Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

15 enero 2012 7 15 /01 /enero /2012 23:05

Constitución NotarialOfrecer, lo que del Geógrafo se Requiere.  Artículo, 2012.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

16 ene 12.

 

El servicio geográfico profesional en el campo de la geografía operativa, no puede ofrecer al usuario de ella, un modelo teórico acerca de su aplicación (como así puede ser desde el servicio profesional ofrecido desde la geografía teórica, como hemos visto en artículo anterior); y mucho menos, en el ámbito de la geografía operativa, puede ofrecerse un informe puramente teórico.  En el campo de la geografía operativa, los resultados deben ser eminentemente prácticos y concretos; es decir, de soluciones directas a problemas reales, en los que va de por medio una inversión económica en un contrato de trabajo.

 

Una muestra del atraso de esta ciencia, está en que, por lo menos en los planes de estudio en México, se omite la formación en los estudios profesionales del geógrafo, no sólo la capacitación tanto en la geografía teórica, como en el campo operativo; sino, más aún, se omite el hacer la diferencia entre la geografía aplicada y aquellas otras formas del desarrollo profesional.

 

Y, por si lo anterior no fuera suficiente, la Geografía, reducida exclusivamente a sus formas de geografía aplicada, se limita a su vez, a un estudio descriptivista de los fenómenos (en tanto fenómenos estudiados por otros especialistas como su objeto propio de estudio), en un discurso subjetivista de “análisis espacial”.

 

En esas circunstancias, ¿qué ofrece el geógrafo en sus servicios profesionales?: pues no otra cosa que exclusivamente el análisis concreto en el estudio del comportamiento de un fenómeno o conjunto de fenómenos, en un determinado lugar (que en el campo propio del estudio de un fenómeno, tales “análisis espaciales” se reducen a una mera descripción).

 

De ahí que cuando un posible usuario del servicio profesional del geógrafo, por ejemplo, un profesionista de otra especialidad, va a éste, y el mismo le ofrece hacer el mismo estudio que el que solicita sus servicios (un biólogo, un economista); o que dicho usuario entiende como de otro especialista; ese ofrecimiento, finalmente, es denegado.  En ejemplos concretos experimentados indirectamente por nosotros, un geólogo encuentra problemas en trasladar la larga traza de una falla de un mapa a otro, pues al hacerlo se modifica la longitud de la misma, no obstante compás de escalas en mano.  Y el geógrafo, en vez de explicar la diferencia entre los sistemas de proyección en que ambas cartas estaban construidas, analiza los “posibles errores geológico-geomorfológicos” que pudieran interpretarse de ambos mapas.  Y ejemplos semejantes a éste, son innúmeros.

 

En la “moda” ecologista o ambientalista en geografía, un especialista recurre al geógrafo para que le asesore en el empleo cartográfico para su propio estudio en la distribución de la flora endémica en una determinada región, y tal geógrafo, en vez de sugerir algún tipo de proyección cartográfica idónea y las escalas apropiadas, así como las teorías de la regionalización y el manejo de algún SIG, etc; se pone a analizar tan interesadamente como aquel especialista el problema del endemismo de dicha flora, y los atentados ambientalistas a su conservación.  Y peor aún, el asunto en geografía en esa equivocada idea del servicio profesional, sugiere al otro especialista el análisis socio-político por el cual sea tal deterioro ambiental.

 

Una de esas experiencias directas la vivimos recién egresados, en 1981 o 1982, cuando impartiendo clases en la Universidad Autónoma de Chapìngo (UACH), un investigador del área que tenía que ver con las aves (ornitología), se acercó a la Coordinación de Geografía solicitando tímidamente asesoría para resolver el estudio  de los nichos de aves migratorias y su coexistencia momentánea con otras.  El evidente servicio a ofrecer, era la elaboración cartográfica en el sistema de proyección y escalas correspondientes, que de hecho, tal investigador entendía así, pero acerca de lo cual, evidentemente, él mismo no entendía, ni tenía por qué entender una palabra acerca de su elaboración.  En ese entonces, ya por ignorancia de unos (los cuatro o cinco profesores de la Coordinación, todos profesores normalistas de educación básica incursionando en la educación superior), e inexperiencia profesional nuestra, no se dio la adecuada respuesta y atención a ese requerimiento.

 

Resulta, pues, evidente, que una cosa es lo que el geógrafo asume como su saber, y otra cosa lo que el usuario potencial de sus servicios profesionales entiende que el geógrafo debería saber y por lo cual en un momento dado recurre a él.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios