Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 agosto 2009 1 03 /08 /agosto /2009 07:02

Cliché RI Licencitura

La Ciencia
 de las Relaciones Internacionales;
 su Teoría (2)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 6 ago 09.

 

 

                                                    Planteándose eminentemente una situación contradictoria, el marxismo, la dialéctica materialista, cuya esencia es el análisis de la contradicción, significa el método más idóneo para examinar toda esta problemática teórica.

 

                                                   De acuerdo con este método, debe partirse invariablemente de la contradicción esencial y determinante, dada por la lucha de clases sociales en el plano internacional.  Tras ella existe una contradicción teórica aún más general: la contradicción ideológico-filosófica entre el materialismo y el idealismo, que representan la manera de interpretar el mundo de cada una de esas clases sociales.

 

                                                   El materialismo filosófico, fundamento filosófico del proletariado mundial, es una posición en el método científico fundada en el principio de objetividad; es decir, de la necesidad de la comprensión científica del mundo, a partir del reconocimiento de la realidad tal cual ésta es, independientemente del subjetivismo de los deseos e intereses.

 

                                                    El idealismo filosófico, por su parte fundamento filosófico de la burguesía internacional, por lo contrario, es una posición que se da la libertad para aplicar el principio de subjetivismo en la comprensión del mundo, por lo tanto, pudiendo hacer, a partir de las ideas, la realidad del mundo.

 

                                                    Al adentrarnos críticamente en esos textos, lo primero que destaca es un planteamiento perverso (por lo tanto, desde los intereses de una clase social), que divide las teorías de las relaciones internacionales en idealistas y realistas, pretendiendo la identificación del materialismo filosófico, la filosofía del proletariado, por oposición al “idealismo”, con el realismo.

 

                                                    Pero en esa trampa verbal, se juega con la idea de entender al “idealismo”, a la vez que como un sistema filosófico, como la simple “idealidad” de las cosas; idealidad por lo cual se plantea que es posible la unidad y la cooperación internacional frente a una adversidad común.  Pero, por oposición, el materialismo filosófico no entendido como tal, como sistema filosófico, se hace pasar por lo opuesto a “lo ideal”, esto es, como “el realismo”; por el cual, por su parte, se entiende que el Estado es determinante en las relaciones sociales, y en consecuencia la unidad y la cooperación internacional sólo puede responder a los intereses exclusivos del Estado.  De esta manera, los “idealistas” resultan amantes de la paz; en tanto que los “materialistas” entendidos como los “realistas”, no pueden entender el mundo sino como la guerra eterna entre los Estados.  Hay ahí, pues, una interpretación perversa de la teoría de las relaciones internacionales.

 

                                                     Luego se gusta de complicar más el desarrollo teórico, al identificar <<idealismo filosófico con idealidad, y éste con Liberalismo>> (una categoría filosófica con una categoría literaria, con una categoría sociológica).

 

                                                      Esto es, dicho con fundamento en la lógica, se trabaja erróneamente (aun cuado de manera deliberada) con conceptos de distinta clase y de distinto contenido y extensión.  Aquí estableceremos las equivalencias correspondientes, con todo un replanteamiento teórico.

 

                                                      Establezcamos, en consecuencia, que, dada la división innegable de la sociedad en clases; unos usufructuarios de los medios de producción social y depositarios del poder en el Estado para mantener ese usufructo, las burguesías del mundo; y otros, despojados de todo, siendo sólo fuerza de trabajo oprimida y explotada,  el proletariado mundial (hoy en día ya más que “ejército de reserva”, masas de desecho); hay, en principio, dos planteamientos teóricos fundamentales de las relaciones internacionales: el de la burguesía internacional, interesado en mantener la fragmentación de los pueblos del mundo; y el del proletariado internacional, interesado en la unificación mundial.

 

                                                      Así, para que prevalezca la fragmentación, la falta de unidad entre los pueblos del mundo, los teóricos burgueses del capitalismo en las relaciones internacionales, crean toda una serie de artilugios para instigar las diferencias, y justificar la desigualdad social, la explotación y la guerra; y sobre de esas bases, edificar sus teorías de las relaciones internacionales “ideales”; no porque aspiren realmente a una sociedad ideal, sino porque son incapaces de un análisis científico del mundo, y la realidad objetiva les niega y contradice a cada instante.

 

                                                      Por su parte, los pueblos del mundo (en su gran mayoría el proletariado), teorizarán sobre la manera de lograr la unidad real del mundo, cuya condición primera es, en consecuencia, la abolición misma del capitalismo.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación
Comenta este artículo
3 agosto 2009 1 03 /08 /agosto /2009 07:01

Cliché RI Licencitura 

La Ciencia
 de las Relaciones Internacionales;
 su Teoría (1)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 3 ago 09.

 

 

                                                   Cuando estudiantes de Geografía entre 1975 y 1979 en el grado de Licenciatura, enfrentamos una situación mucho muy semejante a la que se presenta en la disciplina de conocimientos acerca de las relaciones internacionales.

 

                                                    En aquel caso aplicamos el método marxista de elevarnos de la categoría más simple, a las relaciones más complejas, e hicimos avanzar a nuestra ciencia.

 

                                                    Intentaremos aquí algo semejante, aun no siendo estrictamente lo nuestro.  De la ciencia política denominada Relaciones Internacionales, lo que nos interesa como propio, es el caso de las metarelaciones internacionales, en lo que hoy ya se conoce, si bien enormemente distorsionada, como Exopolítica.  Si con ello en algo contribuimos a esclarecer, o por lo menos problematizar, a los estudiosos de esta disciplina de conocimientos, estos apuntes habrán cumplido su cometido.  Como quiera, durante siete años impartimos diversos cursos en la carrera de Relaciones Internacionales, y si bien no les enseñé gran cosa, sí aprendí bastante.

 

                                                     Así, la categoría más general y esencial de las Relaciones Internacionales, a nuestro juicio, es el concepto de “Nación”, mismo que alude la “los nacidos en...”.  En consecuencia, lo que se estudia aquí, son las relaciones entre los nacidos en un lugar, con los nacidos otro lugar, en un momento temporal de coexistencia.

 

                                                     De ahí que la categoría de nación tenga como sinónimas a categorías semejantes, aun cuando expresen relaciones distintas como: “Etnia” (del griego ethnikós, personas), que alude a un grupo cultural; “País” (del latín país, habitante), con lo que se refiere a un territorio; o “Pueblo” (del latín populus, ciudadanía), que por afinidad es la categoría que más se acerca al concepto mismo de nación.  De ahí que las relaciones internacionales sean también, a la vez, relaciones ente las etnias, entre los países, como entre los pueblos del mundo.

 

                                                     Luego, esas relaciones entre las naciones se hacen complejas: dadas en lo antropológico, histórico, económico, social, político, y moral.  Más aún, en las sociedades de clases históricamente dadas (de hace unos siete mil años), las naciones delimitan territorios, y delegan en representaciones cuyas relaciones políticas de clases sociales, hacen aún más complejas las relaciones naturales, abiertas y directas, entre las naciones o pueblos del mundo, apareciendo como relaciones entre territorios políticamente determinados, y más aún, entre los Estados.

 

                                                    Esta situación política reclamaba una ciencia que estudiase ese fenómeno, desde las relaciones diplomáticas, de buen entendimiento, compartiendo las culturas; a las relaciones bélicas, de solución de diferencias por la vía de la violencia, mediante la guerra y la aniquilación final de una de las partes; pasando por una multiplicidad de problemas particulares tales como el racismo y la discriminación, las migraciones, los refugiados, hasta la cooperación mundial para la solución a los problemas de carácter global.

 

                                                    Así, la ciencia de las Relaciones Internacionales no podía sino formarse en el debate de teorías acerca de los procedimientos de entendimiento entre las naciones, y a continuación es a ello a lo que nos referiremos.

 

                                                     Lo primero a aclarar, es que toda síntesis de teorías tiene necesariamente un sesgo de posición de clase que las ideologiza, ya como teorías que apuntalan el orden de cosas establecido a favor de las clases sociales en el poder; ya como teorías que someten a crítica tal orden de cosas a favor de las clases sociales oprimidas, promoviendo su transformación.  En ese sentido, las teorías de las relaciones internacionales son, y no pueden dejar de ser, parte de la lucha de clases sociales en el ámbito mundial, y de ahí la importancia de su discusión.

 

                                                     En consecuencia, desde una posición marxista, con fundamento teórico en la dialéctica materialista, vemos que los Libros de Texto sobre esta materia enuncian una serie de posiciones teóricas contrarias entre sí: realismo contra liberalismo; realismo contra trasnacionalismo; y neorrealismo contra neoliberalismo; científicos contra tradicionalistas; o racionalismo contra reflectivismo.

 

                                                      Entrar al estudio de tales teorías y debates, sin más, es perderse en un mar de ideas y posiciones, diseñado justamente para generar la confusión suficiente que impida al estudioso esclarecer los problemas esenciales de las relaciones entre las naciones o pueblos del mundo.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:20

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010
 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

   Ensayo, 2009 (20/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 08 oct 09

 

 

Conclusión

 

El ejemplo del estudio, tiene un fundamento teórico-metodológico inherente a la definición de un sistema de conocimientos como ciencia, que guió el trabajo de análisis: una serie de postulados, principios, leyes y categorías específicamente dadas en la teoría del espacio; que hace tiempo hemos enunciado, desde nuestra tesis de Licenciatura, y que aún hoy en día se sigue nutriendo, como lo ha sido por los aportes de la geometría fractal aquí recogidos.  Nada de ello es posible en la Geografía que hemos denominado fenomenista, dada su preocupación por el estudio de los fenómenos en sí, y caracterizada como una “ciencia social de síntesis de un sistema de ciencias”.  Esa no es la Geografía per se, es únicamente, y con toda legitimidad, sólo la expresión divulgativa del conocimiento geográfico; que cuando llega a un alto grado de especialización en el uso de la metodología y el conocimiento causal del fenómeno, transgrede toda disciplina geográfica misma, transformándose, y muy débilmente, en la especialidad que tiene por objeto de estudio ese fenómeno.

 

Y todo ello tiene como punto de partida la definición que se haga del objeto de estudio: 1) ya como el espacio terrestre en una propiedad física de la naturaleza, en última instancia un fenómeno natural; o bien, 2) ya como el espacio terrestre en una propiedad humanizada y social del medio en que el ser humano vive, en última instancia, un fenómeno social.  En el primer caso nos encontramos con una definición objetivamente dada; pero en el segundo caso, a más de que se da una definición subjetivizada (el espacio sólo es, en tanto lugar social o humano), en ello se insertan dos errores lógicos formales: la metonimia, y la suplantación de tesis.

 

Todo esto, ya lo “decíamos ayer” apenas.  Hoy debemos dar ya el siguiente paso, simple y necesariamente, eliminando el error lógico.  Habrá quien se oponga, es natural y hasta bueno y correcto; habrá quien proscriba, es el oscurantismo de siempre; pero ante la fuerza de la verdad de la ciencia, acabarán nuevamente aceptando, y, sin remedio, adecuando otra vez todo a sus intereses; pero en algo habremos logrado un avance más, en el infinito proceso del conocimiento científico.

 

Ha habido, en los hechos, desafortunadamente al no darnos los créditos merecidos y correspondientes cuando había manera suficiente dada la reseña de trabajos nuestros mencionada (pero así hubiese sido mencionando sólo nuestro nombre), y desde hace ya veinte años, quien se ha abrogado en los hechos la paternidad de todo este planteamiento de la Geografía como ciencia del espacio terrestre; pero de ahí nunca ha salido nada más que lo que estaba ya en nuestra tesis de Licenciatura, y desde otros diez años atrás.  En esos últimos veinte años, no tuvimos la oportunidad de ahora; pero como ya citábamos a Ovidio en alguna entrega de las partes seriadas de este ensayo: quod fecit quisque tuetur opus (cada uno defiende la obra que realizó); no obstante nos haya llevado tanto tiempo al no haber tenido posibilidades (quizá la expectativa deseada y esperada por la otra parte, haya sido que ese tiempo que se estaba dando forzadamente, contra nuestra voluntad, hubiese sido eterno).  En articulo aparte (ya que esta serie ha sido sólo del concepto de “espacio geográfico” dado en la red), demos ahora nuestra propia definición de “espacio geográfico”, y en adelante, trabajemos con ello.
_______________
 

Bibliografía

 

Bosque Sendra, Dr. Joaquín; Novedades en el uso de un SIG para el estudio de problemas sociales; http://www.geograficos.com.ar/noticias/1105informe bosque.htm ; Argentina, julio, 2009.

De la Puente Fernández, Leonor; Open Course Ware; http://ocw.universia.net/ es/areas/98/geografia-fisica/tags/1746/espacio-geografico/, España, julio, 2009.

Hypergeo; Evolución de las Entidades Geográficas; http://www.hypergeo.eu/ spip.php?article405; EU, julio, 2009.

Macías Herrera, Prof. Gilberto; Actividades del Mes, http://degeografiayotrascosas. wordpress.com/actividades-del-mes/. México, julio, 2009

Mora, Felipe; Perfil del Autor;  http://felipemorageo.blogspot.com/; Chile, julio, 2009.

Morales Zepeda, Dr. Francisco; http://redesinstitucionales.blogspot.com/2008/02/ redes-institucionales-y-espacio.html, México, julio, 2009.

Naumis, Gerardo G; Los fractales: una nueva geometría para describir el espacio geográfico, http://www.fisica.unam.mx/~naumis/index_archivos/fractales. htm , México, julio, 2009.

Pesce, Prof. Lic. Fernando; Las Múltiples Epistemologías en las Prácticas de la Enseñanza de las Ciencias Sociales, http://www.cep.edu.uy/archivos/ Practica/multiples. ppt; Uruguay, julio, 2009.

Silveira, Dra. Mª Laura, et al; http://www.fahce.unlp.edu.ar/posgrado/cursos-y-seminarios/cursos-2007/teorageo grficayespaciocontemporneo/silveira2007. pdf, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina; julio, 2009.

http://www.encarta.com

http://www.filos.unam.mx/.../022_SEM4_ESPACIOGEOGRAFICO.pdf; México, julio, 2009.

http://www.kalipedia.com; La Geografía como Ciencia; http://www.kalipedia.com/ geografia-general/tema/geografia-fisica/geografia-ciencia.html?x=200704 17klpgeogra_3.Kes

http://www.kaosenlared.net/.../ensenanza-aprendizaje-espacio-geografico-educacion -secundaria-perspect; julio, 2009.

http://www.wikipedia.com

 


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:19

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010


El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

Ensayo, 2009 (19/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/ ;

México, 05 oct 09

 

 

Ese análisis regional, dejó al descubierto precisamente la importancia de la localización geográfica positiva de E, en relación con sus elementos potenciales para su desarrollo, mismos dados con una peculiar distribución.  Dos son los factores que potencian los elementos de E, y ellos precisamente son los que caracterizan en el análisis regional la zona de influencia de E; determinante, por demás, geográfico, de su posible progreso y desarrollo (v. Mapa 5).



Primero, ese punto nodal; incluso históricamente dado; donde convergen todas las comunicaciones regionales: hacia y desde el sur en la vertiente oriental de la sierra; y transversalmente de oriente a poniente y viceversa.  Paradójico, pero empíricamente no es fácil caer en cuenta de ello; lo vimos cuando tuvimos que evaluar las rutas y circuitos de transporte (el 50% del tránsito Estatal, pasa por ahí; y de éste, el 100% mueve a toda la región sur).  Y segundo; que si bien a E le rivalizan dos grandes centro urbanos, toda la región central-sur es, omnímodamente, suya.

 

Es justo en esa situación paradójica que desde E no se ve el potencial de desarrollo, y no se sabe aprovechar el dominio regional sobre del que de manera natural pueden influir.

 

De ello derivaron un conjunto de recomendaciones para el objetivo de E, gráficamente fundamentadas no sólo en la Cartografía, sino en las consideraciones propias al levantamiento de la Relación Geográfica; es decir, datos estadísticos y su análisis, algunas matrices de valoración, e incluso una encuesta.

 

El estudio, por supuesto, comprende un análisis más vasto de otros factores; menciono sólo como ejemplo, el de riesgo ambiental o prevención de desastres, en lo que E potencia su ubicación geográfica favorable, y, curiosamente, los interesados no sólo no lo saben, sino que, más aun –decíamos antes–, tienen, por otra diversidad de factores, una “percepción sensible” negativa.

 

Detengámonos pues, aquí, “por razones de espacio” (pero no geográfico, sino de escritura), y de la necesidad de aclarar en lo inmediato de qué se trata, en el mismo análisis geográfico espacista, pero en el lenguaje concreto.

 

Lo que hemos llamado “E”, es una empresa de informática emplazada en la ciudad de Yautepec, Mor; vende servicios en todo lo relacionado a ello, lo mismo que es una distribuidora de equipo de cómputo (y, reiteramos, no somos mercadólogos).  Sin embargo, le pesa la fuerte competencia de la Ciudad de Cuernavaca, no obstante, por lo demás, geográficamente, del otro lado de la Sierra de Yautepec (y no somos ni geólogos ni geomorfólogos), aun cuando con buena comunicación vial entre ambas (y no somos urbanistas).

 

La idea surgió de una visita en la cual observamos un mapa (¡somos geógrafos!) del extremo norte del Estado de Morelos, que reflejaba su preocupación por incidir en esa zona (Tepoztlán, Tlayacapan, e incluso Totolapan), cercanos en distancia, pero en vialidad, en desventaja con Cuernavaca (esto ya es un asunto un poco de geometría topológica del espacio, pero digamos que tampoco somos ni politólogos, ni demógrafos); descuidando evidentemente su atención hacia lo que de manera natural se definió como su zona de influencia (y particularmente tampoco nos definimos como geoecónomos): Jiutepec, Emiliano Zapata, Ticumán, e incluso en un momento dado hasta Tlatizapán, todo ello hacia el sur; área menospreciada por el bajo nivel económico y cultural (y tampoco somos ni antropólogos, ni sociólogos; e infinitamente menos, psicólogos).

 

Y para terminar este ejemplo, por demás bastante rústico, la empresa está ubicada en un punto clave, y contando para sus condiciones particulares, con excelentes parámetros ante la factibilidad de riesgo y la prevención de desastres (y tampoco somos ecólogos)...  Esperamos haya quedado más claro, tanto lo que no somos, como, principalmente, lo que somos.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:18

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

   Ensayo, 2009 (18/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/ ;

México, 1º oct 09.

 

 

De inmediato saltaron a la vista ciertos factores determinantes en la localización geográfica favorable de la empresa (en adelante “E”, lo que ello represente, no importa), que si bien sensiblemente en primera instancia pudieran parecer negativos, con lo exhaustivo del análisis fue apareciendo lo contrario.  La principal conexividad de todos los factores considerados (incluso históricamente), tenía lugar justo a poca distancia de E; y ello explicaba los circuitos o tipos de desplazamientos o movimientos regionales (v. Mapa 2).


Mapa Yautepec-2
                                                 
Sin mucha dificultad entones, apareció la hipótesis geográfica para resolver la focalización de la incidencia de insumo-producto de E, y ello dirigió el tipo de análisis cartográfico que requeríamos.  De modo que lo siguiente fue hacer –a la vista del geógrafo– el común y corriente análisis regional, según los factores determinantes en el objeto de estudio: la incidencia del insumo-producto de E (y ahora vayamos a un poco más, omitamos el concepto “insumo-producto” que induce al fenomenismo económico, y refirámonos a ello en el análisis espacial, como “elementos potenciales de E”; y aclaremos, no es asunto de lenguaje, de inventar una jerga para referirnos a lo mismo pero de manera ya “elegante” o bien “misteriosa”, según se quiera ver; sino como un necesario ejercicio didáctico momentáneo en el que podamos ver que: 1) nos es posible prescindir de la idea del “fenómeno”, y 2) podamos entender más enfáticamente a qué se refiere un estudio geográfico espacista.  En la realidad del estudio no usamos esa terminología –que por demás, es incluso pedantesca–, nos referimos a los fenómenos como lo que son, teniendo presente que sólo son objetos de análisis espacial; cuando todos los geógrafos lo entendamos así, ya podremos hacer a un lado estos recursos “rimbombantes” producto del lenguaje abstracto al que de momento hemos tenido que recurrir), (v. Mapas 3,4).

Mapa Yautepec-3


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:17

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

   Ensayo, 2009 (17/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/ ,
México, 28 sept 09.

 

 

                              La Geografía es la ciencia del estudio del espacio...; <<¿de qué?...>>, sí, del espacio.  <<(¿?)..., y eso, ¿qué es?  Y cómo es una geografía del espacio?!>>.

 

                              Pues lo primero que habría que aclarar, es que decir “geografía del espacio”, es una redundancia.  Toda geografía, es necesariamente, por definición, espacio.  Ciertamente hay que precisar: “espacio terrestre”.  Eso es responder a qué es la Geografía por su objeto de estudio.  Responder a cómo es una Geografía así, es explicar, precisamente, el análisis del espacio terrestre.

 

                              Hace mucho tiempo, en nuestra tesis de Licenciatura, al hablar de esto nos referíamos a un concepto compuesto: la geografía espacial-cartográfica; por poner el énfasis en algo que los “geógrafos sociales” se esforzaban por excluir del campo de los conocimientos geográficos, ante el aparato matemático que implica la elaboración cartográfica.  Pero he aquí, como ya desde entonces lo afirmábamos, que la primera condición del análisis del espacio terrestre o geográfico, es su representación en el mapa o Carta Geográfica.

 

                              El mapa es pues, la herramienta metodológica por excelencia, del geógrafo.  El mapa es al geógrafo, por decirlo así, lo que el telescopio al astrónomo, o el microscopio al biólogo.

 

                               Para este ejemplo, echaré mano, por lo menos de la idea, de la geometría fractal que nos aconsejó el compañero Gerardo Naumis.  Presentaré un caso real de investigación, pero que está implicando un costo económico a una empresa y debo reservarme los datos del estudio concreto.  Pero he ahí que, dada la invariancia del espacio –propiedad el espacio que el compañero antes mencionado nos enseñó–, encuentro que si divido ya entre veinte, o ya entre cinco, la escala de este ejemplo, obtengo la escala del fractal original del estudio real (sorprendente, pero así es, tiene razón Naumis).

 

                               Una empresa, deseando progresar, necesita descifrar una incidencia de insumo-producto; nos enteramos del caso, y ofrecimos el estudio geográfico correspondiente: un análisis cartográfico de incidencia de insumo-producto (¡pero atención!, no somos ni economistas, ni geoeconomistas, ni administradores o “geoadministradores”, ni mercadotecnistas, ni “geomercadólogos” o cosa por el estilo; el fenómeno mercadológico como tal, no nos interesa en lo más ínfimo; hay ahí un problema de propiedades y comportamiento espacial, y es en esos exclusivos términos geográficos esenciales que nos interesa desentrañarlo).  Y para efectos de explicación didáctica, procederemos con una ejemplificación abstracta, sustituyendo inicialmente la cartografía real, simplificada mediante cartográmas (a los que convencionalmente llamaré “mapas”; la cartografía real fue elaborada en Proyección UTM con posicionamiento mediante GPS en escalas en el rango de 1:50,000, regional; y 1:100, de gran detalle local).  Sólo al final traduciré todo el análisis geográfico-espacista abstracto, en una explicación cuasi geográfico-fenomenista.

 

                               El análisis espacial suponía la representación en un primer mapa de todo el panorama regional en que se expresaba el problema, con la distribución de sus principales factores y los niveles de conexión de los mismos (v. Mapa 1).

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:16

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

 Ensayo, 2009 (16/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 24 sep 09

 

 

Hacer geografía teórica sobre el espacio terrestre, no deja de ser extraordinariamente interesante poniéndonos en los límites del conocimiento, en donde la realidad se vuelve a tal punto sorprendente, que más parece estarse haciendo ciencia-ficción.  Pero todo lo que tiene de apasionante, lo tiene a su vez, en lo inmediato económico-social, de poco útil.  Este compromiso de la Geografía como ciencia para con la sociedad, no la hace ser por ello mismo, una “ciencia social”; como el mismo compromiso social de las demás ciencias como la Matemática, la Física, la Química, o la Biología, tampoco las hace por ello “ciencias sociales”.  Pero sin duda, la capacidad de respuesta de la Geografía a su compromiso social para efectos prácticos en lo inmediato, está en sus estudios de amplitud de escala local.

 

Alguna vez, me parece que fue en un receso en los trabajos del XI Congreso Nacional de Geografía en 1987, alguien –con justedad– me cuestionaba en el sentido de por qué en vez de hacer planteamientos teóricos tan abstractos acerca de la Geografía como ciencia del estudio del espacio terrestre, no mostraba algún ejemplo concreto de ello.  Tenía toda la razón, tanta, que yo antes ya me cuestionaba a mí mismo sobre ello; pero para esas fechas, cuando aún estaba haciendo la teoría (de hecho para entonces consideré tener ya lo esencial), no podía resolver aún su traducción a hechos prácticos.

 

Empezamos a buscar esa respuesta unos años después, a partir de 1990, en el compromiso profesional para con la sociedad desde una Consultoría de Estudios Geográficos, inicialmente para fines comerciales, presentada como una empresa distribuidora de nueva tecnología.  Entre ese año y 1995 ensayamos la idea y la intención, aun cuando desafortunadamente no pudo concretarse ningún proyecto (pero por lo menos en teoría teníamos ya una respuesta).  Y vino el estancamiento social, y apenas hoy, casi quince años después, el problema se nos volvió a plantear resolviéndolo con una enorme sencillez.

 

En la próxima entrega en este tema, trataré de mostrar (apenas en las dos a tres cuartillas de compromiso en este Blog), y con la discreción que impone la reserva de un trabajo profesional e intelectual que devenga en lo económico –ahora ese es el otro problema–; algo de los criterios de un estudio geográfico práctico y concreto, eminentemente espacista.  En realidad, nada fuera de lo común, nada que no pueda esperarse de todo estudio geográfico; acaso sólo resolver el análisis geográfico, en sus propias leyes de correspondencia.



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:15

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional (15/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 21 sep 09.

 

 

                              Finalmente, establezcamos nuestro concepto de “Espacio Geográfico” en una lógica que no caiga en el error del non sequitur al introducir como premisa de falso antecedente, una substitución de tesis.

 

                             En consecuencia, partamos de la evidencia empírica objetiva históricamente dada acerca de la noción de espacio, por la cual, en su forma más simple, se postula que este es la propiedad física de la distancia entre dos puntos.

 

                             A esa propiedad física se le denomina como un estado continuo (y ya veremos en otro lugar, en su momento, las propiedades físicas del mismo, a partir del concepto de “lo escalar”); en tanto que a los puntos que le determinan se les denomina como estados discretos (e igualmente, a cuyas propiedades físicas le caracteriza “lo vectorial”).  Y mientras al estado continuo le caracteriza físicamente en lo más general el vacío; al estado discreto le caracteriza igualmente lo lleno o pleno.

 

                             En tanto que un estado discreto sea un punto, dicho discreto será adimensional, y el continuo vacuo definido linealmente como distancia, será unidimensional.  Si una sucesión de estados discretos tan cerca entre sí como se quiera, decía Einstein, ocupa el lugar del continuo vacuo unidimensional que hemos llamado distancia, se obtendrá a su vez, un estado discreto pleno unidimensional.

 

                            La proyección del discreto pleno unidimensional en 90º, creará un discreto pleno bidimensional denominada superficie, y así, inversamente, a la ausencia del lugar pleno discreto, lo que quedará es el lugar o extensión, del continuo vacuo bidimensional.

 

                            De manera semejante, la proyección del plano en estado discreto en 90º, formará el estado discreto o pleno tridimensional, por cuya propiedad también es llamado sólido.  Y a su vez, la tridimensionalidad en ausencia del pleno discreto, dará lugar a la tridimensionalidad del continuo vacuo conocida como volumen.

 

                             En suma, a cada pleno discreto le quedará asociada a su vez, la propiedad básica del vacuo continuo: la distancia, la superficie o el volumen.  En consecuencia, ya sea el continuo vacuo o el discreto pleno, ambos representan estados de espacio; ahora, si por los estados discretos entendemos los fenómenos naturales y sociales, como por el estado continuo entendemos lo que propiamente llamamos espacio, empezaremos a comprender que en la teoría del espacio geográfico, bien podemos prescindir de la consideración de los fenómenos en tanto tales, objeto de estudio cada uno, de otras especialidades.  El estudio de sus relaciones o propiedades mediadas por el continuo vacuo, ciertamente, formarán parte de la Geografía, pero en tanto relaciones dadas no entre fenómenos como tales, sino entre estados plenos o discretos del espacio.

 

                             Hasta aquí las propiedades básicas del espacio en las nociones euclidianas elementales.  Aplicadas las mismas a la consideración del espacio geográfico, son la geometría euclidiana de la Tierra.  Lo mismo de sus distancias, de sus superficies, ya de la altura sobre el nivel medio del mar, o bien de la figura geodésica de la Tierra en su conjunto.  Mas cualquiera de esas propiedades geométricas en gran escala, nos enfrenta a un espacio geográfico o terrestre de mayor complejidad en la que la geometría euclidiana o plana no es suficiente para entenderlo, y habrá que saltar a la geometría lobachevskiana o esférica.  Ahora, en un estudio de gran escala (en la tendencia a 1:1), esta geometría plana estará en la base, dada por supuesta en la construcción cartográfica, pero no será ya necesaria para efectos prácticos.

 

                             En el ámbito de la geometría euclidiana o plana, el espacio geográfico queda determinado en sus propiedades por la situación de los estados discretos de espacio (desde la localización, la distribución, los límites, la extensión, la conexividad, las relaciones, la asimetría o asimetría, el isomorfismo o anamorfismo, o la homogeneidad, hasta las que hemos comentado en esta serie de artículos tomadas de otro interesante trabajo, de la invariancia y la homotecia).  Pero en el ámbito de la geometría lobachevskiana o esférica, el espacio geográfico queda determinado, principalmente, por el campo de gravedad de la Tierra; pero de igual manera, por otros campos como el elctromagnético o el térmico (en ese sentido, el espacio geográfico no es, ni ese error de metonimia al entenderlo como la “epidermis” o superficie, ni la tropósfera o ecosistema como medio, en una restricción anfibológica con una geometría exclusivamente euclidiana).

 

                              Y esas propiedades físico-matemáticas del espacio geográfico real se van a complicar aún más, porque al curvarse no sólo adopta la forma de una esfera perfecta, sino la de un elipsoide de revolución, y la geometría esférica reclamará de un cálculo más preciso (y atención, entiéndase que no por ello, el estudio geográfico se reducirá a geodesia; esa es sólo la base).


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:14

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional (14/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 17 sep 09.

 

 

                              Ofrecemos en esta entrega el comentario sobre el último documento considerado en el tratamiento del concepto de “Espacio Geográfico” al navegar mediante un buscador por Internet; hemos dicho, fijando para el resto de los posibles artículos, el criterio de la inducción incompleta, por la cual es más presumible la existencia reiterativa del error lógico de la suplantación de tesis, que la aparición de uno en que tal error no se presente.

 

                              Faltaba, precisamente, un artículo en el que se hablase de los Sistemas de Información Geográfica automatizados, en su relación con el concepto de “Espacio Geográfico”.

 

                              Los Sistemas de Información Geográfica constituyen, a nuestro parecer, la síntesis de la metodología científica geográfica.  Un SIG contemporáneo, no es más que la automatización de la relación mecánica necesaria dada entre la antigua Relación Geográfica, y la Carta Geográfica.  Se carga a la computadora los datos de una Relación Geográfica clasificados en sus distintos temas y por lo que en la lógica del SIG se llaman niveles; luego se digitaliza el levantamiento cartográfico o análisis espacial que el autor haya realizado (considerando que la cartografía base hoy en día en buena parte ya viene precargada en el sistema); y finalmente se le puede solicitar a la máquina que nos grafique la Carta Geográfica según una Proyección, una escala, y los niveles de datos de la temática dada.

 

                              Existe entre estos sistemas, el nivel complejo de los SIG de inteligencia artificial, capaces de dar respuesta a problemas planteados.  Estos sistemas funcionan así, a partir de que previamente se les ha cargado en una Base de Datos la opinión de una diversidad de especialistas ante un problema dado, de donde, frente a un nuevo caso semejante, el equipo de cómputo plantea una posible solución.  Y más aún, hay sistemas que a partir de esa Base de Datos, interactúan con el usuario, y al registrar nuevas variables, “aprenden” y ofrecen alternativas de solución antes no consideradas.

 

                               En esa perspectiva, el artículo recoge la opinión del argentino, Dr. Joaquín Bosque Sendra:

  

 

 19    Así, en http://www.geograficos.com.ar/noticias/1105informe bosque.htm: “El Dr. Joaquín Bosque Sendra disertó sobre “Novedades en el uso de un SIG para el estudio de problemas sociales”. El objetivo central de esta exposición fue abordar la relación entre los SIG, como tecnología de análisis, y la Geografía social, cuyas problemáticas ponen al descubierto ciertas limitaciones de los SIG al momento de manejar datos “blandos”.



                               Tras una breve introducción sobre qué son los SIG y como operan, el Dr. Bosque Sendra analizó a los SIG como instrumentos informáticos, haciendo hincapié en sus aplicaciones y sus limitaciones.

·                                        Al manejarse con una concepción “formalista” del espacio geográfico, los SIG priorizan las formas, las relaciones geométricas y topológicas. Los grandes ausentes son los procesos causales generadores de estas formas y los estudios temporales. La exposición continuó con la recuperación de tres iniciativas que intentan dar respuesta a estas problemáticas pendientes”.

 

                                Y por lo dicho al final por el Dr. Bosque Sendra, ese amargo lamento puede traducirse en el <<reclamo a la máquina para que tenga más conciencia social>>, lo cual significa no entender, no sólo el problema del error de suplantación de tesis, sino la función de la Geografía como ciencia en su responsabilidad social, y el papel del especialista en ello.

 

                                Así, una cosa es la ciencia como un conocimiento acerca de un objeto de estudio específico objetivamente dado (la síntesis de la ciencia de la Geografía en un SIG), y otra, tanto el verdadero depositario de la conciencia social: el especialista, como los intereses ecnómico-políticos de los propietarios de esa tecnología.

 

 

                               El criterio de aplicar la inducción incompleta, una vez revisados unos 600 documentos, la aplicamos de aquí en adelante en los documentos en los cuales el énfasis se pone en “la degradación del espacio”; esto es, poniéndonos en la lógica de la suplantación de tesis, “la degradación del ambiente”, donde la Geografía se convierte en Ecología.  Y avanzando a saltos en el camino de casi cinco millones de ítems, a poco nos encontramos que tal dato es falso: los ítems sobre el concepto de “Espacio Geográfico”, al 25 de julio de 2009, no pasan de unos 850; de donde podemos decir ahora, que, en los hechos, revisamos la mayoría.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:13

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional (13/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 14 sep 09.

 

 

Encontramos, pues, un buen texto por su idea: “Las Múltiples Epistemologías en las Prácticas de la Enseñanza de las Ciencias Sociales”, del Prof. Lic. Fernando Pesce (http://www.cep.edu.uy/archivos/ Practica/multiples. ppt.).  El puro título no nos obligaría a abrirlo, aparentemente no tiene nada que ver con el asunto que nos interesa; pero he ahí que el buscador hurga en su texto, y encuentra que éste trata sobre los conceptos tanto de “Espacio”, como de “Espacio Geográfico”; que inmersos en la temática de la “enseñanza de las ciencias sociales”, en el contexto de lo hasta aquí visto, no podría dejar de ser un artículo que se mueve en el mismo error lógico de suplantación de tesis; no obstante, tal documento nos da lugar para comentar acerca de la importancia de estos fundamentos; y así, del cual, extraemos lo siguiente en relación con tres planteamientos filosóficos: 1) el neopositivismo, 2) la dialéctica materialista, y 3) la “neomarxista” (que Pesce denomina “perspectiva humanista”); los dos primeros en el período de la modernidad, y el último en el de la llamada “posmodernidad” (si es que tal existe, agregamos nosotros).


18 “
PARADIGMA NEOPOSITIVISTA -redefinición de los fundamentos teóricos y metodológicos del positivismo científico y la denominada revolución cuantitativa de la ciencia.

  • EJE ESTRUCTURANTE- análisis y ordenamiento del territorio en el período pos- bélico.
  • ESPACIO GEOGRÁFICO: geométrico, determinado a través de nodos y flujos de circulación de personas, información y capital Construcción teórica de modelos que se confrontaban con la realidad en la búsqueda de leyes generales que explicaran la distribución espacial (geometrías) de los fenómenos.
  • CATEGORÍA: ESPACIO GEOGRÁFICO
  • MÉTODO: HIPOTÉTICO- DEDUCTIVO.
  • ESPACIO- Escenario geométrico producto de la abstracción. Representación teórica de la realidad (modelo) definida por variables cuantitativas (flujos).
  • TIEMPO- Ciclos de hechos sociales cuantificables y predecibles. Conocer el pasado para predecir el futuro.
  • HOMBRE- Estadístico, situado fuera tanto de la naturaleza como de la sociedad- Homo oeconomicus (producción y consumo).
  • SOCIEDAD-

CORRIENTES CRÍTICAS

  • PARADIGMA SOCIAL- sitúa al Hombre organizado socialmente como el principal protagonista en la producción y reproducción del espacio geográfico. Su impulso se encuadra dentro del auge de las ciencias sociales radicales en la década de 1970.
  • EJE ESTRUCTURANTE- Organización espacial.
  • ESPACIO GEOGRÁFICO- construcción social enmarcada en un determinado modo de producción.
  • METODOLOGÍA- materialismo histórico y dialéctico

Perspectiva Humanista 

  • ESPACIO- Construcción subjetiva, determinada por la existencia humana; centro de significados existenciales.
  • TIEMPO- Concepción relativa de la historia cronológica, construida a escala humana.
  • HOMBRE- Ser existencial, no una entidad racional, económica o de clase.
  • SOCIEDAD- Concreción material de seres existenciales que construyen con otros la realidad social en función de sentimientos, valores, creencias.

PERÍODO POSMODERNO 

  • PARADIGMA COMPLEJIDAD- formulado a partir de los espacios de no- respuesta emergentes de las grandes vanguardias y metarelatos de la modernidad.
  • EJES ESTRUCTURANTES- sustentabilidad ambiental y el ordenamiento ambiental de los territorios.
  • CATEGORÍAS GEOGRÁFICAS- TERRITORIO, AMBIENTE, CUENCAS HIDROGRÁFICAS.
  • METODOLOGÍAS- análisis cuantitativos y cualitativos. Investigación lógico- formal y hermenéutico- narrativa.
  • Sistemas de Información Geográficos

Todo ello, a la vista del entendido, una manera de interpretar y plantear las cosas.  Infortunadamente, el propio Lic. Fernando Pesce, consciente de lo determinante de estos fundamentos, no nos da su propia posición.  Pero, a la vista del entendido, no es del todo difícil ubicarla: a nuestro juicio, es precisamente por esa interpretación de conjunto que él hace, que su posición corresponde; esté consciente o no de ello; al llamado “neomarxismo”, o también conocida como de los “filósofos de la superestructura”; uno de los pilares fundamentales; entre otros sistemas filosóficos, junto con el Existencialismo y el Pragmatismo; de la llamada “posmodernidad”.

 

Y no porque nosotros tengamos un Doctorado en Filosofía, querrá decir que, luego entonces, lo dicho por nosotros, es finalmente la verdad absoluta.  Nada más falso, la nuestra es a su vez, también, sólo una opinión o interpretación, en nuestro caso, desde una posición que aquí si hacemos explícita: la dialéctica materialista, efectivamente, el marxismo.  Así, el problema no consiste en “qué filosofía es la buena”, sino cuál plantea el método científico que conduce al conocimiento verdadero, que ubique al ser humano en un mundo comprensible que es capaz de transformar en su proceso de emancipación.

 

Nos queda una entrega en la cual comentar sobre las fuentes consultadas.  Luego optamos por aplicar el criterio de la inducción incompleta

para el resto de la documentación (no obstante algo exploramos por ahí), no esperando ya ningún artículo que plantease o se acercase a nuestra propia tesis.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo