Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 octubre 2013 7 13 /10 /octubre /2013 22:02

Periquín Plumero en Prisión“Periquín Plumero”: una ética nicomaqueana en su tema más escabroso, como más esencial.  El problema: la naturaleza de los sexos. (9/…)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geogrfico.over-blog.es/

abril 13.

 

3  Entrega y Posesión.

 

a)  El acto que hace a la masculinidad.

 

Si en la relación social ético-estética, todo debe ir dirigido a través del principio universal de igualdad y el acto justo en el principio de equidad, al principio de identidad en la realización social humana; es decir, allí donde mujer y hombre dejan de reconocerse como tales para ser idénticos como uno solo en la condición de ser humano; en la relación natural biosocial, hemos dicho, ello es punto aparte, que no obstante condiciona dicha relación biosocial particular, y sin embargo, lo hace como una necesidad en lo contrario, afirmando, por un lado la feminidad, y por otro la masculinidad.

 

Así, el acto que hace la masculinidad –considerada esta ética nicomaqueana de “Periquín Plumero”– es aquel en el cual ésta reconoce para sí, en su posesión, la entrega de la feminidad, que cuanto más en la actitud de sumisión, tanto más hace ello en esa afirmación de la masculinidad.

 

Ahora, digámoslo en general, si esa entrega-posesión es, dicho con un sentido gráfico, acercamiento mutuo fundado en el amor y en la conciencia de la necesidad (tal que libera), dialécticamente, tanto por un lado afirma la feminidad como por otro la masculinidad en la diferencia; como a la vez, simultáneamente afirma la identidad en la semejanza de la condición humana.

 

Ello, considerando primero sus aspectos negativos para luego mostrar el deber ser en la relación ético-estética, puede representarse gráficamente en el siguiente escenario, en el cual partimos del profundo sentido ético-estético de la feminidad en su iniciativa en el acto representado:

 

01-Acto-Unilateral-de-Machismo.jpg    La relación natural biosocial debe ser entrega mutua, representada aquí en el acercamiento, pero cuando esa entrega es unilateral, en este primer caso, se convierte en lo que se denomina el “machismo”, el culto al carácter dominante de la masculinidad en dicha relación.

   

  02-Acto-Unilateral-de-Feminismo.jpg

Pero, considerado este segundo caso, una entrega unilateral de la masculinidad ante una actitud negativa de la feminidad (de rechazo a su condición natural de sumisión y con ello de reclamo de “igualdad”), se convierte en lo que se denomina el “feminismo”, el culto a la reivindicación de “igualdad” en el acto natural biosocial.

   

  03-Entrega-en-la-Conciencia-de-la-Necesidad.jpg

Está claro que esa entrega, y por propia voluntad; que evidentemente pareciera ser negación misma de la propia libertad; para ser fundada en el amor, ha de ser plena, absoluta e incondicional; de otro modo será puro acto de conveniencia e incluso de comercio.  Y así, tal entrega se convierte en conciencia de la necesidad, es decir, en aquello que es obligado para alcanzar la libertad, en este caso, dada en el amor.

     

 

04 La Libertad en la Conciencia de la Esclavitud

    La libertad en la conciencia de la esclavitud, aquí esa esclavitud mutua que deifica mutuamente, otorga la libertad mutua, que humaniza mutuamente.

 

  05-LaMutua-Esclavitud--Hace-la-Mutua-Libertad.jpg

El otorgamiento mutuo de la libertad, allí donde cada cual en la conciencia de la necesidad se reconoce como esclavo del otro al que incluso deifica, quedará dado en el otorgamiento del amor mutuo, que hace la identidad en el reconocimiento mutuo de la condición humana del alter ego, o sea, del “otro yo”; allí en donde “yo” reconozco mi propia condición humana, en la humanización del “otro”.

     

    06-El-Alter-Ego-y-la-Dignidad-Humana.jpg  Al final, en el reconocimiento ético-estético propio en el alter ego, hace la dignidad en el ser humano, como realización en la humanización del ser humano por el ser humano mismo

 

 

Esa paradójica situación dialéctica es la que hace la dignificación humana en el reconocimiento ético-estético de la condición humana mutua.  Pero ello no puede ocurrir, sino, primero, como condición de haber disociado la relación social, de la relación natural o biosocial; y segundo, de entender que si en la relación social el acto moral de igualdad y equidad hace la condición humana, en la relación natural o biosocial, es el acto moral y de belleza (ético-estético mismo), dado en la sumisa entrega que deifica al otro, como en la dominante posesión que rinde tributo a la deidad, lo que ahora hace aquí a la condición humana.

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios