiales.

 

Con lo elementos de la cosmografía y la geodesia, geográficamente pudimos establecer lo nuestro: los puntos o localizaciones, las distancias, las superficies, y, finalmente, los volúmenes.  Con los elementos de lo que mucho tiempo después será llamada la Geodesia, particularmente fuimos más allá de la medida, estableciendo valores de magnitud para las localizaciones y las distribuciones.

 

Y cuales geógrafos consumados, a punto de erigirnos ya como geógrafos teóricamente determinados, comenzamos a asociar los lugares a las cosas, y las cosa al movimiento.  Para cada cosa fue apareciendo su propio especialista con su propia metodología; pero a nosotros sólo nos interesaron las cosas objetos concretos de espacio, o espacios plenistas, cuyas propiedades determinaban los atributos de un espacio vacuum.  Y ahí estuvo la geofísica.

 

                              Y eso ocurrió apenas en el período inicial del desarrollo del pensamiento geográfico; veinticinco siglos después…

 

Por Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - Publicado en: Filosofía de la Geografía
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Buscar

Calendario

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados