Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

17 septiembre 2009 4 17 /09 /septiembre /2009 08:22
Ícono FilosofíaLa Gnoselogía Posmodernista
Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.
"Espacio Geográfico", Revista Electrónica
de Geografía Teórica;
http/espacio-geografico.over-blog.es/,
México, 30 nov 09.

 

La gnoseología, o manera en que se establece la relación sujeto-objeto en el proceso del conocimiento, en el “posmodernismo”, es la composición de varios sistemas filosóficos, todos ellos, en el campo del idealismo, en particular subjetivo, aun cuando uno de sus principales teóricos contemporáneos, Edgar Morin, se aproxima mucho, y de hecho, desborda incluso, al idealismo objetivo o metafísica.

 

La teoría del conocimiento o gnoseología del idealismo subjetivo, se conoce con el nombre de “fenomenología”; en donde la relación sujeto-objeto se entiende por cuanto que es el sujeto el que determina (o es causa), de la realidad; esto es, que la realidad del mundo de los objetos materiales, es según el sujeto la piensa.  En la gnoseología del idealismo objetivo, la “metafísica”, en esa relación sujeto-objeto, el objeto sólo existe en forma aparente, de modo que la realidad existe sólo en el pensamiento, en el mundo de las ideas.

 

El posmodernismo es en sí una expresión ideológica, más que, como el nombre pareciera enunciarlo, expresión de una nueva época, por la cual se ha dejado atrás la época de la modernidad (surgida ésta en el siglo XV con el Renacimiento y el Humanismo, y caracterizada por la Ilustración y el Romanticismo).

 

Como ideología, el posmodernismo aparece hacia el último tercio del siglo XX, como parte de la lucha del capital contra el avance del comunismo, el cual, fundado en la dialéctica materialista, responde con ella a la ciencia, o método científico, de la modernidad (el método fundado por Galileo y Kepler, como por Bacon y Descartes), cuyo principio, textualmente establecido por Bacon, se enuncia como: <<Aprender a caminar a la luz del conocimiento, y en la certeza de sus leyes>>.

 

De ese modo, desde las corrientes de pensamiento autodenominadas como los “Nuevos Filósofos”, de principios de los años setenta; a Lyotard, prácticamente a principios de los años ochenta; y a Morin, entre otros, a principios de los años noventa; tal ideología del posmodernismo ha transitado desde posiciones disfrazadas de marxismo de las filosofías de la Escuela de Frankfurt; a posiciones del idealismo subjetivo, principalmente neokantiano, pero a su vez en una diversidad de otras corrientes como el pragmatismo de James y Dewey, el existencialismo –en particular de la “filosofía de la vida” de Nietzsche–, y versiones post-positivistas como la de la filosofía analítica o el racionalismo crítico de Popper.  Y, finalmente, arribando a las posiciones extremas de Edgar Morin, que, hemos dicho, desborda a la metafísica.

 

En ese proceso, su ataque al método científico de la modernidad, por oposición, fue configurando lo que los posmodernistas llaman, el “paradigma del método científico de la posmodernidad”, cuyo principio se enuncia precisamente por Morin, como. <<Aprender a caminar en la oscuridad y en la incerteza>>.

 

Sólo de Lyotard a Morin , en el lapso de veinte años, de una simulación condescendiente aún con la lógica, la hipótesis y los criterios de la verdad de la ciencia de la modernidad, se pasó al abandono de una, a la renuncia de la otra, y finalmente a la total relativización y subjetivación de los criterios de la verdad, y con ello, de la verdad misma.

 

Se conformó así el nuevo modelo de la “ciencia de la posmodernidad”; en el “método ensayístico” y “dialógico” del “pensamiento complejo”.

 

“Ensayístico”, en donde, con un estilo del ensayo literario, Morin propone redactar libremente (sin una estructura lógica necesaria propia del ensayo científico de la modernidad ilustrada), incluso en primera persona, y por lo tanto, dejando en un segundo plano las referencias documentales, si no es que de hecho omitiéndolas; recurriendo al estilo de referenciado bibliográfico de la Asociación Americana de Psicología (APA), que satisface esa menospreciación documental.

 

“Dialógico”, en donde lo esencial es, dice Morin, la expresión y comunicación del sujeto (sin importar como escriba o cómo redacte, que lo importante es hacerse entender), y en ese sentido, lo dialógico se refiere al diálogo.  Con todo lo cual, se sustituye la lógica y el método hipotético-deductivo, tanto en la investigación como en la exposición.

 

Y referido al “pensamiento complejo”, por el cual se sustituye el método analítico simplificador y de abstracción de la modernidad, para entenderlo, por oposición, como un método “holístico” o de comprensión de la totalidad concreta.

 

En conclusión, la gnoseología del posmodernismo, atribuye al sujeto la determinación de la realidad; es decir, que la realidad es, en tanto el sujeto la piensa (la realidad sólo es, en tanto su humanización, o algo socialmente construido; nunca una realidad objetiva, y como tal, dada independientemente en la historia de la naturaleza y preexistente al pensamiento); y es así, por lo tanto, una gnoseología subjetivista y relativista extrema, donde la verdad no es lo que corresponde a la realidad objetiva, sino a la determinación por el sujeto, en donde cada cual, tiene su verdad.

 

El punto final esencial de esta posición reaccionaria extrema, está en que, no adquiriéndose el conocimiento en la interacción del sujeto con la realidad del mundo de los objetos materiales vía los órganos de los sentidos y en un proceso de abstracción, el conocimiento no sólo es innato, sino como tal, le es dado al sujeto por revelación.  He ahí, finalmente, la metafísica de Morin, que hace de su “pensamiento complejo”, no más que un asunto místico-esotérico, y como tal, oscurantista.


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios