Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

11 enero 2011 2 11 /01 /enero /2011 00:01

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010  

De los Elementos,

a los Estados de Espacio.

  Ensayo, 2010 (1/7).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica.

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 10 ene 11.

 

In memoriam;

Dr. Carlos Sáenz de la Calzada.

 

 

“Algún día –nos dijo en una ocasión en el curso del segundo lustro de los años setenta el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada–, sería bueno elaborar una geografía cuyos capítulos fuesen tierra, aire, agua y fuego”…; y como especialista en geografía médica, derivaba de ello una clase a partir del cuadrilátero de los elementos de Empédocles en relación con los humores y las afecciones expuestas por Hipócrates.

 

Con esa idea, entre otras, pero la cual retomamos aquí en función del artículo cuyo tema es enunciado en el título, el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, marxista, nos comentaba haber sido crítico de Stalin y por quien finalmente fue exiliado en México, combatiente republicano en la Guerra Civil Española, uno de cuyos anécdotas acerca de su vida que recordamos, fue cuando, sorprendidos nosotros de su capacidad de memoria para recitarnos pasajes del Primero Sueño, de Sor Juan Inés de la Cruz, rescatando de ahí, como él mismo decía, “la Apolinea Ciencia” de los cuatro elementos y los cuatro humores, y desarrollando a partir de allí la disertación en su clase de geografía médica; al preguntarle sobre ello, nos contó que en la guerra contra los nacionalistas, una bomba cayó en su proximidad, hiriéndolo y provocando la pérdida de su memoria, por lo que, al recuperarla, angustiado por el hecho, se disciplinó a su ejercicio mediante la memorización de dicha obra poemática.  Quedó con nosotros in presenti; y, como si confiados en ello, el tiempo se nos fue sin que pudiésemos elaborar nunca un trabajo acerca de su vida y obra[a], y de ahí el in memoriam, en un tema que era la esencia de su pensamiento geográfico-biológico en el campo de la investigación de la salud.

 

El Dr. Sáenz de la Calzada, decíamos en otro artículo, apuntaba con ello en la dirección correcta rescatando de la historia; pero en las redes del momento histórico que le toco vivir y dada su especialidad, esa línea directa con la ciencia griega no la podía proyectar a una geografía espacista que aún no se ponía en discusión; y esa tarea fue la que quedó en nuestras manos.

 

Las cuatro raíces, las cuatro esencias, o los cuatro elementos como luego les denominara Aristóteles (384-322 ane), van apareciendo sucesivamente como el arché, o elemento primario de la materia; y en ese orden histórico fueron: el agua de Tales (624-547 ane), el aire de Anaxímenes (588-525 ane), la tierra de Jenófanes (570-480 ane), y el fuego de Heráclito (544-483 ane).  Luego Empédocles (495-435 ane), los reúne, y, estando sometidos éstos a la generación y corrupción, de sus mezclas explica el devenir en la diversidad del mundo.

 

 Los-Cuatro-Elementos-y-su-Transformacion.jpg

Los Cuatro Elementos: agua, aire, tierra y fuego (tres de ellos estados de espacio discretos), y su transformación al ser combinados, en lo cálido, lo húmedo, lo frío, y lo seco (tres de ellos estados de espacio continuos).

[Fuente: Atlas Universal de Filosofía; Editorial Océano; México, 2004; p.65 (imagen alquímica del s.XVI)]

 

A ello, Demócrito (460-370 ane) añadió que estos elementos están formados de átomos y vacío que todo lo llenan; identificándose dicho vacío con el éter (etimológicamente, el cielo, el espacio), y en ese entonces en el mundo de lo invisible, a manera del áperion (lo indeterminado, no sólo como un elemento más, sino como el elemento primordial) de Anaximandro (610-546); y por ello a su vez, ese éter, el vacío, es el elemento conocido como la llamada quintaesencia, o quinto elemento.  Esa geografía del Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, en consecuencia, bien incluiría entonces un quinto capítulo, por demás extraño.

 

Ciertamente, esa geografía de los elementos del Dr. Sáenz de la Calzada, proyectada al futuro, es la geografía de la que nosotros hablamos, la geografía que tiene como su base el estudio de los estados de espacio.  Todos los fenómenos de la litósfera y de la biósfera generalizados en el estado discreto del elemento tierra; como todos los fenómenos de la atmósfera generalizados en el estado discreto del elemento aire; o bien como todos los fenómenos de la hidrósfera generalizados en el estado discreto del elemento agua; o, finalmente, todos los fenómenos de la energía generalizados en el estado continuo en el elemento fuego.

 

El espacio geográfico del Perimetrón de Anaximandro, enfrentaba lo desconocido más allá de los límites del plano disco terrestre, tras lo cual se descubrió la esfericidad de la Tierra.  El espacio geográfico entre Eratóstenes y Ptolomeo, enfrentaba lo desconocido más allá de los límites del Ecumene, tras lo cual descubrió la estructura de la superficie terrestre en la hipótesis por simetría de los “Continentes de Contrapeso”, de Crates.  El espacio geográfico que sorprendentemente se hizo tridimensional en la Topografía Cristiana de Cosmas Indicopleustes, paradójicamente, enfrentó nuevamente lo desconocido en la finitud de la esfericidad, tras lo cual descubrió el espacio terrestre como un hiperplano.  El espacio geográfico de Gemma Frisius y Mercator, enfrentó ya un problema superior: el espacio newtoniano entendido como el vacío (y este como “la nada”), tras lo cual descubrió el espacio como “un algo” en la “dimensionalidad material continuo-tridimensional”, y la importancia de los Elementos entendidos como estados de espacio.  Este último concepto de espacio geográfico elaborado por nosotros en el curso de la década de los años ochenta, enfrenta ahora no sólo la reinterpretación del espacio terrestre en función del tratamiento de dichos estados de espacio, sino lo desconocido en los límites de la órbita de los Puntos de Lagrange: el espacio como el vacío, pero éste, siendo en realidad un vasto Mar de Energía.

 



[a] Lamentable falta por la cual incluso, no disponemos ni de su fecha de nacimiento (al parecer, 1917), ni de su fallecimiento (al parecer, 1994 o 1996); más lamentable aún es el que, vía Internet, no encontremos ninguna referencia de ello, no obstante algunas memorias oficiales institucionales.

 



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:07

Editorial

 Eje de Curvatura, Espacio Terrestre 

Condiciones Generales del Espacio Terrestre en un Eje de Curvatura.  El eje de curvatura determinado por el índice de densidad de vacío, si bien con propiedades simétricas, isotrópicas y homogéneas en general, no es exactamente igual en todas direcciones, teniendo un componente asimétrico, anisotrópico y heterogéneo (entre otras cualidades), de modo que el mundo geográfico a representar y estudiar en su espacialidad, es más vasto que el hasta hoy considerado.

 [Fuente: Hernández Iriberri, Luis Ignacio; “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es/]

 

En un principio la ácua “Mar Océana” accesible a todos, era aventurada por unos pocos arriesgando la vida.  Conocida la extensión geográfica de ésta; con el tiempo y el desarrollo tecnológico marinero, toda la humanidad lo puede navegar.  Luego, la nueva aérea “Mar Océana”, comenzó a ser ahora explorada; ya no estaba accesible a cualquier grumete, y los muy pocos aventurados continuaron poniendo la vida en juego.  Pronto se conoció la geografía de este océano, y avanzada la tecnología, cualquier humano, finalmente, lo pudo navegar.

 

Entonces comenzó la exploración de un nuevo y siguiente océano; pero este resultó aún más extraño y misterioso; esta nueva “Mar Océana” se hizo aún más restringida a sus exploradores; pero a sus exploradores directa y físicamente personales; porque los exploradores indirectos fueron cada vez más; y la exploración de su gran extensión y estudio, se ha hecho más complejo  que cualquier otro océano.  Extremadamente adverso al ser humano, éste ha tenido que ser conocido indirectamente con tecnología de naves espaciales.

 

Como en otros tiempos, el paulatino conocimiento del espacio terrestre ha supuesto el desarrollo de su investigación teórico geográfica: los grados de abstracción que dirigen y avanzan hacia ello.  Conforme ello cristaliza, el conocimiento geográfico del espacio terrestre  pasa a la investigación de sus aplicaciones: el diseño de modelos para la posible utilización de ese conocimiento en la solución a problemas y necesidades sociales.

 

Ese conocimiento geográfico teórico en el estudio del espacio terrestre, en otros tiempos, de su forma y extensión (Anaximandro a Eratóstenes), de la magnitud de su esfericidad (Ptolomeo a Vespucio), de las propiedades de conformalidad y equivalencia (Mercator a Sanson y Flamsted), de su hiperplano tridimensional (Bauche-Humboldt), de la naturaleza y propiedades del espacio (De la Blache a nuestros días); pasó al conocimiento en su función social directa, en sus aplicaciones primero en la Antigüedad , en el conocimiento de otros lugares y pueblos, luego en las distancias y rutas de navegación y comercio, después, en la Edad Media, en el estudio de la localización y distancia a los recursos naturales; y más tarde, en nuestra Época Contemporánea, en el análisis regional de éstos; para llegar, con ello, a una función social importante en la planeación económico-social.

 

Pero el geógrafo debe entender que todo esto último, son aplicaciones, y no La Geografía en sí misma.  Y mucho menos confundiendo la aplicación del conocimiento geográfico (el análisis espacial), con el estudio del fenómeno mismo que es objeto de estudio de otras ciencias.

 

Significa, por ello –como hemos dicho más arriba–, la necesaria función social de esta ciencia (como lo es de la física, de la química, de la biología, etc), debiendo entenderse que la ciencia como tal  (en tanto reflejo de una faceta de la realidad objetiva en movimiento cambiante), es más amplia y vasta que sus aplicaciones, que siempre irán a la zaga, pues serán su consecuencia.

 

La responsabilidad profesional que nosotros hemos asumido ha sido la geografía teórica, la que nos permite explicar justo todo esto.  Nos ha inquietado siempre hacer un ejercicio de investigación aplicada, pero con el ánimo de publicarlo sin que ello genere confusiones fenomenistas; quizá lo hagamos, pero ello ha de ser responsabilidad profesional preeminentemente de todo aquel geógrafo que no se defina, como en nuestro caso, en el campo de la investigación teórica, pero que, a la vez, esté plenamente consciente de estos niveles de investigación y de sus conexiones.  Entonces, y sólo entonces, la geografía volverá a un desarrollo lógico consistente.

 

*

Atlas; enlabuhardillaGeografía Teórica.

[   ]  La Tercera Generalización del Espacio y los Fenómenos en la Geografía Contemporánea.  Ensayo, 2011 (2/3)

[   ]  Dos Años Después: el Concepto de “Espacio Geográfico” en la Red.  Artículo, 2011 (5/5).

[   ]  Aplicación de la Dialéctica Materialista a la Comprensión de la Situación de "Espacioo Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica.  Artículo, 2011.

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:06

Editorial

 Espacio-Terrestre--Estructura.jpg

Las Líneas del Campo Magnético Terrestre.  Las líneas del campo magnético del campo terrestre: geometría de un estado de espacio continuo.  El concepto de “estado de espacio” que el autor de este Blog ha propuesto en geografía, deriva, dado objetivamente, de: 1) la consideración del espacio terrestre  como objeto de estudio  de la Geografía; y, 2) la generalización de los fenómenos naturales y sociales, primero en los Elementos, y luego en tal concepto como estados de espacio.

 [Fuente: ]

 

De acuerdo con el índice de densidad del vacío, la Tierra, ya como planeta, ya como un primer Elemento (litósfera), como densidad de vacío nula, constituye un primer estado de espacio.  En la escala de esa densidad en correlación con los Elementos como una primera clasificación más general de los estados de espacio, continúa el agua (hidrósfera), como un segundo estado de espacio.  De igual manera le sigue el aire (la atmósfera), y luego el “fuego” (los circuitos de energía).  Finalmente, en esta primera clasificación, está, en calidad del “éter”, la “quintaesencia”, el espacio del alto vacío interlunar, como un quinto y más esencial estado de espacio general.

 

Litósfera, hidrósfera, atmósfera, y las energías terrestres naturales y sociales, son ya sólo nombres, no fenómenos particulares a estudiar en sí mismos, como tales, por el geógrafo.  Ellos, como tales, son asunto del campo de otras especialidades.  En calidad de nombres para identificar objetos, los podemos seguir usando en geografía; de hecho así será inevitablemente por algún tiempo; pero de la misma manera, podemos prescindir de ellos, llamando a un estado de espacio “A” y a otro “B”.  Es decir, que ahora ya podremos aplicarle cualquier nomenclatura apropiada al conjunto de categorías con las que se les ha de trabajar.

 

El estudio del espacio geográfico a través de los estudios del espacio, al poco cauto le podrá parecer  asunto propio de la física o incluso astrofísica.  Y en ello  habría algo de razón, porque parte de las propiedades del espacio, provienen del estudio que se hace en estas ciencias; pero el espacio terrestre y su composición y elementos dados en los estados de espacio, es asunto propio de la geografía, expresado en la aplicación metodológica de sus categorías esenciales dadas objetiva e históricamente, es decir, como reflejo objetivo de ese espacio en su estudio a lo largo del desarrollo de la ciencia geográfica, desde un conocimiento rudimentario del espacio terrestre, hasta el altamente complejo actual: localización, distribución; lugar, situación; límite, extensión; conexión, relación; orientación, distancia; simetría, asimetría; isotropía, anisotropía; isomorfismo, anisomorfismo; homogeneidad, heterogeneidad; conformalidad, equivalencia; etc.

 

Habrá que empezar el estudio del espacio terrestre en su nueva dimensión, aplicando sistemáticamente dichas categorías de análisis de los estados de espacio, yendo más allá de su propia y necesaria descripción que los muestra verídicamente por su propia estabilidad en un análisis cualitativo, al análisis de sus propios cambios en sus correlaciones cuantitativas.  Entonces, estaremos haciendo una geografía moderna, rigurosamente científica.

 

*

El Por Qué del Dónde 5Geografía Teórica.

[   ]  Comentario a, O. Spiridónov, Constantes Físicas Universales.  Artículo, 2011 (5/5).

[   ]  Al Investigar en Geografía, ¿Qué es lo que se quiere?  Artículo, 2011 (2/2).

[   ]  Dos Años Después: el Concepto de “Espacio Geográfico” en la Red.  Artículo, 2011 (4/5).

[   ]  La Tercera Generalización del Espacio y los Fenómenos en la Geografía Contemporánea.  Ensayo, 2011 (1/3)

 


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:05

Editorial

  Espacio-Geografico-Sector-Tridimensional.JPG

Las Formas del Espacio, y las Relaciones Cuantitativas del Espacio Terrestre.  La relación de proporciuón entre la diagonal espacial (a.√3), con cada una de las coordenadas del espacio (x,y,z; j,l,a), de donde se introduce el ángulo ortodrómico (a), establece las condiciones cambiantes del espacio terrestre.  Las combinaciones hacen variar en siete formas el Plano de Proyección o representación del espacio terrestre, como reflejo (o proyección segunda), del espacio tridimensional.  Ello es la base para el estudio del espacio terrestre tridimensional en un eje dado de curvatura.

[Fuente: Hernándesz Iriberri, Luis Ignacio; “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es]

 

¿Qué es lo que se quiere?, y qué es lo que ha de expresarse, dicho muy concretamente.  Hasta aquí los estudios geográficos han sido evidentemente cualitativos, es decir, describiendo los procesos estables sobre la base de la investigado causalmente y explicado en otras ciencias.  Ahora, obtenido un objeto de estudio bien determinado, su investigación causal propia ha de implicar preferentemente el análisis cuantitativo: esto es, la explicación de los aspectos cambiantes y sensorialmente imperceptibles, de ese objeto de estudio y de sus propiedades, lo que ha de implicar experimentos o desarrollo de modelos y simuladores, medición y registro; elaborando una tesis que afirme lo propuesto en la solución de un problema, y una hipótesis que lo corrobore o verifique.  Pero he ahí que, por ello, lo que se quiere, tiene que expresarse más concretamente.

 

*

Geografía Teórica.

[   ]  Comentario a, O. Spiridónov, Constantes Físicas Universales.  Artículo, 2011 (4/5).

[   ]  Dos Años Después: el Concepto de Espacio Geográfico en la Red.  Artículo, 2011 (3/5).

[   ]  Al Investigar en Geografía, ¿Qué es lo que se quiere?  Artículo, 2011 (1/2).

 

Política, y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México.  Golpe de Estado de la reacción Imperialista con victoriano Huerta.  Ensayo, 2011 (8/8).

 


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:04

Editorial 

  thumbnail01

Espacio Geográfico en Función del Campo Magnético.  Vista longitudinal del espacio geográfico sobre la línea de la eclíptica, observado en función de la geometría dada por las líneas del campo magnético.

[Fuente: Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA); http://nasa.gov]

 

<<¡Bha, eso es física!, o, en el mejor de los casos, es geofísica, ¡pero cómo que la geografía estudiando el vacío!; eso, además, es positivismo>>.

 

Y a cada punto de eso no podemos responder en este Blog, sino…, ¡pues claro que es física!, ésta estudia esas propiedades del espacio en general; y ¡también es geofísica!, ésta estudia esas propiedades físicas generales en función de la masa terrestre y otros atributos, como su campo magnético.  Más aún, en ello hay contenido algo de cosmología y astrofísica (el vínculo de la Tierra con el Universo); pero es que, precisamente, todo ello tiene que ver justo con el espacio en cada una de sus facetas particulares…, tal como ya hace tiempo descubrimos que la geografía también contribuye a ello en un aspecto particular.


Las distintas facetas de ese objeto de estudio altamente complejo que ha sido el espacio, son observadas lo mismo por la filosofía, las matemáticas, la astrofísica, la física, la geofísica, y la geografía (unas por los conocimientos generales, otras por los vínculos de éste a la Tierra), y cada ciencia trata con un aspecto de ese mismo objeto de estudio; de modo que lo esencial a destacar en cuanto al estudio geográfico del espacio, no son en sí astrofísicas, físicas, ni geofísicas; acaso la matemática aplicada al estudio de su geometría o geodesia proyectada, pero, exactamente, ni eso; sino lo que esencialmente hay que entender, es no sólo qué estudia la geografía del espacio, sino la manera en que se llegó a ello, lo cual es fundamento de ese estudio.


Y, en primer lugar, es necesario destacar que ello ha sido, como consecuencia de un proceso histórico objetivo de búsqueda, de aproximaciones sucesivas a un objeto de estudio en el cual, aquellas ciencias básicas han tenido problemas para abordarlo y definirlo.

 

Llegar a la definición del espacio terrestre como el objeto de estudio de la geografía, no ha sido, en consecuencia, algo que saliese d la cabeza de nadie y se le impusiese a la realidad objetiva, ni acto fortuito, ni producto de la casual genialidad de nadie; sino de un prolongado esfuerzo histórico y colectivo que ha ocupado las mentes de esta ciencia a lo largo de la historia…; nosotros sólo estamos cosechando, haciendo abstracción y generalización,, y sintetizando todo ello.

 

*

Geografía Teórica.

[   ]  Comentario a, O. Spiridónov, Constantes Físicas Universales.  Artículo, 2011 (3/4).

[   ]  Dos Años Después: el Concepto de “Espacio Geográfico” en la Red.  Artículo, 2011 (2/5).


Política, y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México: la Inexorable Condición de Necesidad de una Sexta Lección..  Ensayo, 2011 (7/8).

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:03

Editorial

  Espacio-Geografico-Natural--Voyager.jpg

Espacio Geográfico Natural.  Más allá de un hiperplano de una noción tridimensional dada no sólo por una superficie esférica, sino por la definición de altura a partir de esa superficie y una vaga idea de volumen, está el verdadero espacio geográfico o espacio terrestre tridimensional, en un volumen de 320,000 km de radio, aparecido por primera vez en su totalidad en una imagen real, enviada por las naves Voyager.  La Luna (esquina superior izquierda), a 384,000 km de distancia de la Tierra, hace la referencia delimitadora del espacio terrestre.

[Fuente: Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA); http://nasa.gov]

 

La geografía del pasado, la que ve en dirección hacia el siglo XIX, esa que habla del espacio geográfico o terrestre en una noción en el idealismo filosófico, enteramente subjetivista, de un “espacio humanizado”, o del “espacio como una construcción social”, y que en el mejor de los casos de su objetividad apenas reconoce vagamente el hiperplano de la superficie terrestre, ya no es ni necesaria, ni útil para el nuevo Colón, para las nuevas hazañas magallánicas de una geografía que ha de ver al futuro, en dirección al siglo XXI; y ésta, que por su parte habla del espacio geográfico objetivo, dado por la realidad de su naturaleza independientemente de toda voluntad individual o deseo social.

 

La verdadera geografía científica, ha sido siempre, no sólo la que va en consonancia con los tiempos, sino que los adelanta y ofrece previsiones respecto de su objeto de estudio, como es el caso de Anaximandro, de Eratóstenes e Hiparco, de Crates, de Ptolomeo, de Cosmas, de Toscanelli y Behaim, de Vespucio, de Mercator, de Sanson y Flamsted, de Bauche y Alzate, de De la Blache, De Martonne, de Hettner, de Riábchikov, de Sáenz de la Calzada y José Martínez Nava…, que aportan y ofrecen impulsos que hacen avanzar al conocimiento geográfico.

 

Un par de naves viajeras (las Voyager I y II) en las que va el ser humano que quiere ir, volteando hacia atrás, nos mostrado la sobrecogedora imagen del espacio terrestre 8y contiguo, el espacio lunar), en la inmensidad del espacio cósmico.  ¿Qué es lo existente entre esos dos cuerpos?, ¡qué les mantiene unidos?, ¿qué les repele?; ¿campos, densidad de vacío, curvatura de espacio, el límite de Rochd, los puntos de Lagrange, el “viento solar”…, y, a saber, cuántas mas “Antillias” y “Terras Ignotas” con sus terribles “barreras de arrecifes” y “atolones” cósmicos.

 

Asunto no del geógrafo de hoy, sino del geógrafo del futuro.  Y cómo habrá de cambiar esa geografía, nuestra común realidad social; cómo ese conocimiento impulsará un nuevo ordenamiento del espacio mundano.

 

*

001 2500 ane Tablilla de Barro. BabiloniaGeografía Teórica.

[   ]  Comentario a, O. Spiridónov, constantes físicas Universales.  Artículo, 2011 (2/4).


[... Dos Años Después: el Concepto de “Espacio Geográfico" en la Red.  Artículo, 2011 (1/5). 

 

 

De la Guerra, Clausewitz (Ícono)Política, y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México.  Golpe de Estado de la reacción Imperialista con victoriano Huerta.  Ensayo, 2011 (6/).

 


 

 


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:02

Editorial

Curvatura-del-Espacio.JPG 

Una Misteriosa Fuerza.  Hasta mediados de los años ochenta, se consideraba que la fuerza de gravitación, a manera de un monopolo, era siempre y unívocamente, de atracción; a diferencia, por ejemplo, de lo que ocurre en el átomo o en general conforme a las leyes esenciales de la dialéctica de la naturaleza.  No obstante, desde 1665 hasta nuestros días, la gravitación sigue siendo una fuerza misteriosa.

[Fuente: Siridónov, O; Constantes Físicas Universales; Editorial MIR, Col. Física al Alcance de Todos; Moscú, en ruso, 1984; en español, 1986]

 

En medio del desastre, no podemos, no obstante, dejar de pensar en lo nuestro, en eso por lo que realmente somos; y el empezar por nuestra parte la nueva etapa de investigación del espacio geográfico; de inmediato nos encontramos con algo muy interesante (a lo que no nos referiremos de momento por lo inacabado de las ideas, e incluso quizá ya esto nos lo llevemos a la tumba; primero, por lo inacabado, y segundo, porque, aun cuando a todos interesa, a todos les es indiferente; y si acaso lo compartiremos como proceso de investigación con no sólo los interesados, sino con quienes hagan la diferencia ética), que nos llevó a remitirnos al estudio del breviario de divulgación de la ciencia “Constantes Físicas Universales”, de O. Spiridónov (1986), del cual publicamos ahora, aquí, un comentario.

 

Por otra parte, continuamos con la segunda parte del artículo de filosofía sobre la equiparación de Dios al hombre, y con un fascículo más acerca de los golpes de Estado en México.

 

*

  

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2 Geografía Teórica.

 [   ] Comentario a, O. Spiridónov, Constantes Físicas Universales.  Artículo, 2011 (1/).

 

 

 

 

 Ícono Filosofía-copia-1

 

       Filosofía.

          [   ]  Equiparación de Dios al Ser Humano: Mixtificación de Materialismo Humanista (2/2).

 

 

 

De la Guerra, Clausewitz (Ícono) 

       Política, y Geopolítica.

          [   ]   Golpes de Estado en México.  Golpe de Estado del Conservadurismo de Zuloaga-Comonfort, 1857 (5/). 

 

 

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:01

Editorial.

 

Creación de Adán (Negativo) 

Alegoría de Adán con la Idea de su Creación por Dios.  Del mural: Creación de Adán, por Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina.  La teomorfización de humano, o la antropomorfización de Dios.  Forma del ser humano para comprender el mundo, que, conforme es entendido científicamente y éste hace conciencia de sí  en él , no sólo va prescindiendo del Dios exterior a él (en el paso del panteísmo al deísmo), sino que acaba negándolo (ateísmo); para, finalmente, reconocerse él, internamente, como Dios mismo.  Dios metafísico, sobrenatural, ha sido una creación del pensamiento humano, para, por último, verse el ser humano realizado en Dios terreno.

[Fuente: “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es/]

 

 

Se acumulan las cosas, personales y sociales, y se va perdiendo la inercia respecto de un aspecto, que no obstante de interés, es objeto de una indiferencia equivalente, para que empiece a adquirir impulso otro aspecto, en el que la realidad concreta nos crea su propia obligatoriedad moral.

 

En el centro, con una enorme importancia, está ahora el análisis de la situación social, tanto en México como en el mundo, dado ya el evidente derrumbe de orden capitalista y todo lo que está implicando, y un compromiso de análisis que asumir como propio, como un deber intelectual y moral, que como tal, es frente a la sociedad, pero que realizamos independientemente del interés de ese reconocimiento.

 

A reserva de disponer –si es que alguna vez logramos volver a disponer– ya no nada más de tiempo para poder reflexionar con detenimiento, sino principalmente  de fondos económicos  y de la tecnología para centrarnos en lo que es el objeto esencial de este Blog, exponemos ahora algunos artículos de reflexión política y filosófica, que no nos implica el trabajo  de investigación, que sí nos requiere la reflexión geográfica.

 

En la reflexión geográfica, lo esencial que deseábamos rescatar, ha sido expuesto.  En adelante hemos dicho, los geógrafos del futuro, esos que necesariamente  habrán de disponer de los fundamentos de la dialéctica materialista y la solidez en los conocimientos físco-matemáticos, podrán, siendo estrictamente objetivos en el análisis del espacio terrestre, desarrollar la teoría que a nosotros ya nos ha sido posible.

 

De momento –si esta situación ha de ser tan sólo un momento–, como podamos, como en esta ocasión, iremos insertando artículos de reflexión filosófica, literatura y política, sobre temas esencialmente contemporáneos, y en la medida que podamos, incluiremos algún trabajo geográfico.

 

*

Eje del Mal, 2001 G. BushPolítica, y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México.  Golpe de Estado del Santaanismo, 1853.  Ensayo, 2011 (4/).

 

 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.

[   ]  Equiparación de Dios al Ser Humano: Mixtificación del Materialismo Humanista.  Ensayo, 2011 (1/).

 

 

 

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:59

Editorial

Espejos-Magicos.jpg 

Espejos Mágicos.  El espacio y la Tierra; el cielo y el agua; lo divino y lo humano; el Maestro y el discípulo; el hombre y la mujer…

[Fuente: Hernández Iriberri, Luis Ignacio; “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es/]

 

Un buen día del año 2001, hace una década, me presentaban a una joven mujer, y a la vista, quedé profundamente grabado de su imagen, de toda ella; que a poco iría conociendo con ligero detalle, pero lo suficiente, como para ir admirando cada vez más la integralidad de su belleza en infinitamente más que su pura imagen.

 

El ser, mi ser, por su ser mismo, guardaba una relación moral concreta delicada para con ella; pero el ser, aunada a su circunstancia, hacían abiertamente una relación moral en un estricto acto moral ético, es decir, con plena conciencia de su deber ser, que sólo en abstracto podría ser en ella en plenitud, como el ser-otro.

 

Y en abstracto, por siempre, desde entonces, ella ha sido ese mi ser-otro como espejo mágico; ese necesario nutriente del espíritu para poder vivir, en los ensueños de una vida dilatada.

 

La última vez que casualmente nos vimos (por cierto, en un momento circunstancialmente maravilloso), fue en 2007; han transcurrido cuatro años, y entonces su presencia sólo se me ha tenido que revelar en las artes del Demiurgo: en intentos de novela corta, de narrativa, de poesía; como único recurso para poder apropiarme de ella como mi alter ego, en el que me hago un ser humano real.

 

Antes, había sido arrojado al basurero cual una lata de cerveza maltrecha; un recipiente, un continente, algo que resguarda; pero símbolo a su vez, de la barbarie masculina y del vicio.  De ahí la necesidad de ella como mi ser-otro que me rescata del basurero y da una utilidad a ese maltrecho recipiente, que, estéticamente, con exquisita feminidad, lo convierte en florero, siendo ella la flor.

 

Así nació el poema Espejos Mágicos, con el que hoy en una fecha especial, me regalo.  Por un lado pongo a mi vista la horrenda disección del poema, ya par demostrarme el cumplimiento con las reglas del protogeómetra, o bien para autoengañarme en mi ignorancia literaria.  Valga como intensión.  Y, por otro, expongo al goce estético a la conjugación de la vista y oído interno, el poema.

 

Y, por supuesto, en esto de los asuntos platónicos, las cosas son eminentemente unívocas y unilaterales.

 

*

L iteratura capitularLiteratura.

 [   ]Espejos Mágicos.  Poema,

 [   ]Horrenda Disección de un Poema.  Artículo,

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:58

Editorial

  Ouroboro.JPG

Ouroboro. El tiempo cíclico en la cosmología mítica hindú.  A su vez, la hegeliana afirmación a partir de la negación en su representación cerrada.  Cabeza y cola de Ouroboro son, al final, afirmación y negación; punto de encuentro y de afirmación, ya de la metafísica sobre la ciencia; ya de la ciencia, la dialéctica materialista física, sobre la dialéctica metafísica.

[Fuente: Atlas Universal de Filosofía; Editorial Océano; México, 2004]

 

La idea de la evolución en ciclos como reflejo objetivo de la realidad objetiva, es tan fuerte, que aún su desarrollo lineal progresivo se representa como una espiral en donde tales ciclos son y no son al mismo tiempo; donde el ciclo se cierra y no; donde Ouroboro nos engaña en la perspectiva desde la cual la miramos; y no sólo no amenaza con extinguirse a sí misma, sino que ella sólo crece al infinito.

 

La cosmología mítica hindú es sólo otra forma de expresar la dialéctica de Dios-Ser Humano, que finalmente se expresa a su vez en la dialéctica de la vanidad y la necesidad, en la condición moral inexorable de ser, ya de Dios, ya del ser humano, como la forma más general y abstracta  de las relaciones morales entre los seres humanos mismos, a manera de su realización social humana.

 

*

Política, y Geopolítica.

Mapa DInámico Geopolítica del [   ]  Golpes de Estado en México, Lecciones de Historia para una Sospecha: Golpe de Estado de Anastasio Bustamante, 1829 (3/).

 

 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.

[   ]  Una Curiosa Demostración de la Existencia de Dios, pero, al Final, la Objetivamente Verdadera.  Ensayo, 2011 (3/3).

 

 

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo