Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:07

Denuncia 010 (02 abr 14): La CDHDF, luego de Diez Meses, Emite Recomendación.

 

Luego de innecesarios diez meses, cuando pudo ser en dos o tres, la CDHDF emite la Recomendación del caso CDHDF/I/121/Azcap/13/2020, sobre la evidente fabricación de un delito a partir de la inmoral y rufián denuncia de Mariana García Vía de Monte, en falsa declaración, faltando deliberada y conscientemente a la verdad, advertida que, de hacerlo, incurría en un delito con pena de prisión, aún pendiente de justicia.

 

La Recomendación de la CDHDF a la PGJDF, diez meses después, ya no obra del todo a favor del particular, que por ese lapso se le ha victimizado de manera continuada, y menos aún cuando ya es, en quince días, extemporánea al vencimiento del plazo legal para la demanda del particular a la PGJDF; la que se ha interpuesto sin ese apoyo moral de la CDHDF; para el resarcimiento del daño y el cese de la acción penal injustamente mantenida por un año a pesar de las pruebas de descargo ofrecidas desde el primer momento.  Pero, por lo menos, rescata el interés social de que la policía y ciudadanos inmorales convertidos en delincuentes por éstos, actuando como verdaderas “Secciones de Asalto” nazi-fascistas, no vuelvan a actuar de tal manera.

 

La importancia de la Recomendación, que no es un asunto jurídico, sino moral, de respeto a la condición humana, no está en que demuestra que se es inocente (eso ya estaba probado y demostrado), sino en detener la agresión represiva del Estado, injusta en tanto probada la inocencia, en beneficio de la sociedad; pero que, en la medida que tal represión se ha mantenido por un año haciendo con ello impunidad; ha sido lapso en el cual la CDHDF se hizo cómplice del delito por omisión, tal como la PGJDF se hizo cómplice por encubrimiento, que para un caso aparentemente simple, revela que en el fondo ello responde a una consigna de represión política a las ideas, por una partida de nazis incrustados en el gobierno del D.F.

 

Como consecuencia de ello, ese caso que contenía dos problemas con una solución simultánea, se desdobló en dos casos con dos problemas: 1) el anteriormente expuesto, en lo estrictamente jurídico con sus demandas de resarcimiento de daños y cese de la acción penal; y 2) el que está de fondo a él, que es su causa misma, implicando una represión nazi-fascista en el mismo; y represión nazi-fascista, en tanto que, lo que no se hace con los hijos de los narcos por los hechos de sus padres –justo porque no tiene por qué hacerse siendo ajenos, cuando lo son, a los hechos de sus “padres incómodos”–, sí lo ha hecho la PGJDF bajo Rodolfo Ríos Garza, por consigna de represión política a las ideas de quien esto escribe, al denunciar un proyecto de educación oscurantista por el Estado (cuyos fundamentos y argumentos hemos expuesto en comunicados anteriores, y mostramos ahora resumidos en el cuadro de la imagen); siendo nuestro caso, por su parte, no una situación jurídica, sino moral y política, con sus propias demandas: el resarcimiento de un daño que se remonta a 1994, y el cese de la persecución y represión política a las ideas.

 

Conjunto-de-Cualidades-que-Hacen-la-Calidad-de-la-Educacio.jpg

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:06

Denuncia 009 (02 abr 14): Historia de una Truculenta Gráfica.  Su Ley.

 

Hemos explicado nuestra gráfica de la crisis a quien pudiera estar interesado en ella, como recurso para explicar la situación actual y su perspectiva, y a especialistas conocedores del tema; y mientras para mi resultó tan esencial como el disponer de una ley que rige un fenómeno, para los demás, siendo indulgente con migo mismo, lo menos que podemos decir es que ha sido una gráfica huera, es decir, vacía, sin contenido real.  Y es que, en realidad, se deseaba por los críticos ver en la misma más que el simple comportamiento de las crisis en la historia.

 

Ese comportamiento, no obstante, realmente demuestra la ley de la tendencia decreciente de la recuperación económica.  En el siglo XIX las crisis oscilaban en lapsos de 10-12 años.  En el siglo XX, hasta antes de la gran crisis de 1929, oscilaron en el rango de 8-10; luego de ella, la oscilación se redujo nuevamente, ahora de 6-8 años; y finalmente, de la crisis de 1994 a 2012, el lapso entre las crisis y la recuperación ya fue tan sólo de 4 años; y se espera que la siguiente crisis en su ciclo previsible para el 2016, tendría como tendencia de recuperación los años 2013 a 2014, siendo éste el punto máximo de recuperación.

 

Al redactar este artículo se han estado haciendo las evaluaciones del primer trimestre económico de este último año, y los resultados, más que dibujar una recuperación, pintan una crisis, y, en consecuencia, tenemos aquí dos posibilidades: 1) o hay ya una crisis que se ha hecho permanente, o, 2) ha habido un nuevo acortamiento del lapso de recuperación, ahora a sólo 2 años (de modo que en un año habría un crisis y en oro recuperación, lo que ya suena a un absurdo económico), y, luego entonces, ello equivale a decir que, no habiendo ya realmente margen de recuperación, el sistema capitalista ha caído ya en una crisis permanente, cuyo punto último es la parálisis económica total, previsible entre 2018 y 2020.

 

De acuerdo con la expresión de esta ley de la tendencia decreciente de la recuperación económica, primero –debemos hacer conciencia de ello–, estamos ya en un nuevo momento histórico muy distinto a cualquier otro en la historia moderna del capital, tanto como sólo lo puede ser el del agotamiento y fin del régimen económico-social capitalista mismo; y segundo, que, en consecuencia, necesitamos perfilar el tránsito a un nuevo orden social en un nuevo modo de producir y distribuir los bienes materiales de la sociedad.

 

Y esto se entiende y lo hacemos por las buenas, o se le sale al paso y nos agarramos a balazos y se impone, porque no hay otra alternativa (y como a pesar de entenderse la burguesía no va a ceder en sus privilegios, aquí ya no queda más, que agarrarnos a balazos).

 

He aquí la gráfica completa de las crisis económicas desde 1825:

 

Comparativo-con-el-Socialismo-de-la-Evolucion-de-las-Crisi.jpg

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:05

Denuncia 008 (01 abr 14): Historia de una Truculenta Gráfica.  Su Esencia.

 

Por lo pronto, implicados ya directamente en la conflictiva social, nuestro papel como estudioso de estos tópicos de la historia, de la economía-política, de la teoría social–, está en alertar a la sociedad, como lo hemos estado haciendo en las causas de la situación actual (política de Estado represora nazi-fascista de condicionamiento y control social; el interés del Estado por una educación oscurantista; la descomunal desigualdad social; los embustes de la politiquería; el círculo vicioso de las crisis económicas, y la tendencia decreciente de la capacidad de recuperación de la crisis económica); en sus consecuencias (la necesidad de un cambio de organización social); en las drásticas e inevitables medidas históricas (que la historia enseña), a tomar en su solución (al parecer, a estas alturas ya irreversible, como lo está siendo con las Comunidades de Autodefensa, de la toma de las armas).

 

En esta lógica, una vez desdoblado el caso único de una represión política descargada en alguien ajeno a la causa de ello, en los dos problemas que contenía, uno inmerso por necesidad en el ámbito jurídico, viéndonos en la necesidad de darle una referencia a nuestro propio problema que viene de 1994 como consecuencia de la crisis económico-social, se nos ocurrió estudiar el comportamiento de éstas a lo largo de su historia desde principios del siglo XIX (y siendo importante enfatizar que es el comportamiento de las crisis, y no las crisis económicas en sí mismas).

 

De dicho comportamiento consideramos únicamente dos cosas: 1) las fechas de ocurrencia de las crisis, y 2) el lapso de oscilación entre el momento de dos crisis consecutivas teniendo como un teórico punto intermedio la recuperación.  En una hoja de cálculo pusimos como etiquetas la relación de fechas tomadas del Manual de Economía Política, de la Academia de Ciencias de la URSS, y verificadas en los libros de historia: Crónica de la Humanidad; Plaza & Janes, Tomo 2, 1789-1988; Historia del Mundo Moderno, Océano, en tres tomos; e Historia del Siglo XX, Océano, en tres tomos (y diversos sitios de la Red Internacional de Información).

 

A continuación, mostramos exclusivamente, por ahora, la gráfica de las 6 crisis de los últimos 20 años (1994-2014), de una gráfica completa de 25 crisis elaborada a partir de la de 1825; y la conclusión evidente e inmediata, como truculenta, es una: a partir de 2012, como momento histórico necesario de una crisis económica, ésta, sin sentirse de golpe ni en la magnitud de otras (o que pudiera esperarse de una magnitud mayor a cualquier otra), se ha expresado ya como la última y final crisis del sistema capitalista, en una crisis continua o permanente, de la cual no hay, ni podrá haber ya, margen de recuperación.  Esto es, que, finalmente, se agotó el sistema capitalista.


Las-Ultimas-6-Crisis-Economicas.jpg 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:04

Denuncia 007 (31 mar 14): De un Caso Único, a Dos Problemas, y su Denuncia.

 

Tengo cosas más importantes qué hacer, infinitamente más importantes en la reserva del pensamiento científico-geográfico que no puede ser sino en su individualidad y que ocupa por entero nuestro pensamiento, que sumarnos a la denuncia de la satrapía despótica y sus perversiones antihumanas.  La sociedad, el proletariado, puede resolver eso perfectamente sin mí, y a mí me ocupa una revolución de pensamiento en el campo de la ciencia, que en el análisis dialéctico materialista ha venido teniendo una solución específica en mí.  Pero no soy ajeno a la problemática social, infinitamente superior a mi individualidad; y concitado por la misma represión y persecución a las ideas por esa satrapía, me veo moralmente y con una legitimidad (una certidumbre y validez) que va más allá de meras razones de convicción ideológica, fundada en los hechos concretos de la represión, a sumarnos al desarrollo del conflicto social por estallar.

 

En su momento echaremos mano, como todos, a las armas, ya no hay vuelta a atrás, es ya sólo asunto de tiempo (y breve).  Acaso ello se atenúe eliminando la razón que nos obliga moral y legítimamente, con el cese de la acción penal que incide ya por un año, y su respectivo resarcimiento del daño que se hace cada vez más descomunal.

 

Pero de un caso, dada la intransigencia de la PGJDF, se hicieron dos problemas.  Y ya podrá atenuarse nuestra rebelión suprimida su base de legitimidad y razón moral ineludible en el caso en común de dos problemas, aún quedará nuestro propio problema, que remonto a 1994 en que hago responsable al Estado de la destrucción de un proyecto de vida, y del que ahora me da lugar a reclamar el propio resarcimiento del daño.  En tanto eso no sea, he ahí la legitimidad propia para, ante el atentado del Estado a mi dignidad humana, reclamar el derrocamiento mismo de este Estado, empezando por el gobierno nazi-fascista del D.F.

 

Y en esto no hay razón alguna para sumergirnos en el miasma de la fosa séptica de la mierda jurídica, aquí ya es un asunto infinitamente por encima de la ley, pues es esencialmente un asunto de principios, de honra y dignidad, ideológico y moral.

 
Ley-y-Consciencia-Social.jpg 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:04

01 Objeto de Estudio de la Geografía en su Expresión FuncQué es la Geografía; el Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en el Mundo.  (3)  (41/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

17 dic13.

 

Grafica del Objeto de Estudio.

 

Visto el siglo XX en su conjunto respecto del hacer de la ciencia de la geografía, éste fue el escenario de un largo y complejo debate acerca de la naturaleza de dicha ciencia.  La esencia del mismo radicó, en la opinión de algunos autores en la tradición del hacer de la geografía en Europa en el siglo XIX, en que la geografía era una ciencia del estudio de todos los fenómenos.  Ante el avance del conocimiento y la especialización cada vez mayor de las ciencias, esa geografía ya de por sí puramente descriptiva, para no caer en el simplismo absoluto, se vio en la necesidad de penetrar, por defecto, en el estudio de los fenómenos en sí mismos con alguna pretendida modalidad dada en las relaciones y la distribución (consideración espacial), pero incurriendo ahora, a pesar de todo, en la contradicción de pretender estudiar lo que ya tenía un especialista propio formado en ello con mayor rigor.

 

En esa situación, al abrirse el siglo XX, se hizo con la reinserción del concepto de espacio en el conocimiento geográfico; y se inició entonces ese debate histórico para determinar si la geografía sería ciencia de los fenómenos o del espacio, o de alguna variante de relación funcional entre ambas categorías.

 

Y conforme el siglo XX avanzó, esas variantes se complicaron, primero, en la necesidad de definir el espacio, diversificando en ese intento las variables; y segundo, en la necesidad de definir, a su vez, la relación propia del geógrafo con el tratamiento de los fenómenos, que no fuese de la misma manera en que ya sus especialistas trataban con ellos.

 

Tal esencialidad de ese debate lo dedujimos sin dificultad al examinar el gráfico sobre las propuestas del objeto de estudio de la geografía, mismo que queda dada de la elaboración de la Tabla de Relación Causal, que por concordancias nos mostró, precisamente, la evolución de las definiciones del objeto de estudio en sus relaciones de dependencia funcional, y por diferencias, que esa evolución de la definición del objeto de estudio distinguía la naturaleza espacial del conocimiento geográfico en un difícil proceso dado en seis momentos históricos de abstracción y generalización de las categorías de “fenómenos” y “espacio”, primero dada en forma separada para cada concepto, luego en sucesivos intentos  de solución simultánea para ambos. 


01 Objeto Estudio s XX Mundo

T
abla de Relación Causal del Objeto de Estudio de la Geografía para el siglo XX en el mundo
["Clik" en la imagen para amplificar]

 

Construimos la Tabla de Relación Causal en su forma simple de hacer la relación de autores en el orden cronológico de sus vidas, correlacionándolas con las definiciones  del objeto de estudio de la geografía dadas por los mismos.

 

La primera notoriedad, hemos dicho, fue el carácter de relación de dependencia funcional con que se expresaba la definición del objeto de estudio; al final, hecho obligado al tratar en dichas definiciones, primero con dos, y luego con tres elementos heterogéneos distintos: los fenómenos naturales, los fenómenos sociales, y luego el espacio.

 

Entonces insertamos un sector de columnas para determinar, primero, entre pensamiento geográfico “fenomenista” y pensamiento geográfico “espacista”, y segundo, una primera simplificación de las definiciones por sus concordancias, en la generalización de su expresión funcional [a manera de y = f(x)], a partir de la identidad del espacio hasta con diez formas sinónimas, no obstante esas otras categorizaciones expresaban  relaciones distintas del mismo.

 

Luego agregamos, de la importante experiencia histórica en México en este punto, un par de columnas para examinar las variables del carácter de una geografía puramente teórica, aplicada, e incluso con su carácter operativo de soluciones reales concretos a manera de una ingeniería geográfica.  Este sector de variables lo insertamos a partir de la rica experiencia en México al respecto, en donde luego de una larga práctica de la geografía en la ingeniería durante el siglo XIX y parte del XX, se dio un salto al carácter puramente aplicado, al parecer, con mayor solidez y consistencia lógica de lo que era en Europa.

 

Finalmente insertamos una columna más de la variable esencial: la de los momentos históricos de abstracción y generalización de las categorías de los “fenómenos” y el “espacio”.  Esta noción venía de otro análisis anterior (de poco más de un año atrás) de hecho, en el que descubrimos la esencia de la solución al problema planteado en el debate histórico, y que al correlacionarlo en la tabla de concordancias, las mismas nos evidencian y corroboran la certitud de las conclusiones.

 

En esencia, habíamos descubierto paulatinamente hasta seis momentos históricos de abstracción y generalización de las categorías fundamentales, y al correlacionarlas en la tabla de concordancias, explican el perfil en la curva evolutiva de las definiciones del objeto de estudio.

 

En un principio, los momentos históricos parecen traslaparse por el orden cronológico de los autores con respecto a la fecha de su nacimiento, pero un primer momento histórico  de abstracción y generalización de los fenómenos en el concepto “hechos geográficos” como lo empíricamente dado, fue dado inicialmente en Europa con Louis Vivan de Saint-Martin en 1873, y luego en América con Miguel E. Schulz en 1892.  A ello le siguió un segundo momento histórico ahora de abstracción y generalización del espacio, que se da en lo teórico con E. Chizhov en 1896 (e incluso en los hechos, de manera práctica, por lo tanto sin definir y expuesto pobre y no concordantemente del todo, con William Morrison Davis, en 1899), y Alexandr Nicolaévich Krasnov en 1905, en los conceptos de “relación de coexistencias”, “morfología”, y “superficie terrestre”; e inmediatamente ocurriendo un tercer momento histórico de abstracción y generalización con Alfred Hettner y Vidal de la Blache, entre 1905 y 1913, ahora en una abstracción y generalización simultánea de “espacio” y “fenómenos”, en los conceptos de “corografía”, “región”, y “unidad morfológica”, resaltando las propiedades particulares del espacio en la “localización”, los “lugares”, la “distribución”, y las “relaciones”.  El cuarto momento histórico de abstracción y generalización ocurre entre 1927 y 1932, con Hettner y Sigfrid Passarge, en una nueva abstracción y generalización simultánea de las categorías esenciales, a lo que este último agregó la noción de “morfología del paisaje”.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:03

Denuncia 006 (31 mar 14): El Nazi-Fascismo como la Dictadura de la Burguesía, Dictadura que se Revela Tras la “Democracia Burguesa”.

 

El capitalismo (en el mundo) se derrumba, y en México acomete con una revolución de su propio orden de cosas con la esperanza de darse continuidad; pero cuando la burguesía opera tales revoluciones, éstas no son más que arremetidas contra el proletariado y la sociedad misma en su conjunto, destruyendo su propia “democracia burguesa”, con políticas nazi-fascistas que revelan su verdadera dictadura omnímoda.

 

Ésta se hace brutal en la “provincia” bajo las licencias del Estado a los fueros del narcotráfico y la extorsión que mantiene a la sociedad bajo la zozobra y el miedo, mientras que en el D.F., ese gangsterismo de Estado adquiere formas más sutiles como la “Cero Tolerancia”, que no es para “espantar a los malos” (a los que eso les vale lo que un cacahuate podrido), sino para justificar la intimidación del gobierno a la sociedad con la impunidad a las arbitrariedades sistemáticas de sus verdaderas “Secciones de Asalto”, a las que, cuando es el caso, la prevaricadora CDH se encarga de decirles  que “no lo vuelvan a hacer, porque si no, ahora sí…”.  Un gobierno serio, honesto para con su propia sociedad, no necesita andarse con esas publicitaciones en su deber; actúa, y lo hace en lo más discreto, sin perturbar con ninguna “mercadotecnia” la vida de la población.  Como las “Autodefensas Comunitarias” en “provincia” parando al narco y la extorsión, en el D.F. debemos salirle al paso al grupo de nazis incrustados en el gobierno.

 

Para echarlos del poder y capturarlos por sus políticas genocidas, es necesario empezar por identificarlos: son toda esa patraña burguesa de “las izquierdas” reformistas en el poder en el D.F, esa derecha misma de farsantes en el gobierno, embusteros que se autodenominan “nacionalistas” y “socialistas”, exactamente igual que el jefe del “Partido Nacional Socialista de los Trabajadores”, Adolfo Hitler (la palabra “nazi”, es una palabra compuesta de las abreviaturas en alemán de, “nacional socialista”).

 

En la imagen se puede ver, visto desde arriba, el asimétrico pulpo de las “izquierdas” (en el que, donde todo es “izquierda” y no hay “derecha”, es exactamente igual a decir que todo es “derecha” y nada es “izquierda”), de un anacrónico “nacionalismo”, y de un embustero y simulador “socialismo”.

 Pulpo-de-las-Izquierdas.jpg

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:02

Denuncia 005 (31 mar 14): La Crisis

 

El encubrimiento de una represión política a las ideas que denuncia una educación oscurantista, con la fabricación de un delito sobre nuestro hijo inocente y totalmente ajeno a ello (cuyas pruebas constan en el expediente CGHDF/I/121/Azcap/13/2020), al amparo de una política de terrorismo de Estado denominada “Cero Tolerancia”, como subterfugio publicitario que ni el Estado y menos la sociedad, no necesitan, para mantener bajo zozobra a la misma, y en ese desasosiego en una descomposición social permanente, condicionarla a formas de control nazi-fascista, no sólo nos compromete moralmente y de forma ineludible a esta denuncia de represión y persecución política en tanto, no obstante las pruebas, se mantiene una causa penal abierta (y para lo que ya pueden tardarse lo que quieran, creo que esto ya lo va a resolver la revolución; así de cerca está, y aquí lo demostraremos), sino en su verdad y justedad nos legitima plenamente en nuestro decir y hacer, que ya no es por una convicción ideológica en general o una conciencia social y política abstracta.

 

Y no obstante, no estamos convocando a nada y no haremos ningún llamamiento a nadie; y si lamentamos la actitud prevaricadora de la CDH que en complicidad con la consigna de represión y persecución política no emitió la Recomendación del caso, es por su propio prestigio social echado en una cloaca.

 

Vamos a demostrar que la fuerza moral, la convicción por la verdad, el honor y la dignidad, son suficientes en la capacidad para derribar toda una satrapía despótica de un grupo de nazis oscurantistas infiltrada en el gobierno.

 

Aquí nos estamos dirigiendo a la sociedad, en particular a la clase trabajadora, alertándola ante una situación grave en un momento histórico trascendente, ya que se perfila una compleja situación de la que México no es ajeno, y por la que debe hacerse un esfuerzo por entender para afrontar, dado que el cambio no es que vaya a ocurrir, sino que el cambio, drástico y adverso, está ocurriendo y debe entenderse.  La siguiente imagen es un principio de esa explicación; se tiene un círculo vicioso por el que hay crisis porque no se produce, y no se produce porque no se invierte en ello, y no se invierte no tanto porque no haya consumo, sino porque si se produce, la crisis aumenta por sobreproducción (siendo evidente que no hay escasés).  No hay inversión, ni empleo, ni salario, ni consumo, ni exportación.  Las esperanzas, nos dice, están para el 2017, 2020, pero ni ya hay tiempo para ello y ya no va a ocurrir por una ley económica elemental: la tendencia decreciente de recuperación económica del capital (que en otro comunicado explicaremos):

 Circulo-Viciosos-de-la-Crisis.jpg

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:02

1927-G.N.-Katterfeld--1927-2013-.jpgFallecimiento de G.N. Katterfeld (1927-2013)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

26 mar 14.

 

En abril de 2013 –justo en medio de la represión política descargada sobre nuestra persona por denunciar la política educativa oscurantista del Estado–, falleció Genadi Nicolavech katterfeld (1927-2013).  Nos acabamos de enterar (incluso cuando lo suponíamos ya fallecido), justo en la fecha de este artículo al buscar su trabajo: La Faz de la Tierra y su Origen, 1962, en la Red Internacional de Información, de donde tomamos su trabajo libremente instalado por la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), apenas en el 2012, luego de que disponía de él en una traducción al inglés desde 1969, de su publicación del ruso en Leningrado desde 1962.

 

1960 La Faz de la Tierra y su Origen; G.N. Katterfeld, 1969

 

Esto es que, justo cuando necesitábamos del trabajo de Katterfeld, la NASA lo ponía en la Red; pero la necesidad de una consulta casual, nos ha permitido descubrir que dicho documento ya no se accede gratuitamente (al parecer fue sustraído por “Amazon” y ahora lo comercializa): es así como avanza el oscurantismo en esta fase terminal del capital.

 

La obra fundamental de Katterfeld, La Faz de la Tierra y su Origen, 1962; es la base para la elaboración y desarrollo de la teoría del espacio geográfico.  Empezábamos a trabajar ya en ello en 2013 cuando se descargó sobre nosotros una represión y persecución política justo por denunciar las políticas oscurantistas del Estado, que por un año, cumpliendo dicha represión su cometido oscurantista, ha obstruido todo avance en ello.

 

Literalmente sustraída de la Red su obra esencial, recae en nosotros una responsabilidad aún mayor para trabajarla y darla a conocer libremente en aras de la ciencia, particularmente geográfica.  En ella Katterfel plantea la teoría de la rotación triaxial asimétrica, por la cual la superficie terrestre ha adquirido sus características simétrico-asimétricas.  La teoría tiene su origen en el proceso mismo de la formación de la Tierra, cuando ésta aún estaba en un mayor estado de plasticidad.  La formación de la superficie terrestre está estrechamente vinculada a la formación de la Luna, lo cual ocurre casi simultáneamente al origen y formación de la Tierra (sólo casi mil millones de años después), en la consideración de la teoría nebular del origen del Sistema Solar.

 

Katterfel destaca la existencia de hasta una docena de Ejes de Simetría, entre ellos, fundamentalmente: del Eje de Rotación y su centro geométrico dando lugar a un esferoide; del Eje de Masa y su centro de gravedad dando lugar a un elipsoide; del Eje de Masa Plástica y su triaxialidad asimétrica, dando lugar a un cardioide de revolución; luego, de esa triaxialidad asimétrica, derivan una serie de otros ejes de simetría que explican la dinámica de la superficie terrestre.

 

De acuerdo con Katterfeld, esa masa plástica tiene variaciones en distintos períodos en magnitudes casi insignificantes, pero que consideradas en el conjunto de la masa planetaria, se convierten en magnitudes de energía descomunales.

 

De Katterfeld se recupera esencialmente la idea de la variación de los Ejes de Simetría, pero, independientemente de su teoría, aproximándonos nosotros a ella, consideramos que se tiene que considerar incluso el Eje Magnético y la geometría de su campo, como las componentes asociadas a los Ejes de Simetría: los Planos de Simetría y los Ángulos de Simetría.

 

Katterfeld, a diferencia nuestra, no alcanzó a generalizar el espacio geográfico como una determinación del campo de gravedad de la Tierra, y en consecuencia tendió a reducirlo ya al hiperplano, e incluso a la superficie bidimensional del astro mismo.  Pero justo por ello, Katterfeld se convirtió en un estudioso de los planetas, particularmente de Marte, pero a su vez de la Luna, astros en los cuales examinaba regularidades semejantes a las que explicarían al espacio geográfico terrestre reducido a superficie, pero con lo cual, el concepto de espacio terrestre generalizado como espacio geográfico, se universaliza en su aplicación a todo astro.

 

El año 2013, como su antecedente 2012 en tanto año de cumplimiento de un ciclo de crisis económica (y como recién lo hemos descubierto, de la última crisis del capital que ya se extingue), y su consecuente 2014, sin duda marcarán un momento histórico trascendental.  Esperamos poder trabajar, en medio de la mayor adversidad, en el desarrollo de las fructíferas ideas de Katterfeld, vinculadas a nuestra teoría del espacio geográfico.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Ciencia
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:01

Denuncia 004 (26 mar 14): Cambios Acelerados.

 

Empezamos haciendo un “Boletín” para un caso con dos problemas, pero los cuales podían resolverse simultáneamente.  De pronto, haciendo conciencia de la situación social, hubo que separar cada problema como n caso aparte; dejamos el “Boletín” y empezamos a elaborar esta “Denuncia”.  Luego, ordenar la lógica de la denuncia nos planteó la necesidad de partir de un análisis general determinante de la misma, y –hasta hoy, abstraídos principalmente en los trabajos de nuestra profesión como geógrafo, pero vuelto obligadamente a la acción política–, empezamos a darnos cuenta de la grave situación del momento histórico que estamos viviendo; es decir, grave, no por los hechos, ciertamente ya de por sí suficientemente graves, sino por las características de su trascendencia: aquí se está acabando toda una Era, todo una Edad, toda una Época Histórica (y apenas ayer escuchábamos las declaraciones del Gobernador del Banco de México: <<Ya es 2014,y desde la crisis de 2008, aún no hay recuperación>>, lo cual confirma algo que hemos descubierto y que explicaremos en otro comunicado, ciertamente, espeluznante para el capitalismo).

 

La represión política que pesa sobre nosotros (sobre mí y la sociedad, en una represión a las ideas que hemos expuesto en un comunicado anterior), es como consecuencia de los intereses de la clase social burguesa, capitalista, dominante en condiciones de la mayor desigualdad e injusticia social que haya habido jamás en este país.  Esa desigualdad extrema no puede sino conducir, necesariamente, al totalitarismo nazi-fascista de los “Señores de horca y cuchillo” que se creen dueños de almas y vidas, y consideran en el criterio de una satrapía del más absoluto despotismo de aires virreinales, que el resto de la sociedad sólo está para servirle y servirse de ella; se sienten y empiezan a creerse casi-divinos, tal como lo expresa en su exceso descomunal ese promocional de la LXII Legislatura, de que: “Son los que hacen que el Sol se levante”.

 

La desigualdad social en este país, hasta lo obsceno, y causa necesaria de una revolución social como por ello lo ha sido en todos los tiempos de la historia, puede verse en las gráficas siguientes:

Desigualdad Social

División de la Riqueza Social 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 22:00

Participación en el “Foro Universitario Sobre el Manifiesto Comunista”…, y un Colofón Todavía Más Importante.

 

Quizá en una de nuestras últimas conferencias académicas, fuimos invitados al “Foro Universitario Sobre el Manifiesto Comunista”, organizado en la Facultad de Derecho de la UAEM.

 

Decidimos tratar en nuestra exposición sobre esa parte del documento de la Liga de los Comunistas que a partir de entonces se transformaba en Partido Comunista, redactado por Marx y Engels en 1847, y publicado en 1848; parte que si se lee, no suele reflexionarse detenidamente en su contenido, como sí lo es en su texto capitular: los Prefacios al Manifiesto Comunista,

 

A dicho documento histórico, síntesis del pensamiento marxista en la dialéctica materialista y fundamento teórico-práctico del comunismo, se le hicieron siete Prefacios; los primeros dos de los cuales, fueron redactados conjuntamente por Marx y Engels, y los cinco restantes, a la muerte de Marx en 1883, ya sólo por Engels.

 

Aquellos dos primeros prefacios conjuntos, el de 1872, y una década después el de 1882, fueron redactados veinticinco años después de la primera edición del Manifiesto, y en ellos Marx y Engels reconocían ya el carácter histórico del documento y plenamente vigente, no obstante el drástico cambio del momento histórico entre las revoluciones de 1848, y la insurrección de la Comuna de París de 1871.

 

En los cinco restantes prefacios (dos de 1883 y 1885; y tres entre 1890 y 1893), Engels pone el énfasis, primero, en la tesis esencial de Marx: los modos de producción, determinantes de la lucha de clases sociales, y el surgimiento y disolución de la primera “Asociación Internacional de los Trabajadores” (1864-1874), conocida simplemente como la Primera Internacional; y después, en la histórica lucha de 1890 por a jornada laboral de 8 horas que, dice Engel, unificó al proletariado mundial, tal cual la consigna al final del Manifiesto comunista: “¡Proletarios del mundo, Uníos!”

 

Pero, a la vez, Engels hacía ver ya, tanto en el Prefacio de 1892 como en el último de 1893, el desarrollo del capitalismo y la necesidad creciente de los trabajadores, de entender su propia situación; un progreso económico que reclamaba de un desarrollo intelectual de las masas.

 

Luego del último Prefacio, han transcurrido 121 años, y siguiendo el espíritu de aquellos siete prefacios, los comunistas de hoy debemos examinar el momento histórico, y las nuevas condiciones de la lucha de clases.

 

En ese lapso, el comunismo vio su paulatino crecimiento: el surgimiento de la Revolución Socialista en Rusia (1917); la fundación de la Tercera Internacional (1919), la fundación de la Unión Soviética (1922); la fundación y lucha de los partidos comunistas en el mundo, entre ellos, en 1919 en México; el surgimiento de nuevos Estados socialistas; y las luchas de liberación nacional de las colonias.

 

Pero luego de 1970, vino un declive y reflujo del movimiento comunista internacional; surgió el llamado “Eurocomunismo”, se dieron las últimas revoluciones socialistas, en Angola (1974), y como consecuencia del triunfo de Vietnam en su guerra de liberación contra Estados Unidos (1975); y en el curso de la segunda mitad de los años ochenta, se dio el proceso que llevó a la disolución de la URSS (1989), y la caída generalizada del socialismo (1990).

 

Por su parte, desde principios de los ochenta, la reacción, en lo económico, impulsó el orden neoliberal, y en lo ideológico, desarrollaba el llamado “posmodernismo”, como una negación del progreso económico y el desarrollo científico e intelectual de las masas, que Engels valorara en su último Prefacio, de 1893.

 

Bajo esas condiciones se llega incluso, a nuestros días (2014), y ello nos impone, como condición concreta, la definición de la lucha en la iniciativa histórica de los comunistas: combatir la ideología alienante de la “posmodernidad”, y preparar a las masas, ante la ya previsible parálisis del capital, para su reemplazo por una nueva organización económico-social de intercambio, bajo un Plan General de Producción y Distribución, tanto interno como externo.

 

En la iniciativa histórica de las masas, ésta se está moviendo ya por encima del Estado (tanto en lo económico como en lo social), en el espíritu comunitario autogestivo.  El problema no es la “inmovilidad de las masas”, “la “desorganización” de ésta, “su inconciencia”; sino, la acción de los comunistas, que, paradójicamente, es en el exceso de su movilidad (sin sentido), en un activismo en el que “se va a todas”, en el argumento de “arrebatar direcciones de las masas”, las cuales no es capaz de crear con verdadera iniciativa, confundiendo ese activismo con la iniciativa histórica comunista (un viejo y enfermizo vicio nuestro, de los comunistas que no somos capaces de elaborar, precisamente, el contenido real de esa iniciativa histórica del os comunistas.

 

De manera muy interesante, en el colofón, fuera del evento, se planteó, entre otras cosas, el problema del voto, y junto con él, todo un anclaje setentañero, a nuestro juicio, de los jóvenes camaradas comunistas.

 

Nos pronunciamos por el no-voto, y la respuesta fue el viejo reproche: “sectarismo”.  ¿Por qué la estrategia del no-voto es “sectarismo” (es decir, ser partidario de un divisionismo dogmático); ¿por qué el no-voto ha de ser un “divisionismo dogmático”?, ¿qué relación tiene una cosa con la otra?  En ello no vimos el comunismo reflexivo, entendiendo la dialéctica de un momento histórico concreto, sino al joven comunismo irreflexivo de la fácil fórmula preestablecida.  A ello, en ese “ir a todas” siguiendo lo mismo las iniciativas de la pequeñaburguesía (como lo fue con el “Movimiento 132”), o las iniciativas de la derecha empresarial saboteadora (como en la Marcha del 1° de abril en Cuernavaca, Mor), pudiéramos haber reprochado en contraparte con el calificativo setentañero de fórmula, de: “seguidistas”.  Y…?  Luego de ello, como popularmente se suele decir: pues, no queda más que, “cada chango a su mecate”.

 

Así que, por nuestra parte, mejor expliquemos brevemente (en articulo posterior), la estrategia del no-voto, cuyo cuestionamiento es recusado de “sectarismo” (?); estrategia que no implica tampoco ninguna teoría compleja, pero que tampoco hemos de tratar a partir de viejas fórmulas preestablecidas por dogma, correspondientes a momentos históricos distintos; sino a partir del análisis reflexivo sobre nuestra realidad concreta.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo