Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 noviembre 2013 7 03 /11 /noviembre /2013 23:04

1650 Geografía General; Bernardo VarenioQué es la Geografía; la Geografía y los Elementos de la Ciencia Moderna: la axiomatización o el método, en la “Geografía General” de Bernardo Varenio, 1650. Tercera Parte (29/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

5 oct 13.

 

El tratamiento de los fenómenos en geografía bien data desde los orígenes mismos del pensamiento geográfico: el primero que hizo un mapa, no hizo trazos abstractos vacíos de contenido concreto determinado por algún interés; el primero que hizo un mapa, reflejó en él la realidad del mundo de los objetos materiales.  Y se interesó en el río, la montaña, los cotos de caza y recolección en el bosque o la selva; y no obstante, siendo ello lo secundario en ese mapa en el cual subyacía un problema esencial del pensamiento humano, es decir: dónde se estaba, cuál era el lugar que se ocupaba, y en ese sentido, el resolver el problema esencial de la noción de espacio.

 

Así se explica el por qué la geografía se dirigió por muchos siglos por la vía del conocimiento espacista en la elaboración del mapa; esto es, en el conocimiento de los lugares, de su correcta ubicación o localización en distancia y rumbo, y luego en su determinación  por sus coordenadas geográficas de latitud y longitud, de la verdadera forma y dimensiones en la distribución y forma de la Tierra como planeta.  Los fenómenos, ese mundo de los objetos materiales en general, fueron por todo ese tiempo tan sólo elementos físicos de referencia que daban el conocimiento de las propiedades del espacio terrestre.

 

Hasta que uno de esos espíritus polifacéticos en el conocimiento, ese pensador muy propio de la época de la filosofía de la naturaleza, llamado Posidonio, que dio primacía al saber acerca de los fenómenos, hizo ver la diferencia, y en cierto modo hasta la contrariedad, en el verdadero propósito de la ciencia de la geografía, poniendo en entredicho el si ésta era una ciencia de los mapas (intuitivamente, del espacio terrestre), o si lo era de los fenómenos; y, en consecuencia, si en vez de que fuese el mapa (el espacio) el determinado (como efecto) por los fenómenos (como causa), fuesen los fenómenos los determinados (el efecto), por el mapa (espacio, como causa).

 

Como puede apreciarse, la diferencia es muy sutil dado su carácter relativo, pero, finalmente, problematiza sobre qué es causa y qué es efecto en los estudios en geografía; y en tanto lo que ha de interesar al geógrafo es ese efecto que se constituye como su objeto de estudio, ha de elegir, entonces entre el estudio de los fenómenos cuya causalidad está en las propiedades espaciales; o el estudio del espacio, cuya causalidad está en la “influencias” o “relaciones” entre los fenómenos.  Dependiendo de la elección que se haga de una u otra opción, se dará entonces, ya una geografía fenomenista, o bien una geografía espacista.

 

Y si bien la geografía espacista de la época de la modernidad en la Ilustración, mostró su limitación en el estudio de ese efecto suyo muy propio, que es el espacio subyacente en un mapa, entendido sólo por un conjunto limitado de propiedades cualitativas, enfrentando de fondo una realidad y naturaleza del espacio ni siquiera planteada; la geografía fenomenista que finalmente se mostró como parte necesaria de los estudios en esta ciencia, tuvo a su vez sus limitaciones en el estudio de una “influencias” o “relaciones” que como tales se sumaban a ese conjunto de propiedades del espacio, pero que en la consideración de relaciones simples y generales, hacían una geografía fenomenista, a su vez, simple (descriptivista, y general (de una totalidad puramente empírica); y en la medida que se exigía una consideración de relaciones más complejas y particulares, hacía ahora una geografía fenomenista que se descomponía en una identidad con las múltiples ciencia especiales.

 

De tal modo, el problema de la contradicción histórica esencial de la geografía no se resolvió, antes al contrario, se profundizó con la primera sistematización histórica de los fenómenos, lógicamente consistente, haciendo evidente una profunda contrariedad en la que, si bien una concepción de la geografía no negaba y excluía a la otra, no dejaba en claro cuál era realmente el efecto propio como objeto de estudio de la ciencia geográfica.

 

La primera sistematización de los fenómenos históricamente dada en geografía, ocurre desde el ámbito mismo de la geografía espacista.  Es decir, en la Geografía General (1650), de Varenio, en la que por mucho tiempo tuvimos dudas sobre su clasificación en el pensamiento geográfico (justo por haber sido esa primera sistematización histórica de los fenómenos; pero que hoy entendemos ya que responde plenamente a los principios de la geografía espacista.  Esa sistematización de los fenómenos, sólo es eso: una lógica de relación causal de los mismos en el tratamiento geográfico, en donde dichos fenómenos son tratados como tales, sin que, por más que Varenio les denominase como “factores” o elementos causales, este concepto no significó una abstracción y generalización teórica de los mismos, sino que sólo aludió su función secundaria; esto es, que, luego de observado el efecto (las propiedades espaciales), en un primer momento, se considera entonces, en un segundo momento, las causas (los fenómenos que determinan esas propiedades espaciales).

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios