Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

8 junio 2014 7 08 /06 /junio /2014 22:05

Editorial

Lo Continuo y lo Discreto, 1983  Barimagnetoide y Simetría Geométrica Dimensional  Asimetría Triaxial-Simetría Dimensional, GNK-LIHI

El espacio como la relación dialéctica entre lo continuo y lo discreto(el vacuum).

En 1983 lo concebíamos en el diagrama de la izquierda, con un vago e indefinido estado de espacio continuo; en 2012, a la fructífera analogía con la teoría de la cristalografía, el estado de espacio continuo se definió por la dimensionalidad material en una simetría geométrica variable, de ejes (x,y,z), ángulos (a,b,g), y planos (a,b,c) –literalizados en un orden diferente a la cristalografía en donde el plano principal es el definido por (y,z), pero geográficamente dándole prioridad al plano “a”, definido por (x,y), en lo acostumbrado en la elaboración cartográfica–, a la vez, condición de existencia de los estados de espacio discretos en una determinación dialéctica; y, finalmente, ello converge entre 2013 y 2014, con la teoría  físico-geográfica de la “asimetría axial de rotación”, de G.N. Katterfeld, 1962), apenas dada a conocer, íntegra, en esas misma fechas por la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), en el mundo bajo la influencia norteamericana, con la que Katterfeld explica el origen y evolución de la superficie terrestre (a la que dicho autor reduce en ese entonces el espacio geográfico), teoría en la que se conjuga, como su base, nuestra teoría, elaborada independientemente, tanto del “barimagnetoide” (1994) como estado de espacio discreto, como de la “simetría geométrica dimensional” (2012), con lo que se explica, filosófico-geográficamente, la naturaleza y causalidad del espacio geográfico en general.

 

*

 

Suele suceder, en un cierta regularidad en la historia de la ciencia, que momentos revolucionarios del pensamiento en ésta, anuncian momentos revolucionarios en el ámbito social.  Hay una cierta lógica en ello: las revoluciones científico-técnicas responden a las nuevas necesidades sociales, pero su despliegue no ocurre con un beneplácito generalizado; hay poderosas fuerzas oscuras en todos tiempos, que por retorcidas ideologías, o por una afectación directa a sus intereses, se oponen a tales cambios, los obstaculizan lo más que pueden; las posiciones a ultranza chocan directamente con ello; posiciones más moderadas finalmente asimilan las nuevas ideas, las nuevas teorías, los nuevos descubrimientos, y las aceptan, pero desde sus posiciones de poder las retuercen, las cercenan y hacen todo lo posible aún por momificar lo nuevo.  Por eso es que hay que estar luchando siempre, constantemente, no sólo contra las viejas teorías ya obsoletas y todas sus acientificidades, sino contra los prejuicios ideológicos y sociales que constituyen fuerzas retrógradas aún más poderosas.

 

Ahora, aquí comienza la geografía como ciencia sistemática; dos siglos después de que todas las ciencias lograran alcanzar ese estado; por fin, podemos decir que a la ciencia de la geografía le llegó su turno; y es que el objeto de estudio, el espacio, junto con el concepto de “tiempo”, han sido dos de los más difíciles problemas a resolver en la historia del pensamiento humano.

 

*

Barimagnetoide y Simetría Geométrica DimensionalFilosofía de la Geografía.

 

 

[____]  La Teoría de la “Simetría Geométrica Dimensional”, en la Base de la Teoría del Espacio Geográfico.

 

TeseractPublicaciones Geográficas.

 

 

 

[____]  Comentario a la publicación Íntegra de <<”Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
8 junio 2014 7 08 /06 /junio /2014 22:04

Barimagnetoide y Simetría Geométrica DimensionalLa Teoría de la “Simetría Geométrica Dimensional”, en la Base de la Teoría del Espacio Geográfico

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

09 jun 14.

 

Por muchos años, en la tarea de echar los fundamentos de una geografía sistemática, ese fundamento culminante dado en la teoría del espacio geográfico, tuvo que esperar su momento propio, entretanto acumulábamos los elementos para ello.

 

Uno de esos principales elementos, fueron las figuras de Genadi Nicolaevich Katterfeld de los planisferios en proyección meridional como polar, expuestos por Alexandr Maxímovich Riábchikov en su “Estructura y Dinámica de la Esfera Geográfica”, 1976, pero figuras que están ahí sin mayor explicación, cuando es en ellas que está la esencia del análisis geográfico espacista de Katterfeld; lo que no nos permitía entender  lo que estaba ahí contenido, pero que nos dejaba ver que en ello había un avance importante en el estudio del espacio geográfico.

 

Hasta fines de 2012, aproximándonos al momento de tratar con la teoría del espacio geográfico, “por no dejar”, sin muchas esperanzas, hicimos una búsqueda de Katterfeld en la Red Internacional de Información, y nos encontramos con que la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), de los Estados Unidos, había instalado en su sitio hacía muy poco tiempo atrás, una versión en inglés del esencial trabajo físico-geográfico de Katterfeld, “La Faz de la Tierra y su Origen”, de 1962; y entonces entendimos no sólo la esencialidad de la teoría completa del mismo, que denomina como “asimetría triaxial de rotación”, para la elaboración de la teoría del espacio geográfico, sino incluso, nos dimos cuenta de lo que lo que nosotros veníamos haciendo al respecto, en una analogía con la teoría de la cristalografía, en lo que constituiría nuestra teoría de “simetría geométrica dimensional”, convergía con lo planteado por Katterfeld como sus consideraciones antecedentes más generales de fundamento.

 

En otro artículo hemos narrado nuestra aproximación de unos años atrás, a la teoría del espacio geográfico, a partir de una fructífera analogía con el cristal.  El cristal es una estructura de espacio por excelencia, y de ello veníamos elaborando independientemente, en la misma dirección de Katterfeld, nuestra teoría de la “simetría geométrica dimensional”.

 

Esa nuestra reflexión independiente en el proceso de teorización del espacio geográfico, al igual que nos ocurrió con Hettner, tuvo la virtud de corroborar la objetividad de todo cuanto se había hecho y se estaba haciendo, además de que, aportando libremente nuestra reflexión, como lo hemos corroborado una y otra vez, pudimos dar solución más directamente, en nuestro propio entendimiento de la dialéctica materialista.

 

Lo que evidentemente se muestra en aquellos planteamientos de Katterfeld con fundamentos físico-geográficos, son una diversidad concreta de meridianos como planos de simetría, determinados en su mayoría por agentes exógenos; una serie de paralelos especiales que muestran la simetría de fuerzas endógenas, dos círculos secantes, uno en el Océano Pacífico, y otro, teniendo como centro a África, que son resultado, precisamente, de la “asimetría axial de rotación”.

 

En nuestro caso, con la teoría por analogía de la “simetría geométrica dimensional”, con un fundamentos filosófico-geográficos, nos remite a las propiedades más generales y esenciales de origen en la noción del espacio: los ejes, ángulos y planos de simetría en abstracto, que dan, en sus combinaciones posibles, siete estructuras básicas del espacio; el carácter microscópico del ser humano y de toda forma de vida conocida respecto de las dimensiones de la Tierra como planeta, induce a pensar en ésta como algo rígido, monolítico, inamovible.  Conforme se estudian las ciencias naturales, esa idea va cambiando y se entienden sus movimientos y su estructura interna, y lo último en aceptarse, es que la Tierra sea, en su propia esencia, un cuerpo enormemente plástico; esto es, capaz de dilatarse, contraerse, deformarse y cambiar de mil maneras, ya bajo la acción de múltiples fuerzas cósmicas (exógenas), o bien por las fuerzas de su propia inercia de formación y evolución (endógenas).  Y en esta consideración, esas siete estructuras básicas del espacio, no representan, mecánicamente, un único y alternativo estado fijo posible del espacio terrestre, sino sus posibles transformaciones, desde la condición teórica más ideal de una estructura isométrica de la simetría regular del espacio en la que a esta estructura más sencilla corresponde un máximo de energía potencial o estática; hasta una estructura reomboédrica de mayor complejidad y una energía transferida a una mayor dinámica del espacio.  Con ello, incluso, en posteriores artículos hicimos una reinterpretación de los modelos de espacio dados en las principales mentes del pensamiento geográfico en la historia, dado que en la objetividad del mismo, éstos ahí estaban, aún en la inconsciencia de ello de sus autores.

 

Al estudiar a Katterfeld[*], lo que descubrimos fue la lógica necesaria de la convergencia de ambas teorías.  La dimensionalidad del espacio en tres magnitudes representada en sus ejes (x,y,z), dan, de suyo, una simetría (o asimetría) geométrica.  Esos ejes subtienden planos (a,b,c), que para el caso concreto de su aplicación al espacio terrestre, éstos se asimilan a los planos meridianos básicos de la simetría de Katterfeld.

 

Con ello (en esa objetividad dada por trabajos independientes que convergen en una misma idea, finalmente están en plena posibilidad de poder elaborar la teoría del espacio geográfico.  Pero esta teoría no puede presentarse como un simple cúmulo ordenado de ideas por todo lo objetivo y verificados que sean; esta teoría tiene que presentarse como una rígida formalización teórica en lo que se conoce como axiomatización; es decir, por la deducción  sistemática a partir de la exposición histórica en los postulados, y a partir de ellos, de los principios y los propios axiomas, que saltan a los teoremas, lo cuales, ya no son producto de la experiencia empírica, y han de demostrarse en forma lógica hipotético-deductiva.

 

Ello forma los fundamentos filosófico-geográficos abstractos de la teoría, a la vez que ésta va expresando su contenido físico-geográfico en las propiedades concretas del espacio geográfico.  Teoría concreta que en su necesario carácter predictivo, en las nuevas aplicaciones, ahora ya de una geografía sistemática, atisba ya otra posible explicación, incluso simultánea, al fenómeno del calentamiento global, a partir de la actividad tectónica, causada por la asimetría del espacio geográfico, tanto por el comportamiento de su estado discreto, como por las variaciones de las magnitudes de su estado continuo.

 

 

[*]    El estudio del trabajo, “La Faz dela Tierra y su Origen”, 1962, de G.N. Katterfeld, lo habíamos iniciado a principios de 2013, hasta que una represión política nazi-fascista del Gobierno del D.F. por nuestra asesoría filosófico-pedagógica al movimiento magisterial, frente a la Reforma Educativa oscurantista del Estado, interrumpió ese estudio hasta ahora, un año después, en 2014, y por la necesidad urgente de culminar en la elaboración de la teoría del espacio geográfico.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
8 junio 2014 7 08 /06 /junio /2014 22:03

TeseractComentario a la Publicación, Íntegra, de <<”Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio–geografico.over-blog.es/

30 may 14.

 

 

Por los siguientes tres semestres, el segundo de 2014 y los dos de 2015, hemos reprogramado <<”Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>, II Época, que constituyó un material reservado en tanto destinado por suscripción, que no habiéndose hecho ninguna solicitud de la misma, damos fin a ese período que comprendió sesenta números (veinte por semestre), más algunos números extra.

 

En el curso de los mismos (en los primeros números que corresponden al segundo semestre de 2012), en los cuatro primeros números, tratamos algunos problemas esenciales de la investigación científica, y entre ello, uno que fue fundamental: la analogía, justo de lo cual surgió el fundamento de la teoría del espacio geográfico en la teoría de la “simetría geométrica dimensional”.  Como un segundo artículo en los mismos números, incluimos la serie titulada, “Metodología de Investigación en Geografía Aplicada”, a partir de un nuevo intento en ese campo de investigación, buscando hacer algunas deducciones teóricas a partir del trabajo práctico, en el tratamiento del espacio, e inclusive de su publicación hacernos de algunos ingresos, pero trabajo de aplicación, no de investigación básica, el que, una vez más, tuvo que quedar truncado al llamado de fundamentales problemas teóricos.

 

Luego de la fructífera analogía con la cristalografía, nos ocupamos del análisis de los modelos teóricos del espacio geográfico en su geometría dimensional implícita, desde Anaximandro, Ertóstenes y Crates en la Antigüedad; de Cosmas Indicopleustes en la Edad Media; del período de la discusión geofísico-geodésica, originada con la polémica de Newton-Cassini, así como de Ph. Bauche, de la Época Moderna; de Humboldt, y finalmente de Hettner de la Época Contemporánea.

 

Enfilando a la preocupación en lo relativo a la elaboración de una teoría, estudiando los elementos para aplicarlos a la formalización teórica de la teoría del espacio geográfico, incluimos un largo artículo sobre la síntesis de la teoría unificada de la geografía, condición fundamental para abordar la posterior teoría del espacio geográfico; luego, en cinco números hicimos el análisis crítico de la famosa obra de David Harvey, “Explicación en Geografía” (en particular a su Tercera Parte, relativa precisamente a, “El Papel de las Teorías, Leyes y Modelos en Geografía”), ciertamente una obra fundamental en geografía teórica, con lo que concluimos el ciclo julio-diciembre de 2012.

 

Pasamos al siguiente ciclo, que correspondió a enero-junio de 2013 (publicado ahora para el mismo ciclo, pero de 2015), y en el comenzamos a tratar el análisis teórico más contemporáneo.  En tres números hicimos el análisis crítico a la geografía espacista en la “Clasificación de las Ciencias”, 1976, de Kédrov, y como segundo artículo se incluyeron, “Los Estados de Espacio y la Geografía Única”, e iniciamos la publicación de una serie de artículos relativos a la geografía operativa, producto de nuestra experiencia profesional.  A partir de aquí se incluyó también, la importantísima serie en diez artículos, sobre “La Ciencia, el Método de la Ciencia, y la Formación del Geógrafo”.  Y luego, en seis números más, hicimos el análisis crítico a la obra de Riábchikov, “Estructura y Dinámica de la Esfera Geográfica”, 1976, en cuyo forro e interiores se muestran unas figuras “enigmáticas”, dado que Riábchikov no explica las mismas con suficiencia, en una explicación “oscura”, presuponiendo una gran cantidad de cosas necesarias para entender la teoría de Katterfeld, y más aún, enfocando dicha explicación desde un punto de vista geológico, tomando el llamado “megarrelieve de la Tierra” como uno de los objetivos de la teoría, y no como un efecto, tras el cual está la causalidad en los movimientos de la asimetría del espacio, asunto, en mucho, responsabilidad del mismo Katterfeld.

 

En un número más, tratamos los aportes de Carlos Sáenz de la Calzada Gorostiza, y luego, culminando la cronología con que hemos dado tratamiento a la secuencia de artículos a lo largo de la historia de este mismo Blog en que se publica “Espacio Geográfico”, una vez hecha toda la revisión histórica, elaboramos tres números sobre “El Geógrafo del Futuro”.  Y, finalmente, cinco números en que examinamos los aportes del compañero José C. Martínez Nava, incluyendo como segundo artículo un “Estudio a los Prolegómenos, de Estrabón”; yendo como tercer artículo, la serie: “El Fenómeno Objetivo del Espacio.  Preliminares de la Axiomatización de la geografía en tanto ciencia rigurosa, y como cuarto artículo, los comentarios bibliográficos a las obras de Salvaggi: “La Estructura de la Materia”, y de karapetients, “La Estructura de la Sustancia”.  Justo estábamos en ello, cuando a la desgaire, teniendo presente el reciente análisis que habíamos hecho a la obra de Riábchikov, hicimos la búsqueda de “G.N. Katterfeld” en la Red Internacional de Información, sin muchas esperanzas; pero, para nuestra sorpresa, precisamente, tan sólo unos meses atrás, la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), de los Estados Unidos, publicó en su sitio en la Red la obra íntegra, “La Faz de la Tierra y su Origen”, 1962, de Katterfeld, la cual la NASA la había tenido en su poder desde 1969.

 

Esto constituye uno de los pasajes de mayor “misterio” de la historia contemporánea de la geografía.  Se sabe de Katterfeld en Hispanoamérica, por la publicación en español de la obra de Riábchikov, pero en su momento, ni la Unión Soviética, ni los Estados Unidos luego de siete años después de poseer el documento, lo dan a conocer ampliamente, manteniéndolo reservado por cincuenta años luego de su publicación por Katterfeld en 1962; y Katterfeld mismo (1927-2013), fallece unos seis meses después (marzo de 2013), de que la NASA finalmente diese a conocer su trabajo.

 

Desconocemos, por lo tanto, lo que dicho notable geógrafo haya desarrollado en ese lapso de medio siglo, que sin duda debe ser algo extraordinariamente relevante, pero –como en los más importantes momentos de la historia de la geografía–, mantenido prácticamente en secreto por ambas potencias, principalmente por Rusia.

 

La objetividad del espacio, y de la investigación como reflejo objetivo de ese espacio, no podría dejar eternamente ocultos los aportes físico-geográficos de Katterfeld, más tarde o más temprano, la indagación científico-geográfica objetiva llegaría a sus mismas conclusiones.  Y justo ese es el fenómeno que empezó a ocurrir con nuestro trabajo.

 

El estudio del espacio geográfico desde los elementos de su naturaleza, en una vía filosófico-geográfica, nos condujo a las teorías del "vacuum", 1983; del "barimagnetoide", 1994; y de la “simetría geométrica dimensional”, 2012, esencia de esa naturaleza.  Y en esa discusión estábamos a lo largo de ocho números de la Revista, cuando nuestro trabajo se vio interrumpido por la represión política del gobierno nazi-fascista del D.F. como consecuencia de una serie de conferencias ofrecidas a los trabajadores del Comité Ejecutivo Nacional Democrático del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (CEND-SNTE), una fracción de educadores democráticos de dicho sindicato, para establecer los fundamentos de una educación científica, democrática y popular, en contra del proyecto educativo oscurantista del Estado, fundado en los postulados de la “posmodernidad”.

 

Tras un año de represión, con un ominoso expediente de acción penal abierto (aún en junio de 2014 en que publicamos este número), en medio no sólo de esa adversidad política, sino de la más feroz violencia dada en la situación económica, terminamos de transcribir los artículos aún en manuscrito, y redactamos los nuevos a incluir considerando ya los aportes de Katterfeld, con los cuales converge objetivamente nuestras ideas; y para el ciclo julio-diciembre de 2013 de la Revista, como trabajo culminante de todo ese proceso de investigación en geografía teórica, había quedado ya sólo elaborar y publicar la formalización teórica de la teoría del espacio geográfico (a publicarse a partir de julio de 2015).

 

Si otra cosa no ocurre antes en el ámbito de esa represión política (razón real de reprogramar los artículos y apurar su publicación), en un momento que a nuestro juicio, es de enorme trascendencia histórica, quizá nos de tiempo para elaborar y poner orden a esta última parte de nuestras aportaciones, en beneficio de la reflexión acerca del desarrollo de la geografía como ciencia sistemática.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Publicaciones Geográficas Períodicas
Comenta este artículo
1 junio 2014 7 01 /06 /junio /2014 22:05

Editorial

 Ejes-de-Simetria-de-Katterfeld.jpg

Complejo de Sistemas Coordenados Simétrico-Asimétricos de Revolución, en la teoría "triaxial asimétrica de revolución" de Genadi Nicolaevch Katterfeld (1962); con agregados del autor de esta Blog producto de su investigación independiente en la teoría de la "simetría,geométrica de la dimensionalidad" que, con plena objetividad, viene a converger con los planteamientos de Katterfel (los meridianos de la simetría tetraaxial, la anularidad el baricentro, principalmente)

[Fuente: Luis Ignacio Hernández Iriberri]

 

*

Una vez que en un conocimiento acerca de un campo de estudios se pasa de la pura descripción cualitativa de lo concreto y empíricamente dado, a la expresión de ciertas leyes así sean a su vez empíricas, es que esta disciplina de conocimientos ha avanzado decididamente en dirección de la ciencia estricta y rigurosamente dicho.

 

Pero una vez que en ésta se pasa de las leyes empíricas a las leyes lógicas o teóricamente deducidas (explicando aquello que no está a la vista en lo empíricamente dado), en esa ciencia no hay vuelta a tras, y no tiene por delante más que el riguroso camino de avanzar fundada en las leyes de su propio desarrollo.  Y esa es la ciencia, en el más profundo y amplio contenido y extensión del concepto.

 

Hemos llegado al final de nuestra respuesta a esa compleja pregunta de “Qué es la Geografía”, y justo en ello, el último paso que queda por dar, es precisamente el de trabajar en pos del descubrimiento de sus propias leyes teóricamente deducidas.

 

Todo está ya dado para ello, hace falta sólo el “Tycho Brhae” de los registros, para que el nuevo geógrafo entre en la cuantificación y medición de las propiedades del espacio geográfico, para poder deducir de ello tale leyes teóricas.

 

Nosotros, el autor de estas líneas, hemos empezado a explorar en ello; pero seguramente será al futuro geógrafo sólidamente formado en un riguroso aparato físico-matemático, al que le corresponderá, por necesidad objetiva en el desarrollo de la ciencia, el descubrir las leyes que rigen esta compleja faceta de la realidad objetiva que es el espacio geográfico.

 

*

Ejes de Simetría de KatterfeldFilosofía de la Geografía.


 

[____]  Qué es la Geografía; la geografía en pos del descubrimiento de sus propias leyes teóricamente deducidas.  (51/51)

 

Orientación, Rosa de los VIentosBitácora de Navegación por el Espacio Geográfico.


 

[ ____]  Nuevo Ajuste Obligado por las Circunstancias.

 

 

Nuestra Pequeña Narrativa de Lucha ProletariaPolítica.

 

 

 

[ ____]  "Enseñar a los Niños a Pensar"...

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
1 junio 2014 7 01 /06 /junio /2014 22:04

Ejes de Simetría de KatterfeldQué es la Geografía; la Geografía en pos del Descubrimiento de sus Propias Leyes Teóricamente Deducidas.  (51/51) 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri. 

http://espacio-geografico.over-blog.es/ 

08 mar 14.


 

Toca, al final de esta serie de artículos en los que hemos dado nuestra respuesta categórica, universal y afirmativa histórica, filosófica y científicamente fundada, a qué es la Geografía, el referirnos a su prospectiva.

 

A cada siglo en la historia de la Geografía le caracteriza algo que nuestra de uno u otro modo el avance y desarrollo progresivo de este saber.  Para no remontarnos más allá, así como al siglo XX le caracterizó el gran debate final acerca de su naturaleza, aclarado ello, resultó un problema que no era  simple, incluso al pensamiento humano en general; lo que caracteriza ahora al siglo XXI, es el resultado de la solución a ese gran debate.  Si la solución fue echar los fundamentos  de la geografía como ciencia moderna rigurosa, lo obligado por delante en el desarrollo de esta ciencia, es consolidarla como tal con el descubrimiento de las leyes teóricamente deducidas que rigen su objeto de estudio, el espacio objetivamente dado.

 

Cada siglo tiene su propia condición maravillosa que muy pocos identifican y saben trabajar en ella haciendo las contribuciones notables.  A las generaciones de geógrafos del siglo XXI, les va a corresponder trabajar en ese momento culminante del pensamiento científico, que es descubrirle a la faceta de la realidad estudiada sus secretos: las leyes de una ciencia, justo eso que hace a una ciencia se ciencia[*].

 

Y el comienzo en ello debe ser simple, como la refutación de Galileo a Aristóteles acerca de la caída de los cuerpos; con la perspicacia de un Kepler para arrancarle a los registros metódica y sistemáticamente reunidos, las regularidades de los hechos.

 

El punto en el que está la geografía hacia mediados de la segunda década del siglo XXI, es en el de la noción del espacio geográfico como un barimagnetoide integrado por un complejo de sistemas coordenados de espacio-tiempo, lo cual implica su movimiento, que expresa las regularidades de la dialéctica de sus estados de espacio continuo-discretos.

 

¿Qué leyes espacio-temporales rigen el movimiento y desarrollo de ese espacio geográfico o barimagnetoide?  Estas, por supuesto, no han de buscarse en ninguna otra parte, sino en él mismo.

 

La dialéctica de los estados de espacio continuo-discretos nos dice que así como de la naturaleza del estado discreto depende el comportamiento de los estados de espacio continuos, los parámetros de los estados de espacio continuo nos hablan, como ya lo vieran M.A. Kósyrev y Andrei Nicolaevich Krasnov hace mucho y así lo expresara, de una asimetría causal, que determina el comportamiento de los estados de espacio discreto.

 

Así, a los datos tomados de la obra de Alexandr Maxímovich Riábchikov, Estructura y Dinámica del la Esfera Geográfica, 1976, a los 5,977 trillones de toneladas de la masa terrestre de entonces, habrá que agregarle unos 40 millones de toneladas más de material cósmico precipitado a la Tierra en ese lapso (una insignificancia, apenas una 67 billonésima parte de su masa total).  Pero esto, entre otros factores endógenos determinantes, es lo que da lugar a la contracción y expansión del radio  polar norte de 6,356.87 km (1976), hasta en 0.2 cm/año, para liberar, con ese valor insignificante, pero en el conjunto del planeta, 1.7 x 1029 erg/año (o el equivalente a 11 trillones de calorías por día).  Esto último podría ser, no obstante, de interés para el astrofísico o el geofísico; geográficamente lo que de ello nos interesa, son las variaciones en las magnitudes de espacio.

 

Esas variaciones en las magnitudes de espacio, característicamente asimétricas, operan como causalidad en el movimiento y desarrollo del espacio geográfico expresado en el barimagnetoide.

 

Es ahí, quizá, donde habrán de buscarse las primeras leyes elementales, pero teóricamente; es decir, cuantitativa, métrica y matemáticamente, deducidas.

 

La luna desempeña un papel muy importante en el sistema, de hecho, fundamental, habrá que estudiar lo determinante en la influencia del moviiento de la línea de los nodos en la simetría-asimetría del barimagnetoide, etc.  En suma, que le llegó la hora al conocimiento geográfico de la elaboración del registro propio acerca de su objeto de estudio.  Y esto abre nuevamente un horizonte pleno al desarrollo de esta ciencia, caída en una rutina estéril en el último medio siglo.

 

Ahora, en la más maravillosa convergencia de trabajos independientes, la plena objetividad de lo dicho se confirma al estudiar los aportes físico-geográficos de Genadi Nicolaevich katterfel (1927-2013), de los cuales apenas recien en 2012 hemos tenido conocimeinto: su teoría de la "triaxialidad asimétrica de rotación", cuyos resultados complejos se muestran en la imagen (con dos o tres agregados nuestros, entre ellos, principalmente, los meridianos de la simetría tetraaxial, y la anularidad del baricientro, que derivan de nuestros propios aportes filosófico-geográficos dados en nuestra propia teoría que denominamos de "simetría geométrica de la diemsionalidad");  Por el nivel de generalidad (no por su cronología), nuestra teoría viene a ser antecedente de lo planteado en su teoría por Katterfeld; y así como la teoría de la "triaxialidad asimétrica de rotación" se condensa y encuentra sus fundamentos en la teoría de la "simetría geométrica de la dimensionalidad", ahora ésta se despliega y encuentra su demostración objetiva en aquella.  Finalmente, podemos ya a empezar a hablar de una geografía como ciencia rigurosa del estudio del espacio.

Ejes de Simetría de Katterfeld 

 

Conclusión.

 

A cada generación le toca contribuir con algo en el avance del conocimiento.  Cada generación debe procurar hacerse de la mayor consciencia posible acerca de las características de su momento histórico y del pensamiento más avanzado en él.  A nosotros nos tocó contribuir con un hecho notable, consecuente a las características de nuestro propio momento histórico: cerrar el gran debate acerca de la naturaleza de la Geografía dado en el siglo XX, con los fundamentos teóricos sistemáticos de la misma; echando los fundamentos teóricos de mayor rigurosidad de esta ciencia para el siglo XXI, que ha convergido extraordinariamente con los trabajos físico-geográficos de Katterfel que vienen de más atrás, de 1962, con lo cual estamos ya en plena posibilidad de elaborar con plena fuerza de convicción científica, la teoría del espacio geográfico.  Para nosotros lo fue todo, toda nuestra vida profesional se aplicó en ello; para las futuras generaciones, será sólo la base, el punto de partida para su ulterior desarrollo en el que habrán de aplicar sus propias vidas en pos de lo que falta: el descubrimiento de las leyes teóricas, hipotético-deductivamente establecidas, del espacio geográfico.

 



[*]    Es con el descubrimiento de las leyes que rigen en el espacio geográfico que la Geografía se definirá por sí sola, objetivamente, como ciencia, sin que tenga que esgrimirse más ningún argumento subjetivista de convicción.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
1 junio 2014 7 01 /06 /junio /2014 22:03

Nuevo Ajuste Obligado por las Circunstancias

 

Teseract  Orientacion--Rosa-de-los-VIentos.jpg 

El Blog “Espacio Geográfico”, nació en 2009 como medio de publicación indefinido en su formato y características, lo cual se fue precisando con el tiempo, y en 2012 se desdobló, en lo que quedó  la vista y que denominamos como “Bitácora de Navegación por el Espacio Geográfico”; y, 2) en <<“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>, ofrecida por suscripción hasta 2013.  Un nuevo ajuste ahora está invirtiendo la situación: ahora, ya a la vista, el Blog será para la publicación de la Revista, y la “Bitácora…” quedará para publicaciones circunstanciales y como acceso a través del ícono al margen.

 

*

 

Al concluir mayo e iniciarse junio de 2014, se han cumplido cinco años de “Espacio Geográfico”, Blog en que semana a semana(incluso en un principio dos veces por semana), hemos estado publicando nuestro pensamiento geográfico (a la fecha en poco más de 2000 artículos), desde un campo de investigación por excelencia crítico: la geografía teórica; bien recibido, a la fecha por poco más de 350,000 visitantes en ese lapso, con poco más de 7,000 visitas semanales en promedio, de lectores en el mundo, principalmente hispanoamericanos.

 

Han sido años en los que nos sólo “filogenéticamente”, sino hasta “ontogenéticamente” se han reproducido en un menor lapso los años de todo nuestro desarrollo profesional anterior, por lo que a ambos casos corresponde un notabilísimo hecho en común: la lucha contra el oscurantismo –dicho no como descalificativo, sino como caracterización d hechos reales–, y no en abstracto, sino contra fuerzas oscuras muy concretas que no sólo impiden el desarrollo de la ciencia en su hacer particular, sino, con ello y otros aspectos más, impiden el desarrollo de la sociedad, en tanto ven afectados los intereses de su retorcida ideología y sus privilegios.

 

Una represión política nazi-fascista desde mediados de 2013, como tal ejercida sobre nosotros por el Gobierno del D.F. motivada por la invitación de nuestra asesoría filosófico-pedagógica al magisterio de Educación Básica para defender una educación en la ciencia y el método de la ciencia, pero represión hecha recaer por la PGJDF sobre nuestro hijo, total y absolutamente ajeno a nuestra problemática ideológica y política, bajo una falsa acusación y la fabricación de un delito, tal como se demostró por la CDHDF, y que a más de un año, a pesar de demostrada la inocencia, continua en un expediente abierto de acción penal (apenas recientemente evidenciada como un acto de consigna); que, obviamente, nos ha imposibilitado en gran medida poder continuar con nuestro trabajo intelectual.

 

Desde 2012, aparte de los materiales publicados en lo que denominamos como la “Bitácora de Navegación por el Espacio Geográfico”, habíamos estado avanzando en los fundamentos de un teoría del espacio geográfico, publicados en <<”Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>, que infructuosamente, sin respuesta, sin correspondencia intelectual y moral en proporción al interés sistemático de los lectores de este Blog, se intentó distribuir en legítima comercialización mediante suscripción, por demás modesta (quede ahí para la historia, que caracterizará intelectual y moralmente a la comunidad de geógrafos de principios del siglo XXI), y esa, ahora “afortunada” situación, ha sido la que nos ha permitido reprogramar la publicación para su amplia distribución a partir de este próximo mes de julio de 2014 (cuando, en favor de sus posibles suscriptores, estaba prevista a cinco años después, hasta mediados de 2017), en favor de la ciencia de la geografía en general, ante la necesidad imperiosa de consolidar sus avances como ciencia rigurosa, en un momento histórico que con urgencia así lo reclama.  En consecuencia, por ello, a su vez, reabrimos la suscripción gratuita al Blog, con la cual el lector podrá recibir automáticamente en su correo electrónico los materiales publicados.

 

Previo a ello, este mes de junio se publicarán tres números: uno, que por alguna razón se nos quedó entre los borradores, sobre la contradicción dialéctica histórica en geografía; otro, sobre el papel del análisis cuantitativo que nos permita pasar de lo aparente a lo subyacente (que luego ampliado, retomamos en el primer número de la Revista), e incluimos aquí un artículo más, fechado en junio de 2012, acerca de los notables cambios dados en la contradicción esencial y en el desarrollo de la ciencia de la geografía; y un tercer número sobre la importante función de la analogía en el método científico.

 

Esa reprogramación de la Revista en sus veinte números semestrales, nos permitirá resolver varias cosas simultáneamente: 1) esa necesidad urgente de consolidación de la geografía como ciencia rigurosa, en los términos de la modernidad ilustrada; 2) combatir de manera más inmediata el oscurantismo en esta disciplina de conocimientos; 3) darnos tiempo para sortear la represión oscurantista nazi-fascista en un lucha social por la educación en la ciencia y el método dela ciencia de la modernidad; y 4) darnos tiempo para poder pensar y trabajar en pequeños lapsos, en los fundamentos de la teoría del espacio geográfico y la presentación de la misma, interrumpida hace ya poco más de un año por el acto represivo.

 

Tenemos ya, incluso, a partir de contar con registros métricos (al estilo de los aportes de Tycho Brahe), ciertos atisbos para incidir en el posible descubrimiento de una primera ley en geografía, ya no empíricamente dada, sino teóricamente deducida a partir de la cuantificación de una propiedad espacial básica de los ejes de simetría de la Tierra.

 

En la lucha contra el oscurantismo aún en el siglo XXI, va en juego –dicho no en teoría, sino como eminente asunto de la práctica concreta que se vive–, la libertad y la vida.  Esperamos poder terminar nuestro trabajo, ello está ya relativamente cerca.  De no lograrlo, en medio de esta sociedad que en los últimos cinco años con toda evidencia se ha venido descomponiendo año a año cada vez más y de manera exponencial, ya habrá el estudioso de la geografía que lo logre, tan seguros de ello, cuanto la objetividad de lo que hasta aquí le habremos podido dejar como base.

 

Creemos que la década que en este 2014 se inicia, será crucial y determinante, incluso para toda la humanidad; la lucha contra la reacción oscurantista en toda las trincheras, lo mismo de la huelga obrera que de las barricadas de la lucha popular, o en el campo de la ciencia, adquirirá cada vez mayor importancia y ferocidad; al final, la historia así lo enseña una y otra vez, la ciencia y una sociedad ilustrada, saldrá triunfante.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
Comenta este artículo
1 junio 2014 7 01 /06 /junio /2014 22:01

Denuncia 026; “Enseñar a los Niños a Pensar”

 

“Enseñar a los niños a pensar”, Lic. Emilio Chuayfet, Secretario de Educación Pública.  Si por “enseñar a los niños a pensar”, Sr. Lic Chauyfet, estamos entendiendo lo mismo: enseñar en la lógica, en el método hipotético-deductivo, en la ciencia y el método de la ciencia (y realmente no hay más opciones), entonces, Sr. Secretario de Educación Pública, estamos de acuerdo. 


Comparativo de Calidades de Educación

[
"Clik" en imagen para amplificar]

 

Para el común de “los mortales” esta lentitud de los trámites jurídicos es “lo normal”, y no pueden comprender que ello es así, para encubrir situaciones como la que nos afecta, pues el desistimiento de la acción penal pudo ser, por lo menos, desde hace justo un año, si no es que mucho antes, tal como se le solicitó al Jefe de Gobierno del D.F, Miguel Mancera, dado que habían las pruebas y legalmente habían razones para ello; más aún, ese fue el compromiso del Li. Rodolfo Ríos Garza, Procurador del D.F, que a la semana siguiente incumplió. Dejar pasar el tiempo, no responde, evidentemente, en este caso, más que a una acción de represión política.


Relacion-Causal--a-junio-2014.jpg

[
"Clik" en imagen para amplificar]

 

Y así, si finalmente estamos de acuerdo en que “hay que enseñar a los niños a pensar”, entonces, <<ese que anda ahí, que es pri-pri, que es pri-pri>>, detrás de la consigna de represión política, Sr. Secretario de Gobernación, Lic. Miguel Osorio, debe retirarla y resarcir los daños.  O ¿acaso tanto ustedes como yo, estamos interesados en destituir al nazi-fascista gobierno del D.F. y eso es el pretexto.  Si es así, de acuerdo, vayan preparando sus cuadros de reemplazo para tomar el poder en el Gobierno del D.F; y como yo no soy priista ni ustedes comunistas, luego averiguamos entre nosotros, así sea que yo haya muerto.  Porque en esto, “de lo que se trata –se los digo una vez más–, es de morirse”.

 

Puede verse en las ilustraciones: 1) las causas de la represión al solicitar simplemente lo que ahora el Secretario de Educación declara que debe hacerse: “enseñar a los niños a pensar”; y 2) el agregado a la relación causal tanto del autor de la consigna de la represión política, como del factor tiempo como tal elemento de represión.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
31 mayo 2014 6 31 /05 /mayo /2014 22:00

Ex-Libris Invertido

Luis Ignacio Hernández Iriberri.

(1950-2014)

 

*

 

[___]  La Geografía en México de 1975-2014: Luis Ignacio Hernández Iriberri (1950-2014).

 

*

Esta pantalla fue creada con fines postmortem, pero una experiencia de hackeo que inhabilitó el acceso a nuestro Blog (noviembre-diciembre de 2013), creó la posibilidad de que, al no poder actualizar la fecha programada para la aparición de la misma en enero de cada año: 1) diera una falsa idea de fallecimiento, y 2) en consecuencia, diera la idea de no más publicaciones por el autor.

 

De darse otro hackeo oscurantista aún más severo que nos impida accesar a nuestro Blog, corrobórese por la búsqueda de nuestro nombre en la posible creación de un Blog alternativo, que de no ser así, esta pantalla será válida; y por políticas de Overblog, luego de un tiempo de estar sin actualización, dicha empresa le insertará propaganda comercial, con la que nosotros nunca hemos querido ensuciar nuestro Sitio.. 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
Comenta este artículo
25 mayo 2014 7 25 /05 /mayo /2014 22:05

Editorial

 V-Aniversario.jpg

I Aniversario (2010): un pastel; II Aniversario (2011): …una decepción (el vivo interés, no correspondía moralmente); III Aniversario (2012): ya no compartido con el ajeno e inexistente geógrafo concreto, sino con el abstracto geógrafo por lo que históricamente el geógrafo es; IV Aniversario (2013): justo en el momento crucial de la represión política nazi-fascista con una detención policial arbitraria; V Aniversario (2014): dada la represión política nazi-fascista continuada (un año ya de represión), el apurar los trabajos a costa de una peor calidad, el dejar programadas las series de artículos (trabajados a marchas extraordinariamente forzadas para dejar concluido lo más posible), a fin de dejar un panorama completo, y la reprogramación de <<“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>> (reservada a suscripción, de las cuales no se solicitó ninguna).  En suma, el cumplir intelectualmente para con nosotros mismos, con el compromiso moral de dejar a las futuras generaciones de geógrafos nuestro aporte teórico, facilitándoles, si es el caso, el camino.  Y ya libre de ese compromiso intelectual y moral, poder enfrentar al Estado nazi-fascista de continuar tal represión oscurantista.

 

*

 

En un lustro hemos aprendido dos cosas esenciales: 1) que nada puede contra las ideas científicamente fundadas, y 2) que absolutamente nada tiene más poder en el Universo, que la fuerza moral.  Con una vencimos el oscurantismo en geografía, y con la otra, derrotamos, de antemano, al nazi-fascismo en México.

 

Redactamos esta editorial el domingo 16 de febrero, programando su publicación en el Blog para tres meses después, el 26 de mayo, teniendo que prever las más funestas consecuencias de nuestro enfrentamiento al Estado en reclamo y denuncia de la represión nazi-fascista con la que éste nos ha privilegiado ya durante un año; esto la reacción no lo entiende, pero la represión política constituye un sello de lujo en nuestro pasaporte a ese privilegiado lugar de la historia al que pocos acceden.

 

A la fecha, nos quedaría por concluir nuestro aporte con la esencial teoría del espacio geográfico, y luego de algunos artículos no sistematizados para el mes de junio, a partir de julio se publicará semana a semana, <<“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>, libertad que nos hemos dado, en tanto que nunca hubo solicitud de suscripciones –quizá vergonzosamente para quienes le ha interesado sistemáticamente el contenido de este Blog–, pero asunto de su responsabilidad moral exclusiva, pero, por lo contrario, sí interesándonos a nosotros el que este contenido de la misma dada básicamente ya ahora por la teoría del espacio geográfico, se difunda de inmediato en bien de la ciencia de la geografía.

 

*

Ley de la Zonalidad Planetaria 1, RiábchikovFilosofía de la Geografía.


 

[____]  Introducción a la Teoría del Espacio Geográfico.  Preámbulo (49/)

[____]  Introducción a la Teoría del Espacio Geográfico.  Introducción (50/)

 

Relación Causal a Mayo 2014Política.


 

[____]  Denuncia 025; Por si a Alguien le Quedaban Dudas.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
25 mayo 2014 7 25 /05 /mayo /2014 22:04

Qué es la Geografía; Introducción a la Teoría del Espacio Geográfico.  Introducción  (50/)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

 

http://espacio-geografico.over-blog.es/

 

6 mar 14.

 

Introducción.

 

Hasta 1980, el espacio en geografía era, cuando se le consideraba, no más que mero sistema de referencia físico, sin necesidad de definición alguna.  En general, el concepto de espacio geográfico era el chizoviano-krasnoviano <<orden de coexistencias de las cosas en la superficie terrestre>>.

 

De 1980 a 2010, el espacio comenzó a ser ya considerado como el verdadero objeto de estudio de la geografía, pero, entre quienes impulsábamos tal teoría, estábamos a la vez en el proceso de construcción de la misma, desde la comprensión de la realidad y naturaleza del espacio; y entre quienes debía operar el viraje, se estaba aún, sin que pudiese ser de otro modo,  bajo la fuerte influencia de una idea de la geografía  que prevalecía de dos siglos atrás, entendiéndose a ésta como “ciencia de los fenómenos” (eso coexistente y distribuido en la superficie terrestre).

 

En el tránsito de 2011 a 2012, luego de una gran síntesis a nuestro trabajo profesional, precisamente desde 1980, y disponiendo ya de los elementos, si bien necesarios, aún no suficientes, a nosotros nos había llegado ya la hora de pasar a la definición de la teoría del espacio geográfico como un cuerpo de teoría lógicamente consistente.  Y esa insuficiencia no era ya, más que la necesaria reflexión personal sobre todo lo recabado; y en tal reflexión, empezamos obligadamente por una analogía: imaginar el espacio como un cristal.  En un principio creímos poder ver el espacio en la esfericidad de lo que en México lamamos como una “canica”, en particular esas transparentes que denominamos “agüitas”.  Pero apenas empezamos a tratar de enriquecer la analogía con datos más precisos, lo primero que aprendimos fue que lo que imaginábamos como un cristal,, no era más que un simple vidrio; y el siguiente paso fue entonces entender realmente qué era un cristal…, y, en efecto, encontramos en ello una fructífera idea para empezar a entender al espacio geográfico: puntos centrales, ejes, planos y ángulos de simetría tridimensional, y una clasificación de posibilidades de la estructura del cristal, como de esas posibilidades en el espacio, en la combinación de las modificaciones de tales propiedades, entre algunas otras que, por lo menos de momento, dejamos de lado a fin de no incurrir en el grave error de posibles traslaciones mecánicas de un ámbito a otro.

 

Hasta ahí, la analogía como elemento de método había cumplido fructíferamente su función; el espacio geográfico, como el cristal, disponía sin duda alguna, de esos mismos elementos, y empezamos a elaborar la teoría del mismo.

 

En el proceso, llegó el momento de tratar con la teoría de Riábchikov, pero, específicamente, con las ideas de Genadi Nicolaevich Katterfeld, de quien sólo conocíamos confusamente sus ideas, expuestas por aquel.

 

Ya hacia fines de 2012, sin muchas esperanzas, nos pusimos a la búsqueda de Katterfeld en la Red Internacional de Información, y la sorpresa fue mayúscula: de manera relativamente muy reciente, en 2009, la propia Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de los Estados Unidos, había instalado en la Red e trabajo de Katterfeld, La Faz de la Tierra y su Origen, 1962; que luego d estudiar, nos confirmó que estábamos en la dirección correcta.

 

Desde Anaximandro, el espacio geográfico, así fuese espontánea e intuitivamente, quedaba entendido como un disco plano en el centro de una esfera o conjunto de esferas celestes, que giraban sobre el Eje del Mundo.  Los diámetros del disco, el Ecúmene, orientados respecto del Eje del Mundo siendo uno en la misma dirección y otro perpendicular a éste, más una perpendicular al mismo plano del disco, la altitud a las nubes o los astros, establecían la noción de las magnitudes o la dimensionalidad del espacio en tres coordenadas.  Luego esa tridimensionalidad del espacio geográfico fue dejando ver su complejidad conforme avanzaban los conocimientos geográficos; primero, pasando del plano a la esfera, y luego de la esfera al elipsoide, y posteriormente del elipsoide al geoide y al cardioide; y conforme ello, la aparente simetría regular de ejes y planos, fue mostrando en realidad una asimetría, que de exclusivo y unívoco aparente efecto en las propiedades del espacio, se convirtió en dialéctica y biunívoca causa de los mismos.

 

Hacia fines del siglo XIX, la complejidad en la comprensión del espacio geográfico se incrementó al descubrirse una coordenada más en él, por demás, enormemente extraña: el tiempo, perceptible en el movimiento, las transformaciones, el cambio de las cosas, y el espacio ahora era en realidad un “espacio-tiempo”.

 

Al llegar el siglo XX, ejes, planos y ángulos de simetría-asimetría, en un principio considerados como constantes, fijos, se observó que variaban en sus magnitudes (insignificantes en el conjunto del planeta y el espacio que determinan, pero de implicaciones enormes), y, en consecuencia, que se movían, es decir, que incluían la variable “tiempo”.

 

Finalmente, en el tránsito del siglo XX al siglo XXI, la investigación acerca del espacio geográfico reveló una complejidad aún mayor: hasta entonces éste se había determinado por el estado de espacio discreto del planeta, y más aún, como la superficie de éste; ahora incluirá su determinación, a su vez, por sus estados de espacio continuos, y por último, como lo que es; es decir, como esa dimensionalidad material de la dialéctica continuo-discreta, que, por lo tanto, abarca no sólo al planeta entero, sino a todo el espacio que se origina en el centro de éste y se extiende según el campo gravitatorio hasta la intersección de éste con el campo gravitatorio lunar.  Y del cardioide por triaxialidad asimétrica de rotación, se pasó a lo que nosotros hemos denominado como el barimagnetoide, un complejo de sistemas de ejes, ángulos y planos geométricos, gravimétrico, y magnético, simétrico-asimétrico de revolución.

 

Luego de la próxima publicación de algunos números de tiempo atrás programados de “<<Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>, y que ahora reproducimos aquí, en ésta se incluye ya la serie de artículos en los cuales desarrollamos nuestra teoría del espacio geográfico comentada en esta Introducción.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo