Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 abril 2011 7 10 /04 /abril /2011 23:07

Ícono GeoeconomíaRecursos Naturales, Concepto, Clasificación y Crítica al “Determinismo Geográfico”.  II  Conferencia, Monografía, 2006 (7/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

02 may 11.

 

 

Introducción

 

Es claro que el estudio de lo económico, por lo tanto, esencialmente, de la producción, no podría entenderse sin la base material de éste: la consideración de los recursos naturales.

 

Mas debemos aclarar, no haremos aquí un estudio simplemente económico de los recursos naturales; más aun, podríamos decir que ni siquiera haremos un estudio económico de ellos, sino, precisamente, un estudio geográfico de los mismos, y eso implica, entre otras propiedades del análisis espacial; como las mencionadas en la parte inicial de la conferencia anterior; la localización y distribución de dichos recursos.

 

No es interés de este curso analizar esas otras propiedades espaciales o geográficas del fenómeno económico (simplemente no habría siquiera tiempo para ello), y de ahí que nos limitaremos, en lo básico, a la propiedad de la distribución mundial de los recursos naturales.  Más aun, en la didáctica concreta del curso de Geografía Económica y Política Mundial que hemos utilizado hasta ahora, en buena medida –paradójicamente– habíamos omitido su tratamiento; pero paradoja que se explica, porque a la vista, en cierto modo tanto de autoridades, como específicamente de los estudiantes; al referir las causas geográfico-físicas necesarias que explican los recursos naturales, un planteamiento inmediatista pragmático y utilitarista muy marcado en la generalidad en el estudiante actual, desencadenaba reiteradamente la crítica de no estarse abordando la temática “propiamente económica”.  Ahora, mediante esta didáctica de la clase-conferencia en estos términos, provechosamente, creemos que nos es posible que se entienda más fácilmente el tema de los recursos naturales y sus determinaciones geográfico-físicas en su distribución y cualidades, como base material de la economía.

 

Dicha distribución responde a una causalidad y ella explica la asimetría planetaria en la localización de los recursos naturales y las situaciones económico-políticas en torno a ellos.

 

Desarrollaremos en esta conferencia el panorama general de los recursos naturales en cuanto a la clasificación de los mismos, y la discusión esencial para entender, con la transición a la etapa del capitalismo imperialista, la justificación política al colonialismo del s.XIX, dada en función de la teoría del “Determinismo Geográfico”, propuesta por Friederich Ratzel en su Antropogeografía, en 1882; y en conferencia aparte, nos referiremos a los recursos naturales, en particular a la relación clima-suelo, y a la problemática de la producción agrícola, de la cual esencialmente interesa aquella relativa a la producción de los granos básicos alimenticios, más aun, inmersa en la problemática contemporánea del cultivo de los granos manipulados genéticamente o denominados “transgénicos” (sin poder disponer del tiempo suficiente para analizar lo respectivo a otros cultivos o la misma parte pecuaria y su problemática de clonación).  Del mismo modo, trataremos los aspectos más generales y esenciales respecto de la producción minera como de la producción de energéticos; para, finalmente, discutir allí las tendencias y modelos económico-sociales en el uso y aprovechamiento de los recursos naturales, y el factor población con relación a los mismos.

 

 

Concepto de “Recurso Natural”.

 

El diccionario nos dice acerca del concepto “Recurso Natural”: <<Un bien, un medio de subsistencia>>[1], por lo demás, un bien dado de manera natural, es decir, que está ahí para ser tomado.  El recurso en calidad de “bien para la subsistencia”, nos remite al concepto económico-político de “valor”, aun cuando, en este caso, en tanto satisfactor, y por lo tanto, del concepto de valor, en uno de los dos caracteres del mismo: el de “valor de uso”.

 

Ciertamente, dicho así, el recurso natural, como lo puede ser un leño para el fuego, puede tener –y tiene–, como valor de uso, ese carácter de satisfactor por el cual puede ser usado, ya para la necesidad de servir como combustible, ya para la necesidad de servir como arma contundente.

 

Pero el recurso natural como ese bien, ese medio de subsistencia o ese satisfactor de una necesidad, si en manos del hombre primitivo significaba por entero tan sólo un medio de subsistencia per sé, es decir, por sí mismo cualesquiera fueran sus posibles usos; en manos del ser humano inmerso en modos de producción posteriores en la historia, y conforme el paso del trueque al cambio mediante equivalentes, y finalmente a que dicho bien en tanto excedente de producción, fuese destinado exclusivamente para el intercambio, particularmente el modo de producción actual que se origina desde el s.XVI, el capitalismo, le fue dando al recurso natural otro valor: el de “valor de cambio”.

 

El valor de cambio se refiere específicamente a la mercancía, es decir, a ese producto destinado a ser intercambiable por otros valores.  Hoy en día, todo en nuestra sociedad, incluyendo en primerísimo lugar, a la naturaleza, es –como dijera Marx en sus primeras líneas de su obra El Capital–, <<un inmenso arsenal de mercancías>>.

 

Inevitablemente entonces, tenemos que definir el concepto “recurso natural”, como un bien intercambiable; un medio para la subsistencia, antes que por sí mismo, más bien, en calidad de mercancía (por paradójico que parezca, al finalizar el s.XX, incluso el agua como el aire, se venden y se compran, y no nos referimos a la mercadotecnia de “vivir en zonas más naturales con aguas cristalinas y aire puro”, sino a la venta concreta y específica del agua, e incluso del aire simple, el cual se encapsula en un plástico especial, y el comprador de ese aire, lo utiliza, por ejemplo, como protector de impactos para piezas delicadas).

 

Es ello, y sólo ello, lo que explica el irracional saqueo, la depredación, y la casi inútil proclama por la conservación, protección, “sostenibilidad” o sustentación, en las relaciones de la sociedad con la naturaleza.  Esta es, toda ella, e incluso en el desecho de sus productos (la basura), dado el modo de producción capitalista: mercancía, y en calidad de tal, debe ser utilizada y aprovechada con fines de ganancia económica a partir de su uso y aprovechamiento excedente, es decir, destinado exclusivamente a su comercio.

 

Podemos ver sin dificultad entonces, que el concepto de recurso natural depende incluso del modo de producción económico-social, y por lo tanto, no será el mismo en la comunidad primitiva, que en capitalismo o en el socialismo.

 

Ese factor económico-social es el que dificulta enormemente la clasificación de los recursos naturales, pues así como en la comunidad primitiva el recurso natural simplemente lo era todo, en la sociedad capitalista es sólo un tipo de mercancía, en cierto modo, aparentemente “gratuita”, en tanto dada en la naturaleza (en realidad ello sólo es, en gran medida, aparente, pues el uso y aprovechamiento del recurso natural como medio de subsistencia, antes ha implicado, en casi todos los casos, una forma de apropiación, la propiedad privada de las fuentes del recurso natural).  Pero por otra parte, en la sociedad socialista, un régimen económico social de economía planificada (no economía de mercado), y en ese sentido, una economía de aparente “trueque”, pero en realidad, en donde el producto no se da como excedente y por lo tanto no existe destinada exclusivamente para el intercambio, sino para su aprovechamiento directo como un bien para la subsistencia, el uso y aprovechamiento de los recursos naturales, por definición, es otro.  Así, el recurso natural en su relación económico-social, ha de ser realizado como tal, es decir, el recurso natural, deberá ser un recurso natural real, no un tipo de mercancía, por lo tanto, no un valor de cambio; sino ahora, realmente, un valor de uso, un verdadero satisfactor de las necesidades básicas, necesarias y suficientes, del ser humano.

 

Así, en nuestro concepto de “recurso natural”, en su sentido más potencial, puede definirse como aquel bien de la naturaleza que debe constituir un valor de uso humano.

 



[1] Diccionario Enciclopédico Espasa; Espasa-Calpe, 8ª edición, Tomo 20; Madrid, 1979; (v. Recurso).

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación en Geografía
Comenta este artículo

Comentarios