Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

17 marzo 2011 4 17 /03 /marzo /2011 01:02

Geopolítica del Eje del MalTeoría e Historia de la Geopolítica.  Estudio Nº 5 (2/7)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

La Tierra 19ºN, 99ºW; 21 mar 11.


Las diferencias en las categorizaciones será importante, en tanto que ello tiene que ver con la interpretación teórica.  Tanto es así, que Terán Álvarez precisa: “comencemos por distinguir entre región natural y región geográfica”[1], y ello lo hace porque por “región geográfica” subjetivistamente habrá de entenderse necesariamente para él, la “región natural habitada”.  Es decir, no sólo el espacio, sino necesariamente el “espacio humanizado”, lo que para nosotros ello sólo será únicamente un aspecto casual o circunstancial del espacio; esto es, una condición no necesaria.

 

Esta interpretación deviene de una insuficiente categorización del concepto de “espacio”, por el cual se entendió en la ciencia de la Geografía hasta apenas los años ochenta del s.XX: “región natural” (y como tal, un newtoniano “espacio vacío de seres humanos”).

 

Kant (1704-1824), el primero en impartir la primera cátedra de Geografía en Europa, en la Universidad de Köinisberg; profesor de Geografía en esta Universidad, por más de treinta años.  Padre del idealismo clásico alemán, bajo su filosofía criticista y su teoría del conocimiento trascendental, plantea una muy acertada organización de conocimiento en tres campos: uno, de la selección de los hechos en grupos por su clase (las ciencias especiales); otro, en relación con el tiempo (la Historia); y uno más, en relación con el espacio (la Geografía); el problema central se reduce entonces, a qué habría que entender por “espacio”, que para Kant sería una proyección de las sensaciones acerca de la dualidad de la incognoscible “cosa en sí” del espacio, y de éste como la forma de los fenómenos.Posteriormente a Kant, Karl Ritter va a proceder de la misma manera que lo hiciera Estrabón en el s.I ane: trabaja una vasta obra por regiones, de la “historia de los hombres con referencia a sus lugares”, y a lo cual le va a llamar escuetamente, al igual que Estrabón, “Geografía”; y por esa especie de dominio del “principio de autoridad”; la idea de lo que era la Geografía, era así, “la idea de Ritter”, que a lo largo del s.XIX pasó de la influencia del “criticismo” de Kant, a la influencia del positivismo de Saint-Simon (1760-1825) y Comte (1798-1857); lo que significó el paso del concepto de “espacio” como “cosa en sí” incognoscible, expresado en la forma de los fenómenos y en general, de ese fenómeno más general: la región geográfica.

 

Posteriormente a Kant, Karl Ritter va a proceder de la misma manera que lo hiciera Estrabón en el s.I ane: trabaja una vasta obra por regiones, de la “historia de los hombres con referencia a sus lugares”, y a lo cual le va a llamar escuetamente, al igual que Estrabón, “Geografía”; y por esa especie de dominio del “principio de autoridad”; la idea de lo que era la Geografía, era así, “la idea de Ritter”, que a lo largo del s.XIX pasó de la influencia del “criticismo” de Kant, a la influencia del positivismo de Saint-Simon (1760-1825) y Comte (1798-1857); lo que significó el paso del concepto de “espacio” como “cosa en sí” incognoscible, expresado en la forma de los fenómenos y en general, de ese fenómeno más general: la región geográfica.

 

Esto implica que para esa geografía profundamente influenciada de la filosofía positivista más clásica de Saint-Simon; y su teoría del conocimiento fenomenologico*, continuada posteriormente por su secretario (entre 1818 y 1824), Augusto Comte en un sistema filosófico más acabado que formalizó la filosofía positivista; hasta fines del s.XX, el “espacio geográfico” va a ser la “región geográfica”, y ésta ha de ser; a diferencia de la “región geográfica” de Kant referida a la “forma”; necesariamente, la “región habitada” o la “región humanizada”; lo que de suyo no es incorrecto, pero sólo en tanto no se absolutise, pues debe entenderse que la región geográfica (el espacio geográfico), puede no-ser humanizado, y no obstante, ser objetivamente existente como tal, independientemente incluso de que sea o no percibido por nuestra sensaciones.

 

La preocupación; por lo demás, infundada; de los teóricos de la geografía hasta entonces, era el llamado “determinismo geográfico”, por el cual se entiende que en el medio geográfico radican las causas de la manera de ser y de pensar de los pueblos; una de cuyas formas era el temor de la aparente subordinación de lo “geográfico-humano” a lo “geográfico-naturaleza”, en tanto el enciclopedismo descriptivista del positivismo (el conocer las sensaciones sin poder conocer la esencia y de los objetos que las producen), condicionaba lo humano al previo conocimiento de la naturaleza.  Puede verse que el asunto no es de la geografía en sí, sino de la interpretación de la misma bajo un marco teórico determinado.

 

Luego de este análisis, ahora podremos entender más exactamente a qué se refería Karl Ritter cuando hablaba de <<la preferencia de la geografía por el espacio de la superficie terrestre>>; pues por ello en realidad a lo que se refería, era “a las grandes y mayores unidades regionales, en las cuales la armonía entre el medio geográfico y la actuación del hombre podía ser afirmada”[2].

 

Esta conclusión, lleva a Manuel de Terán a afirmar a su vez, que en consecuencia, una Geografía general referida al conocimiento de las relaciones causales y de la conexión universal de los fenómenos, al estilo de lo pretendido por Humboldt en su Cosmos; como ese conocimiento totalizador de la armonía de la naturaleza; no es ya posible; y ciertamente, no lo es sino únicamente en cuanto a entenderla tan sólo como una síntesis de lo regional, y lo regional como un complejo de fenómenos.



[1]       Ibid. p.XXXIV.

* “Fenomenología”: teoría del conocimiento idealista subjetiva que considera que el objeto del conocer son únicamente las sensaciones; que en una variante plantea que ello ocurre sin poder conocer lo que está detrás de las mismas (la esencia del fenómeno e incluso sus causas); y en otra variante, que acepta la existencia del mundo de los objetos materiales que produce dichas sensaciones (las causas), pero sin que tal realidad objetiva sea el centro de la atención, sino sólo las sensaciones mismas (el descriptivismo)

[2]       Ibid. p.XXXVI.


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Geopolítica
Comenta este artículo

Comentarios