Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:13

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a, 
“Geografía: Fundamento 
de su Teoría del Conocimiento”.  
Estructuración de la Geografía como Ciencia, 
de la Antigüedad al Renacimiento 
(s.III ane, al XVII). Punto 2.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

 

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; 
http://espacio-geografico.over-blog.es/; 
México, 4 ene 10.

 

                              En el siglo III ane, cuando Eratóstenes logra determinar el perímetro de la Tierra, queda claro que la Tierra no sólo es una esfera, sino el espacio terrestre, si bien desconocido más allá del Ecumene, no será ya ni el finito y limitado Perimetrón de Anaximandro, ni un espacio infinito e ilimitado dado a la especulación; sino un espacio finito e ilimitado perfectamente determinado, para cuyo conocimiento de sus propiedades se pueden establecer hipótesis; y es ahí y por tales razones, que nace la Geografía como ciencia.

 

Eratóstenes mismo le da su nombre aludiendo a la descripción de la Tierra.  No la concibe como una “Geo-logía”, es decir, como un logos o tratado acerca de la Tierra; sino como una “Geo-grafía”, esto es, una descripción de la Tierra.  Pero entre el logos y el graphé, si bien en nuestros días en la metodología científica lo primero se refiere al proceso íntegro de la sistematización del conocimiento (el ir de la observación a la descripción, y de ésta a explicación, pasando del análisis a la síntesis); por lo segundo se entiende únicamente a un momento, e incluso inicial, de ese proceso; lo cual, en consecuencia, minimiza la función científica de la Geografía.

 

Sin embargo, sin salirnos del contexto del momento histórico de Eratóstenes, tal última consideración no procede.  Se tiene que analiza, entonces, el significado de la graphía o descripción entre los griegos en ese momento histórico, en donde el logos mismo, no iba más allá de lo que actualmente entendemos por descripción.

 

Así, el tratado, con todo el peso del término, a lo que se refería, era al estudio y conocimiento de la naturaleza de fenómeno singular; en tanto que la descripción, refiriéndose entonces como ahora, a la enumeración de las cosas, a la forma de una estructura dada y al orden de sus elementos componentes independientemente de la naturaleza de estos; a lo que aludía en tanto descripción de la Tierra, queda claro, entonces, que era a la consideración espacial de los fenómenos singulares, independientemente de su naturaleza; y generalizándolo, al estudio y conocimiento del espacio terrestre mismo, reducido en aquel momento histórico por la autoridad de Aristóteles, al “límite que abraza un cuerpo”, y en este caso, la superficie terrestre en su concepto bidimensional.

 

Representar esa superficie bidimensional de la  esfera en un plano, hizo nacer la Cartografía, no como ciencia aparte, sino como técnica y metodología geográfica para la representación y estudio del espacio terrestre.

 

Con ello, la matemática tuvo su momento histórico como elemento caracterizador del conocimiento geográfico: la matemática no es sino exclusivamente una forma de describir casos complejos; como en ese momento lo era la transformación rigurosa de la esfera en un plano; o dicho de otro modo, la transformación rigurosa del espacio geográfico real, a la representación en su abstracción en un mapa; de lo cual se ocuparon en los siguientes siglos del fin de la Antigüedad, Crates, Hiparco, Gémino, Marino y Ptolomeo.

 

Eratóstenes determinó así a la Geografía como ciencia del estudio del espacio terrestre; no de la naturaleza de los fenómenos singulares en sí mismos, sino, al final, de todos ellos, independientemente de su naturaleza, como elementos estructurantes y determinantes de los atributos de ese espacio.

 

Ninguna otra ciencia tendrá tal objeto de estudio.  La Filosofía trata sobre el concepto de espacio como de cualquier otro; la Astronomía tiene en su lenguaje cotidiano el concepto de espacio, en particular el espacio cósmico, pero no es este en sí, como tal, lo que significa sus preocupaciones; la Matemática tiene entre sus categorías fundamentales el concepto de espacio, pero no es este objeto en sí de su estudio; la Física trata con el espacio, pero no como su objeto de estudio, sino ya como sistema inercial o el continuum respecto de lo cual se estudia el resto de los fenómenos físicos; la Geodesia trata con el espacio, incluso específicamente el espacio terrestre, pero sólo desde el trabajo acerca de sus mediciones; la Geofísica también trata con el espacio terrestre, pero no con el espacio como tal, que no está siquiera entre sus categorías fundamentales, sino precisamente con la naturaleza de los fenómenos físicos singulares.

 

La única ciencia que trata con el espacio, y en particular el determinado por la Tierra, es precisamente la Geografía; aun cuando sus especialista, los geógrafos, en este asunto andan sin brújula y sin mapa, es decir, sin teoría, y por lo tanto, perdidos; jugando a hacer cualquier otra ciencia del algún fenómeno singular.  Y para qué se ha de necesitar al geógrafo, si se tiene al especialista del fenómeno.  Pero hablando del espacio terrestre, ya se podrá voltear a todas partes, que al único al que se adjudicará la responsabilidad de dar una respuesta, será al geógrafo (aun cuando este aún no sepa bien a bien, por qué, y menos aún el poder dar una respuesta).  Por lo menos hoy ya dicen estudiar el espacio, aun cuando del estudio del mismo, como tal, en su realidad y naturaleza (más allá de quien esto escribe), ninguno se ocupe, y más aún, a ese espacio se le confunda; en un error lógico de sustitución de tesis; con el estudio de la naturaleza de los fenómenos.


 

Compartir este post
Repost0

Comentarios