Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

2 agosto 2012 4 02 /08 /agosto /2012 20:47

Ex-Libris Invertido

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Renaud Hernández Morales 07/17/2012 23:47


envio la continuacion de articulo


La ilustración fue una reacción al oscurantismo clerical, el hombre tuvo confianza en sí mismo y desistió del demiurgo medieval. Pero la
razón de la ilustración nunca ha dirigido los designios vitales de la humanidad, la razón fue secuestrada en algún momento del desarrollo científico-técnico, industrial y se transformó en ciencia
de sometimiento de la vida del hombre. Habermas plantea el rescate de esa razón extraviada como única posibilidad de darle sentido racional humanista a la ciencia. Inclusive, plantea el problema
del controvertido desarrollo de la técnica genética que nos indica que la eugenesia liberal regulada sobre la base de la oferta y la demanda está generando una polémica no solo ética, pues la
investigación embrionaria y el diagnóstico de preimplantación se asocian a la metáfora de la “cría de humanos”. Esto plantea un futuro sombrío para la humanidad. Por ello es primordial rescatar a
la ciencia de su designio de acuerdo a fines y darle un sentido humanista, racional. Deben haber teorías deontológicas que fundamenten el por qué los ciudadanos de una colectividad democrática
deben orientarse al bien común en lugar de orientarse al modus vivendi dirigido racionalmente a fines. Esto tiene vínculos estrechos con el papel que
debe desempeñar la justicia. Aquí, John Rawls en “Teoría de la justicia”, plantea su liberalismo político o neocontractualismo y reacciona contra el pluralismo de cosmovisiones y contra la
progresiva individualización de los estilos de vida, que es precisamente el fundamento de la sociedad postmoderna. El narcisismo, el hedonismo y el nihilismo son los valores que la postmodernidad
trata de imponer, no solo la modernidad ha sido individualista y de acuerdo a fines, sino también la postmodernidad. Referente a este debate es preciso ver la obra de Habermas que defiende el
estado de la modernidad como actual estado de vida en su obra “El discurso filosófico de la modernidad” y, sobre la defensa de la postmodernidad véase a Jean-Francois Lyotard y su obra “La
condición postmoderna”, también M. Berman, P. Anderson, X.R. de Ventos, P. Bürger, C.A. Viano, L. Infantino, E. Subirats, F. Crespi, F. Rella, T. Maldonado, A. Huyssen, A. Wellmer, S. Lash,
etc.


Para muchos historiográficos la modernidad comienza con el renacimiento en los siglos XV y XVI, pero la crónica de las ideas y del
filosofar que plantean la crisis de la modernidad se dan en el siglo XVII, y este hecho corona en el siglo XVIII, con la ilustración, con la filosofía de las luces, en donde la razón es otro
idioma reinstitucionalizando al mundo.


La corriente de pensamiento que niega toda posibilidad de orden y comprensión del mundo tiene fundamentadores como Friedrich Nietzsche
quien propone “no a la racionalidad de Apolo, sino a la embriaguez Dionisiaca, sí al instinto, no a la razón”, “no hay hechos, solo interpretaciones, hay cientos de verdades, la verdad es la
voluntad de poder que logra establecerse”. Ciertamente estas afirmaciones dieron pie a la fundamentación del nacionalsocialismo nazi y al surgimiento del tercer Reich alemán. Filósofos como
Martín Haidegger ayudaron a dar fundamentos al nacismo y son ahora los ideólogos de Edgar Morín retomado por la SEP de nuestro país para estructurar el plan y programa de estudio de la educación
primaria a través de la Reforma Integral de Educación Básica y Educación Superior. Estas aberraciones ocurren en nuestro país las cuales impiden un proyecto educativo correcto formador de
estudiantes críticos, transformadores, solidarios, humanistas, cultos, justos..  


Finalmente le envío  un saludo cordial y sí debemos formar un sujeto pensante, crítico y con
una praxis emancipadora.


Renahud Hernández Morales      rena_hern@hotmail.com

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 07/20/2012 23:05



En general estoy de acuerdo contigo, pero hay algunos conceptos como ese de que "en algún momento del desarrollo cientifico-técnico la razón fue secuestrada y se transformó en ciencia de
sometimiento", que bajo la influencia de Habermas, "neomarxista" de la Escuela de Franckurt se plantea como "rescate de su sentido racional", pero que en el fondo es un ataque a la ciencia misma:
si la ciencia se transformó en ciencia de sometimiento", pues no queda de otra: pronunciémosnos contra esa ciencia de sometimiento..., pero la cual, en manos del capital, es la ciencia en
sí, no hay otra, y se convierte en un pronunciamiento contra la ciencia en sí, y eso nos lleva al oscurantismo (propósito del posmodernismo).


De lo que se trata es de acabar con el capitalismo que usa la ciencia con fines perversos, no sentir pesadumbre por los avances científicos.  Rescatar a la ciencia y darle un sentido
humanista, no es otro que rescatarla de las manos del capital, pero para ello, primero hay que acabar con el capitalismo.  Bajo el capitalismo no hay teoría deontológica humanista que valga.


Lo anterior debe ser así de simple, o de otro modo se nos hacen caos de ideas; por ejemplo, la supuesta "contraculturalidad" contra el propio posmodernismo, cuando una y la otra son exactamente
lo mismo (hasta el término "contra-cultura" ya es aberrante); el caos deriva de tener que discutir tantas minucias particulares, cuando de lo que se trata es de acabar con el capitalismo e
instaurar una sociedad proletaria, socialista, y por su naturaleza propia, humanista, y todo lo demás vendrá por si solo, como los casos particulares resueltos en el proceso general.


Pero bueno, saludos, y estamos en contacto, que el fin es el mismo.



Renaud Hernández Morales 07/17/2012 03:19


DR. LUIS IGNACIO HERNANDEZ IRIBERRI.


Respecto a su artículo “La enseñanza de la ciencia, en una educación
científica”, el cual leí en la Antología 2012 de Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE con motivo del 9º Taller Nacional del Educador Popular, quiero señalar algunas reflexiones al
respecto. La ciencia es un concepto polémico que es necesario esclarecer un poco a fin de ubicar un tanto su uso y condición. Si bien es primordial definir ciencia desde el sentido etimológico o
desde una práctica utilitaria, pienso que aquí cabría abordarla desde esta segunda perspectiva.


Desde los fundadores de la primera generación de la escuela de
Frankfurt, el problema de la ciencia se ha abordado dejando de manifiesto que la ciencia ha sido utilizada para promover el desarrollo científico- tecnológico con fines utilitarios y pragmáticos,
esto con fines de acrecentar la producción mercantil y con ello las ganancias de los empresarios del desarrollo científico-técnico. Walter Benjamin, Marcuse, Horkheimer, From, por citar algunos,
han señalado en sendas investigaciones, el uso pragmático que la modernidad y aún la postmodernidad le dan a la ciencia. La ciencia técnica y pragmática ha desposeído de su carácter de ciencia
racional a la ciencia. Afirman desde aquí, que la ciencia es pragmática y no racional. Desde luego que es posible dar a la ciencia su fundamento de ciencia racional y con ello dedicarla a líneas
de investigación y creación experimental y real que promuevan el desarrollo de los pueblos sin destruir la naturaleza, sin poner en riesgo la existencia vital del mundo y la especie humana y
sobre todo, es posible la creación de una ciencia que termine con el trabajo embrutecedor o enajenante del obrero y que le permita a este dedicar tiempo de su vida al esparcimiento, al estudio, a
la investigación, a la innovación. Una ciencia racional posibilitaría un mundo mejor y paliaría el sufrimiento de la humanidad, no acrecentaría como ocurre, el sufrimiento
humano.


Jurgen Habermas, filósofo alemán, perteneciente a la segunda generación
de la escuela de Frankfurt, o teoría crítica, escribió un magnífico librito titulado, “Ciencia y técnica como ideología”, en el cual detalla la condición en que la ciencia ha sido determinada por
los fines de la necesidad utilitaria y pragmática de la modernidad-postmodernidad, es decir, la ciencia ha sido sometida por los decididores del mundo a cuál será la finalidad, y esa finalidad
consiste en la investigación científico técnico-utilitaria de acuerdo a fines. Esta finalidad se deja sentir más claramente en nuestras sociedades postmodernas porque se vislumbra un interés por
producir bienes de consumo en exceso, rebasando las necesidades que la población requiere, a lo cual se le denomina “consumismo”, aquí viene a colación señalar que Axel Honneth representante de
la tercera generación de la Teoría Crítica, investiga dicho fenómeno a través del concepto de “Reificación”, el cual está proporcionando líneas importantes de investigación novedosa sobre este
hecho de la postmodernidad. Todos estos análisis exponen el sentido moderno de ciencia y técnica y sus efectos nocivos en la constitución de la sociedad actual.


La escuela de Frankfurt no se autodenomina “neomarxista”, nunca lo ha
hecho, utiliza el marxismo de Marx para tratar la reflexión de la sociedad moderna o postmoderna, esta escuela divulga el “pensamiento crítico” o “Teoría Crítica”, que es una cuestión
diametralmente opuesta a su afirmación hecha en las páginas 158-159 del libro señalado.


Expone usted el concepto “Modernidad Ilustrada”, vs ”
postmodernidad-subjetividad”, en donde la relación se da tácitamente en el siguiente juego:


Modernidad, saber derivado del conocimiento--- postmodernidad,
conocimiento derivado del saber.


Modernidad, conocimiento objetivo ---  postmodernidad, conocimiento subjetivo.


Modernidad, relación sujeto--- objeto ---  postmodernidad, relación sujeto—sujeto.


Al respecto Emmanuel Kant, en su crítica de la razón práctica expone
que el objeto es incognoscible, no hay forma de llegar a conocerlo si no es mediante el concepto. Si suprimimos en la relación del sujeto—objeto (modernidad) el concepto, es imposible asirse del
objeto. Sólo es posible y determinante llegar al conocimiento del objeto mediante el concepto, el concepto es una categoría propia del sujeto pensante, pues se piensa solo a través de conceptos.
Entre el sujeto y el objeto está el imperio del concepto. Sólo el da sentido explicativo al objeto que está ante él. El racionalismo kantiano es certero. A mi parecer, la modernidad no fue
ilustrada, en ella surge el capitalismo como sistema de explotación del hombre por el hombre, pero una parte de ese periodo, dio pié al surgimiento del renacimiento, con su coronación en la
ilustración o iluminismo con el cual, según Kant, se inició la posibilidad de lograr la “mayoría de edad” de la sociedad. Así, el iluminismo como parte final del renacimiento sí fue ilustrado,
surge el humanismo en Italia, los grandes pensadores, etc., pero la modernidad fue pragmática, utilitaria y sus designios fueron a través de fines de necesidad de explotación y acumulación de
capital. La postmodernidad sigue la misma tesitura, pero más salvaje, ahora con el proyecto económico neoliberal, por cierto ya fracasado.


La ilustración fue una reacción al oscurantismo clerical, el hombre
tuvo confianza en sí mismo y desistió del demiurgo medieval. Pero la razón de la ilustración nunca ha dirigido los designios vitales de la humanidad, la razón fu

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 07/17/2012 20:35



Hola!, gracias por el comentario; ahora una respuesta:


1  En general, "ciencia" es concocimiento, sólo que un tipo de conocimiento muy riguroso, demostrativo de la verdad.


2  La ciencia es por excelencia racional; en todo caso, empírico-racionalista (así surgio en el siglo XVII-XVIII con Bacon y Descartes).  Empírico no es exactamente igual a
"pragmático", el pragmatismo es todo un sistema filosófico que habla precisamente de la ciencia con ese carácter utilitario; pero la ciencia en sí no es, en ese sentido, pragmática.


3  En lo que me dices, el problema no es de la ciencia, sino de quien emplea a la ciancia; no se trata de que la ciencia "sea racional" (ya lo es), sino de que la sociedad deje de
estar dominada por el capital, y no sea el capital y sus intereses los que hagan ese uso antisocial de la ciencia.


4  El "sentido moderno de la ciencia", cierto, sociológicamente es bajo el dominio de los intereses del capital; pero cuando hablo de la ciencia de la modernidad, particularmente en el
contexto del documento, no lo hago como categoría sociológica, sino como categoría metodológica (filosófica); no estoy hablando de sociología de la ciencia, sino filosofía de la ciencia.


5  "La Escuela de Franckurt utiliza el marxismo de Marx", dices, y es así, pero parcialmente; abandona las determinaciones de la estructura, se centra en el análisis de la superestructura y
trata de explotar al máximo esa parte del marxismo en el análisis de la sociedad en esa "teoría crítica", pero he ahí que justo a ello es a lo que se le conoce como "neomarxismo" (y tengo
entendido que es autodenominacion, pero es lo de menos).


6  Y "el marxismo de Marx", no es Kant (la relación sujeto-sujeto), sino, precisamente, la relación sujeto-objeto; esta es la esencia del marxismo, es la tesis de Marx de la relación entre
el ser social y la conciencia social.


7  El Siglo de las Luces (s.XVIII), es el siglo de la Ilustración (el "ilusminsmo", es un término sinonimo que se refiere a su vez a la luz, pero donde el "ilus", se entiende como
luz divina; mientras que en la Ilustración, es la luz del conocimineto que el ser humano se da a sí mismo), y Kant decía, no de los seres ya ilustrados, sino así, en proceso de ilustración; sólo
en ese sentido es que tendrías razon respecto de que "la modernidad no fue ilustrada". sino que estqaba en proceso.  Pero el que ella haya surgido en el momento histórico del modo de
producción capitalista, no anula esa modernidad ilustrada, sino por el contrario, paradójicamente, la afirma: el capitalismo la produjo, la necesiataba para romprer con el pasado medieval y
desarrollar la industria, su modo de producción (y esto no tiene nada qué ver con el pragmatismo o utilitarismo por sí mimso).


8  "La razón ilustrada nunca ha dirigido los destinos de la humanidad", dices, pero a mi manera de ver, es exactamente lo contrario: la ha dirigido plena y absolutamente.  Como dices,
la Ilustración es profundamente humanista, y el humanismo es el rompimiento con el teísmo; pero ese rompimiento con el teísmo, es precisamente depositar en el ser humano los destinos del propio
ser humano.


Luego, infortunadamente tu mensaje se corta...; pero estamos en contacto...