Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

18 agosto 2013 7 18 /08 /agosto /2013 22:04
015 1489 Mapa de ToscanelliQué es la Geografía; el Renacimiento de la Geografía como Ciencia: Colón demuestra la veracidad del <<Viaje al Oriente, por la Ruta de Occidente>>.
Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.
23 jul 13.
 
Los mapamundis en forma de disco plano que mostraban la masa continental euro-asiático-africana rodeada por el Océano Mundial, en su circularidad insinuaban la “redondez” de la Tierra, pero sin considerársele realmente esférica, los límites del Océano Mundial se dejaban a la metafísica.  Pero bastaba reconocer la esfericidad de la Tierra, para entender que tales límites metafísicos a su extensión no existían, que este era, por lo tanto, un océano continuo y que, en consecuencia ofrecía tres alternativas: 1) habría otro hemisferio de la misma magnitud al conocido; 2) habría en él, más allá, otras posibles masas terrestres; o, 3) habría en él, sólo una gran masa de agua.
 
Correspondió a Paolo del Pozo Toscanelli (1397-1482), dar lugar al renacer de la geografía como ciencia, al volver a la idea de los geógrafos clásicos griegos, que entendían a la Tierra como una esfera, y representaban el espacio terrestre mediante una cartografía proyectiva, elaborando Toscanelli para tal efecto, su empírica y sencilla Proyección Trapezoidal.
 
015 1489 Mapa de Toscanelli 
Carta de Toscanelli (1498), en Proyección Trapezoidal: el renacer de la geografía como ciencia.
 
El antecedente es que, según la noción que venía desde Estrabón, la longitud del perímetro de la Tierra sería de casi 30,000 km (28,000 km).  Aceptando Toscanelli este dato, sólo lograba abarcar una extensión de 252 ° de longitud, considerando que para entonces se conocía bien el valor de 111.1 km para 1°, y ello implicaba que, o bien la Tierra sería más grande, o ya que habría que extender Asia más al oriente para que no quedara un “gran vacío” de un océano en una extensión de 150° de longitud, en tal magnitud, impensable.
 
Hemisferio de Agua de la Tierra 
Un “gran vacío” de un Hemisferio de Agua, impensable
 
Toscanelli eludió la contrariedad aceptando el perímetro de Estrabón y reduciendo así un océano inconcebible, a pesar de que “algo no ajustaba” en las distancias al Asia.
 
De ello, como se sabe, se valió Cristóbal Colón para argumentar su hipótesis del <<Viaje al Oriente por la Ruta de Occidente>>, que, por lo menos en parte, dejó demostrada con su histórico viaje de 1492; año mismo en que Américo Vespucio elabora su Proyección de Husos, y Martin Behaim construye su Globo Terráqueo, al parecer, configurado con la Carta de Toscanelli, y en donde, adicionalmente a esta historia, en él aparece la presencia de la “Cuarta Península”.
 
Mapamundi-de-Martin-Behaim--1492.jpg 
Mapamundi del Globo Terráqueo de Behaim, en el que se muestra la presencia de la “Cuarta Península”
 
Todo, históricamente, estaba a punto, la hazaña de Colón habría de ocurrir necesariamente, y él no “descubrió la esfericidad e la Tierra” como se cree popularmente (ello ya se sabía entre la gente de conocimientos), sino tan sólo demostró que el <<Viaje al Oriente por la Ruta de Occidente>>, aparentemente, era posible; y aparentemente, porque, por una parte, demuestra que realmente lo era, pero, por otra parte, su viaje no consistiría tanto en entrevistarse con el “Gran Khan”, como popularmente se dice también que ese era su propósito, sino en completar el periplo de circunnavegación del mundo, lo cual era el real propósito de Colón (y para ello basta ver la ruta de sus viajes, en los que lo menos que le importaba, era desembarcar en la supuesta “India Transgangética” o China, sino que, lo que realmente buscaba afanosamente, era el “Paso del Sur” por el Estrecho de Basmán (actual Estrecho de Malaca) narrado por Marco Polo; y de ahí su insistencia en explorar tanto el Golfo de Paria, en Venezuela, a los 10° jN creyendo que la desembocadura del Orinoco sería la entrada de dicho “Paso”, como el Golfo de Darién, hacia la misma latitud, fluyendo el Río Atrata que en él desemboca, al igual que el Orinoco, hacia el sur, e igualmente navegable, tomándolos como el posible “Paso”, que no obstante no aparecía ni en Toscanelli ni en Behaim, sino que la misma Cipango (Japón), cuyo extremo sur Toscanelli ubica a los 5° jN (estando en realidad a los 30° jN), confundiéndola Colón, ya con Cuba a los 20 ° jN, o bien con el similar perfil de Shantung, península de Kathay (China), en el Mara Amarillo a la entrada del Golfo de Po Hai, en cuyo fondo está el puerto de Tangku desde el que se navega por río hasta la ciudad de Tientsin, antesala de Pekin; asumiendo que Toscanelli tenía un error, entonces, de entre 10° y 15° de latitud, y de ahí que el paso lo buscara ya no entre los 0° y 5° de latitud (en donde en realidad está como el actual Estrecho de Malaca), sino 10° de latitud más al norte.
 
Estrecho-de-Basman.jpg 
El “Estrecho de Basmán”, el “Paso del Sur”; actual Estrecho de Malaca.
 
En consecuencia, resultaba que, al parecer, la “Cuarta Península” sí existía, pero no el “Paso del Sur” o Estrecho de Basmán narrado por Marco Polo; y entonces, o había un engaño en Marco Polo, o aquello era otro continente desconocido, un “Nuevo Mundo”, y por lo tanto la Tierra y el espacio terrestre era más grande.  Y la geografía del Renacimiento se enfrentó al problema más interesante de toda la historia hasta ahí dada de esta ciencia.
 
La navegación de Américo Vespucio de 1502, diez años después de Colón, hasta Bahía Grande a los 52° jS, según narra él mismo, le esclareció la solución: la respuesta estaba en que el mundo, y por ende el espacio terrestre, era más grande; precisamente en la cuarta parte faltante en la medida del perímetro de la Tierra entre Eratóstenes (40,000 km), y Estrabón (30,000 km)*.


*  Interesante “misterio” que descubrimos en 1985 y lo expusimos parcialmente en el I Congreso de Investigaciones Oceanográficas en México, pero que luego de ello mantuvimos reservado por 25 años, dado que era una investigación propia del Dr. Gustavo Vargas, y la cual conocimos quizá un año antes por un seminario de conferencias, habiéndonos invitado en un principio a participar en ella, y luego prefiriendo dejarnos de lado (dadas ciertas “intrigas palaciegas”).  El Dr. Gustavo Vargas falleció en 2006, al parecer, visto por sus publicaciones, sin haber hallado la solución al problema.
         Con motivo del llamado “V Centenario del Descubrimiento de América” en 1992, el problema se volvió a debatir intensamente de manera institucional sin poder esclarecerse, revelándose sólo una mala lectura del pasaje de Vespucio en donde éste dice: “Llegué a la parte de las Antípodas, que por mi navegación es la cuarta parte del mundo (…)…” (Varela Bueno, Consuelo; Amerigo Vespucci; Editorial rei, México, 1991; p.62; subrayado suyo), que Consuelo Varela, como muchos otros, confunde por esa “cuarta parte de mundo”, un “cuarto continente” (un absurdo, puesto que se desconocía), y no descifra que dicha navegación, es el recorrido de 90° desde Portugal a Bahía Grande.
         La mala lectura allí podría explicarse por el aspecto técnico-geográfico que suponía su correcta comprensión; pero la mala lectura está también en el prejuicio.  Líneas más adelante dicha autora continúa citando a Vespucio: "Conocimos que aquellas tierras no era isla, sino continente, porque se exriende en larguísimas playas que no la circundan y esta llena de innumerables habitantes (...).  Yo he descubierto el continente habitado por más multitud de pueblos y animales que nuestra Europa..." (p.62, subrayados suyos).  En esa última frase en donde la autora enfatiza que Vespucio dice "Yo he descubierto el continente...", fuera de contexto, la autora pretende ver el que Vespucio se está atribuyendo el descubrimiento del Nuevo Mundo en 1502, ¡una década después del primer viaje de Colón!, cuando lo único que Vespucio dice ahí, es que <<se dió cuenta>> ("descubrió"), que ese continente estaba habitado por muchos pueblos.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios