Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 octubre 2013 7 13 /10 /octubre /2013 22:03

1892 Apuntes para el Curso de Geografía, 1892; Miguel E ScPrimera Abstracción y Generalización Teórica de los Fenómenos en Geografía, por Miguel E. Schulz, 1892. (2/…).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geogrfico.over-blog.es/

16 sep 13.

 

 

Para entender el trascendental aporte de Miguel E. Schulz a la Geografía (aporte que nosotros mismos no habíamos visto en un primer análisis de su obra a falta de la elaboración, por nuestra parte, de esa categorización del “proceso de los momentos históricos de abstracción y generalización teórica de los conceptos de espacio y fenómenos”), se hace necesario ubicar la dominante influencia filosófica de su tiempo: el positivismo, adentrado en su segunda etapa en forma de empirocriticismo.

 

Si el fundamento positivista en general en el hacer de la ciencia en México en la expresión de Gabino Barreda, reduce a ésta a un hecho descriptivo a partir de lo concreto empíricamente dado y sistematizado enciclopedistamente, ese positivismo luego de 1882 en el pensar de Justo Sierra en sus influencias donde el empirocriticismo impactó en ciencias como la Geografía en ese entonces en el campo eminentemente práctico de la Ingeniería, no tanto por sus expresiones idealistas subjetivas de origen kantiano en el conocimiento apriorístico o independiente de la experiencia, como por la expresión de ciertos principios en el conocimiento tales como el de la “experiencia pura”, de Avenarius, o el de la “economía del pensar” de Ernest Mach, por los cuales la representación del mundo se da como conjunto de “elementos naturales” de la percepción (de las sensaciones); lo cual contribuyó, sin lugar a dudas, a ese resultado de abstracción y generalización teórica en donde los fenómenos constituyen, en una “experiencia pura” y en esa “economía del pensar”, “elementos naturales” de la percepción, o como lo expresara específicamente Schulz: como el “fisiográfico” “hecho geográfico percibido”; esto es, el “elemento natural” (lo fisiográfico), en el “hecho geográfico” (el fenómeno), como lo concretamente percibido en ese marco teórico empirocriticista.

 

Y aun cuando el avance de pensamiento geográfico emanaba del idealismo filosófico, la paradoja es que el idealismo filosófico mismo no comprendió la naturaleza de ese aporte en geografía; de hecho, es hasta ahora, en estas notas, que, desde el fundamento del materialismo filosófico dialéctico, podemos rescatar su importancia y trascendencia.

 

Con esos fundamentos se produce históricamente aquí, en los Apuntes para el Curso de Geografía, 1892; de Miguel E. Schulz, históricamente la primera abstracción y generalización teórica del concepto de los fenómenos en geografía.

 

Schulz comienza por especificar que: “todo estudio que se emprenda para adquirir el conocimiento del planeta en sí mismo, deberá dirigirse al examen de los elementos físicos [litosfera, atmosfera, hidrosfera, biosfera] que forman su expresada superficie”[1].  Un punto a observar aquí, es que se refiere explícitamente al “conocimiento del planeta en sí mismo”, esto es, no en su espacialidad, lo que ha dejado aparte en la jerarquización del paso del estudio de toda la superficie del mismo, a sus artes continentales y luego por países.

 

El “planeta en sí mismo” es un fenómeno complejo que ha de descomponerse en esos “elementos físicos” para su estudio, siendo “objeto de las ciencias Geognosia y Geología[2].  Y para Schulz, esa superficie terrestre, si bien es una noción de espacio que incluso ha dividido y clasificado, su estudio como tal no lo desarrollará por las propiedades mismas de la categoría de espacio. Sino en la medida en que procederá a abstraer y generalizar los fenómenos como “elementos físicos” (fisiográficos), en la categoría de “hechos geográficos percibidos”.

 

Eso que Schulz estaba haciendo en ese momento por vía de los preceptos del empirocriticismo, es lo que hoy hemos denominado nosotros como “espacio plenista” o “espacio discreto”.

 

Él dejará a la astronomía el estudio de la Tierra como planeta (en cuanto a su lugar en el Universo), y asignará a la geografía el estudio de la Tierra, “como cuerpo material”[3], y agregara al final: “residencia de la Humanidad”, y campo este, como él lo expresará, de la Geografía social o política.  Y se hace evidente que la Tierra estudiada ya no en sí misma como fenómeno complejo, sino “la Tierra como cuerpo material”, es, entonces, la primera forma de abstracción y generalización teórica de los fenómenos en geografía.  Es ese “cuerpo material” en su estudio físico actual (y en superficie), el que será el objeto de estudio de lo que él denomina como Geografía física o natural, distinguiéndolo de lo que antes ha referido como objeto de la Geognosia y Geología; pero, a la vez, deslindando de esa Geografía física o natural, el estudio de la atmósfera e hidrósfera, “dejada a ciencias especiales como la Meteorología e Hidrografía[4].

 

“La Geografía –pues, concluirá Miguel E. Schulz– toma las características de una ciencia descriptiva…”[5], de donde, finalmente define a ésta como: “ciencia de carácter descriptivo que se ocupa del territorio de la superficie terrestre en su estado actual[6].



[1]       Schulz, Miguel E; Apuntes para el Curso de Geografía; Impresora “José Joaquín Terrazas e Hijas”, 2ª edición, México, 1896; p. 1.

[2]       Ibid. pp. 1-2 (subrayado suyo)

[3]       Ibid. p.2.

[4]       Ibid. p.3 (subrayado suyo).

[5]       Ibid. p.3.

[6]       Ibid. p.3 (subrrayado suyo).

Compartir este post

Repost0

Comentarios