Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

27 enero 2011 4 27 /01 /enero /2011 00:01

    Ser Social y Conciencia Social,

 en un Momento Histórico

Crucial para la Humanidad.

Ensayo, 2011[a] (1/4).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

    enero 2011.

 

Introducción.

 

El ser social: la naturaleza transformada de una manera dada en recursos materiales para la vida de la sociedad; y la conciencia social: el conocimiento científico; objetivo, causal, lógico, demostrable experimentalmente y en la práctica histórico-social, y por lo tanto conocimiento verdadero; como fundamento de la responsabilidad y el compromiso del individuo ante la sociedad; en uno de los momentos más críticos en la historia de la humanidad.  De ello es de lo que trata este ensayo.

 

La lógica del mismo tiene como premisa antecedente, pues, lo dado en el uso de los recursos naturales en la organización social del siglo XX, parte de la cual ha sido la experiencia de la organización social socialista; de modo que en una premisa de tesis, afirmamos para el siglo XXI una urgente nueva reorganización de la sociedad, para el uso diferente de esos recursos naturales.  Demostrar tal tesis pareciera quizá la fútil demostración de lo evidente, pero el panorama cambia cuando la hipótesis acerca de esa reorganización concreta de la sociedad, presupone esa sociedad socialista.

 

A partir de los años setenta del siglo XX, basándonos en nuestra experiencia personal empírica, como en el análisis teórico de ciertas obras, tales como el primer estudio global publicado bajo el título de “Los Límites del Crecimiento”, de 1972, entre otros, comenzó un proceso de deterioro generalizado[b], ambiental, económico, social, moral, político; a dos décadas a partir de entonces, la experiencia socialista del siglo XX había dado ya de sí todo lo que podía dar, y el sistema capitalista obtenía de ello menos que una magra victoria pírrica, en la que, pareciendo que había ganado así fuese una pobre victoria, el resultado es que también perdía, pues quedaba al descubierto su punto límite, como lo expresara Lenin, en ese capitalismo monopolista imperialista, al que los capitalistas “triunfantes” le dieron en llamar “globalizado”.  Han transcurrido desde aquel origen, entonces, cuarenta años, y es ya más que evidente, producto ya no sólo de la crítica marxista, sino en el pasmo del reconocimiento por la propia intelectualidad especialista en la materia ocupada en justificar al sistema capitalista, que dicho modo de producción, a su vez, ya ha dado de sí todo lo que podía dar.

 

Y en ese límite de las cosas, la humanidad entera se debate entre una teoría del socialismo que perdió autoridad moral, y una profunda alienación social; de una humanidad sumida en el desconcierto de la necesidad y de alternativas impensables; en unos por intereses económicos y razones ideológico-políticas, y en otros, por los prejuicios, por la pérdida de la conciencia social, producto de la acientificidad y de la alienación.

 

Pero una cosa es la experiencia socialista del siglo XX, la aplicación de la teoría; como a su vez otra lo fue la experiencia socialista del siglo XIX; y otra cosa es la teoría misma del socialismo, dialécticamente renovada a la luz de sus experiencias, como alternativa a la reorganización y desarrollo social en la sociedad socialista, para el siglo XXI.  Así, parafraseando, pudiéramos decir que “una cosa es el marxismo, la aplicación práctica, el desarrollo siempre complejo; y otra cosa es Marx, el fundamento teórico general”; y en ese sentido, a veinte años de terminada abruptamente la experiencia del socialismo del siglo pasado, cabe preguntarnos ahora, “¿Y qué con Marx?”; esto es, veinte años después: ¿y qué con la teoría del socialismo dialécticamente renovada a la luz de sus experiencias?

 

Así pues, dadas esas experiencias; que se sintetizan por las condiciones históricas concretas en que se dieron, en una lógica contraria al principio teórico de extinción del Estado, así como en priorizar el principio político de razón de Estado de la dictadura del proletariado (reservado por lo tanto al político del Estado socialista), antes que exponerse ella como lo que en esencia es: la democracia socialista; se impone entonces la necesidad de la reafirmación de la tesis de que toda democracia socialista, es el Estado en su propio proceso de extinción, ya que ello es el poder del pueblo organizado en la igualdad y la planificación económico-social.

 

Lo esencial a demostrarse aquí, es, entonces, el que toda democracia socialista, es el poder del pueblo organizado en la igualdad y la planificación económico-social; no obstante, de ello tomaremos aquí sólo una faceta: la necesidad de la reorganización social, sobre la base de la experiencia positiva de la planificación económico-social, ante el deterioro del mundo por las caóticas y obsoletas relaciones capitalistas de producción.

 

*

 



[a] Documento base de la conferencia para la “Semana del Marxismo” organizada por Sociedad “Política Quántica”, 28-29 de enero de 2011.

[b] Recientemente, en el ámbito de la lingüística, se tomó el texto de miles de libros digitalizados y se les hizo una serie de búsquedas por palabras clave; algo que detectaron, fue precisamente que a partir de los años setenta, se presenta, expresado por el lenguaje, el reflejo de ese declinamiento generalizado (www.elcastellano.org).

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios