Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

22 febrero 2010 1 22 /02 /febrero /2010 09:09

 Revisión Crítica a La Geografía en México:

Aspectos Generales de su Evolución,
del Dr. Jorge A. Vivó Escoto, 1964.
  Ensayo, 1985 (9/9).

Dr.Luis Ignacio Hernández Iriberi. 

Espacio Geográfico”, Revista Electrónica
de Geografía Teórica;
México, 25 mar 10.

 

Para concluir, hemos dicho que el Dr. Jorge A. Vivó se integró al saber geográfico sin someter a un análisis crítico marxista el pensamiento geográfico de su época, por las razones justamente expresadas por Loló de la Torriente.  No obstante, hemos visto, él significa la acentuación de la Geografía como ciencia social, lo que, desde el punto de vista meramente fenomenologico[a], representa un virage respecto de la calidad de ciencia más naturalista que social, que fue la geografía en la hechura de sus antecesores, como Pedro C. Sánchez, Rniro Robles Ramos, Ramón Alcorta Guerrero, o Jesús Galindo y Villa.

 

La geografía del “análisis epacial“ (regional), como la expuesta por Gilberto Loyo en el III Congreso Nacional de Geografía, o la misma geografía de los autores antes mencionados, en esencia, fue una geografía fenomenológica (ya por el método en la teoría del conocimiento; ya por los propósitos de los objetos de estudio; es decir, los fenómenos)[b], en donde el verdadero “análisis espacial” (regional), es reducido a marco de referencia de los procesos estudiados.  Es decir, en donde la categoría fundamental del pensamiento geográfico (el espacio), es puesto en un segundo plano.

 

Dialécticamente expuesto, para estos geógrafos, la unidad de contrarios que determina el movimiento de esta ciencia fue la unidad naturaleza-sociedad; ya que la naturaleza fuese el polo dominante, ya que la sociedad fuese el opuesto subordinador.

 

En esta contradicción se resuelve toda la geografía humboldtiana enciclopédica moderna y contemporánea, que ha dado significativos aportes al conocimiento geográfico, pero que no pudo ubicar la unidad de contrarios más general y esencial: el espacio en un ouesto, y la relación naturaleza-sociedad en el otro; subordinando así incosncientemente la categoría fundamental del pensamiento geográfico, atrapada en su momento histórico.

 

De ahí que el Dr. Vivó destaque más, por ejemplo, el “Theatro Histórico Americano”, obra fuenomenológico-historiográfica[c] de José Antonio Villaseñor y Sánchez, que la “Carta General de la Nueva España”, de Sigüenza, o el “Nuevo Mapa Geográfico de la América Septentrional”, de José Antonio de Alzate y Ramírez, por definición, espaciales; así como que considere que la obra de Humboldt llene toda una época por ser enciclopédica, no obstante que sus mayores resultados fueron en materia cartográfica; lo mismo que por ese enciclopedismo pondera a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, más que por la obra cartográfica (y en ese sentido geográfica), de Pedro García Conde, auspiciada por dicha sociedad.

 

De la misma manera, pone en primer plano a un “historiador con obra geográfica” como Manuel Orozco y Berra, o a un enciclopédico como Antonio García Cubas, que a un geógrafo reconocido como tal, como Francisco Díaz Covarrubias, o a un Ricardo Toscano, cuya principal obra geográfica, en cambio, está en lo que esencialmente caracteriza a esta disciplina de conocimientos: es decir, en la cartografía (ya sin considerar el papel colaboracionista de Orozco y Berra con el Imperio de Maximiliano, o la acttud de un moderado de García Cubas, ante los acontecimientos de toda la segunda mitad del siglo XIX; frente a la posición clara y definida de Francisco Díaz Covarrubias, militante del juarizmo ante el Imperio francés, y de Ricardo Toscano, militante del carrancismo ante la dictadura huertista.

 

Mientras que, siendo la Geografía como él la entiende, una ciencia que esencialmente se caracteriza como disciplina enciclopédica, no puede ver en la cartografía, ya no la esencia del saber geográfico, sino tan sólo una “ciencia más” del conjunto que integra en un sistema enciclopédico que es la geografía.  De ahí que se refiera a los “cartógrafos y geodestas mexicanos, quienes desde 1881, hasta 1931, contribuyeron con sus trabajos, en México e internacionalmente, al desarrollo de la cartografía y geografía mexicanas”; esto es, que se refiere a unos especialistas no propiamente geógrafos, que contribuyeron con sus trabajos al desarrollo de dos cosas separadas y distintas (la cartografía y la geografía), que se complementan en una disciplina enciclopédica.  Donde la cartografía con su desarrollo propio, contribuyó al desarrollo de la geografía.

 

Este es, hoy en día, ya en la década de los ochenta, es un planteamiento inconsistente; no obstante, pasará aún mucho tiempo, antes de que deje de reconocerse la validez del pensamiento geográfico del Dr. Jorge A. Vivó, que en su documento “La Geografía en México; Aspectos Generales de su Evolución”, ha quedado vívidamente establecido.

 

Por último, cuando hemos considerado a este ensayo como un “Análisis Crítico Sobre la Geografía en México: Aspectos Generales de su Evolución, por el Dr. Jorge A. Vivó, 1964”, es porque con ello hemos querido ver en él, no sólo un documento “sobre historia de la ciencia”, sino, tomado como tal, extraerle críticamente aquello que nos permita establecer la lógica del desarrollo del pensamiento geográfico, la naturaleza esencial de la Geografía como ciencia.  Y creemos que es así, como mejor puede ser valorado su trabajo.  Tanto más, cuanto las enseñanzas que nos ha dejado, son enormes.

 

 

Bibliografía.

 

Brown, E.H; Geografía, Pasado y Futuro; Fondo de Cultura Económica; México, 1985.

De la Torriente, Loló; Reseña Sobre un Maestro de Energía; Anuario de Geografía XIX, 1979; Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1982.

Rosental-Iudin; Diccionario Filosófico; Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo, 1965.

Staples, Ann; Educación.  Panorama del México Independiente; SEP-El Caballito; México, 1980.

Vivó Escoto, Jorge A; La Geografía en México: Aspectos Generales de su Evolución; en, Memoria del Primer Coloquio de Historia de la Ciencia; Sociedad Mexicana de Historia de la Ciencia y la Tecnología; México, 1964.

 



[a] Aquí convendría traducirlo como “fenomenista”.

[b] Aquí se aprecia cómo entonces jugábamos con la doble acepción del término, generando confusión, e incluso muy posibles generalizaciones inconsecuentes en la diversidad de autores.

[c] O, simplemente, “fenomenista”.


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios