Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 marzo 2011 4 10 /03 /marzo /2011 00:04

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2Nuevos Datos en las Relaciones Geográficas, para el Estudio de la Nueva Visión del Espacio Terrestre.  Artículo, 2011.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

La Tierra; ≈19ºφN, 99ºλW; 10 mar 11.

 

En la geografía fenomenista estudiada hasta el siglo XX, con ese carácter de “ciencia de ciencias”, tomaba de la Meteorología los estudios de la atmósfera, siendo ésta un elemento del medio geográfico; y el estudio de esa atmósfera se hacía “desde dentro” de la misma, porque, más aún, el espacio geográfico quedaba definido por ella, e incluso por sólo una parte de ella: la tropósfera, y el estudio de esa atmósfera no se hacía, porque no podría hacerse dado que a partir de allí deja de existir, más allá de 1,500 km de altitud.

 

Pero los nuevos datos para las Relaciones Geográficas en una nueva visión del espacio terrestre, ahora determinado por el campo gravitacional de la Tierra, y en ese sentido, donde la atmósfera ahora se ve como “desde fuera”, como un elemento más de un medio geográfico más vasto, completo y complejo.

 

Ese nuevo estudio geográfico espacista (por definición, esencialmente geográfico), de una nueva visión del espacio terrestre, se encuentra con que ese estado de espacio denominado atmósfera –nos dicen los geofísicos que son los reales investigadores de este fenómeno–, colapsa por un lapso y se reestablece, en su parte superior, al parecer, asociado a lo que ellos llaman “profundo mínimo solar”, debido a que, siendo esta parte lo que recibe el nombre de termósfera, el fenómeno estaría vinculado a efectos de contracción y dilatación de tal estado de espacio bajo la acción de la radiación ultra violeta, a 1,400 ºK entre los 90 y 600 km, dominio de las auroras, meteoros y satélites artificiales.

 

thermosphere_med_spanish.jpg

Las capas de la atmósfera superior de la Tierra.

[Fuente: NASA; Crédito de la imagen: John Emmert/NRL]

 

 

Evidentemente, se necesitó de nuevas exploraciones espaciales (tal como en la Antigüedad lo fue hacia el espacio de la periferia del Mediterráneo, o durante la Edad Media hacia el Índico, o en el Renacimiento hacia el espacio completo de la esfera terrestre), para, ahora en nuestro siglo XXI, recoger la información de las exploraciones al espacio terrestre más allá del hiperplano mediante satélites artificiales.  Y justo estudiando el comportamiento de éstos en sus órbitas, fue que el investigador John Emmert descubrió estas depresiones del estado de espacio atmosférico, que luego concordó con la actividad solar.

 

Todo ello implica una geografía, es decir, una localización y distribución, por referir lo más básico del conjunto de una serie de propiedades espaciales, y como tal, dicho comportamiento de los estados de espacio han de ser geográficamente cartografiados.

 

graphs_circle_spanish.jpg

Estas gráficas muestran cómo la densidad de la termósfera (a una altura de referencia de 400 km) ha crecido y decrecido durante los cuatro ciclos solares anteriores. Los recuadros (a) y (c) muestran la densidad; el recuadro (b) indica la intensidad de las ondas de radio que provienen del Sol a una longitud de onda de 10,7 cm, un indicador clave de actividad solar. Obsérvese la región marcada con un círculo amarillo. En 2008 y 2009, la densidad de la termósfera fue un 28% más baja de lo que se esperaba, tomando como base los mínimos solares previos.

[Fuente: NASA.  Crédito de la figura: Emmert y colaboradores (2010), Geophys. Res. Lett., 37, L12102]

 

 

Y ahora empezamos a ver un concepto especial que encontramos esencial en el estudio geográfico del comportamiento de los estados de espacio: la densidad, como medida esencial en las transiciones de los estados de espacio.

 

El estudio, planteado por los geofísicos John Emmert, J.L. Lean, y J.M. Ponce, están implicando la posibilidad de que dichas “anomalías en la densidad”, particularmente en un comportamiento fuera de lo esperado, como ha ocurrido en las últimas observaciones, pueda estar ligado a la alteración climática del planeta.


cooling_med200.jpg

Imagen de un video del National Center for Atmospheric Research o Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR), muestra cómo el dióxido de carbono calienta la atmósfera inferior, pero enfría la atmósfera superior

 

 

Sin embargo, debemos de decirlo para no incurrir en lo mismo en que, positivistamente, incurría aquella misma geografía fenomenista del siglo pasado: todo ello y más puede, debe, integrarse a una Relación Geográfica, pues todos esos estados de espacio determinan las propiedades del espacio terrestre en general; pero todo ello, si bien muy próximo a lo geográfico, siendo precisos, es investigado por otros.  Nosotros aquí nos hemos limitado, plena y absolutamente conscientes, a  d e s c r i b i r  (por demás, e m p í r i c a m e n t e), los nuevos datos en las Relaciones Geográficas, para el estudio en una nueva visión del espacio terrestre.  Pero la investigación científica del espacio terrestre desde un estudio geográfico, será, cuando seamos los geógrafos los que en nuestras observaciones de tal espacio, registremos, midamos, y experimentemos, elaborando hipótesis a partir del análisis de las relaciones causales del mismo.

 

Algunos geógrafos investigadores ya desde entonces se dieron cuenta de tal hecho, pero sus observaciones y registros, entonces, no los hizo más geógrafos, sino por lo contrario, los acabó de alejar de este campo, en la medida en que esos datos los especializaban en Geomorfología y Edafología, en Meteorología y Climatología, o en estudios ambientales de Ecología o de análisis geográfico económico.  Es decir, que no podía haber sido de otra manera con la definición que se tenía del objeto de estudio de la Geografía, o a falta de la definición más acabada del mismo.

 

A nosotros (por razones económico-sociales), se nos fueron los últimos quince años sin que pudiéramos avanzar sobre ello; hemos experimentado muy poco, y muy limitadamente, ese placer estético de la investigación científica en la capacidad de elevarse desde el cúmulo de datos concretos medibles, pero aparentemente inconexos, hasta la deducción abstracta a partir de ellos obteniendo un conocimiento nuevo; pero lo poco que hemos logrado, es invaluable en la comprensión y satisfacción que se experiementa.

 

Este es el compromiso que hoy, justamente, el joven geógrafo debe salvar, preparándose meticulosamente en ello.  De ahí nuestra insistencia en su capacitación en el método; sin engañifas “posmodernistas” neopositivistas de teorías “falsacionistas”, o absurdos “teoréticos” de un burdo “neomarxismo”-pragmático; sino con la herramienta más creativa y certera en ese sentido: la dialéctica materialista.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios