Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

21 abril 2013 7 21 /04 /abril /2013 22:05

Nuestra Pequeña Narrativa de Lucha Proletaria

 

 

                       Reflexiones Conclusivas

  

 

 

1       Por toda nuestra vida, y a partir de los 17 años de edad incluso con conciencia política militante, me he inconformado con el orden establecido, no obstante “no afectarme directamente”, sino, acaso, como un hecho ideológico en abstracto.

 

2       Hoy, este orden de cosas nos ha afectado directamente, y en una condición de oprobio, esa afectación se exponéncia inconmensurablemente, y no puede sino tener como efecto un alto costo de conciencia: nuestra renuncia a la condición vergonzosa como mexicano.

 

3       Un país que es, como con toda su crudeza se nos define, como nuestra más completa y absoluta negación a nuestra condición humana, no puede, por menos, a su vez, que ser negado, y negarse de manera terminante y absoluta como condición de necesidad.

 

4       La negación de esta aberrante negación llamada “México”, es ahora nuestra propia afirmación: dejar de ser mexicano; no soy ahora, afirmándome, sino tan sólo un ser humano luchando por humanizarse intentando humanizar a los demás, aún ello signifique el sacrificio de la vida propia como acto de dignidad ante la irracionalidad y la injusticia; ante la ruindad y la vileza, de todo cuanto hoy nos niega.

 

5       Renunciara ser mexicano no es, de ninguna manera, un desplante, sino uno de los más elevados actos de conciencia, plenamente consistente con el momento histórico predicho por C. Marx: el momento de la igualdad social en el internacionalismo proletario; el momento histórico del rompimiento de las fronteras a manera del derribo de muros de prisiones; el momento histórico de no más que la unión del proletariado del mundo en lucha por su humanización, erradicando toda forma de nacionalismos patrioteros (o sea, de heredades despojadas: selvas, bosques, mares, playas, ríos, campos), embuste de sutiles cadenas.

 

6       Salvados los gloriosos momentos de su historia por los que México fue, y depositados en una urna, renunciar a ser mexicano, es renunciar a todo lo que de ello queda; a la vileza, a la inmoralidad, a la irracionalidad de un México conservadurista, misoneísta, de ignorancia, de mediocridad, de dobleces e indignidades, de pusilanimidad y miseria de espíritu; de arbitrariedad, de abuso, de atropello, de injusticia, de corrupción e inmoralidad inefables.

 

7       Más que “mexicano” (o de cualquier otra patriotera nacionalidad), somos tan sólo ahora, un ser humano, cuya verdadera patria (cuyo único patrimonio y heredad), es la Tierra como planeta.  El fin, el acto supremo de conciencia como ser humano, es la humanización misma del ser humano.

 

8       En la más entera disposición moral del sacrificio de la vida (no convocando ya a nadie, no necesitando organización alguna para actuar conforme nuestra conciencia moral), nuestro acto moral basta y sobra para ese fin supremo; en el silencio, y en la más profunda intimidad de compromiso social.  Ello nos basta para ser quien somos y responder por nuestros principios en nuestra condición humana.

 

9       La humanización será, por encima de toda fuerza irracional oscurantista; el fascismo genocida está, de antemano, histórica y moralmente derrotado.

 

10    Todo esto no es sino señal del advenimiento de una nueva etapa en el desarrollo social histórico; el derramamiento de sangre es inevitable, de ello se tiñe por los tiempos la bandera del proletariado, y ello es el precio de la libertad.

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios