Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

25 agosto 2013 7 25 /08 /agosto /2013 22:04
Hemisferio de Masas TerrestreQué es la Geografía; el Renacimiento de la Geografía como Ciencia: el descubrimiento de la “cuarta parte faltante de la Tierra”. (21/)
Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.
23 jul 13.
 
La Edad de las Grandes Exploraciones, se refiere a las exploraciones geográficas; pero por ellas no se va a explorar los climas o los ríos, o la flora y la fauna, o los grupos humanos de otras posibles tierras, sino antes algo más básico: que dado que el espacio terrestre es esférico, era posible el <<Viaje al Oriente por la Ruta de Occidente>>, y lo que se iba a explorar, era la estructura de ese espacio para corroborar tal posibilidad.
 
Los descubrimientos geográficos a fines del siglo XV y principios del siglo XVI que como tales no podían ser otros que descubrimientos de la naturaleza del espacio terrestre, el cual era representado en los mapas, fueron de tal descomunal proporción, que la solución a un gran descubrimiento, pronto quedaba menospreciado, y hasta olvidado, por la solución a otro descubrimiento inmediato aún mayor.
 
Ese es precisamente el caso de cómo en el intento de darle la vuelta por el extremo sur a lo que parecía ser la supuesta “Cuarta Península”, o el ahora desechado “Quersoneso Áureo” (de khersos, continente; y nesos, isla; la “isla-continente”[*] que se suponía inicialmente de existir el “Paso del Sur”), luego de que el famoso “Paso del Sur” narrado por Marco Polo, no se encontrara.
 
 
Cuarta-Peninsula-en-Martel-Germano--1498-y-Waldseemuller--.jpg
Tercera y Cuarta Penínsulas, Malaya y el “Continente-Isla” o “Quersoneso Áureo”, en la esquematización del mapa de Henrico Marcelo Germano de 1498, y el Moderna Indiae, de Waldseemüller, de 1513.
 [Fuente: O'Gorman, Edumnundo; La Invensión de América;]
 
1498-Henrico-Martellus--1498.jpg
Original del Mapa de Henrico Martel Germano, 1498.
 
De ello se descubrió, por el recorrido de 90° en sentido latitudinal realizado por Américo Vespucio (de Portugal a los 40° jN, a Bahía Grande, en el sur de la actual Argentina, a los 52° jS, equivalente a 10,000 km, restando 50° de Portugal al Polo Norte, más 40° de Bahía Grande al Polo Sur, sumando los otros 90° para completar los 180° de un hemisferio terrestre y con ello 20,000 km), que el planeta Tierra debería tener un perímetro más grande que el legado por Estrabón a la posteridad, de casi 30,000 km.
 
Y apenas descubierto este hecho de una enorme trascendencia, se dedujo entonces otro: esas tierras extendidas de extremo norte al extremo sur del planeta, no era ni Asia, ni la “Cuarta Península”, sino un nuevo continente, un “Nuevo Mundo”.  Se daba así, el redescubrimiento científico de la naturaleza de esas nuevas tierras.
 
Luego entonces, se sabía que por el este, hasta Cipango, había 130° e longitud, así como que las nuevas tierras estaban a 90° de longitud oeste (justo donde Toscanelli situaba a Cipango), dando en total, un conocimiento del espacio terrestre, hasta entonces, de 210° de longitud, restando por conocerse, entonces, 150° más de longitud.  De ello, no le fue complicado a Vespucio cerrar a 180° poco más allá de Cipango, refutando así la Carta de Toscanelli, y entender que la diferencia para completar 360°, era de 90° o 10,000 km, y de ahí la exclamación: “¡he encontrado la cuarta parte faltante de la tierra”!; precisamente aquella que se había perdido en la Geografía de Estrabón, al modificar a casi 30,000 km los cálculos de Eratóstenes, que daban 40,000 km al perímetro de la Tierra.  Y de inmediato, el descubrimiento de aquel nuevo continente o “Nuevo Mundo”, quedó disminuido por la nueva noticia.
 
Pero más aún, la conciencia del nuevo perímetro de la esfericidad de la Tierra (1502), más la conciencia de la naturaleza de aquella tierra y el poderío sobre ella (1521), se sumaron al poco tiempo con la presencia de los portugueses en las Molucas (desde 1513), que urgió la descomunal travesía de Magallanes (1522)…, y de la “Cuarta Península”, en aquella vorágine de descubrimientos que le pusieron en el escenario de los mapas de la época, ya nadie más se acordó; y por varios siglos nadie reparó en que las tierras de Cattigara, habían sido en realidad las tierras de América del Sur reportadas por los chinos y mal ubicadas, como el Océano Pacífico todo, había sido confundido con la representación del pequeño golfo llamado, paradójicamente, “Sinus Magnus”, que también desapareció como “mágicamente”.
 
Y otra hazaña más sería consumada con la decisión de Sebastián Elcano de arrojarse a cruzar el Océano Índico por su centro con una de las dos últimas naves sobrevivientes, hasta alcanzar los cabos de Agujas y de Buena Esperanza, y de ahí arribando luego a España, para completar la primera circunnavegación al mundo iniciada por Magallanes.
 
En el renacer de la Geografía, su problema esencial como ciencia y en tanto tal, no podía ser otro que el conocimiento objetivo y concreto del espacio terrestre; de la distribución de las mares y océanos, de los continentes (hasta ahí, independientemente de su contenido), y de la correcta localización y configuración en los mapas, que, completado su conocimiento por cuanto a su forma y dimensiones, la ciencia de la geografía pasaría ahora a la investigación de las propiedades más complejas del espacio terrestre, dando inicio, con ello, a una nueva etapa: la de la ciencia de la geografía en el período de la Ilustración.


[*]      En nuestra opinión este es el caso, aun cuando otros autores suelen identificar al “Quersoneso Áureo” con la Península de Malaya, en un contrasentido etimológico.

Compartir este post

Repost0

Comentarios