Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

16 septiembre 2015 3 16 /09 /septiembre /2015 22:03

04-Zonificacion-Emisiones.jpgUn Portafolios de Trabajos Geográficos: El Paraje de Xacatontla.  Artículo, 2012 (7/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

02 abr 12.

 

Dentro de esas aplicaciones operativas siempre potenciales y nunca realizadas, hubo una, en 2009, particularmente interesante, porque siendo, no obstante, un serio trabajo potencial operativo, ya se hizo con un fuerte contenido de modelo aplicado debido a que no había en él, el compromiso económico de la posibilidad de un contrato, sino que se hizo sólo por una necesidad que se satisfacía con una formación intelectual o profesional.

 

De pronto, en un pequeño paraje de un fraccionamiento residencial de no más de 15 casas, una de cuyas cualidades esenciales debiera ser la posibilidad de “escuchar el silencio”, donde lo que se habría de oír es el canto de las aves o el juguetear de las ardillas, se vio invadido por un mundo de 30 perros trayendo a sus esclavos tras de sí levantando sus excrementos, unos seres muy parecidos a humanos, habitando en sólo 7 casas.  Más aún, y siendo ello lo que detonó la necesidad de este estudio, 6 de esas 7 casas, rodeando completamente 1, como un isla, con ausencia total de perros y donde lo humano buscaba realizarse.  A partir de ello, el estudio se convertía en la solución a una necesidad de un particular, a resolverse mediante la fundamentación de su reclamo ante la Secretaría de Salubridad por contaminación del ambiente y daños a la salud, debida al ruido de sus vecinos (los perros).

 

 01-Topografico-Xacatontla.jpg

Mapa Topográfico del Paraje de Xacatontla

(se han suprimido datos de referencia del área por razones de privacidad)

 

En esa disposición espacial, hay, sin duda, la posibilidad de un estudio geográfico, y éste se convirtió en el análisis de los focos de emisión y de las emisiones mismas por cuanto a su intensidad.  Se daba aquí en especial el estudio de un estado de espacio continuo: el ladrido de los perros, medible en decibeles (dB).

 

02-Foco-Receptor-y-Puntos-Emisores.jpg 

Foco Receptor y Puntos de Emisión

(se han suprimido datos de referencia del área por razones de privacidad)

 

 04 Zonificación Emisiones

Zonificación de Emisiones

(se han suprimido datos de referencia del área por razones de privacidad)

 

Estuvimos a punto de adquirir un decibelímetro, pero el experimentar con un formato de medición equivalente, nos hizo diferirlo hasta olvidarlo en la vaguedad en la informalidad del estudio.

 

El hecho es que este estudio nos daba la posibilidad de la aplicación del registro metódico y sistemático y una medición especial; y de hecho nos obligaba a ello a partir de la pregunta acerca de cuántos dB emitía el ladrido (dependiendo del perro), y cómo ello, ya se atenuaba con la distancia y otros factores amortiguadores del sonido, o bien se incrementaba con efectos de resonancia dada la conformación del terreno.

 

Este es el “asunto de muerte” en el trabajo científico: tener que registrar sistemáticamente.  Y hubo que registrar, en el curso del día, qué perro ladraba, y cuánto tiempo se llevaba haciéndolo, incluso cómo ello se contagiaba a otros y comenzaba un momento infernal de contaminación audible del ambiente.  Avanzado el trabajo, se vio que el repentino ladrido provocaba una alteración cardiaca, y se pensó en la conexión del usuario a algún aparato que permitiera registrar tales efectos, que más que justificaban su reclamo ante la Secretaría de Salubridad e incluso ya implicaba la posibilidad de una demanda formal por daños a la salud.

 

Frecuencias.jpg 

Frecuencias de Emisiones

(un ejemplo de los registros)

 

Otro factor de medición era la intensidad de la emisión, y, a falta inmediata del instrumento apropiado, empíricamente, incluso probando los caminos del estudio, elaboramos una tabla de equivalencias en la cual asociamos los dB producidos por ciertos emisores conocidos, con el ruido producido por el ladrido escuchado al pie y a ciertas distancias.  El procedimiento no era del todo exacto, pero satisfacía la necesidad de valoración, que luego pretendíamos precisar.  Y así, logramos determinar empíricamente el valor aproximado de la emisión desde cada foco, respecto del punto receptor.

 

Escala-de-Emisiones--dB-.jpg 

Escala de Emisiones (dB)

 

Treinta perros en un área muy pequeña de unas ocho casas y con una morfología resonante, ladrando por la menor cosa (el paso de una persona, de otro perro callejero, de un burro o un caballo, de una motocicleta o un ruidoso camión, etc), todo el día y toda la noche, si no unos, otros, y si no todos a la vez, produciendo entre los 30 y 90 dB, desencadenó un grave problema social vecinal, mucho antes de que nosotros pudiésemos tener un estudio más satisfactoriamente elaborado.

 

 Isometrico.jpg

Isométrico que muestra la morfología resonante del paraje de Xacatontla: una pendiente de 6º con una diferencia de elevación de más de 5 m, más la depresión de una concavidad.

 

De pronto, en un conflicto entre esclavos propio de aquella irracionalidad entre los esclavos mismos, ya fuesen éstos de unos perros u otros; así como alguna parte significativa de los perros que llegaron, y que así, sin más, se fueron (16, la mitad), y que parte de los que se quedaron fueron disciplinados más que por un acto de racionalidad, por el temor de sus esclavos a que las “cosas fueran a más”, puso punto final a un momento de tensión extrema.  No obstante, aun cuando el problema no se acabó, ciertamente se disminuyó en considerable proporción, al punto en que –por lo menos de momento– ya no se justificó fundamentar ningún reclamo formal por daños a la salud pública ante la Secretaría de Salubridad.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo

Comentarios