Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

11 agosto 2013 7 11 /08 /agosto /2013 22:04

1459-Mapamundi-de-Fray-Mauro-1459.jpgQué es la Geografía; el Renacimiento de la Geografía Científica: la geografía del Mapa Cottoniano de 1100, al Mapamundi de Fray Mauro de 1459. (20/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

22 jul 13.

 

Al ver el Mapa Cottoniano (c. 1100) por primera vez, uno no puede dejar de pensar que ese es el mapa más horrendo y absurdo de toda la historia de la cartografía.   Pero basta reflexionar en el contexto histórico en que se produce ese mapa, para entender, por lo contrario, que ese mapa significa, quizá más que un “esfuerzo” de representación de la realidad, un desplante hiperbolizado de vuelta a la objetividad.

 


 

 

1100 Mapa CottonianoMapa Cottoniano, 1100.

 

El Mapa Cottoniano de fines del siglo X o principios del siglo XI, cuando ha comenzado la Baja Edad Media, es una respuesta por oposición a la exacerbada abstracción y generalización que llevó al extremo del subjetivismo en la cartografía metafísica de los mapamundis teístas de “T en O” del Alto Medievo, en un nuevo desplante, ahora, de exagerada concreción y particularización (prescindiendo de toda escala), que se devuelve al principio del objetivismo en la representación del espacio terrestre; y es por ello que significa el resurgimiento de la geografía científica (de lo que se ha tomado, correctamente, como referencia a El Idrisi de casi medio siglo después), que llevará, en esta nueva etapa, al Mapamundi de Fray Mauro de 1459, previo al renacimiento pleno de la ciencia de la geografía hacia fines de ese siglo XV.  Una etapa prerenacentista de cinco siglos es, pues, la que caracteriza el lapso que va desde el Mapa Cottoniano (1100), a los mapamundis de Andreas Bianco (1436), Andreas Walsperger (1448), y Fray Mauro (1459).

  

  

1459 Mapamundi de Fray Mauro,1459

 

 

 


Mapamundi de Fray Mauro, 1459.

  

 

De manera intermedia, produciéndose los mapas de Ricardo Handilgham (o mapa de la ciudad de Herford), de la misma manera el mapa de Ebsdorf (1280), con los de Cariñaño (1300), Pedro Vesconte (1320), Dulcert (1339), del Atlas Catalán (1375), y el de Ranulfo Higs (1350), que refiriéndonos a la representación del espacio terrestre en su conjunto, están de manera particular, los mapas de Bianco, Walsperger y Mauro, en los cuales, ya de manera clara (sin ambigüedad en la configuración, tal como así ocurría en los anteriores), se delinea lo que dará lugar a uno de los problemas geográficos de la mayor trascendencia, en el esclarecimiento de la forma y magnitud del espacio terrestre*.

 

Entre los mapas datados y  de configuración sin ambigüedad (ya sin la presencia del subjetivismo), está el mapa del Atlas Catalán de 1375, de los geógrafos Cresqués Jafuda, que en tres de sus seis hojas de que está formado, aparece la región que va del Mar Negro a China, delineada supuestamente ésta en toda su costa del Océano Pacífico, y en él no aparece representada lo que va a ser conocida como “la Cuarta Península”, de las tierras de Cattigara.

 

Sin embargo, es justamente en el Mapamundi de Andreas Bianco (1436) en que tal península se representa y el problema se plantea.  Y es que en ello ha influido, muy probablemente, el conocimiento de la Geografía de Ptolomeo, encontrada y traducida en 1405.

 

Poco más de una década después, aparece el Mapamundi de Andreas Walsperger (1448), que en mucho recuerda al Mapa Cottoniano, pero en donde “la Cuarta Península” no es explícita, y vuelve a desaparecer del mapa.

 

Finalmente, luego de otra década más, aparece el Mapamundi de Fray Mauro (1459), en donde “la Cuarta Península” tampoco se representa.  Hasta allí, la presencia de tal rasgo geográfico parecía haber sido un error de configuración en el Mapamundi de Andreas Bianco.  Más aún, que la narración del regreso de Marco Polo hecha unos cuarenta años antes al Mapamundi de Bianco en El Millón (1298), no revela la existencia de tal península, si bien sí describe el misterioso “Paso del Sur” por el Estrecho de Basmán, que dejaba vigente la duda.

 

En realidad, el problema de representar o no tal península, se remonta hasta Marino de Tiro, y tal era la leyenda desde entonces de la existencia de un extenso territorio que se prolongaba hacia el sur luego del “Sinus Magnus” (el “Gran Seno”), como un Golfo representado no más extenso que el “Sinus Pérsicus”, o el “Sinus Gangético”, sin poder entender que esa era una información que venía de los chinos, para quienes el “Sinus Magnus” era en realidad el Océano Pacífico, tan extenso él mismo, como toda la distancia de las Columnas de Hércules hasta la región transgangética y un tanto más como la distancia del Mar Mediterráneo sumada a ello; esto es, todo un hemisferio de agua que, evidentemente, quedaba fuera de toda imaginación en el mundo europeo; y ello, como consecuencia de que los mapamundis de dichos autores eran representados en forma de un disco plano, en donde el continente de las aguas de Océano Mundial, quedaba aún en una idea metafísica.  Pero disco que ya insinuaba el problema de la “redondez” de la Tierra, y que pocos años después habría de de brotar finalmente en las mentes de Paolo del Pozo Toscanelli, Martin Behaim, y Cristóbal Colón.

 



*        Entendido aquí el “espacio terrestre” como una restricción del “espacio geográfico”, en tanto su reducción a la sola consideración de la superficie terrestre en un criterio bidimensional.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios