Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

7 abril 2013 7 07 /04 /abril /2013 22:04

Portada de la Geografía de PtolomeoQué es la Geografía: Ptolomeo; Origen y Fin de una Geografía Geocéntrica. (13/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 dic 12.

 

 

Claudio Ptolomeo (90-168, o 100-170), vive ya en el siglo II de nuestra era; es el último de los geógrafos espacistas de la Antigüedad y con dos obras representativas de ello culminó dicho saber para esa época: 1) su Composición Matemática, o Almagesto; y 2) su Geografía, que fijó la cosmovisión durante toda la Edad Media como un sistema geocéntrico (que Ptolomeo adoptó, a pesar del sistema heliocéntrico sugerido ya por Aristarco), que no es superado sino hasta el siglo XVI por Copérnico.

 

Vivió en Alejandría, heredó, pues, el escenario de Eratóstenes, y como Hiparco, no aceptó la osada teoría de Aristarco.  Su Geografía, a decir de él mismo, derivó de la Geografía de Marino de Tiro (60-130), su contemporáneo y más directo antecesor.   En ella, compuesta de un Atlas formado por 28 mapas, Ptolomeo utiliza la Proyección Cónica en sus diversas variantes: simple, modificada u Homeótra (siendo ésta la primer proyección modificada por cálculo, en la que se descubren propiedades particulares del espacio geográfico (como espacio), y secante sobre dos paralelos base, en cuyos mapas describe el mundo conocido hasta su tiempo, que incluyó el dato aportado por Marino acerca de la existencia del territorio llamado “La Cola del Dragón”, o Cattigara, que aparecía como una “Cuarta Península” adherida a la Indochina actual, y la cual no era sino la vaga información proveniente de los chinos, acerca de la existencia de América; con ello, Ptolomeo negaba la condición del “Quersoneso Áureo” (o “Isla de Oro”), que se llegó a suponer después.  En su Geografía, destaca también la precisión acerca de ciertas distancias importantes, como la verdadera longitud del Mediterráneo.

 

Paradójicamente, fue su sistema geocéntrico precisamente la gran limitación histórica del conocimiento geográfico, en una época en la que ya no había condiciones para el desarrollo del pensamiento y la oportunidad de que finalmente alguien entendiera la propuesta de Aristarco.  El Imperio Romano, y con él todo el Mediterráneo, comenzó a declinar hacia el Medioevo, y para el siglo VI, toda Europa estaba hundida en el más profundo oscurantismo (es decir, en el abandono y pérdida absoluta del pensamiento científico).

 

Ptolomeo y Marino, pus, ese para de eslabones sueltos al final de la historia de la Antigüedad, son, en si mismos, incluso, extraños en la secuencia histórica, pero su excepción se dio cuando bien ya no cabía esperar los logros del pensamiento por ellos realizados.

 

En Ptolomeo, uno de sus principales aportes es haber encontrado el procedimiento para corregir la deformación al infinito en dirección a los polos en la Proyección Cilíndrica de Marino: la Proyección Cónica; pudiera decirse incluso, la verdadera Proyección Cónica, luego de la pseudocónica de Marino, que si bien resolvía el problema, encontraba la limitación de no poder representar todo el mundo simultáneamente en su dos hemisferios norte y sur; lo cual de momento no importó, dado que el mundo conocido era sólo el Ecumene.

 

La geografía de Ptolomeo había llegado a un alto nivel de desarrollo, pero, a la vez que no sólo con su geocentrismo potencia ya a una época decadente, sino que está ya inmersa en una situación desconcertante dada desde un siglo antes y aceptada en el Imperio como de una gran autoridad: la negación de que lo que él, Ptolomeo, como antes Hiparco o Eratóstenes mismo, e incluso toda esa cadena de pensadores con los mapas por delante, hacían, no era geografía, sino un simple “fisismo y matematicismo” vacuo; y que “la verdadera geografía”, era la que hacía “la historia en los lugares”, y más aún, no cualquier historia, sino “la historia digna de memoria”.  Se arrastraba ya, pues, además, con esa diferencia que se proliferaba entre todos los autores y que causaba una gran contrariedad, finalmente hecha ver por Estrabón.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios