Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

24 abril 2011 7 24 /04 /abril /2011 23:01

Ícono Geografía Educativa (Globo Terráqueo-copia-1Reforma a la Ley de Seguridad Nacional = Golpe de Estado en México.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es

    21 abr 11).

 

En la Consultoría de Estudios Geográficos y Sistemas de Información adjunta a la presentación de esta revista de geografía teórica, en la explicación acerca de Qué es?, entre otras cosas explicamos lo que es “información”, y particularmente “cantidad de información”, haciendo ver la paradoja de que la cantidad de información, es proporcionalmente inversa a la probabilidad de ocurrencia del hecho al que se refiere (o, para entenderlo más claramente, lo podemos enunciar diciendo que: poca cantidad de información, hasta lo nulo, siendo inversamente proporcional a la probabilidad de la ocurrencia del hecho a que se refiere, no dice nada, porque sólo muestra lo que ya es dado por la cantidad de datos evidentes).  De ahí que haya más información en una caricatura, que en una fotografía.

 

En el arte de la información, su mucha cantidad es, pues, la capacidad de síntesis de la suma de datos, de modo que con poco, se descubre lo que nadie ve, y así, siendo ciertos los datos, la probabilidad de que sea lo que se dice, es mucha.

 

Desde principios de los años 2000, ya intuíamos lo que hoy afirmamos; apenas entonces lo comentábamos vagamente: se está preparando un golpe de Estado.

 

Y como lo advertimos, ahora ya por más que evidente, todo esta situación actual al inicio de la segunda década de los 2000, tiene por fin conducir al Estado de Excepción antes del proceso electoral de 2012; todo esto, no ha venido siendo otra cosa que un golpe de Estado diferido.

 

¿Aún alguien cree que habrá proceso electoral en julio de 2012?  ¿Hay alguien aún por ahí, que no se haya dado cuenta de que este asunto se acabó?

 

Terminó la era del capital, éste se derrumba estrepitosamente, el año 2012 se cumple un nuevo momento de los periodos de las crisis cíclicas del capital.  En el siglo XIX eran cada 10 a 12 años y afectaba básicamente sólo al país en donde se originaba; en el comienzo del siglo XX comenzaron a ser cada 8 a 10 años, con afectaciones internacionales relativas entre los países capitalista avanzados; en su segunda mitad empezaron a ser ya entre 6 y 8 años con implicaciones mundiales; y desde fines del siglo pasado a estos comienzos del siglo XXI, las crisis cíclicas del capital pasaron de cada 4 a 6 años, a cada 4 años, y hoy es ya una crisis permanente, con afectaciones mundiales en gran magnitud; y ya no hay ciclo como tal para la crisis, sino para el incremento de la magnitud de la misma que es ya permanente; y, evidentemente, para el 2012, no resiste más en las condiciones actuales.  Al parecer el capital monopólico internacional tiene un plan de "Borrón y Cuenta Nueva" con una reestructuración total del sistema capitalista mundial, en lo que denomina el "Nuevo Orden Mundial", con el adiós a las monedas, a las soberanías nacionales, a los Estados locales, etc; y este desquiciamiento de violencia es parte de "show", directamente proporcional, para justificar tales acciones que pretenden contrarrestar las movilizaciones sociales mundiales que ya están a la vista.  El plan está ya en marcha, lo había venido siendo desde fines de los años noventa en realidad, pero (y aquí el hecho de la cantidad de información) lo que va a ver la humanidad en los próximos meses (y de hecho lo que ya ha empezado a ver), realmente va a ser un asunto de ciencia-ficción (¿ahora se entiende el por qué de las leyendas de las profecías mayas, y el cabalístico 2012, etc etc; ahora se entiende el por qué del doble discurso del reyesuelo ilegítimo en el poder?).

 

Con la Revolución Francesa de 1789, el orden capitalista finalmente quedó consolidado en el mundo, se convirtió ya en el modo de producción dominante.  Casi medio siglo después, con la Revolución Industrial, está dada ya la producción en serie, una producción masiva de mercancía, cuyo desequilibrio periódico entre su capacidad de consumo y su producción, comenzará a dar lugar a las crisis cíclicas del capital.

 

Una primera crisis importante que se registra, es la de 1825 en Inglaterra.  Apenas poco más de diez años después, en 1836, ocurrió un segunda crisis económica aquí mismo, pero que ya se extendió a Estados Unidos.  Y una docena de años después, para mediados de ese siglo XIX, entre 1847 y 1848, una nueva crisis, que originada en Inglaterra, se extendió nuevamente a Estados Unidos y luego a Europa.  Otros diez años después tiene lugar la crisis económica de 1857 abarcando la misma extensión.  Diez años más después, siguió la crisis de 1866; y a partir de entonces, el período entre una y otra comenzó a reducirse, de modo que la siguiente ocurrió siete años después, en 1873, considerada una de las más profundas, que –se dice en el ahora viejo Manual de Economía Política de la Academia de Ciencias de la URSS; publicado por Grijalbo, y cuya edición que poseemos es la 3ª, de 1960, en su reimpresión de diciembre de 1969– marcó el paso del capitalismo premonopolista al capitalismo monopolista; y casi una década después, la de 1882, y a ocho años, la crisis de 1890.

 

La relación de las crisis económicas ya en el siglo XX, se inicia con la de 1900 (iniciada en Rusia), y con un período ya reducido, la siguiente fue siete años después, en 1907.  Otros siete años después la crisis económica estalla con la misma I Guerra Mundial de 1914-1918, y apenas entre dos y tres años después de la guerra una nueva crisis entre 1920 y 1921; hasta que, siete años después, estalla la famosa crisis económica conocida como el “Crak de 1929”; con la que se puede decir, se pasa del capitalismo monopolista privado, al capitalismo monopolista de Estado, iniciándose la era del imperialismo.

 

Siguiendo su ciclo natural, siete años después, la siguiente crisis económica estalla nuevamente, ahora con la Guerra Civil Española de 1936, preludio de la II Guerra Mundial.

 

Otra vez, tres años después de la guerra, en 1948, se da una nueva crisis originada en los Estados Unidos.  Y en una nueva reducción del lapso del ciclo, ahora, seis años después, las siguientes crisis de 1953, y apenas a los cuatro años, en 1957, una más.

 

Luego vinieron las crisis de 1966, y ya originada en México y difundida internacionalmente, la crisis de 1976, a la que le siguieron como cuentas de rosario la de 1982, 1988, y 1994 en este mismo país.

 

Se había derrumbado ya, en 1990, el sistema socialista, era el reino omnímodo del capital imperialista, por fin el Paraíso…, para que luego ocurriera la catastrófica crisis económica de Japón en 1997, e inmediatamente después la de Estados Unidos en el 2000, a partir de la cual, en su propio rosario, luego vinieran allí mismo la grave crisis del 2004 y la todavía peor de 2008; hasta enfrentar en perspectiva, necesariamente, a cuatro años, la que obligadamente habrá de ser una crisis inconmensurable: la crisis económica de 2012.

 

En esto, más que “profecías” y “mensajes de videntes”, hay un simple estudio de Carlos Marx (justo por esos mismos que tanto lo detestan), quien fue el que predijo, con fundamento científico, la necesaria ocurrencia de esas crisis cíclicas, como un fenómeno de sobreproducción y reacomodo o reordenamiento del capital.

 

Tras cada crisis, el capital ha podido reponerse una y otra vez, más aún, en su recomposición se ha fortalecido cada vez más: al quiebre de las pequeñas empresas, los monopolios se han hecho cada vez mas grandes a su costa; pero en ello había un límite, dado por la magnitud de la crisis arrasando con grandes empresas monopólicas, por demás, existiendo en una economía ficticia sobre la base del endeudamiento.  Todo eso está a punto de desplomarse, y no hay más expectativas de reacomodo del capital en nuevos monopolios, que el gran monopolio que representa ahora su propuesta de reordenamiento en el llamado “Nuevo Orden Mundial”.

 

No van a esperar, lógicamente, al desencadenamiento de los acontecimientos naturales del ciclo del capital, se habrán de adelantar, y eso, necesariamente, tiene que ser en el curso de este año 2011, y, particularmente, en el curso de su segundo semestre.  De ahí las “Predicciones Inducidas de Web Bot” de “acontecimientos en mayo”, y algo en noviembre, que no es sino la fecha límite del capitalismo mundial tal como hasta hoy lo conocimos.

 

Marx, Engels, Lenin, confiando en la iniciativa histórica de las masas, previeron a ello, con fundamento en leyes científico-económicas, el seguimiento del modo de producción socialista.  Así será, necesariamente; pero lo que no podían predecir, es la forma en que el capital ofrecería resistencia y buscaría alternativas a su sobrevivencia, que es justo lo que hace de este momento histórico algo no sólo totalmente nuevo, sino digno de toda ciencia-ficción.

 



Compartir este post
Repost0
24 abril 2011 7 24 /04 /abril /2011 23:00

Ícono Geografía Educativa (Globo Terráqueo-copia-1No Más Que un Asunto de Geopolítica, en el Extremo de la Ciencia-Ficción.

 

Esto es geopolítica pura, pero la propia al siglo XXI del ciencia-ficción; su tratamiento lo hemos venido haciendo en el Blog: "Identificados, Revista de Exopolítica", manejándolo aún en un plano muy especulativo; pero las evidencias ya son enormes y al parecer, pudiera empezar a afirmarse que con motivo de los acontecimientos del 31 de marzo (que pasó desapercibido), como del 20 de abril, en Costa de Marfil, quizá ha empezado ya la operación "Blue Beam": un profundo proceso de alienación social mundial, para, en ese contexto de confusión, manejar el paso al llamado "Nuevo Orden Mundial", como la versión de un nuevo orden capitalista internacional, en la idea del "empezar de nuevo".

 



Compartir este post
Repost0
20 abril 2011 3 20 /04 /abril /2011 23:01

Eje del Mal, 2001 G. BushPasado, Presente y Futuro Geopolítico de Asia Central"* Estudio Nº 9 (1/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri .

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geoográfico.over-blog.es/;

La Tierra, 1 (φN, λW); 21 abr 11.

 

 

Introducción

 

El presente Estudio, como cualquiera de los Estudios que hemos venido trabajando en los ocho fascículos que preceden a éste (cuatro de ellos relativos a la geopolítica), es susceptible de ampliarse.

 

Particularmente este Estudio Nº 9, Pasado Presente y Futuro de Asia Central, evidenciará tal hecho.  Esto es, que aquí nos referiremos muy breve y generalizadamente a cada una de esas etapas históricas de una región que ha sido particularmente exótica, es decir, lejana y extraña, desconocida y compleja.

 

Pero más aun, como no tratamos aquí acerca de la historia, ni de la sociología, ni de la antropología en sí, ni mucho menos de todo ello junto y algunas cosas más como la economía y la política, sino exclusivamente de lo que todo ello arroja para el conocimiento de la geo-política; lo que intentaremos en este Estudio será una explicación de la esencia geopolítica históricamente dada de Asia Central; lo que es tanto como intentar explicar la razón esencial del origen de la geopolítica misma como estudio especializado.  Esto es, entender el por qué de la insistencia conceptual en la “Isla Mundial” y la “Región Pivotal”, o el “Corazón Continental”; el “Peso Específico” geográfico generador de todos los “contrapesos” geográficos, o el “Centro Geográfico e Histórico” vinculado al “Eje del Mal”.  En suma, tratar de entender la esencia de las razones geopolíticas de Asia Central.

 

En una primera parte explicaremos pues, esos fundamentos teóricos geográficos que determinaron la importancia histórico-política de ese peculiar punto central que es Kabul (y nótese aquí esta particular determinación geográfica de lo político sin que por ello vayamos a incurrir en el ratzeliano “determinismo geográfico”); pero de la importancia a su vez, de regiones colindantes, como la región de Samarkanda a Alma-Ata; o la región de Cachemira a Lahore; o como la radial de Mazar-i-Sharif a Teherán.

 

 

Pasado Geopolítico de Asia Central

 

Esos conceptos de la geopolítica asociacionista y reduccionista subjetiva que hemos mencionado más arriba, no han sido casuales ni arbitrarios, tienen por el contrario, una sutil determinación histórica, tal como se muestra en el esquema siguiente (y aquí particularmente nos interesa ahora precisamente esquematizar, para contribuir al proceso de abstracción de esos elementos geográficos determinantes).

 

Pasado-y-Presente-de-Asia-Central-1.jpg

Esta figura muestra de suyo la importancia central de Kabul, como punto de conexión y distribución obligado hacia tres puntos de cardinal importancia político-comercial: Pekín, Delhi, y Europa.

 

 

Vistos estos puntos referenciados en un mapa o un Globo Terráqueo, no pasan de ser –para un ojo inexperto–, mas que antiguas ciudades y rutas de unión entre ellas, donde Kabul representa una suerte de ciudad de paso circunstancial de todas ellas.

 

Sin embargo, si se amplía la visión no sólo en el espacio (geográficamente), sino en el tiempo (históricamente), nos encontraremos sin dificultad con que tales rutas fueron de fundamental importancia comercial ya desde el s.II ane, y por lo menos hasta finales del s.XIII; tales son: la “Ruta de la Seda” (Kabul-Samarkanda-Kashgar..., Pekín); la “Ruta de las Especias” (Kabul-Rawalpindi-Lahore-Delhi...); la “Ruta del Tibet” (Kabul-Islamabad-Srinagar...).  La ruta faltante de mencionar, es la obvia de Kabul a Europa.  Así, transformemos el esquema anterior, ahora en el siguiente:

 

Pasado-y-Presente-de-Asia-Central-2.jpg

Generalizado el esquema en la geografía histórica de sus rutas comerciales, agregamos ahora a ello un elemento más: el que tales rutas no podrían sino corresponder, ya a una línea ortodrómica (etimológicamente, de “camino recto”), o bien a una línea loxodrómica (etimológicamente por su parte, de “camino oblicuo”), lo cual no significa otra cosa que hablar, ya de las distancias más cortas o más largas entre dos puntos.

 

 

Como puede verse, en el esquema anterior se asocia ahora las antiguas rutas comerciales, con dos elementos geográficos, o de la geo-metría terrestre, de fundamental importancia: las llamadas líneas ortodrómicas (etimológicamente, de “camino recto”), o bien, las líneas loxodrómicas(etimológicamente por su parte, de “camino oblicuo”).  Puede apreciarse así, que en tanto la “Ruta del Paso de Constantinopla” de Europa a Kabul, y su continuidad con la “Ruta del Tibet”, representan sendas líneas loxodrómicas (rutas de camino largo), en el Globo Terráqueo; las “Ruta de la Seda” y“Ruta de las Especias”, por su parte, representan líneas ortodrómicas (o rutas de camino corto).

 



*   Estudio N° 9 Línea de Investigación Geográfica, mayo de 2006.

 



Compartir este post
Repost0
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:04

Ícono EducaciónEstudiando la “Cuestión Escolar”.  Artículo, 2010 (4/4)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México,   27 may 10.

 

Luego, en la cronología, aparecen Langevin (1872-1946), y Wallon (1879-1962), que en principio han de mencionarse juntos en función del llamado “Plan Langevin-Wallon”, como propuesta de unificación de los niveles educativos primario y secundario.  Langevin destaca más bien como físico, pero, acerca de Wallon, psicólogo, miembro del Partido Comunista Francés desde 1942, ciertamente rechaza los fundamentos metafísicos dualistas y fenomenológicos de la filosofía idealista en que se sustenta el concepto de la Escuela Nueva, particularmente en lo referente al conocimiento innato que habría de darse por necesidad en ese idealismo subjetivo, planteando que el conocimiento se da en un proceso social.

 

Wallon; que Jesús Palacios no clasifica, no obstante, entre los pedagogos socialista o marxistas; desarrolla el análisis marxista de la psicología, algo de suyo complejo, que se mueve delicadamente entre los principios de objetividad y subjetividad en el conocimiento; tanto, que justamente cuando ello se desborda, se incurre en las posiciones del llamado superestructuralismo de la Escuela de Frankfurt del llamado “neomarxismo”.  Por ello, Wallon, como Vygotski, entre otros autores que se suelen clasificar en el marxismo, ameritarán un análisis aparte.

 

Finalmente en esta tercera etapa del desarrollo de la Escuela Nueva, Palacios ubica Carl Rogers (1902-1987), psicólogo norteamericano que junto con Maslow fundan el planteamiento del “humanismo en psicología” (o la “psicoterapia centrada en el cliente”).  En sus inicios, realizó estudios de teología cristiana, tras los cuales siguió los estudios psicopedagógicos.  A partir de Otto Rank se ve influido por el sistema filosófico del existencialismo desde 1924.

 

Para 1964, Rogers forma parte del Western Behavioural Science Institute (Instituto de Ciencias de la Conducta Occidental), de la Jolla, California; conocido también como el famoso “Instituto de Esalen” (en el cual se fraguan extrañas historias, a las cuales nos referiremos en otro lugar).

 

Un grupo que Palacios coloca aparte, de manera diacrónica, es el grupo socialista: Marx (1818-1883), Engels (1820-1895), Lenin (1870-1924), son sus inspiradores teórico-prácticos desde los fundamentos filosóficos y sociales.  Tendrán en Makarenko (1888-1939), a su expresión en el campo de la pedagogía, bajo las condiciones extremas de educar y reformar a jóvenes delincuentes, entre los cuales no aplicó recursos psicopedagógicos, sino toda una práctica sociopedagógica (junto con Makarenko estará Sujomlinski, 1918-1970, aun cuando Palacios no lo menciona).

 

Palacios, exponiendo el desarrollo de la Escuela Nueva, ubicará en este grupo socialista a Blonskij (1884-1941), el cual, psicólogo, en el campo de la pedagogía, establecerá la teoría psicopedagógica de la Escuela Nueva, pretendiendo vincularla con principios marxistas.

 

Gramsci (1891-1937), será un caso especial a estudiar en el campo socialista; él es el antecedente de todos los palnteamientos de la corriente de pensadores llamados superestructuralistas de la Escuela de Frankfurt, autodenominados “neomarxistas”.  En esa corriente estarán casi todos los siguientes que Palacios relaciona, a excepción clara de Suchodolski.

 

Suchodolski (1903-1992), es uno de los ultimos grandes teóricos marxistas de la pedagogía socialista, al generalizar en ella la importancia de la ética y la estética, summum de lo opuesto a las pretenciones psicopedagógicas, o, por decirlo de otro modo, expresión más elevada de los fundamentos sociopedagógicos.

 

Finalmente Palacios agrupa a una pedagogía de America Latina dada en tres autores notables: Freire (1921-1997), Illich (1926-2002), y Reimer (…-1998).

 

Hasta aquí la propuesta clasificatoria de Jesús Palacios extendida por nosotros a una definición más explícita en las determinaciones filosóficas.  Como ejercicio clasificatorio ha resultado excelente, de ello se pueden inferir varias cosas interesantes que comentaremos en los siguientes fascículos de esta serie.

 


Compartir este post
Repost0
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:04

Eje del Mal, 2001 G. BushLa Teoría Geopolítica del "Eje del Mal" y la Geoestrategia Político-Militar de la "Guerra Preventiva"*  Estudio Nº 8 (1/6)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

 “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

La Tierra; 1 (φN, λW); 18 abr 11.

 

 

Introducción

 

Los años noventa fueron, en su naturaleza, años de transición y obligada redefinición geoestratégica político-militar que luego de la integración de diversos elementos, concluyó en la 7ª Geoestrategia Político-Militar, denominada ahora: del “Ataque Preventivo”, o de la “Guerra Preventiva”; doctrina de G.W. Bush, nacida de la conjunción de diversos elementos ideológicos de carácter geopolítico que contribuían a configurar el propósito del “Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense” (PNAC), finalmente establecido en 1997.

 

 

Geopolítica del “Eje del Mal”,

y Geoestrategia de Posguerra Fría:

el “Ataque  Preventivo”

 

La geoestrategia del “Ataque Preventivo” requirió de su propia y nueva teoría geopolítica, y así aparecieron y se fueron integrando en una, esos elementos: primero, como antecedente, la idea de McLuhan acerca del desarrollo de la sociedad contemporánea integrada como una “Aldea Global” (Global Village; que pudiera traducirse quizá como el “mundo de villas”, no casualmente, se ha dicho, recreando con ello una idea medieval), que en su evolución propia, pasa de la llamada por él como sociedad de la “Galaxia Gutemberg”, a la sociedad de la “Galaxia Marconi”**; segundo, el concepto de “Globalización”, de Theodore Levitt, en su obra La Globalización del Mercado (en el cual se plantea un mercado capitalista único, mundial), 1985; y luego, en tercer lugar, la idea más elaborada y ya esencial en esta nueva teorización geopolítica, idea que aparece con el historiador Toynbee, pero que es retomado y popularizado por S.P. Huntington en su artículo ¿Choque de Civilizaciones?, de 1993; para culminar, en cuarto lugar, con la teoría geopolítica de los “Imperativos Geoestratégicos” de Brezezinski, 1997, y quedar así establecido el “Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense”.  Todo lo cual, finalmente, se conjugó en la “Doctrina del Eje del Mal”, de 2002.

 

Nada de lo ocurrido en la política internacional, particularmente ya después de 1993, puede ser ajeno a las determinaciones de lo que fue conformando la Teoría Geopolítica del “Eje del Mal”, y su Geoestrategia Político-Militar del “Ataque Preventivo”.  Menos aun lo puede ser luego de quedar establecido el “Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense” en 1997.  Y difícilmente se puede caer en la ingenuidad en el análisis de los hechos de New York en septiembre de 2001, después de tener presentes estos elementos geopolíticos y geoestratégicos: todos esos hechos, no responden a otra cosa que a un gigantesca provocación internacional para justificar o dar “razón histórica” a los elementos integradores de su nueva geopolítica y geoestrategia; esto es, la respuesta a la pregunta de Huntington resultaba históricamente afirmativa, es decir, sí, producto del proceso de “globalización” y el desarrollo de “La Galaxia Marconi”, en el escenario internacional se estaba dando ya ahora, el “choque de las civilizaciones”, a manera de un ataque por sorpresa al “Castillo”, efectuada por los villanos, es decir, por los “aldeanos globales” insurrectos en hordas bárbaras; esto es, organizados en un “Eje del Mal”.

 

Geoestratégicamente, lo esencial ahora, es determinar el posible objetivo a largo plazo; no sólo para poder predecir la dirección de la guerra, su naturaleza y sus escenarios o teatros de operaciones, sino principalmente por la duración de la misma, y en consecuencia, de su magnitud.

 

Mas, para poder explicar lo anterior, es necesario desentrañar los rasgos esenciales de la Teoría Geopolítica misma, del “Eje del Mal”.

 

El primer y más notable rasgo es precisamente la reivindicación de aquello por lo que principalmente se criticó a la “Teoría de los Contrapesos” de Spykman: esto es, la “Teoría del Eje del Mal”, no se plantea ninguna concesión a “equilibrios” o “estabilidades”, sino, por lo contrario, esencialmente agresiva, tomar la iniciativa para ejercer la hegemonía mundial; iniciativa a tal punto, que se definió incluso bajo el “ataque preventivo”, o el poder hacer la “guerra por la sola sospecha”.

 

El segundo rasgo fundamental, es su definición del nuevo enemigo: el Islam, con lo que no sólo se define a la “civilización adversaria”, sino concita la ciega fe religiosa, como garantía suficiente para una “guerra eterna”, “infinita” (razón por la cual la operación de respuesta a los actos de New York en septiembre de 2001, fue denominada inicialmente, en un exacerbado extremismo en esa terminología, como: “Justicia Infinita”); y el tercero, la denominación de “acto de terrorismo” a toda acción contestataria de ese adversario.  En ese “juego bélico”, la provocación es el motor mismo de la nueva guerra; por lo demás, una “guerra santa”, que desde el primer momento se definió a manera de una “Cruzada” en lucha del “Bien”, contra el “Mal”, y más aun, contra el “Mal”, organizado en un “Eje del Mal”.

 

Todas la geoestrategias político-militares del imperialismo, desde la “Represalia Masiva” hasta esta última del “Ataque Preventivo”, son, sin lugar a dudas, demenciales; pero aquellas geoestrategias imperialista de la Guerra Fría, tuvieron –por lo menos simuladamente– la atenuante de pretender el establecimiento del “equilibrio de fuerzas”.  Ahora abiertamente no es así, ahora lo que se plantea con toda claridad, es la hegemonía imperial a nivel mundial, de los Estados Unidos (y más propiamente dicho, del poder de una oligarquía detentadora de los más grandes monopolios y capitales mundiales, a la vez, directamente gobernante, con todo el aparato de Estado directamente en sus manos); y, bajo las condiciones en que esto se está dando, hoy, como nunca antes en la historia, la humanidad está en el más serio y grave peligro.

 



*   Estudio N° 8 Línea de Investigación Geográfica, mayo de 2006.

** Al encontrarnos con estos conceptos de McLuhan, que él introdujo para referirse al desarrollo tecnológico en el ámbito de las comunicaciones (de la era de las comunicaciones originadas con la imprenta, a la era de las comunicaciones televisivas); ahora creemos que es de ahí de donde el Presidente de los Estados Unidos en los años ochenta, Ronald Regan, los retomó para hablar de lo que él ahora llamó: “La Guerra de las Galaxias”, de lo cual se entendería, la guerra del “Enfrentamiento Directo”  con el despliegue tecnológico de las comunicaciones para crear un Escudo Antimisiles.

 



Compartir este post
Repost0
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:03

Ícono EducaciónEstudiando la “Cuestión Escolar”.  Artículo, 2010 (3/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México,   27 may 10.

 

Lo que nos parece lo más característico del aporte de Jesús Palacios en La Cuestión Escolar, es, por una parte, las etapas que propone de la historia de la escuela; pero, por otra parte, y a nuestro juicio lo más significativo, el propósito del cruce transversal que hace a esas etapas históricas, con ciertas líneas de posición filosófica, en lo que, sin embargo, finalmente no es explícito.

 

Tratando de entender el cuadro que se deduce del análisis de Palacios, completado con las precisiones filosóficas con modificaciones nuestras, quedaría presentado de la siguiente compleja manera: (habrá que insertar cuadro).

 

En su secuencia cronológica, luego de Rousseau (1712-1778), menciona a su seguidor, Pestalozzi (1746-1827), y a ambos les caracteriza su propio tiempo: el siglo XVIII, por excelencia, el siglo de la Ilustración, y con ella, del pensamiento filosófico materialista mecanicista en el que aún dominaba el deísmo, como un ateísmo encubierto aún.  Ambos constituyen el movimiento renovador, al cual le caracteriza el rompimiento con el escolasticismo del Bajo Medioevo proyectando aún sus resabios hasta ese siglo XVIII.

 

Entre estos autores menciona a Fröbel (1782-1852), y a Tolstoy (1828-1910).  Respecto al primero, este mezcla la educación con lo religioso, creyente, y en ese sentido, por definición, en el campo del idealismo metafísico; pudiéramos calificarlo de deísta, en una época en que gracias al mismo Hegel (1770-1831), se transita al ateísmo abierto.  Fröbel, en su teoría del conocimiento idealista, no podría ser sino influido por el dominante idealismo clásico alemán, un kantiano-hegeliano que en un análisis más fino quizá pudiésemos definirlo con más precisión como seguidor de Schiller (1759-1805), un rousseano-kantiano; de Fichte (1762-1814), idealista subjetivo acusado de ateísmo; o de Schelling (1775-1854), idealista objetivo mezclando sus ideas con el kantismo.  Respecto al segundo, Tolstoy, en su madurez, ya propiamente inmerso en la segunda mitad del siglo XIX, hay una consideración totalmente distinta.

 

Tolstoy, ruso que vive las etapas finales del zarismo, novelista en el movimiento cultural del romanticismo realista (expresión de la cultura proletaria, frente al romanticismo naturalista, expresión de la cultura burguesa en ese período histórico), partidario del movimiento populista, fundamenta su teoría del conocimiento en los fundamentos filosóficos del anarquismo y su socialismo utópico: un materialismo aún mecanicista, ya abierta y profundamente ateísta.

 

En una segunda etapa del desarrollo histórico de la Escuela Nueva, menciona un nuevo conjunto de autores.  De ese conjunto de autores representativos, toma a los más significativos, empezando por Adolphe Ferriére (1879-1960), que de algún modo parece ser una síntesis de los antecesores en el grupo en el que clasifica.

 

Ferrière se clasifica a sí mismo como metafísico, quizá una manera generalizada de ubicarse simplemente como idealista.  Tomó cursos de filosofía, y su destacado profesor fue Jean-Jacques Gourd (1850-1909), un seguidor de Kant, que para la época de Ferrière se mezcla con la influencia generalizada del positivismo comtiano, en una especie de neokantismo.

 

En ese grupo están sus contemporáneos: Claparède (1873-1940), un claro idealista fenomenologista y funcionalista, que abreva lo mismo de Spencer que Dewey; y Decroly (1871-1932), otro idealista fenomenologista religioso, que no cabría en otra corriente que la neokantiana (quizá más probablemente de su Escuela de Marburgo que de la Escuela de Friburgo; análisis que ya dejamos a los especialistas interesados).  A su vez se mencionan a Kerschensteiner (1854-1932); y a Dewey (1859-1952).  De ambos se puede hablar conjuntamente, Kerschensteiner se afirma como un pestalozziano, y en ese sentido como un simpatizante del “materialismo mecanicista”, que en realidad debe traducirse en su forma del empirismo, que le permite coincidir con los planteamientos del pragmatismo, particularmente de  Dewey.

 

Sigue una tercera etapa del desarrollo de la Escuela Nueva, tras la formalización de la misma en 1921; pudiera decirse, en consecuencia, de la reforma concreta de la misma; y en ella, Palacios menciona a autores representativos como Neill (1883-1973), el cual va a representar la posición extrema de la teoría de la Escuela Nueva en el momento mismo de su formalización, posición dada en una plena libertad para el niño, en términos autodeterminativos, apenas regulada por el mismo colectivo de éstos; Neill responde así a los planteamientos esenciales del sistema filosófico idealista subjetivo del existencialismo, en particular del existencialismo ateo de Heidegger, Sartre y Camus, del cual se ve influido a través de …

 

Luego menciona a Freinet (1896-1966), el cual fue miembro del Partido Comunista y dirigente en la resistencia francesa cuando la invasión nazi, y compartió con Krupskaia ideas y teorías socialista de la educación.  Freinet  representa un caso especial en el concepto de la Escuela Nueva, pues disiente de ella en la concepción psicologista dada por la Liga de la Nueva Educación, en cuyos Congresos participó, a la vez que se pronuncia por la reforma de la Escuela Tradicional; introdujo así, la variante de lo que llamó la Escuela Moderna, como una interpretación socialista y sociopedagógica de la reforma de la escuela.

 


Compartir este post
Repost0
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:02

Ícono EducaciónEstudiando la “Cuestión Escolar”.  Artículo, 2010 (2/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 27 may 10.

 

No queremos dejar dados por supuestos algunos conocimientos filosóficos, que, aun cuando básicos, no suelen ser del dominio común; esto es, que, primero, del idealismo como del materialismo, no debe hacerse una interpretación vulgar, en el sentido de que por idealismo, filosóficamente entendido, se tome a aquella posición de un individuo “siempre en las nubes”, “un soñador”, “todo sentimientos”, “pletórico de valores”; ni de que por materialismo, se tome a aquel otro individuo para el que “todo es dinero”, todo no es más que bienes materiales”, “carente de sentimientos”, “sin valores morales”.  No; filosóficamente, por idealismo deberemos entender a aquella posición que interpreta el mundo en donde primero son las ideas, y como consecuencia de ellas, luego, es el mundo de los objetos materiales.  E, inversamente, donde el materialismo es aquella posición en donde primero es el mundo de los objetos materiales, y luego, del reflejo de ese mundo en nuestro pensamiento, se forman los conceptos o ideas.  Así, el problema fundamental de la filosofía, es el de la primacía ya de la materia sobre la idea, o bien de la idea sobre la materia, en la relación entre el ser y el pensar, que, dicha de otra forma, es la relación entre el sujeto que piensa, y el objeto pensado (donde el sujeto mismo, cuando es pensado por otro, respecto de éste es un objeto más –sin dejar de ser un sujeto en sí mismo– del mundo de los objetos materiales).  Por lo demás, así como el pensamiento idealista es fundamento de lo teológico: Dios como la Idea Absoluta generadora de todo cuanto existe; el pensamiento materialista es fundamento de lo científico: el mundo es materia en constante movimiento y evolución.

 

La manera en que, ya en el idealismo o bien en el materialismo, se plantea la forma en que el sujeto obtiene el conocimiento acerca de la realidad; entendiendo por ella el mundo de los objetos ya sea que por éstos se entienda exclusivamente el mundo de los objetos-ideas, o que se entienda el mundo de las cosas materiales fuera del pensamiento; se establecen determinadas teorías del conocimiento (campo de estudio de la filosofía denominado gnoseología, o epistemología).  Dependiendo de estos dos grandes sistemas filosóficos, el materialismo o el idealismo, con sus respectivas teorías del conocimiento, se forman diversos sistemas filosóficos particulares, mismos que se constituyen luego como fundamento de diversas teorías pedagógicas, de las cuales derivan los distintos planteamientos acerca de la manera de ser de la Escuela, objeto de estudio en este trabajo.

 

Así, entrando en materia, puestos a fines del siglo XIX, Palacios hace ver que la Escuela Nueva nace también como reacción al idealismo en uno de sus sistemas filosóficos, el positivismo; pero, debemos aclarar, reacción dada desde otras posiciones filosóficas igualmente idealistas; que a partir de la Convención de la Liga para la Nueva Educación en 1921, “se sintetiza –dice Palacios citando los Estatutos de la Liga– en gran medida lo que fue y es la orientación de la Escuela Nueva: <<preparar al niño para el triunfo del espíritu sobre la materia...>> (p.29).  Es decir, <<preparar al niño para el triunfo del idealismo sobre el materialismo>>.  De donde se puede establecer sin lugar a dudas, que la llamada “Escuela Nueva”, no es otra cosa que el proyecto idealista, para el triunfo de lo teológico sobre lo científico, y ello no es sino afín a los intereses del sistema capitalista que se derrumba, y requiere de una cada vez mayor alienación del individuo.

 

Se mencionan a su vez las características esenciales de la Escuela Nueva: el idealismo, el individualismo, el lirismo y la condición elitista; en contraposición a lo que, mencionándose como característica de la Escuela Nueva, más bien suena a demagogia: el espíritu de cooperación y la coeducación (que andando el tiempo se han traducido en “competencias y competitividad”, y “liderazgo”).

 

Palacios menciona a los autores más significativos de cada etapa de la historia escolar (renovadora y de reforma, antiautoritaria, socialista y latinoamericana), y a la vez, hace ver cómo cada uno representa en su momento una línea de pensamiento filosófico-pedagógico; de modo que se puede formar un cuadro en donde a las líneas que representan los momento históricos, las cortan transversalmente columnas que corresponden a líneas de pensamiento filosófico-pedagógico.  Sin duda, no obstante, hay cierta imprecisión en las categorías para caracterizar las etapas históricas, de modo que deja como casos excepcionales aparte, la escuela socialista, y la experiencia latinoamericana.

 

En la 1ª Etapa (ss.XVIII-XIX), Palacios menciona a los siguientes autores:

 

Rousseau (1712-1778)

Pestalozzi (1746-1827)

Froebel (1782-1852)

Tolstoy (1828-1910)

Key (¿?)

 

 

En la 2ª Etapa (ss.XIX-XX), menciona, por su parte, a estos otros autores:

 

Kerschensteiner (1854-1932)

Dewey (1859-1952)

Montessori (1870-1952)

Decroly (1871-1932)

Claparède (1873-1940)

Piaget (1896-1980)

Ferrière (1879-1960)

 

 

En la 3ª Etapa (s.XX, posterior a la II Guerra Mundial), los autores más representativos, son:

 

Neill (1883-1973)

Freinet (1896-1966)

Langevin (1872-1946)

Wallon (1879-1962)

Rogers (1902-1987)

 

 

Aparte, menciona fuera de esa secuencia histórica, los autores más representativos tanto del grupo socialista, como del grupo especial de América Latina.

 

Socialista:

 

Marx (1818-1883)

Engels (1820-1895)

Lenin (1870-1924)

Makarenko (1888-1939)

Blonskij (1884-1941)

Gramsci (1891-1937)

Althusser (1918-1990)

Bordieu (1930-2002)

Passeron (1930-…)

Baudelot (1938-…)

Establet (1938-…)

Suchodolski (1903.1992)

 

 

América Latina:

 

Freire (1921-1997)

Illich (1926-2002)

Reimer (…-1998)

 


Compartir este post
Repost0
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:02

Ícono FilosofíaAnálisis Crítico para el Curso

de Desarrollo Humano*

 

Estudio Nº 2


Prólogo

 

Brevemente, decidimos presentar este documento como el Estudio Nº 2, dados tres hechos que convergieron hacia el término del año 2005: 1) una verificación de tesis de posgrado, parte medular de la cual se refiere a la formación moral de la personalidad del estudiante; 2) la efectuación de las VI Jornadas Académicas, de cuya Mesa acerca del “Desarrollo Humano y Valores”, se obtuvieron conclusiones en sumo grado desconcertantes; y 3) que de tal foro, las VI Jornadas, en general, obtuvimos una conclusión: la Universidad Ilustrada, al parecer, ha dejado de existir.


 
Introducción

Abordaremos aquí muy didácticamente, sin mucha posibilidad de argumentación (y de ahí la justificación de la abundancia de notas a pie de página que habrán de ser disculpadas), pero argumentación dada en sus esencialidades, el problema más complejo que enfrenta la sociedad actual: su necesaria e ineluctable descomposición moral social.

 

Esto tiene que demostrarse, por lo menos nosotros no nos permitimos afirmaciones al aire por no más que meras razones de “utilidad”, así sea que esa utilidad no devengue precisamente en lo lucrativo, y se limite exclusivamente a la solución de problemas: toda solución real, está sustentada antes en un argumento teórico.  Y seremos muy didácticos en este razonamiento para explicar la esencia del estudio del desarrollo humano en este contexto del dominio pragmático, precisamente para refutar a esa avalancha de planteamientos, digamos por lo menos, umbríos, si no es que abiertamente oscurantistas, en que se afirma que los fundamentos teóricos pueden hacerse a un lado, que la verdad es subjetiva, que la lógica es algo más que ocioso, que la hipótesis es un absurdo propio de un “paradigma” ya superado, que el método es el no-método, et sig.

 

Para nuestros planteamientos, a diferencia de “los planteamientos umbríos”, “romper un esquema”, es superarlo en sí mismo a partir de sus propios elementos; no deshacernos de él con el eufemismo despectivo del contradictorio posmodernismo, de “superar la ciencia” echándola por la atarjea.

 

El desarrollo de la ciencia, su historia, la superación de la ciencia a partir de sí misma, es lo que se denomina “ciencia positiva” (lo que los planteamientos “umbríos” –lo vimos una y otra vez en el posgrado en Educación, como recién en el “Panel Sobre Investigación” de las VI Jornadas Académicas-, en su propia naturaleza, gustan de confundir con el “cientificismo positivista”, lo que más bien tiene que ver con toda una concepción filosófica y no con la historia de la ciencia).  El rompimiento de los esquemas que contribuye al real desarrollo de la ciencia, sólo se da, en consecuencia, dentro del marco de la ciencia positiva; es decir, a partir de lo que de positivo en ella misma históricamente se ha aportado: como los fundamentos teórico-metodológicos, la objetividad de la verdad, la lógica y los procedimientos de la demostración, o la hipótesis.  Aducir que se “rompe con los esquemas” haciendo de lado esos elementos de la ciencia positiva, es simplemente tomar a la ciencia misma y echarla a la basura.

 

Mas cuando tales propuestas vienen desde los altos niveles, el asunto no es trivial, no está para desdeñarse; hay una agresión a la ciencia (su resultado final será su contrario: el oscurantismo), y en nuestra naturaleza partidaria de la Ilustración, del Iluminismo, está el salir en su defensa, por el bien de todos.

 

Toda esa vuelta al oscurantismo**; la negación absolutista de la ciencia ilustrada de la modernidad; forma parte de un asunto concertado desde las más altas instancias de organización mundial, y no es casual ni circunstancial el que tales planteamientos converjan con lo que por su parte hacen los investigadores del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD); los cuales han diseñado un muy elaborado “Índice de Desarrollo Humano” (IDH), que de suyo, en esa lógica del “principio de autoridad”, bien nos podría establecer los parámetros para el curso de Desarrollo Humano y Valores de esta Universidad.

 

He ahí el problema de este ensayo: por una parte, refutar los planteamientos umbríos del pragmatismo, y por otra, hacer ver ya la insuficiencia o el desconocimiento en quien no se puede aceptar tal, o ya la perversidad deliberada que hace la necesaria e ineluctable descomposición moral social en su beneficio; pero más aun, por una parte más, demostrar el contenido real; inmersos en la evolución de la ciencia positiva; del curso de Desarrollo Humano.

 



*   Estudio N° 2 Línea de Investigación Educativa; enero de 2006.

** En una Mesa Redonda del año 2002 en esta Universidad privada en la que participábamos, lo dijimos públicamente por primera vez, afirmándolo, deseosos de estar equivocados; ahora no tenemos ya ninguna duda, la penumbra la pasamos, imperceptiblemente para la mayoría, en la década de los años noventa; mas ahora, primera década del s.XXI, estamos declaradamente ya en la zona umbría; a no mucho, a este paso y bajo la actual tendencia, en no más de dos o tres décadas, por allá por los años dos mil treinta o cuarenta, por simples razones estadísticas generacionales, estaremos ya del otro lado del dintel: en el oscurantismo pleno.  Ese futuro es nuestra responsabilidad intelectual y moral; por eso lo que aquí se dice, y la manera como se dice.

 



 

 

Compartir este post
Repost0
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:01

Ícono EducaciónEstudiando la “Cuestión Escolar”.  Artículo, 2010 (1/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 27 may 10.

 

[Palacios, Jesús;

La Cuestión Escolar, Críticas y Alternativas,

Ediciones Coyoacan, Col. Pedagogía Nº 128;

México, 1ª edición, 1988; 1ª reimpresión, 2005].

 

 

Diez años antes a su primera edición en 1988, Jesús Palacios escribe en Sevilla la Introducción a su obra, La Cuestión Escolar, y en 1978 ya decía, <<la escuela está en crisis: ello es una evidencia...>>.  No sólo poco más de treinta años después, no hay quién no acepte que la escuela está en crisis.  Pero más aún, Jesús Palacios remonta tal crisis al fin de la II Guerra Mundial, y apunta que los antecedentes de tal crisis ya venían “muchos años atrás”; que, paradójicamente, en el contexto se remontan hasta mediados del siglo XVIII, es decir, al momento previo a la Revolución burguesa en Francia de 1789, en el proceso en el cual se está consolidando finalmente el sistema económico-social capitalista; incluso mencionando al barón Grimm, de 1763, en la discusión de si habría o no una crisis de la escuela ya mencionada desde entonces.  Y ello nos pone en el primer entredicho escolar: la crisis escolar, viene con el sistema económico-social capitalista mismo; y los momentos inmediatamente posteriores a las guerras mundiales de 1914 a 1918, y 1940 a 1945, sólo significan momentos particulares de crisis escolar en ese declive general económico-social.

 

Para analizar tal crisis escolar, el entredicho o la cuestión, escolar, Palacios explica su procedimiento: “...agrupar juntos a aquellos autores que participen de una misma filosofía...” (p.13); lo cual, en esencia, nuestro propio método de trabajo.

 

De ello, Palacios dice poder establecer, de hecho, por lo menos cuatro grandes grupos de la crítica escolar: 1) los reformadores; 2) el antiautoritarismo; 3) la crítica sociopolítica marxista; y 4) la posición latinoamericana.

 

No obstante, aquí vemos que se hace una diferencia en el método de clasificación filosófica entre lo que expone Palacios y lo que proponemos nosotros: 1) que Palacios cruza lo histórico y sociopolítico, muy débilmente con lo filosófico; frente a, 2) nuestra propuesta exclusivamente filosófica, en la que iremos ajustando los datos de Palacios.

 

En ese contexto, Palacios es enfático: la llamada “Escuela Tradicional”, es, en general, la anterior a la Revolución Francesa de 1789; en todo caso, la escuela misma del sistema capitalista, pero de su período inmediatamente anterior, de mediados del siglo XVII, en consecuencia, a mediados del siglo XVIII.  Esto es, el período en que rige la autoridad de la Didáctica Magna de Comenio, 1657; al momento de la crítica dada en el Emilio, o de la Educación, 1762, de Rousseau.  A partir de ahí, ambas escuelas corren paralelas en una lucha por hacer prevalecer la Escuela Nueva por sobre la Tradicional.

 

Esto es importante, porque la crisis escolar que Palacios remonta de nuestros días a la crítica de Rousseau, entonces, es la crisis permanente de la llamada “Escuela Nueva”, en sus diversas etapas de formación, desde sus antecedentes, hasta su formalización en 1921 y a nuestros días.

 

Antes de entrar en materia de análisis de dichas etapas, Palacios apunta una crítica a la “Escuela Tradicional”, a la que agregaremos el calificativo de histórica[*] (esa dada de mediados del siglo XVIII hacia atrás en la historia; en una tradición que se remonta al origen mismo de las escuelas, en la Escuela Palatina del Renacimiento Carolingio, con Alcuino, a partir del año 781), y acerca de esta, dice: “La escuela tradicional significa, por encima de todo, método y orden” (p.18).  Un método y un orden dado en función de atender a las necesidades centradas en el docente.

 

Luego de hacer esa aclaración necesaria como referencia de lo que la escuela nueva habrá de empezar por renovar y reformar, Palacios se adentra entonces al análisis de las etapas del desarrollo de la Escuela Nueva desde su “tradición renovadora”, “que nace y se desarrolla a fines del siglo XIX..., –por más que sus orígenes sean muy anteriores–...” (p.25); ubicando a Rousseau, como “el gran precursor”.

 



[*]      Que luego diferenciaremos de la “Escuela Tradicional” ideológica.

 



Compartir este post
Repost0
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:01

Ícono Geografía Educativa (Globo Terráqueo-copia-1“¡Ya Basta, Político de Doble Discurso!”

 

Cuando un déspota reyesuelo, a más de ilegítimo, ofende a la sociedad a la que debe escuchar y servir; cuando el espurio hace demagogia con el argumento de la petición social de volver al ejército a sus cuarteles; hay que decirle que fue él, en su errónea política de Estado, que nos metió en este enredo de violencia, y ahora, ciertamente, ya no se puede volver al ejército a los cuarteles, mientras tal inepto –su “Comandante Supremo”– continúe usurpando la Presidencia de la República.  “¡Ya Basta!, político de doble discurso”! ¡Vete, por el bien del país!  No más satrapías de déspotas reyesuelos que polarizan a la sociedad y pretenden mantenerla en permanente “estado de choque”.  ¡La renuncia, y luego averiguamos!  Y ya veremos entonces qué hacemos con el ejército y las mafias.

 

Y como tenía que ser, empiezan los enredos maquiavélicos propios de un gobierno cínico, con líos leguleyos para aclarar responsabilidades; y ahí se irá hasta la exasperación y el cansancio.  La más completa justicia, en memoria de lo que se nos ha arrebatado (en los hijo de Martí, de Wallace, de Maricela Sánchez y de ella misma, de Nelson Vargas, y de tantos jóvenes más, inocentes anónimos, y de los que aún seguirán, bajo este estado de cosas), es la justicia moral, social, dada en la renuncia histórica de los responsables del Estado, que para eso la sociedad depositó su soberanía en ello; como sociedad, en lo absoluto tenemos por qué dirigirnos a las mafias haciéndoles esa ingenua petición de la presidencia de la República pidiéndoles un “ya basta”.  Este gobierno puso en movimiento la maquinaria del Estado contra el narco en esta errónea estrategia de fines lo mismo golpistas de Estado que de pretendida mercadotecnia legitimadora; y este reyesuelo, por razón de Estado, ya no puede dar marcha a atrás sino reconociendo su derrota, y ahora pretende descargar su responsabilidad en la sociedad con su ingenuidad de que le pidamos un “ya basta a la delincuencia”, cuando él y toda su maquinaria de Estado no pueden hacer nada más.  El gobierno actual ya no puede ni ir a más, ni dar marcha atrás, pero eso es algo que sí lo puede hacer un gobierno provisional con otra estrategia de Estado (y al que entiende de esto no necesita decírsele más, el que sabe de esto, sabe a que nos referimos), y justo por esa razón, es que: “¡Ya basta, politicastro de doble discurso; la renuncia, y luego averiguamos!”.

 

Ahí se perfila el contenido de lo que será, necesariamente, la histórica marcha de mayo: ¡no más un gobierno de los políticos; vayamos a la histórica marcha por una sociedad de los poetas!

 

Compartir este post
Repost0