Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 noviembre 2013 7 03 /11 /noviembre /2013 23:02

Mar--7-Oh-ho.jpg“Periquín Plumero”: una ética nicomaqueana en su tema más escabroso, como más esencial.  Amor e Identidad. (12/…)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geogrfico.over-blog.es/

abril 13.

 

4  Amor e Identidad.

 

b) Identidad.

 

Visto todo lo cual, todo el problema se reduce a la identidad; al reconocimiento de uno mismo en el otro ser, de modo que este responda tal cual nuestro deseo (si bien en una mayor aproximación posible), y, en este tema tanto más escabroso como más esencial, el que el otro ser responda como si fuésemos nosotros entendiéndonos a nosotros mismos, a nuestros deseos biosociales, o más claramente dicho, a nuestros deseos eróticos o sexuales.

 

Y así como hicimos una “académica” clasificación del amor para ayudarnos a su composición, conviene ahora hacer una clasificación de los aspectos más generales y esenciales de la identidad, a fin de entender ésta.

 

Las relaciones biosociales siguen un proceso natural, espontáneo, en sucesivos aspectos de nuestra identificación con el otro ser, proceso que no es difícil ubicar: una mujer y un hombre se conocen, sin tratarse aún, mutuamente uno ve en el otro algo de sí, precisamente en eso que le gusta; sin conocerse a fondo, eso que se gusta el uno del otro, es, en general, una manera de ser.

 

Pero esa manera de ser, esa emotividad o manera de estar en movimiento, va inseparable de una estética de lo que se es; esto es, que, en ese ser que se mueve, su movimiento realiza lo que soy y quiero ser, me identifico; pero, además, ese ser cuyo modo de moverse hace real mi propia manera de ser, es un ser en el cual se conjugan los elementos de la belleza.

 

Con ello todo queda preparado para que se muevan, en un segundo nivel de identidad, los sentimientos; eso que nos hace reír de lo mismo o consternarnos por lo mismo.  Cuidado y no sea así, pues en vez de eidentidad enlo que une, se empezará a ver lo diferente y lo que separa.  En esto es un grave error creer que “hoy es así, pero ya cambiará”, pues lo real, particularmente en el hombre, es que es así, y así ha sido y será por siempre.  En esto la mujer tiene más capacidad de adecuación, de flexibilidad y adaptación, pero en general no debe suponerse que por ello, “va a cambiar”.  Esta es precisamente la importancia esencial de la identidad.

 

Del primer nivel de identidad en lo estético, se pasó al segundo nivel de la identidad en los sentimientos; ahora, profundizando en un tercer nivel de identidad, éste resulta del trato más o menos íntimo: la identidad en lo ideológico, es decir, en la manera de interpretar el mundo, tanto en su totalidad como en sus partes; y eso comienza a ser ya más complejo.  Apreciar lo bello y dejarse llevar por la pasión de los sentimientos, es algo que ocurre de manera natural, espontánea esa identidad en lo ideológico, ya implica una reflexión, lo que, en consecuencia, nadie hace ya.

 

Pero, ¿cómo armonizar dos interpretaciones religiosas del mundo, diferentes, o de la religiosidad y del ateísmo?  En eso no se piensa, pero a la postre pudiera ser fuente de diferencias y problemas, o sea, de una falta real de identidad.  Por lo regular, sólo una amplia cultura o cierta madurez, podría atenuar o minimizar la diferencia.

 

Un cuarto nivel de identidad, igualmente problemático, es aquel de la identidad intelectual.  El asunto no sólo es tender a las mismas dotes intelectuales reales, sino a resolver en ello esa parte problemática de la incorrecta proyección de las relaciones biosociales a las relaciones sociales intelectivas.  El dejar las cosas al tiempo y a su solución espontánea, allí en donde nadie nos da esta teoría, hace más difícil enfrentar las soluciones.  El disponer de estos consejos, creemos puede ayudar a prevenir situaciones y adelantar sus soluciones.

 

Pero si los dos niveles de identidad anteriores son problemáticos dado que obligan a la reflexión anticipada de la vida, el quinto nivel de identidad a considerar, se torna incluso delicado.  Es un nivel complejo, no sólo porque imponga la reflexión, sino porque esa reflexión, además, reclama de cierta teoría, es decir, de ciertos conocimientos fundados con la mayor rigurosidad posible: es el de la identidad moral.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios