Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

14 abril 2013 7 14 /04 /abril /2013 22:01

Al proletariado.

 

No.  Devolvedme el don, la virtud, dadme el perdón.  En una revisión ética del comunicado anterior, resulta que está mal planteado; y no, no es así, sino con la modestia misma de Boazizi.

 

Había hecho manifiesto al proletariado mi más firme decisión de sacrificar mi vida, no sólo por lo que hoy me afecta directamente, sino consecuente con las ideas manifestadas de toda mi vida, desando que ello cause la indignación necesaria para el más simple acto de conciencia social: una detención arbitraria de mi hijo Marduk Chimalli Hernández Castro, acusado sin escrúpulo alguno.

 

Habíamos dicho que Bouazizi lo hizo en la inconsciencia, en la más profunda decepción; y que nosotros, por lo contrario, lo haríamos en la más profunda conciencia intelectual, moral y estética.  Y si bien puede aceptarse lo intelectual y lo estético, no lo moral: hubo un error de ética en el planteamiento, al llamar al proletariado y sus organizaciones de conciencia, a darme cobertura y protegerme de la acción de las autoridades a fin de poder realizar mi legítima decisión de protesta; pero no, hay aquí un error moral.

 

En primer lugar, no puedo comprometer en esa responsabilidad a nadie más.  En segundo lugar, es un acto moral.  La dignificación de la sociedad, como todo acto moral, ha de hacerse en silencio, en la más profunda intimidad para con los demás…, es el hecho mismo el que ha de expresarlo todo, cuando tal hecho tenga que ser.  Olvidad lo anterior, olvidad todo; este es sólo un aspecto de la más absoluta intimidad personal, y es suficiente.  Acaso externar el acto moral del sacrificio de la vida como indignación ante los hechos, ha traído algo necesario: ¡No hay objeción!, esto es, no es un problema metaético de dudosa solución, sino un asunto moral que está plenamente justificado.  El desasosiego que la pena de la muerte pudiera causar, está plenamente compensado.

 

Habrá de ser, en lo personal, en su momento, en silencio, con la más entera dignidad, manifiesta y plasmada en un escrito.  Habrá de ser, en lo colectivo, en su momento, en silencio, con la más entera dignidad, manifiesta y plasmada en los hechos.  Saludos.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios