Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 abril 2011 7 10 /04 /abril /2011 23:01

Ícono Geografía Educativa (Globo TerráqueoGeografía Económica y Política Mundial: Tres Conferencias.  Monografía (1/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica 

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

11 abr 11.

 

Introducción 

 

La necesidad de un cambio didáctico en el Curso de Geografía Económica y Política Mundial adaptándolo a las nuevas circunstancias académicas; o, en todo caso, como punto de partida o respuesta didáctica a alguna eventualidad dadas las diversas e imprevisibles “personalidades de cada grupo”, aunado a la experiencia concreta de los cursos agosto-diciembre 2006; ha dado por resultado un trabajo que se ha redactado, simplemente, en lo básico (aun cuando hemos agregado elementos que benefician a la lógica de los argumentos dada –como quiera que sea–, cierta formalidad del curso en un documento por escrito), tal cual exponemos estos conocimientos en clase, sin pretender agregar a este documento un contenido de mayor profundidad o exhaustividad y sin mayor apoyo documental; y de ahí el concepto de Apuntes.  Más aun, y en ello la paradoja, deliberadamente hecho así; es decir, de la misma manera, cual la explicación en clase; en función de que un documento más elaborado, hubiera tendido al formato de un Manual o Libro de Texto, y ese no ha sido el propósito de este material.

 

Si hemos de especificar un tanto más concretamente dicho propósito, este compendio de Apuntes de Geografía Económica y Política Mundial para la Educación Superior en Once Conferencias (en la didáctica de la “clase-conferencia”, y aun cuando sólo, finalmente, redactamos tres Conferencias), tiene por finalidad el servir de material básico de consulta acerca del contenido concreto del curso del mismo nombre.

 

Así, decíamos, como meros Apuntes, no se busca en ellos la exhaustividad en el tema, ni siquiera es una redacción amplia en la idea de las conferencias como tales, sino únicamente la exposición de las ideas esenciales de la temática tratada cual se realiza en una exposición de clase; sobreentendiéndose la adecuación en forma y contenido, tanto por experiencia como por fundamento teórico, al Semestre correspondiente de la especialidad, como a la especialidad misma; con las tablas de datos estadísticos y su graficación, con los esquemas explicativos y mapas de la pizarra, los cuales incluso, por la misma razón, deliberadamente insertamos aquí elaborados libremente “a mano” (cuando bien pudiéramos haber utilizado el recurso automatizado, pero que, otra vez, ello hubiera tendido a la “solemnidad” y “formalización” del documento).  Es por dicha razón que este material se realiza en función de ser los “apuntes de once clases-conferencia”, del curso de Geografía Económica y Política Mundial, impartido, en su caso, mediante esa didáctica específica y deliberada.

 

No obstante, debemos decirlo, no existe en el mercado material alguno expresamente hecho como Libro de Texto para la educación superior en este curso.  En ese sentido, a pesar de nuestras búsquedas de bibliografía al respecto en los Institutos de Geografía de las universidades hispanoamericanas, nada encontramos en específico, que no fuesen sino materiales especializados de Geografía Económica o Geografía Política, en diversos tópicos.

 

En ese sentido, estos Apuntes de Geografía Económica y Política Mundial para la Educación Superior en Once Conferencias, (de lo cual sólo se armaron las tres conferencias que ahora se publican) se presentan como un material que; por su concepción en cuanto a exponer las “clases-conferencia” sistematizadas e impartidas por nuestra parte ya durante varios cursos –si bien es cierto que bajo otra concepción didáctica–; por primera vez, en este formato didáctico, y justo por ser este formato didáctico, intenta ofrecer un documento más metódico y sistemático en la materia, propio a los estudios superiores, susceptible de usarse como base de cualesquier otras didácticas posibles.

 

Así, nos referimos a 11 Conferencias, en función de que, de un calendario escolar de un total de 32 sesiones, habrá que restar: 1 sesión de presentación y plan de trabajo; 4 sesiones de exámenes programadas institucionalmente (evaluación cuantitativa psicopedagógica, con base en el “test psicométrico de aprendizaje” en la lógica de la “conducta pulsiva” del estudiante y su evaluación por “estímulo-respuesta” mediante una serie de “reactivos”); 4 sesiones de ejercicios de evaluación complementaria a la evaluación continua (evaluación cualitativa sociopedagógica, ético-esteticista, en la lógica de la “conducta volitiva” –consciente, responsable y comprometida– del estudiante, y su evaluación por el “deber ser”; 4 sesiones de revisión, conjuntamente tanto de exámenes como de ensayos y sus resultados; y finalmente 1 sesión conclusiva.  Puede verse entonces, que en total, quedan 18 sesiones destinadas específicamente a clases.

 

De esas 18 sesiones de clases específicas, hemos destinado entonces, 11 sesiones en la didáctica de clases-conferencia, más otras 7 sesiones para clases de complemento a cada una de las anteriores, para repaso, ampliación, ejercicios prácticos, y en su caso –dependiendo del interés del estudiante–, profundización del tema tratado.

 

Así, la I Conferencia, se refiere al Escenario Geográfico Mundial, en sus Determinantes de la Distribución Geográfica de los Recursos Naturales.  La II Conferencia trata sobre los Recursos Naturales, Clasificación y Crítica al “Determinismo Geográfico”; y la III Conferencia sobre los mismos, en cuanto a los Recursos Naturales, Producción y Problemática.

 

Luego, la pretensión era avanzar sobre la Geografía Económica Mundial: Los Indicadores Económicos Básicos y los Factores Productivos, tratados en la IV Conferencia:  Análisis regional de los indicadores económicos básicos; V Conferencia:  Análisis regional de la distribución de los factores productivos; y VI Conferencia:  Problemática geográfico económica mundial hacia el siglo XXI.  Y, posteriormente, pasando a la Geografía Política Mundial, tratando El Nuevo Orden Mundial, en la VII Conferencia:  El orden mundial durante la Guerra Fría.  El imperialismo: del capitalismo monopolista industrial de Estado, al capitalismo monopolista financiero de Estado; la VIII Conferencia:  Desarrollo de las Etapas Geoestratégicas Político-Militares del Imperialismo durante la Guerra Fría, hasta la disolución de la URSS, y reconfiguración de la geografía política mundial; y una IX Conferencia:  Tratados de Libre Comercio y guerra comercial.

 

De ahí se pensaba tratar sobre la Geografía Política Mundial en torno a los Tratados Comerciales, en una X Conferencia:  Geografía de los bloques económico-políticos; para concluir con una XI Conferencia:  Síntesis Geográfico Económica y Política Mundial (quizá alguna vez, aun cuando ya difícilmente, completemos el trabajo).

 


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación en Geografía
Comenta este artículo
8 abril 2011 5 08 /04 /abril /2011 16:00

Al Comité “México en Emergencia”, a los Mexicanos.

Luis Ignacio Hernández Iriberri.

 

Previo al 6 de abril escribíamos, en una consideración general en donde México era una vaga parte, sobre: 1) La “Terapia del Shock”, y 2) La nueva guerra de ciencia-ficción que tiene algunos serios indicios en los acontecimientos de Japón, asociado a, 3) La guerra por la apertura a las nuevas energías.

 

El mundo convulsionado, incluido México, pero en donde la sociedad aquí, permanecía como ausente, como ajena a toda agitación, hasta que un poeta, agredido en lo más profundo, dijo: ¡Basta!...

 

Sólo un poeta, sólo aquel que domina el idioma y da el peso exacto a las palabras para decir lo que quiere, podía decir, por todos: “¡Estamos Hasta la Madre”!, convocó a la sociedad, y, efectivamente, en esa condición, la sociedad toda respondió al llamado haciendo del día miércoles 6 de abril de 2011, un día histórico.

 

E, insospechadamente, ese día fue histórico, no tanto por la solidaria manifestación social nacional, como por lo que con todo ello se potenciaba.  La sociedad entendió de inmediato que de lo que se trata ya, sin más trámite, es de la renuncia de todo el gobierno en su conjunto como única posibilidad real para encausar una solución.  Y entonces, el día histórico, se transformó, impensadamente, en momento histórico; uno de los momentos históricos cruciales en la vida de esta sociedad, que difícilmente se volverá a presentar, ofreciendo el impulso de cambio drástico y necesario.

 

Y, al desencadenamiento de los acontecimientos, nuestros escritos, de pronto, se focalizaron aquí, y no podía ser de otra manera; y entonces escribimos ya desde el mismo día 5 de abril, en nuestra mínima responsabilidad como intelectual, dirigiéndonos al Comité “México en Emergencia”, exponiendo la necesidad de hacer manifiesto un Programa de cambio puntualizado en las siguientes demandas:

 

1    La renuncia inmediata e incondicional de todo el gobierno actual de la República, desde el Presidente, hasta el último funcionario.

2     El cambio de modelo económico, tal que éste genere empleos productivos.

3     Generación inmediata y amplia de empleos productivos.

4     Vuelta a la educación pública amplia, en todos sus niveles educativos.

5     Salario mínimo al funcionario público, sin bonificaciones especiales.

 

La situación, hemos dicho un escrito antes, es una daga política, tiene dos filos: 1) el gobierno actual, por razones no más que mercadotécnicas para legitimarse luego de su arribo fraudulento al poder, creyendo en que la “Guerra al Narcotráfico” era tanto como un paseo de "Boy Scouts", dispuso la maquinaria del Estado para ello..., y se quedó atrapado en ella; por simples razones de Estado, ya no puede dar marcha atrás (pero he aquí, que  quizás acaso sólo disfrazado y justificado con un cambio de quien instruyó inicialmente la orden).  Pero, 2) el gobierno actual, profundamente conservador, no puede tener en su naturaleza más que lo que históricamente ha sido y será siempre: aquello que está contra la historia, e historia a la que le sale al paso con golpes de Estado.  Hoy, en la práctica, vivimos en México un régimen de golpe de Estado diferido, que se viene dosificando y preparando para operar como tal más fácilmente en su momento.  Y todo cuanto vemos, no es pues, en ese otro filo, sino maquinado terrorismo de Estado.

 

Lo que aún no parece hacerse consciente –es necesario reiterarlo por la importancia descomunal de las cosas–, es que, lo que está en juego, es infinitamente algo más esencial y trascendente: un verdadero cambio en el país, y por la vía pacífica (de no darse resistencia a la renuncia que el pueblo demanda en un consenso nacional, y hace tiempo anticipada en el “Si no pueden, renuncien!”).

 

Para nadie es extraño el que el proceso electoral de 2012 sólo augura conflicto, el silencio es sólo un mudo y absurdo deseo oculto e infundado de que así no sea.  La solución, desde ahora, es un cambio drástico: la nominación de un gobierno provisional; o, enfrentar la tragedia previsible ante ese conflicto electoral, ya en forma de la guerra civil (que no por nada “estamos hasta la madre”, y más aún, qué otra alternativa tengo yo; y como yo muchos millones más aquí o emigrando, sin ingresos económicos; y ante lo que, como lo más deseable, sea el morir dignamente luchando por el futro de esos otros millones de jóvenes ofendidos como “ninis”, cuando el “nini” es el Estado que ni genera empleo, ni ofrece educción pública, ni garantiza la paz social, ni revierte la corrupción, ni para la crisis, ni se asume como Estado al servicio de la sociedad, ni nada de nada…); o, como otra forma de la misma tragedia, agónica y vergonzosa, en la “paz social” dada en el autoengaño colectivo, sin real cambio alguno ni la posibilidad real de ello, con el costo de una inconmensurable vergüenza y desmoralización social histórica, que a no mucho, será tanto más o peor, que la misma guerra civil.  Es el momento, mexicanos, de una decisión histórica; de cuando en cuando la sociedad tiene que tomar esas decisiones, que, o se toma ahora, con entereza y sin temores, y se procesa con todas sus implicaciones como una oportunidad dorada única; o medrosos y timoratos la dejamos pasar, “confiando” en que “las cosas mejorarán”, para arribar a mediados del 2012, en donde ya no habrá más, necesariamente, que la tragedia, en dos variantes posibles que, en nuestra opinión, la movilización social actual nos está enseñando, y advirtiendo.

 

¡La renuncia ya, en el acto, y luego averiguamos!

 


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
7 abril 2011 4 07 /04 /abril /2011 21:10

 Dijimos el 5 de abril, aquí:

"¡Atención, mundo, a México, que ocurra lo que ocurra, será un día histórico!".

 

¡Y lo fue...!

 

Está en la prensa mundial, pero muy lejos ahí de lo que habré de platicar a lo muy selectivo de los lectores de esta revista, porque hay que explicar que el acontecimiento no fue histórico por el hermanamiento ciudadano por la paz y la no-violencia, ni por la cantidad congregada al acto; eso sólo es el fenómeno, el asunto visto por lo más superficial.

 

El hecho fue histórico por algo más esencial, fuera de la vista de todos.  Y explico ahora la crudeza del hecho.

1  Una de las manifestaciones más grandes en muchos años.

2  Una manifestación con la participación ciudadana más amplia (estaban ahí hasta los camaradas comunistas iconistas, es decir, con sus banderas rojas de la hoz y del martillo, la bandera del proletariado ahí, hecha ícono, imagen, haciéndose diferentes; a manera del estandarte de la virgen para los guadalupanos o el crucifijo de los cristeros, para estos con lo suyo en sus procesiones).

3  Una marcha festiva, como tenía que ser luego de tantos años contenida, no obstante en el fondo y el motivo real, fuese la memoria de los site jóvenes asesinados.

4  Las consignas (más allá de los versitos rimados): "¡Basta ya, no más sangre!".  Sólo que, la pregunta es: ¿dirigida a quién?  Y pues resulta que es una petición dirigida lo mismo al Estado, que a las mafias de los narcos o delincuencia en general.  Si bien justificable y lógica, igualmente, una ingenuidad.

     El hecho es una daga política, tiene dos filos: 1) el gobierno actual, por razones no más que mercadotécnicas para legitimarse luego de su arribo fraudulento al poder, creyendo en que eso era tanto como un paseo de "Boy Scauts", dispuso la maquinaria del Estado para una "Guerra al Narcotráfico"..., y se quedó atrapado en ella; por simples razones de Estado, ya no puede dar marcha atrás (acaso sólo disfrazado y justificado con un cambio de quien instruyó inicialmente la orden).  Pero, 2) el gobierno actual, profundamente conservador, no puede tener en su naturaleza, más que lo que históricamente ha sido será siempre: lo que está contra la historia, y a la que le sale al paso con golpes de Estado.  Hoy, en la práctica, vivimos en México un régimen de golpe de Estado diferido, que se viene dosificando y preparando para operar como tal más fácilmente en su momento.  Y todo cuanto vemos, no es pues, en ese otro filo, sino terrorismo de Estado.

5  Los políticos en el gobierno, tienen en esa petición de la sociedad planteada así, la medida de su actuar; y en tanto la sociedad no pida su remoción (que es la única forma real de parar todo esto) y en la medida que no lo haga, aquellos bañarán de sangre al país, porque ese es, por más que nos cueste a la ciudadanía común entenderlo, su fin político.  Antes al contrario, su respuesta ha sido que la violencia se incrementará "porque va ganado la guerra y ello es la muestra", y que esa violencia durará (en una cifra curiosa) por lo menos siete años más.

6  La mafia, suponiendo su actuar independiente del Estado −considerando que eso fuese posible−, tienen en esa petición de la sociedad planteada así, la misma medida de su actuar, y para contrarrestar la acción del Estado, incrementara su agresión a la sociedad.  Por lo tanto, se seguirá derramando sangre.  El mismo día de las manifestaciones en todo el país, hubieron 30 muertos por ejecuciones, y "aparecieron" 59 cadáveres en fosas comunes.

7  En la narrativa acerca de la marcha, la adelantamos por una calle paralela para llegar al frente, y llegamos a la Plaza de Armas, justo cuando la descubierta iba arribando.  Se esperó la llegada del os demás.  En esa espera, se fueron encendiendo los ánimos, la ciudadanía comenzó a enarbolar la consigna legítima y natural: ¡la petición de Renuncia!

     Entonces el compañero Javier Sicilia tomó el micrófono como ofreciendo unas palabras de preámbulo, invitando a la ciudadanía a "calmar los ánimos", e impensadamente, dando respuesta a esa demanda ciudadana esencial que solicitaba la exigencia de renuncia de todos los funcionarios ineptos desde el Presidente de la República para abajo, el poeta Javier Sicilia dijo: "Con que salga Calderón, no se solucionará nada".

     Habrá que entender, que el compañero Javier Sicilia es poeta, un zoon politikón en la definición más plena y exacta, no un "politikón zoo".  Por la noche, en el noticiario, nos enteramos que el compañero Sicilia había estado reunido a medio día con el Presidente de la República...

8  Hoy, en una variante que media entre las dos posibilidades extremas (la renuncia y que ello no soluciona nada), la noticia fue que se extendió un ultimátum de una semana para que el gobierno resuelva.

9  Lo que aún no parece hacerse consciente, es que, lo que está en juego, es infinitamente algo más esencial y trascendente: un verdadero cambio, y por la vía pacífica, en el país.

10  Desde el 2010 hemos venido armando una Base de Datos, y he aquí, en la nota 67, lo apuntado hoy 7 de abril hasta medio día:


 


67  7 abr 11.

 

a)     Marcha de “Estamos Hasta la Madre”: momento histórico.

b)    “Con que Calderón salga, no se soluciona nada”, Javier Sicilia (6 abr).

c)     Ultimátum de una semana, el gobierno tiene hasta el 13 de abril para resolver, caso contrario: renuncia del gobernador de Morelos (ambigüedad respecto al Presidente).

d)    Como quiera, con esta última declaración, se rescató un halito de vida por una semana a la movilización.  Cuando parecía que la oportunidad de un cambio para México se perdía, vive la posibilidad, atenuada, por una semana más.

e)     El reflexionar en la situación dio la reducción de los escenarios posibles al 2012 electoral, que hasta ese momento eran meramente matemático-probabilísticos, a: Arribar, ya, a un proceso electoral que sólo augura conflicto, con la nominación de un gobierno provisional, o, enfrentar una de dos tragedias ante ese conflicto electoral previsible; la guerra civil, o la “paz social” (el auto engaño colectivo, sin real cambio alguno ni la posibilidad real de ello) con el costo de una inconmensurable vergüenza y desmoralización social histórica, que a no mucho, será tanto más o peor, que la misma guerra civil.  Es el momento de una decisión histórica, que, o se toma ahora, con decisión y sin temores, y se procesa con todas sus implicaciones como una oportunidad dorada única, o medrosos y timoratos la dejamos pasar “confiando” en que las cosas mejorarán para arribar a mediados del 2012, en donde ya no habrá mas que la tragedia, en dos variantes posibles que, en nuestra opinión, hasta ahora vemos.

f)     Lo que ha empezado a jugarse en México desde ahora hasta mediados del 2012, es un complicado ajedrez en el que intervienen ahora cuatro partes: jugando todos a ganar, una en realidad, con una alta conciencia de la situación de nuestra correlación política nacional en la situación compleja mundial, lo hará, al parecer, quizá, realmente, a perder; y ello será así, porque una de las partes juega ya a ganar, tratando de consumar un golpe de Estado que hasta ahora parece darse pero de manera diferida.  La última parte que ahora se ha sumado al tablero, es ese poderoso factor hasta hace dos días pasivo; y de ahí el momento crucial de los hechos.

g)     Por lo tanto, esta movilización social ahora es clave, y debe culminar en una reestructuración general de gobierno.

h)    Se sigue en la posición ingenua de que “ni el gobierno ni los narcos quieren escuchar a la gente”.  Ayer 6 de abril día de las manifestaciones, hubieron 30 muertos en el país, y se encontró una fosa con 59 cadáveres.  Sicilia dice que “no se va a permitir un asesinato más”, e invita a la ciudadanía a “estar vigilantes”: una ingenuidad más, no se está viendo la esencia del problema y las responsabilidades reales.  Y ello va da dar lugar a que: 1) si es terrorismo de Estado, habrá un descenso en la violencia; pero, 2) si es acción independiente de las mafias en una lucha real contra el Estado, la violencia necesariamente se incrementará, porque, en esa circunstancia, tienen a punto al Estado, y como sociedad, esa “vigilancia” para “no permitir” más violencia, vale lo que un cacahuate podrido (aquí no hay “Comités de Defensa de la Revolución” alguno, de revolución alguna, como para poder considerar eso).

i)      En España, manifestación de “ninis”…

j)      Sismo en Japón de 7.4ºR a las 23:34 h local (14:34 TMG), y de 6ºR a las 8:11 h, en México.  Si se sigue a las declaraciones de Fulford denunciando un nuevo ataque, helo ahí; en todo caso, respuesta a la “Declaración de Guerra”.  Para que fuese “fenómeno natural”, ya serían demasiadas casualidades hasta la fantasía, y sin embargo, se reporta la eyección de masa coronaria y presión ionosférica sobre la magnetósfera que, “curiosamente”, se concentra sobre Japón, no obstante el sismo ha sido a las 23:34 h tiempo local; luego entonces, de ser, estaríamos ya en guerra, en la III Guerra Mundial.

k)    Se agrava la crisis del presupuesto en Estados Unidos que “amenaza a su paralización”.



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
6 abril 2011 3 06 /04 /abril /2011 23:05

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2El Aparato de Categorías Fundamentales en Geografía.  Ensayo, 2010. Resumen [*]

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

La Tierra; 1 (φN, λW); oct 10.

 

Resumen.

 

Un análisis marxista de la Geografía, un análisis con fundamento gnoseológico en la dialéctica materialista, nos impone, como condición primera de toda condición: la consideración de un aparato de categorías fundamentales.

 

Un segundo aspecto básico desde el punto de vista de la dialéctica materialista cuya esencia es el análisis de las contradicciones, es que tales categorías han de darse por pares de contrarios.


 Un tercer aspecto esencial a considerar y tener presente con fundamento en el análisis marxista, es que tales categorías, en tanto conceptos, son un reflejo en el cerebro humano de la realidad objetiva.  Lo que ellas nos dicen, es lo que existe objetivamente en la realidad; sus relaciones dialécticas, expresan a su vez, las relaciones dialécticas de esa realidad objetiva, que en tanto tal, existe independientemente de nuestras ideas y voluntad.

 

De este modo, en cuarto lugar, las categorías expresan relaciones de causalidad; pero, además, forman en sí la lógica de una ciencia; de modo que sin ellas, no sería posible elaborar teoría alguna en este campo de conocimientos; o, dicho en sentido afirmativo, toda teoría, en este caso geográfica, se elabora tendiendo como fundamento necesario el conjunto de los conceptos esenciales de la ciencia, o sus categorías.

 

Así, al aplicar la metodología marxista a los fundamentos de la teoría geográfica, justo a esto, con estos fundamentos, es a lo que nosotros respondimos ya en 1981 cuando iniciábamos la elaboración de nuestra tesis de Licenciatura en Geografía: “Geografía: Fundamento de su Teoría del Conocimiento”.  El énfasis es obligado, porque antes que nosotros, el enunciado de esa categoría esencial: el espacio terrestre, o geográfico, ya estaba históricamente dada, sólo que, con la diferencia de que ello lo había sido con base en otros fundamentos gnoseológicos: el positivismo desde el siglo XIX, y sus variantes neopositivistas a lo largo del siglo XX; el estructural-funcionalismo; e incluso de la filosofía de la superestructura de los llamados “neomarxistas”.  Eso hizo la diferencia, ello dio la originalidad de la propuesta propia.  El método dialéctico materialista nos dio una vastedad incomparable de teoría, frente a lo que hasta entonces se había hecho prescindiendo de ella (aún a sesenta años de existencia de una geografía en el campo socialista, que, por definición, fue lo primero que debió haber hecho por sus propios geógrafos).

 

Vinculados a ese concepto esencial: el espacio, en particular, terrestre; brotaron de inmediato los conceptos fundamentales del mismo: lugar y situación, localización y distribución, extensión y límites, conexión y relación; y se integró, con ello, el aparato básico de categorías fundamentales del conocimiento geográfico.  Luego, conforme la investigación avanzó, se fueron incorporando otras categorías igualmente esenciales: simetría y asimetría, isotropía y anisotropía, isomorfismo y anamorfismo, variancia e invariancia, continuo y discreto, vacumm y plenumm.  Y apareció una nueva forma de ver y hacer la geografía.  Antes de nosotros en 1981 e incluso 1983 en que se presentó nuestra tesis, nada de esto estaba dicho, e infinitamente menos, planteado de esta manera.  Más bien, al contrario, al momento de exponerlo (I y II Simposios de Enseñanza de la Geografía en México, IX-XI Congresos Nacionales de Geografía en México, entre 1982 y 1987), se nos criticó y nuestra propuesta fue negada.  No obstante, para el segundo semestre de 1983, subrepticiamente, comenzó a aceptarse, empezando todos a hablar del “análisis del espacio”.  Una década después, la práctica histórico social demostró la veracidad e nuestros planteamientos y nos dio la razón: finalmente se “oficializó” el “espacio terrestre”, como objeto de estudio de la Geografía.

 

Se retomaron nuestras ideas, sin darnos crédito alguno, sin mencionarnos siquiera (no obstante las fuentes documentales de Tesis y Memorias de Congresos ampliamente conocidas), pero, cuales escribanos ignorantes, cuales copistas fraudulentos, no sólo tomaron las ideas y le pusieron su nombre; sino, en su ignorancia, en el manejo de lo no-propio, arrastraron las deficiencias, las limitaciones, los errores, incluso ya superados; aun cuando, para entonces, en la “proscripción”, correcciones ya no ampliamente conocidas.  Y esto constituyó, al final, una situación feliz: evidenció la trapacería.  A principios de los años noventa habíamos salido del escenario, aún no existía Internet, y mucho menos podía imaginarse, ya no se diga el correo electrónico, sino la aparición del Blog.  Y aún nosotros mismos tardamos en darnos cuenta de su misma revolucionaria utilidad; pero cuando finalmente ello ocurrió a mediados de 2009, la historia volvió a cambiar: esta vez, para completar, por nuestra parte, la revolución de pensamiento en nuestra ciencia; ya quedará la última palabra; ya en el misoneismo, o bien en el pensamiento ilustrado y progresista; del geógrafo mismo.

 

El “espacio geográfico”, reflexionado detenidamente como espacio geo – gráfico, es igual a la cartografía del espacio terrestre; pero esto no es otra cosa que la abstracción del espacio geográfico concreto; el que, finalmente, es sintetizado como “espacio geográfico concreto pensado”.  De ahí que nosotros, en un principio, enfatizáramos a esta escuela de pensamiento geográfico, como “espacial-cartográfica”. 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
6 abril 2011 3 06 /04 /abril /2011 23:02

Eje del Mal, 2001 G. BushLa Iniciativa Histórica de las Masas en el Mundo Árabe del siglo XXI.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

 La Tierra, 1 (φN, λW); 31 mar 11.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

 

Todo empezó con un policía, que abusando de su autoridad, desalojó y despojó a una joven hombre de su puesto amblante que había instalado como solución a la falta de empleo.  El viernes, 17 de diciembre de 2010 Mohamed Bouzazizi, un joven licenciado de 26 años sin empleo, en la más absoluta impotencia, pero inversamente proporcional a su dignidad, decidió, en protesta y con plena y absoluta justead, inmolarse en la plaza pública.  Se prendió fuego, y murió una semana después.  Entonces comenzó la gran insurección árabe del siglo XXI.

 

El hecho courrió en un pequeño país, que fue la sede de uno de los más grandes imperios: Cartago, hoy Tunez.  Este pasaje histórico tiene que narrarse, porque en diez o cincuenta años, simplemente ya no se le dará importancia, y luego ya ni siquiera se creerá; el hecho, como anecdótico, será desplazado por el análisis causal económico-político de razones más de fondo.

 

Pero hoy adquiere extraordinaria importancia, para poder explicar lo que nos proponemos aquí: la iniciativa histórica de las masas, puesta de manifiesto en los movimientos insurreccionales del mundo árabe del siglo XXI.

 

El primer dato fundamental, es el destacar el carácter espontáneo de la insurrección popular (o de otro modo, con una febril imaginación habría que creer que aquel acto policiaco fue una provocación deliberada, tras la cual estaban calculadas todas las implicaciones y consecuncias, desde la inmolación de la víctima en una plaza pública de Tunez, hasta la intervención de la OTAN en Libia; cuando en realidad, a todo el mundo sorprendió dicha insurrección, como se suele decir, lo mismo a propios que a extraños).  Y el segundo dato importante a considerar, es que no se debe confundir dicha insurrección popular espontánea, con el concepto de iniciativa histórica de las masas.

 

Hay entre ambos conceptos una necesaria relación de causalidad: la insurrección espontánea, es consecuencia de la iniciativa histórica de las masas, y no a la inversa.  Y es en la explicación de ello en donde aquel digno jóven que despojado de su alternativa de fuente de vida, optó por el autosacrificio, comenzará a ser dejado como el valioso pasaje histórico que fue.

 

La insurrección espontánea, pues, es la manifestación radical extrema en que esa iniciativa histórica de las masas se pone de manifiesto y en marcha.  Sin embargo, entre ambos conceptos hay algo en común, y ello es una cierta ceguedad en el derrotero, la incertidumbre dada en la irracionalidad del hecho.  La insurrección espontánea es el acto; la iniciativa histórica, el fundamento teórico inmerso en la vaga conciencia de la necesidad que en tal acto de insurrección despierta.

 

Sólo que esa difusa conciencia de la necesidad en el acto de las masas, no es, ni puede ser, lo mismo en Egipto que en Libia, ni aquí que en Baherin o Yemen, por más que todos compartan la lengua y cultura árabes, pues la historia y condición concreta de uno u otro país, son enteramente diferentes.  Lo que en Baherin es una insurrección revolucionaria en la conciencia de la necesidad de las masas contra resabios feudales en pleno siglo XXI, pero que están ahí puestos al servicios del gran capital imperial monopólico que lo sostiene; en Libia es, en la conciencia de la necesidad de las masas (contra lo que en un primer momento pensamos), insurrección contrarevolucionaria.  Y de ahí el ridículo actuar contradictorio de la OTAN.

 

La iniciativa histórica de las masas, como esa conciencia de la necesidad en ellas, es, pues, por definición, un atributo exclusivo de las mismas; y es siempre, y esta es su esencia, la expresión histórica más avanzada de la necesiadad del desarrollo de la sociedad, que más tarde o más temprano, se hace incontenible.

 

A partir del caso del caso de Mohamed Bouzazizi, la insurrección espontánea se generalizó en todo el mundo árabe, y la necesidad se expresó de un modo en Tunez o en Egipto, que se resolvió en cambios de gobierno y reformas, que en Libia, en donde esa insurreción generalizada se convirtió en movimiento contrarevolucionario que enfrentó a su población dividida en una guerra civil.  Más aún, en donde esa insurrección denominada de las “Fuerzas Rebeldes”, pronto fue utilizada como cuña de los intereses norteamericano-europeos, acabando por recibir todo el apoyo militar de la OTAN, en contra del gobierno de Libia, en realidad, asunto de los hechos, apoyado popularmente.

 

Y ahí donde los Estados Unidos y sus súbditos demandan la caída de un gobierno con apoyo popular (Libia), en otra parte, Bahrein o Arabia, apoyan a gobiernos feudales a su servicio, y se suman a la represión de las insurreccionadas masas ahí.

 

Al final, la inciciativa histórica de las masas, es pues, esa ansia de libertad contenida en los pueblos, y que su realización implica etapas y objetivos diferentes en cada uno de acuerdo a su desarrollo diferenciado, es decir, que implica necesidades distintas.  Ello responde a la necesidad de una organización de la sociedad, dirigida cada vez, en cada momento de la historia, a satisfacer su sobrevivencia en nuevas y más complejas condiciones; y el mundo árabe, no puede continuar en una organización social propia de hace más de cinco siglos.  Y ello es igual a derrumbe del capitalismo.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
6 abril 2011 3 06 /04 /abril /2011 01:27

No cabe más que la profunda indignación.

Nada es más valioso que la vida de nuestros propios hijos.

 

Por lo mismo, por ello...

 

1  Esta "guerra contra el narco" es, por absurdo que parezca, mercadotecnia del Estado, y en cierto modo, cuando se vio que ello no era la fácil carta de presentación y legitimación social del gobierno actual que arribó al poder fraudulentamente en México, resultó entonces mercadotecnia fallida (el estadista, cualquier verdadero estadista, sabe que no se “elimina” a la delincuencia, no sólo porque es una pretensión absurda poco probable, sino porque se convierte en útil en la medida en que se le penetra y se le sigue, y de esa manera se le controla, y atención, sin necesidad, ni de negociar con ella, ni de "legalizar" la droga, que no es más que una variante de lo mismo).  Ciertamente el Estado no pacta con la delincuencia, por más que entre ambas partes se den “valores entendidos”.

 

2  El sistema económico social capitalista se derrumba, aquí y en el mundo, y toma medidas preventivas, y una de ellas, es aplicar el terrorismo de Estado, esto es, mantener intimidada a la población y no darle tregua, para que ésta ceda en sus derechos, en sus garantías individuales y en su libertad, en nombre del "combate a la delincuencia, al narcotráfico, al terrorismo".  Se trata de poner a la sociedad en "estado choque" (y de esto hay documentación suficiente; véase los trabajos de Naomi Klein).

 

3  Por lo tanto, son los mismos, es el Estado mismo a través de un brazo armado terrorista que lo está utilizando, que lo presiona a hacer las cosas como las que está haciendo.

 

4  Sí, "¡hasta la madre!", de todos, del sistema..., en una sociedad así no se puede vivir.  Por lo que a mi respecta, ni siquiera tengo empleo, acaso el intento de una fuente de ingresos profesional que no funciona como sería lo deseable; por lo tanto, no hay absolutamente nada que perder ya.  De perder, se perderá todo, de ganar, se ganará todo.

 

En tanto no se plante algo más concreto, protestar contra el "mal gobierno", es tanto como ir a decirle al mismo criminal que por lo menos ya no lo sea tanto.



*

 

En Túnez, un joven de 26 años, Mohamed Bouzazizi, profesionista sin empleo, puso un puesto de frutas para sustentarse económicamente; llegó la policía a sancionarlo, y, en protesta, acabó inmolándose en una plaza pública: entonces empezó la insurrección actual en el mundo árabe, en un ¡Ya Basta!

 

Todos esos pueblos insurrectos, invariablemente, primero, han sido reprimidos, y después utilizados en provecho de unos u otros intereses.  En Túnez y en Egipto, la revuelta no dio para más que unas magras reformas; otro tanto está ocurriendo en Siria; pero en tanto en Libia como en Yemen, o en Arabia como en Bahrein, la resistencia del poder a mínimas reformas ha dado lugar a la guerra civil en uno u otro grado.  Libia y Yemen, no obstante, vienen del mundo socialista, sus pueblos aprendieron otra cosa, tuvieron otra experiencia, ahí ha habido otras causas, y, con todo, esos pueblos han preferido dar apoyo a sus antiguos gobiernos.  En Arabia y en Bahrein, aún superviven regímenes monárquicos de tiempos medievales, pero con una gran riqueza, y puestos al servicio de los intereses del gran capital monopólico internacional.  De ahí las contradicciones y complejidad para entender el conflicto árabe actual.  Pero lo que todas esas revueltas tienen en común, son dos cosas: 1) su brote espontáneo en la conciencia de la necesidad de cambios, y 2) en consecuencia a esa espontaneidad, la falta de un programa para ese cambio.  El resultado de esas limitaciones, es, precisamente, el que acaben siendo utilizados por otros intereses totalmente extraños a ellos.

 

1  Lo que está pasando en México, no es ajeno, en lo absoluto, a lo que está pasando en el mundo árabe; como en el resto del mundo; y la experiencia de las luchas de esos pueblos, debe servirnos de lección para actuar acá, o será ceguedad y necedad.

 

2  En consecuencia, si se ha entendido todo lo antes expuesto, para no ser objeto de la burla de "políticos y criminales" (o sea, basta con decir criminales), se les tiene que estampar en la cara un Programa de cambios, y un Programa en cuyo primer punto se lea: "¡Renuncien!", o los renunciamos.

 

3  Luego el Programa debe considerar el cambio de modelo económico de tal modo que se garantice la responsabilidad del Estado en la generación de fuentes de empleo para las nuevas generaciones en un México productivo, y la amplia oportunidad de educación pública para toda la sociedad (el sector privado no es para dar empleo, sino para anularlo; en la medida en que pueden suplir al ser humano por máquinas, lo hacen sin el menor escrúpulo, de la misma manera en que hacen descender el salario y las prestaciones sociales).

 

Está bien la protesta, moralmente sobrada de razón, pero al ¡Ya Basta! en la muy mexicana forma de "¡Estamos Hasta la Madre!", debe acompañarle algo más que el pedirle a esos criminales (llámense "políticos" o "narcos"), que <<pueden seguir siendo lo que son, pero que nada más no lo sean tanto>>, al fin, este México puede seguir con el <<corazón podrido>>, pero lo importante es que no se vea.

 

En ese pensamiento de Bertol Bretch que el compañero Javier Sicilia cita, faltó decir que: "luego vinieron por lo comunistas, y no dije nada", no se omitan, porque es tanto como volver a decir nada.  Y no se tenga miedo al futuro..., éste no puede ser entre "criminales tolerados" (llámense como se llamen).  Al "¡Estamos Hasta la Madre"!, debe acompañarle la exigencia formal Nº1: ¡su renuncia!, formalmente, en serio, con decisión, si es que realmente queremos que las cosas cambien..., lo demás, no pasará de ser incluso un <<juego macabro de: trafiquen, maten, pero no tanto..., o por lo menos, no a nosotros>>.

 

No se tenga miedo tampoco a las ideologías, que justo esos criminales tanto se ocupan en que la confundamos, y en despojarnos de ella.

 

¡Saludos!


*


La primera parte la escribimos el 3 de abril en respuesta a haberme hecho llegar la carta de Javier Sicilia; la segunda parte fue la respuesta a un segundo envío el 4 de abril.

 

Se hace necesaria una tercera parte muy breve, producto de haber escuchado, hoy 5 de abril, una entrevista radiofónica al compañero Sicilia, en el que éste expresa: <<Lo que se exigirá, será su renuncia>>, y ha propuesto su “plantón” en la Plaza de Armas de Cuernavaca, hasta que ello ocurra.

 

Esa respuesta nos compromete ya más que moralmente: por lo pronto, el Programa de lucha se reduce a eso, es suficiente, pero condición necesaria para que pueda plantearse lo demás: a) cambio de modelo económico tal que genere en lo inmediato y ampliamente empleos productivos, y b) vuelta a un amplio ofrecimiento de educación pública (por lo tanto, ¡no a la militarización de la juventud!, y basta de ofenderlos calificándolos de "ninis", cuando el responsable de su situación ¡es el propio Estado, que en pleno, debe renunciar!

 

Si así se da, y hay que estar presente para contribuir a que así se de, la sociedad mexicana dará un salto al futuro de improviso; si la satrapía ofrece resistencia, pero si a su vez el pueblo que realmente ha dicho, “¡Hasta Aquí!”, se sostiene, entonces, incluso, valdrá morir por ello.

 


¡Atención, mundo, a México!,


mañana miércoles 6 de abril…, ocurra lo que ocurra, será día histórico.



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
3 abril 2011 7 03 /04 /abril /2011 23:04

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2El Antropocentrismo en Geografía

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

La Tierra, 1 (φN, λW); 04 abr 11.

 

Dedicado

a los nuevos geógrafos

o estudiosos anhelantes de una Geografía

verdaderamente científica y progresista

como ellos mismos.

 

El ser humano, la sociedad, como lo central en el estudio de la geografía, poner al ser humano en centro de sus preocupaciones, o lo que se denomina el antropocentrismo en geografía, está, en la historia de esta ciencia, en la línea del pensamiento idealista filosófico fundado en el principio del subjetivismo, por el cual un objeto de estudio no se determina objetivamente, es decir, por su propia naturaleza independientemente de nuestros deseos o voluntad, sino por lo contrario, de acuerdo con la consideración de nuestras ideas.

 

Desde ahí, esta corriente del pensamiento geográfico, identificada como fenomenista, nada tiene qué ver con la ciencia, entendida ésta en el pensamiento científico ilustrado de la modernidad, preeminentemente objetivista.  Para esa posición subjetivista, el objeto de estudio no se define por aquella faceta de la realidad que se aboca a estudiar y de la cual es su reflejo en el conocimiento, sino que cree que tal objeto de estudio se determina por una especie de acuerdo tácito de los que se dedican a ese campo de conocimientos.  El problema que enfrenta, es no poder explicar, en sí misma e históricamente, tal determinación.  Esto es, que sólo lo puede hacer por exclusión respecto de la definición que se hace en la corriente de pensamiento espacista, en su esencia, fundada en el principio objetivista.

 

Esta última corriente se denomina así, dado que define a la Geografía como la ciencia del estudio del espacio terrestre, que ha de ser el espacio como tal, dado objetivamente en su realidad y naturaleza.  La respuesta de la geografía fenomenista, por demás acientífica en esos términos del concepto moderno de la ciencia, fue que el espacio como tal era sólo un marco vacío, y al que, como tal, nada había qué estudiarle.  Es decir, que, en vez de ponerse al estudio metódico, sistemático, propio a todo trabajo de la ciencia para averiguar una a otra en un largo proceso las propiedades de ese espacio, lo que hizo fue postular su negación.  Y como el espacio geográfico en esa concepción científica espacista objetiva resultaba para el fenomenismo sólo el “marco vacío de los geómetras” expresado en la Carta Geográfica, el objeto de estudio no sería éste analizado en el mapa, sino los fenómenos representados en él.  Con ello, pues, no sólo se ha renunciado al método científico en general, sino se ha incurrido en una serie de errores lógicos elementales, como, esencialmente, la sustitución de tesis (ignoratio elenchi), o la introducción de un cuarto término (cuarto terminorum), o la deducción a partir del falso antecedente, aspectos que ya hemos discutido con suficiencia en artículos anteriores.  Hoy, continuar insistiendo en esa geografía fenomenista contradictoria e irracionalista, resulta ya verdaderamente vergonzoso.

 

Retomamos el punto, no por continuar su refutación, que ya resulta algo verdaderamente ocioso; a pesar de que recientemente hemos visto que los sitios en Internet en el concepto de “espacio geográfico” se han incrementado como pretendiendo ahogar en el marasmo de información este modesto Blog, insistiendo en ese absurdo (lástima por esos geógrafos y la Geografía), como si a fuerza de repetirlo en la convicción de la fe, ello lo fundamentara con suficiente razón; sino por una interesante reflexión que hemos hecho recientemente preparando un artículo para el Blog de la Revista de Exopolítica, “Identificados” (http://identidadexopolítica.blogspot.com/), haciendo un comentario al libro del periodista Juan Miguel de Mora: Destino: La Eternidad, acerca de los primeros lanzamientos de los spútniks soviéticos.  Así, nos preguntamos en esa reflexión si esa geografía antopocentrista podría responder a ese destino de la humanidad, y la respuesta inmediata, evidente, es que no.  Esa geografía fenomenista antropocéntrica trata con el habitáculo humano, dicho aún en sus propios términos, enormemente restringido.

 

En toda concepción de la Geografía se acepta ya, pues, que el objeto de su estudio es el espacio, pero antes que investigar acerca de la realidad y naturaleza de éste, en la geografía fenomenista, idealista y subjetivista, se ha buscado una salida cómoda: <<sí, se estudia el espacio; pero el espacio socialmente construido>>; esto es, salida a modo, por la cual el objeto de estudio en su realidad objetiva y su naturaleza físico-matemática, se sustituye por un objeto de estudio subjetivamente definido en función de la actividad social.

 

Curioseando entonces con la representación matemática funcional de esa noción antropocentrista, la escribimos así: ε = f (H), donde (ε) es el espacio aceptado, y (H) el ser humano, la sociedad humana; de donde, entonces, tal relación se lee como que: <<el espacio, es una función de lo humano o social>>.  Y eso nos hizo ver esa noción de parco fundamento científico que ha tenido que ser superada una y otra vez a lo largo de la historia del pensamiento geográfico.  Entender a la Geografía hoy, pleno siglo XXI, por su objeto de estudio en donde éste subjetivamente se define como ε = f (H), es exactamente igual, como lo fue en otro tiempo, a limitar el conocimiento geográfico a la noción del nuevo Orbis Terrarum, el espacio no sólo habitado, sino habitable, o “socialmente construido”.

 

Como hemos visto en otros documentos nuestros publicados aquí, ese “espacio geográfico” como el Ecumene, de la Antigüedad, o el Orbis Terrarum Medioevo, o el Erdkhnde (o Erdkunde) de la Época Moderna, vuelve a aparecer en nuestra época contemporánea como el espacio “socialmente construido”.  Pero la lucha del pensamiento geográfico científico ha tenido que ser una y otra vez en cada momento de la historia contra esas limitaciones subjetivistas, dándonos en la Antigüedad las geografías de Crates o Ptolomeo, o en el rompimiento con la Edad Media, las geografías de Behaim, o Vespucio y Colón; y en la época Moderna, las geografías de Hettner y Chizov, y que en nuestra Época Contemporánea nos ha tocado a nosotros, y a los que piensan como nosotros, emprender.

 

Hemos visto, en las estrictas categorías de la teoría del espacio, que esa lucha ha significado en ese mismo decurso de la historia, romper con las limitaciones de las cosmogonías del espacio terrestre plano, bidimensional; como del espacio terrestre euclídeo tridimensional en la noción de un hiperplano; y ahora es una lucha científica por superar su limitación a un espacio tridimensional a manera del hipervolumen de la superficie esférica de la Tierra, para saltar al volumen de la geometría dada por el campo gravimétrico del planeta.  Cada momento de la historia, de acuerdo con las necesidades sociales o de la humanidad, nos ha impuesto esa tarea; pero ello no hace de la Geografía una ciencia social, como no lo hace de la Física, la Química o la Biología, resolviendo de manera semejante en su campo esas necesidades históricamente dadas.

 

El espacio geográfico, como se ha demostrado una y otra vez en la historia, va más allá de “lo habitado y habitable”.  En una misma relación matemática funcional, y aquí estuvo lo virtuoso de la reflexión, para una geografía espacista, la expresión sería ahora: ε = f (EE), donde el espacio, objetivamente tratado, no puede ser sino una función de sus propios atributos físicos, generalizados en el concepto de “estados de espacio” (EE).

 

Y así, mientras la geografía fenomenista del <<espacio como un “constructo social”>> limita el desarrollo y el progreso social pretendiendo mantenernos inmersos a los geógrafos en esa noción, como antes lo hizo en el Ecumene, en el Orbis Terrárum, o en el Erdkhunde; la geografía, como la verdadera Geografía, la geografía espacista, innecesario de calificarla así, se prepara para acompañar a la humanidad en la solución del conocimiento del espacio terrestre hacia su destino hacia el Cosmos, en los viajes a la nueva “Mar Océana” a surcar…, rumbo a la eternidad.

 



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
21 marzo 2011 1 21 /03 /marzo /2011 00:08

La Geografía como Ciencia.  Artículo, 2010 (8/8).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http://espacio-geogrfaico.over-blog.es/;

México, 26 jul 10.

 

Las primeras Leyes quedaron dadas por Hiparco (s. III ane) en los principios geométricos de la transformación matemática de la esfera en un plano; y luego con Mercator (s.XVI), en razón de que, fijando dos puntos en el mapa en Proyección Cilíndrica Tangente Conforme de Mercator, y el ángulo magnético entre ellos, podrá llegarse de uno a otro manteniendo un rumbo constante.  Nuestra relación llega a principios de los años sesenta del siglo XX, pero yendo un poco más allá en particular respecto de la leyes en geografía, R.M. Riábchikov (1976), se permite ya señalar las leyes empíricas de la Zonalidad Planetaria, y la Distribución Sectorial.  De la misma manera, como ley empírica fruto de la simple observación milenaria, nosotros (2010), nos permitimos considerar la fundamental y general ley de Simetría-Asimetría del espacio geográfico.

 

Queda claro, pues, que el objeto de estudio de la Geografía es el espacio, en particular, el espacio terrestre, por lo cual lo denominamos genéricamente como espacio geográfico.  Y queda claro, a su vez, que su definición ha sido un problema complejo a lo largo de la historia del pensamiento humano, que presupuso la necesidad de ciertas condiciones del avance de las ciencias para que se fuese dando sucesivamente una aproximación a su solución, y es hasta ahora, por lo tanto, que estamos en condiciones de elaborar una teoría consecuente del espacio geográfico.  La Geografía se consumará como ciencia particular rigurosa, justo a partir de ella.

 

 

La Teoría del Espacio Geográfico,

como Verificación de la Geografía como Ciencia.

 

La Geografía es una ciencia, hemos visto, a partir de un objeto de estudio bien determinado y definido, dispone de un aparato teórico-metodológico empírico-racionalista en el proceso del conocimiento que va de la observación, a la descripción y explicación, y del análisis a la síntesis, con un conjunto de postulados, principios y categorías fundamentales que se ponen en juego lo mismo con la analogía, que con la relación causal, o la hipótesis y los procesos deductivo-inductivos, como de experimentación y medición; generalizables en teorías y el establecimiento de leyes que rigen los fenómenos inherentes al conocimiento de la verdad acerca de su propio objeto de estudio; verdad entendida como el conocimiento objetivo, causal, con arreglo a la lógica, verificable en la práctica histórico social, y con capacidad de predicción.  Y todo ello, en calidad de hipótesis, para demostrar su veracidad, habrá de ponerse en juego en la elaboración y desarrollo de una teoría del espacio geográfico.

 

En 2009, uno de los primeros artículos en este Blog, fue el seriado hasta en veinte partes: “El Concepto de Espacio Geográfico en la Red Internacional”.  Una año después, luego de haber hecho una revisión de nuestro desarrollo teórico propio, el segundo aspecto fundamental que se nos plantea, es el avance en el concepto general mismo de espacio en el ámbito de las ciencias involucradas en ello en los últimos veinte años: la Filosofía, la Astronomía, la Física, y la Matemática, esencialmente.

 

En la publicación en “Espacio Geográfico, Revista Electrónica de Geografía Teórica”, de nuestra ponencia al III Encuentro de Geógrafos de América Latina (1991), ya damos cuenta de todo ello en las Consideraciones Preliminares a la misma, y de ella retomamos el resumen de esos avances.

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
21 marzo 2011 1 21 /03 /marzo /2011 00:07

Johann Henrich Lambert (1728-1777).  Matemático.  Construyó la proyección cartográfica que lleva su nombre

 

Proyección Cónica Conforme de Lambert.

 

Philippe Bauche (1700-1773)

Representar la orografía en un mapa, con precisión en la coordenada de elevación.

Unir el contorno del relieve con una curva que enlace una serie de puntos, todos de igual elevación sobre el nivel medio del mar.

Dado que la superficie del mar se considera equipotencial, la traza irregular que deja en la costa, corresponde a una isolínea de nivel.

Emmanuel Kant (1724-1804)

Con su trabajo: "Esencia de la Primera Distribución de las Regiones en el Espacio", 1768; lo tenemos como el primer documento de fundamento filosófíco en la geografía teórica.

Invirtiendo el fundamento gnoseológico de la fenomenología idealista subjetiva,  la dialéctica materialista de Marx-Engels, Kant ha dado el fundamento de la dialéctica del espacio, entre el espacio relativo dado en el orden de coexistencias, y el espacio absoluto, dado en la simetría de la primera distribución de las regiones.

No obstante, la Geografía no tendrá que ser por ello una ciencia ideográfica, y con ese fundamento, excepcional, para adecuar el objeto de estudio a la teoría; sino, operando al revés, y adecuando la teoría al objeto de estudio, los fenómenos coexistentes en una región, sólo serán estados de espacio relativo.

José Antonio de Alzate y Ramírez (1736-1799)

Luego del Atlas de Ortelio del siglo XVI, cuya principal virtud fue el conjugar el mapa con la Relación Geográfica, y de los trabajos de geografía teórica (inicialmente de manera necesaria dirigidos a la historia), de D'Anville a mediados del siglo XVIII; el geógrafo mexicano Alzate, elabora, en 1772, un breve documento de fundamentos de teoría geográfica.

Tomás López (1730-1802)

Geógrafo español, alumno de D'Anville, diez años después del trabajo de geografía teórica del geógrafo mexicano José Antonio de Alzate y Ramírez, escribe un extenso documento de teoría geográfica.

Alejandro de Humboldt (1769-1859)

Representación cartográfica de otras variables geográficas complejas (campos térmico, electromagnético, gravimétrico, de presión atmosférica, de precipitación, etc)

Obtener una distribución de puntos con sus respectivos valores de magnitud, y enlazarlos mediante sus isolíneas correspondientes.

Aplicación de las isolíneas de igual valor de magnitud: térmica, pluvial, magnética, gravimétrica, de presión atmosférica, etc.

Brndan Mollweide (1774-1825)

 

Proyección de Mollweide

 

 

Heinrich C. Albers (1772-1821)

 

Proyección de Albers 

 

León Foucault (1819-1868).  Físico francés.  A mediados del siglo XIX, bajo la plena influencia de Humboldt y Ritter, alejándose los geógrafos cada vez más de los atributos de su propio objeto de estudio; incluso no definido, sino sólo empírica e históricamente dado; algo tan fundamental como la rotación de la Tierra, tuvo que ser demostrado en otro campo.

Demostrar con rigor científico, el movimiento de rotación de la Tierra

Mediante un sistema independiente al movimiento de rotación de la Tierra, será posible, desde él, medir dicho movimiento del planeta.

Un péndulo de largo eje que anule la torsión de su hilo, oscilando directamente sobre el Polo Norte, se irá retrazando en cada oscilación respecto del movimiento de rotación de la Tierra.

Vidal de la Blache (1845-1918)

Geógrafo francés que hacia fines del siglo XIX y propiamente principios del XX, comienza a replantear los fundamentos y objeto de estudio de la Geografía, como una reacción a los planteamientos extremos a los que había llegado la geografía fenomenista hecha sierva del Estado con Ratzel y su "Antropogeografía", planteando De la Blache, por su parte, a la Geografía como ciencia de los lugares o de la localización.

En el contexto histórico del enunciado de De la Blache, geográficamente kantiano-comtiano, éste se movía ya en una definición de espacio geográfico relativo dado por el orden de coexistencias.

Con énfasis en la espacialidad de los fenómenos, coexistentes, De la Blache no rompe del todo con la geografía fenomenista.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
21 marzo 2011 1 21 /03 /marzo /2011 00:06

Américo Vespucio (1454-1512).  Con datos y explicación que ahora, por primera vez, después de cinco siglos, exponemos aquí (éticamente, respétese la autoría y dense los créditos.  El plagio será puesto fácilmente en evidencia mediante un buscador por Internet).

El Nuevo Mundo colombino, no era Cattigara, sino otro continente.

En una Tierra esférica, el recorrido por el Atlántico de Lisboa, ubicada a los 40º jN, hasta los 52º jS, sumando 90º o 10,000 km, le formularon a Vespucio en tal equivalencia, la tesis de que la esfera terrestre tenía que ser según el perímetro de Eratóstenes y no de Estrabón.

Tras el Nuevo Mundo colombino, hay aún 10,000 km más de distancia para llegar al Asia; esto es, el mundo es más grande, por una cuarta parte más del perímetro dado por Eratóstenes.

Waldseemüller (1470-1520)

Descubrimiento de un nuevo continente por Américo Vespucio 

Es a Vespucio a quien corresponde el nombre. 

Hipótesis falsa reconocida por Waldseemüller en 1507

Diego Ribero (?-1533).  Se atribuye equivocadamente a su Planisferio, ser el primer mapa científico.  No es así dado que, en principio, no está construido mediante una proyección.

Representación verdadera de la distribución continental 

 

Planisferio de Diego Ribero de 1529. 

Johannes Schöner (1477-1547)

 

Globo Terráqueo 

 

Sebastian Cabot (1484-1587)

 

Proyección Oval (arreglo con un fin desconocido) 

 

Pedro Apiano (1495-1552)

 

Proyección de Apiano 

 

Gemma Frisius (1508-1555)

 

Globo Terráqueo del mundo moderno (la esfera terrestre conocida en su verdadera dimensión y distribución continental

 

Gerardo Mercator (1512-1594)

Lograr que el trazo en un mapa, corresponda a la ortodrómica de un Globo Terráqueo.

Se desconoce el procedimiento original, o en las condiciones de su tiempo, seguido por Mercator para resolver el problema planteado.

Abraham Ortelio (1527-1598)

Vínculo de la Relación Geográfica con la Carta Geográfica

 

 

Jean Picard (1620-1682).  Más reconocido como iniciador de  la Geodesia como ciencia.

Primeras mediciones de un arco de meridiano.

 

 

Carlos de Sigüenza y Góngora (1646-1700).  Primer mapa de México hecho por un mexicano.

Mapa General de la Nueva España.

 

 

Guillermo Delisle (1675-1726)

 

 

Proyección Cónica Secante (al corregir a Juarizmi, creemos que en realidad descubrió; como independientemente lo hicimos nosotros; que la proyección cónica de Ptolomeo, no era simple, sino secante).

Jacques Cassini (1677-1756).  Reconocido éste como geógrafo.  Hijo del astrónomo Juan Domingo Cassini

Cartografía de mayor precisión. 

 

 

Nicolás y Gillaume Sanson D'Abbeville (1600-1682)

Lograr que en un mapa a escala, se conserven en proporción los valores de área de la superficie real.

Proyección Sinusoidal Equivalente. 

 

Jean Baptiste D'Anville (1697-1782)

A quien se le pudiera considera como el primer geógrafo teórico.

Primera interpretación de la historia de la Geografía. 

 

La Condamine (1701-1774).  Considerado geodesta.

Medición de un grado de arco de meridiano en el ecuador. 

 Determinar si el esferoide de revolución se ensancha en el ecuador o en los polos.

 

Maupertuis (1710-1770).  Considerado geodesta.

Medición de un grado de arco en las proximidades del Polo Norte 

Determinar si el esferoide de revolución se ensancha en el ecuador o en los polos. 

 

Gonne (1727-1794).  Matemático.  Construyó la proyección cartográfica que lleva su nombre.

 

Proyección Ininterrumpida de Goone.

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo