Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

23 marzo 2014 7 23 /03 /marzo /2014 23:05

    Editorial

01 Objeto Estudio s XX Mundo 

Forma en que evolucionó la definición del objeto de estudio de la Geografía, en el siglo XX en el mundo, constituyendo el debate final acerca de la naturaleza de ésta.

 

*

 

Se necesitaba un análisis marxista de la historia y teoría de la geografía para, finalmente, poder demostrar la esencia de la naturaleza de esta ciencia, y esto es así, porque sin un análisis dialéctico y materialista (fundado en el principio de objetividad), no podía descifrarse, y si de alguna posición gnoseológica se carece en la teoría geográfica en el mundo, ha sido, precisamente, la dialéctica materialista.  De ahí que haya sido en nosotros, con una formación marxista, en quien recayó el momento histórico en el que todo estaba ya dado para resolver la naturaleza de la Geografía, y ese todo pudo integrarse en una nueva síntesis del conocimiento geográfico.

 

Al responder a qué es la Geografía en este escenario contemporáneo que hemos identificado como un debate histórico acerca de la naturaleza de esta ciencia, se está conformando ya un nuevo fundamento teórico de la misma, y ese fundamento teórico no podía ser a la ligera ni mucho menos arbitrario o subjetivista, sino que ha sido un proceso de fundamentación de treinta años apegando siempre, en lo más posible, toda esta teoría de la Geografía a los criterios de la ciencia moderna y a su método lógico hipotético-deductivo.

 

Se han echado los fundamentos, se ha dado respuesta a qué es la Geografía en su verdadera esencia, en su naturaleza, en función de ellos, y si bien esa fundamentación dada en la investigación en geografía teórica al infinito, efectuada ya en lo necesario y suficiente, ahora ha de empezar a mostrar en los modelos de investigación aplicada, la forma de realización de la Geografía como ciencia rigurosa.

 

No es en sí ya nuestro propósito hacer investigación aplicada, pasó ya ese tiempo de esa posibilidad, cuando más bien, en una marcha extraordinariamente forzada, estamos escribiendo ya los últimos trabajos de nuestra aportación profesional; pero ésta tampoco ha de soslayarse de nuestra parte, y de ahí que la abordemos, pero ciertamente apenas como un esbozo de la geografía en el modelo de estudio de los estados de espacio, en el artículo de este número, dedicado a los estados de espacio discretos.

 

*

01-Objeto-Estudio-s-XX-Mundo.jpgFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía; el Debate de la Naturaleza de la Geografía en el siglo XX en el Mundo. (2)  (40/)

[____]  La Geografía en el Esbozo de un Modelo de Estudio de los Estados de Espacio Discretos.  (1/2)

 

    Nuestra Pequeña Narrativa de Lucha ProletariaPolítica.

 

[____]  Denuncia 001: Traición de la CDH, Esencialmente, a la Sociedad.

[____]  Denuncia 002: La Represión de las Ideas por la PGJDF.

[____]  Denuncia 003: La Denuncia del Nazi-Fascismo.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
23 marzo 2014 7 23 /03 /marzo /2014 23:04

01 Objeto Estudio s XX MundoQué es la Geografía; el Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en el Mundo.  (2)  (40/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

17 dic13.

 

Varios son los momentos históricos que dinamizan el siglo XX en el desarrollo del pensamiento geográfico: la década entre 1905 y 1915, en que, en 1905, Hettner hace su primer generalización teórica de la geografía como ciencia del espacio en “La Naturaleza de la Geografía y su Método”; en 1909 De Martonne expone su definición  de la Geografía como <<ciencia de los fenómenos considerados en el espacio de la superficie terrestre>>; se publica la “Historia de la Geografía” de Krstchener en 1912; y en 1913 Vidal de la Blache se pronuncia por la Geografía como “ciencia de la localización o lugares y no de los hombres”.  Luego, el momento histórico de la publicación de la obra de madurez de Hettner en 1927.  Posteriormente, el siguiente momento histórico se dio entre los tres lustros de 1940 a 1955, con la publicación de “La Naturaleza de la Geografía”, de Hartshorne, y luego la polémica que ello suscitó con Fred K. Schaefer; a ello le siguió de inmediato la década de 1955 a 1965 de la introducción del análisis cuantitativo y la teoría de la regionalización, y con ello el desarrollo de modelos de geografía aplicada.  Luego, un quinto momento histórico lo formó la importante etapa, en particular de la década de 1975 a 1985, con la amplia apertura de la discusión en geografía teórica publicándose las primeras revistas en la temática, desde los antecedentes con Antípode, 1969; a Herodot, 1976; Geocrítica, 1976; y Roter Globus, 1976, y en el cual se dio el inicio a la solución al debate histórico acerca de la naturaleza de la Geografía.

 

Debe analizarse con detenimiento cada uno de esos momentos históricos, pero concluiremos este análisis histórico dando respuesta a “Qué es la Geografía”, con una visión de conjunto del todo el siglo XX en el mundo, en cuyos últimos años, incluyendo el presente (principios del siglo XXI), se dio respuesta a la tan históricamente compleja pregunta, como aquí lo demostraremos.

 

El punto clave ha sido, desde siempre, el concepto que nos hacemos de la Geografía a partir de la definición de su objeto de estudio.  Así, hemos hecho una relación estrictamente cronológica y sin criterio de selección alguno; aun cuando en un principio tratamos de excluir a aquellos con conceptos repetitivos; de los geógrafos del siglo XX (si bien algunos vienen desde el siglo XIX), tomándolos principalmente de la valiosa obra: “El Pensamiento Geográfico”, de Josefina Gómez Mendoza, Julio Muños Jiménez, y Nicolás Ortega Cantero, para el caso de los geógrafos extranjeros, y nuestros datos personales para los geógrafos mexicanos.

 

Buscábamos con ello la causa de la Geografía, o dicho al revés, viendo los conocimientos geográficos como efecto, deducir aquello que le determina y mueve, es decir, sus causas, y, en consecuencia, dispusimos de los datos en una clásica Tabla de Relación Causal, en donde los casos fueron los más de 60 geógrafos, y las variables fueron las casi 25 definiciones del objeto de estudio que entre todos ellos han dado históricamente.

 

Si nosotros habremos de ocupar o no un lugar en esta relación, en realidad es asunto de la historia misma: el futuro dirá, no por lo que nosotros juzgamos acerca de nosotros mismos, son porque la producción intelectual determine que así sea o no.  Si nos hemos ubicado ahí, es: 1) por no más que autoestima, conscientes del carácter de la historia de la ciencia; y 2) por reconocer nuestro lugar y momento histórico en el hacer de la geografía.

 

A tales variables agregaremos una generalización de los conceptos dados en esas definiciones, principalmente en el concepto de espacio, de modo que por esa relación entre los fenómenos y el espacio dada en las definiciones del objeto de estudio, se hacía evidente el carácter funcional de la geografía dado en esas definiciones (es decir, de y = f(x)), y cómo en el esfuerzo por dar un arreglo a esa determinación funcional, se dio el debate histórico acerca de la naturaleza de la Geografía.

 

 01 Objeto Estudio s XX Mundo

Tabla de Relación Causal para el Objeto de Estudio de la Geografía.

[“Clik” en la imagen para amplificar]

 

Un primer hecho que se hizo inmediatamente evidente fue la distribución natural de una curva en las definiciones del objeto de estudio de la Geografía, por el simple ordenamiento cronológico de los datos.  Luego, ello implicó el que la generalización de esas definiciones en su expresión funcional, mostraran a su vez en general, una evolución muy específica.

 

01-Objeto-de-Estudio-de-la-Geografia-en-su-Expresion-Func.jpg 

Evolución del objeto de estudio de la Geografía en la generalización de su expresión funcional.

 

Pero, más aún, simplificando las concordancias y diferencias, se hizo claro el proceso que llevó la discusión, en realidad, por más de un siglo.

 

 

Simplificación de las concordancias y diferencias en la generalización del objeto de estudio de la Geografía en la expresión de sus relaciones funcionales.

 

En realidad, como puede verse de la Tabla de Relación Causal, se dan cuatro casos que no implican una relación funcional, sino tan sólo el concepto de espacio sin más adjetivos, pero sí con una diferencia de circunstancia: por lo menos una definición de espacio, está dada en la filosofía idealista bajo el principio de subjetividad; los tres casos restantes tienen que ver con un concepto de espacio en la filosofía materialista bajo el principio de objetividad; y justo en ello, se encontró la solución al problema del concepto de la Geografía determinado por la definición de su objeto de estudio.

 

Como puede verse sin dificultad por las definiciones históricamente dadas del objeto de estudio a lo largo del siglo XX y por la generalización de sus expresiones funcionales, el problema esencial del debate de la naturaleza de la Geografía se planteaba en tres aspectos: 1) qué entender por espacio; 2) cómo tratar con los fenómenos, que no fuese como sus especialistas; y 3) cómo resolver, en función de ello, una teoría única de la geografía.

 

Ello dio lugar a un proceso de seis momentos históricos de abstracción y generalización de los conceptos de “espacio” y “fenómenos” (los cuales conforme investigábamos, aumentaban en número): 1) el proceso de abstracción y generalización exclusivamente de los fenómenos, en el concepto de “lo empíricamente dado” (el “hecho geográfico”), tanto en Europa por Louis Vivian de Saint-Martin en 1873, como en América, en México, por Miguel E. Schulz en 1892; 2) el segundo, el proceso de abstracción y generalización exclusivamente del espacio, dado entre 1896 y 1905, entre E. Chizhov y Alexandr Nikolaevich Kransnov, hablándose del espacio como las relaciones de coexistencia y la superficie terrestre; 3) el tercero, de una proceso de abstracción y generalización simultánea del espacio y los fenómenos, tanto por un conjunto de propiedades limitadas del espacio en Vidal de la Blache en 1913, como por el enunciado del espacio en sí por Hettner en 1905; 4) el cuarto el proceso de abstracción y generalización,  su vez simultánea del espacio y los fenómenos, se dio con los conceptos de “región corográfica” y “unidad morfológica”, con Hettner en 1927; 5) el quinto proceso de abstracción y generalización a su vez simultánea de espacio y fenómenos, se dio en el reconocimiento del continuum einsteniano como forma del espacio-tiempo, y del tratamiento de los fenómenos como los “elementos”, en Carlos Sáenz de la Calzada Gorostiza entre 1952 y 1976, o de las “fases”, en Alexandr Maxímovic Riábchikov, en 1976; y el sexto momento histórico del proceso de abstracción y generalización a su vez simultánea del espacio y los fenómenos, se dio en el concepto de los “estados de espacio”, del autor de estas líneas (Luis Ignacio Hernández Iriberri).

 

Y en ese sexto esfuerzo de abstracción y generalización, es que esos tres aspectos (qué entender por espacio; cómo tratar con los fenómenos, que no fuese como sus especialistas; y cómo resolver, en función de ello, una teoría única de la geografía), nos tocó resolver a nosotros en la última definición del objeto de estudio de la Geografía.

 

Nuestro objeto de estudio es el espacio, así, sin más adjetivos, y éste es, como nosotros lo definimos: la dimensionalidad material de la dialéctica continuo-discreta.  Los fenómenos, todos los fenómenos de la naturaleza y de la sociedad, son formas de movimiento de la materia; unos de estado continuo (los campos, lumínico, electromagnético, térmico, gravitatorio), y otros de estado discreto (las cosas sustanciales); pero, a la vez, por su dimensionalidad (anchura, largura y profundidad), adquiere las propiedades de formas de existencia de la materia tridimensionales o con volumen; es decir, que son formas de existencia de la materia, ya continua o ya discreta (los fenómenos como campos o como sustancia), son a su vez, en una condición más general y esencial, espacio, en este caso: “estados de espacio”.  Y esos estados de espacio están en permanente interacción, intercambiándose, es decir, en una relación de contradicción o dialéctica.

 

Eso es el espacio, eso es lo que el geógrafo ha de estudiar e investigar en su realidad y naturaleza, y con la aclaración fundamental de que el estudio del espacio a través de los “estados de espacio” (los fenómenos tomados en una propiedad más general), no constituye, por definición, ningún “reduccionismo”, pues: 1) no se está estudiando el fenómeno como tal, y 2) no se pretende “reducir” el conocimiento de un fenómeno que tiene sus propias leyes; en primer lugar porque no se está estudiando ningún fenómeno como tal; y en segundo lugar, porque, en todo caso, justo por la definición, el proceso es inverso a la “reducción”; es decir, es más bien, una “ampliación”, una generalización del estudio de esos objetos de conocimiento, continuos o discretos, por sus propiedades y leyes espaciales.

 

Se resuelven así, los tres aspectos esenciales del debate acerca de la naturaleza de la Geografía: 1) se estudia el espacio, que ahora ya sabeos qué es y cómo abordarlo; 2) se consideran los fenómenos, pero sólo en tanto sus propiedades y leyes más generales como “estados de espacio”; y 3) el estudio del  espacio y los “estados de espacio” (fenómenos abstraídos y generalizados en propiedades y leyes más amplias), establece el fundamento de una teoría unificada de la Geografía.  Y queda así resuelto el problema el problema de un debate acerca de la naturaleza de la Geografía, que duró casi siglo y medio.

 

Ese espacio geográfico es realidad material objetiva y concreta.  Se abre ahora con ello, una nueva época para la historia de esta ciencia.  En adelante, la investigación científica del geógrafo, tiene que resolver sistemáticamente el conocimiento de ese espacio geográfico, en lo general, ya entendido.

 

Cierto es que no se desecharán los viejos resabios “fenomensitas” hasta que una teoría del espacio geográfico no sea dada: 1) no sólo demostrando que ciertamente ha resuelto la unidad de esta ciencia, sino demostrando su capacidad para resolver problemas más vastos y complejos; 2) siendo histórica y estéticamente simple y sencilla; y 3) llevando a un mayor rigor en el conocimiento de aspectos no sólo cualitativa y empíricamente dados, sino esencialmente de aquello que “no se ve”, y ha de deducirse y conocerse por métodos de análisis cuantitativos y matematizados, que en un futuro, establecerá las primeras leyes, ya no empíricas, sino teóricamente deducidas, de la Geografía.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
23 marzo 2014 7 23 /03 /marzo /2014 23:03

2014-Estados-de-Espacio-Discretos-02.JPGLa Geografía en el Esbozo de un Modelo de Estudio de los Estados de Espacio Discretos.  (1/2)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

25 ene 14.

 

Tendremos alrededor de una docena de “estudios de portafolio”, a manera de muestras de estudios de estudios aplicados a posibles casos de ingeniería geográfica.  La mayoría están inconclusos, o concluidos muy en lo general, dos son las razones esenciales de ello: 1) no era su propósito un estudio acabado, y 2) no disponíamos para ellos aún, del herramental teórico incontrovertible para el estudio del espacio.

 

Echamos mano del último de ellos, intentando en su elaboración entre los años 2011 y 2012, que no obstante sea el más inacabado, tiene por sobre de todos los demás, dos aspectos fundamentales: 1) ese carácter clásico (con fines experimentales), del propósito universalista, y 2) el fin exprofeso de ensayar en él una geografía en un modelo de estudio de los estados de espacio.  Esto es que, no tenía más fin que la estricta función de una investigación aplicada, lo más general.

 

Nos reservaremos en lo más posible, por lo menos en la primera parte, toda referencia de lugar, a fin de que esa mente especialmente perspicaz del geógrafo que logra relacionar y ver innúmeras cosas más en lo más inimaginable para cualquiera, no asocie y vea más de lo que lo que queremos mostrar, tratando de abstraerlo en lo más posible del “mundo de los fenómenos”.

 

Como estudio inacabado de propósitos teórico-pedagógicos, lo presentamos aquí en forma de un esbozo simple a manera de los resultados  de una investigación preliminar.

 

En el estudio de este espacio de área local, no obstante, no haremos uso de ninguna otra terminología de análisis espacial (si acaso de algunos perfiles), más allá de lo que nos posibilita exclusivamente el mapa.

 

2014 Estados de Espacio Discretos 01 

Determinación del espacio a estudiar por sus coordenadas básicas bidimensionales de latitud y longitud (no explicitando sus valores de momento y omitiendo su orientación), en la Proyección Homalosínica de Goode, respecto del Meridiano de 105° lW, dado el objeto de estudio, que en una parte se comporta en extensión bidimensional, y en otra en forma unidimensional, y su proporción para un área de unos 100 km2.

 

 2014 Estados de Espacio Discretos 02

Al incluir la tercera coordenada de este espacio, lo hacemos como una coordenada de altitud relativa de 500 m medida en forma hipsométrica con intervalos de curvas de nivel de 100 m.

 

2014-Estados-de-Espacio-Discretos-03.jpg 

El espacio geográfico se integra con lo perceptiblemente dado directamente a los sentidos en forma de estados de espacio discretos (lo que en el siglo XIX se conoció como el “hecho geográfico”, luego en el siglo XX como las “unidades morfológicas” o “elementos”, y que ahora aquí entendemos como “estados de espacio”).

 

2014 Estados de Espacio Discretos 04 

El espacio geográfico se integra con lo perceptiblemente dado a los sentidos, a su vez, en forma de estados de espacio continuos (o “unidades geomorfológicas”, no estudiadas nunca como tales).

 

Con esa breve compilación cartográfica de cinco mapas, se presenta el escenario de nuestro espacio geográfico en estudio en su forma tridimensional relativa.  Pero al incluir la cuarta coordenada del espacio: el tiempo, ese espacio geográfico hasta ahora fijo, se pone en movimiento, y eso no sólo altera la correlación entre los estados de espacio, sino sus transformaciones y transferencias de unos a otros, y su análisis supone entonces, un análisis paleogeográfico.

 

El espacio estudiado, en un tiempo 0 (t0), era una planicie de ligera pendiente; luego, en un tiempo 1 (t1), se inició un proceso positivo o de construcción, produciéndose un relieve de manera abrupta.

 

 01-Modelo-Est-Esp-Discreto.jpg02-Modelo-Est-Esp-Discreto.jpg

En un tiempo (t0), (figura de la izquierda), hace unos 10 a 20 millones de años, de pronto irrumpe un proceso de deformación de la superficie terrestre en forma de un relieve positivo, cambiando la estructura (A), por uno que de inmediato se combina con su sentido negativo más lento, iniciando un tiempo (t1), (figura de la derecha), con una estructura de forma (o “unidad morfológica”) más compleja (A, B, C), en los estados de espacio discretos (sustanciales); estructura nueva en la que está interviniendo un factor modificante con las características de un estado de espacio (D), de propiedades continuas (campos: gravimétrico y térmico principalmente).

 

Luego de más o menos 10 millones de años, la estructura original es una resultante de siete tiempos (t0-t6) paleogeográficos observables.  Pero hace poco más de 10,000 años, en un tiempo (t7), sobre la antigua superficie terrestre natural, se han extendido nuevos estados de espacio (a su vez con propiedades sustanciales discretas, y de campo o continuas).

 

 03-Modelo-Est-Esp-Discreto.jpg

A partir de hace unos 10,00 años, en el espacio geográfico considerado, se comienza a extender un nuevo estado de espacio (E), que trae aparejado otros en forma de sutiles campos de enorme poder modificante (F), que caracteriza dicho espacio geográfico actual.

 

El estudio geográfico de este espacio se origina precisamente, para establecer la relación y consecuencias que ejercen los estados de espacio (E, F) de propiedades discreto-continuas (de sustancia-campo), en extensión superficial, sobre un estado de espacio particular preexistente, paleogeográfico (G), cuya peculiaridad es ser, en forma atemporal, un estado de espacio con propiedades adicionales de campo continuo en un fluido lineal.

 

 2014-Estados-de-Espacio-Discretos-05.jpg

El objeto de estudio de este espacio geográfico, se establece como la relación y consecuencias entre los estados de espacio (E, F), y el estado de espacio (G).

 

Dejaremos esta primera parte aquí, lo que descubrimos en la investigación preliminar, es, en proyección a no más de un lustro (al 2017), en esa función esencial de la ciencia de prever los hechos, una catástrofe en donde el estado de espacio (G), “factor de vida” de los estados de espacio (E, F), acaban por destruirlo totalmente.

 

04-Proyeccion-de-Deterioro.jpg 

Proyección teórica (hipótesis), del deterioro y destrucción del estado de espacio (G), dadas las presiones de los estados de espacio (E, F).  En 1970 se reporta que (G) coexistía aún armoniosamente con (G); a partir de los años ochenta (como consecuencia de los sismos de 1995 en México), comenzó un crecimiento de los estados de espacio (E, F), y con ello un impacto sobre (G).  A mediados de los años noventa el impacto era visible ya en ciertos períodos estacionales de (t7).  Para el año 2010, el deterioro era perceptible en todo momento; poco después fue que se hizo el estudio (con muestras y medición), que en forma preliminar nos permitió establecer por proyección logarítmica con base neperiana (e),la hipótesis de la destrucción total (respecto aquel 100% de sus condiciones naturales originales), del estado de espacio (G), hacia el año 2017.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
23 marzo 2014 7 23 /03 /marzo /2014 23:02

Denuncia 003 (25 mar 14): La Denuncia del Nazi-Fascismo.

 

El concepto de nazi-fascismo que hemos empleado, no es un adjetivo para descalificar, sino un sustantivo para identificar la naturaleza esencial de aquello a lo que se aplica: el Jefe de Gobierno del D.F, Miguel Ángel Mancera, y su “Röhm”, su comandante de las “Secciones de Asalto” (“SA”), policía a cargo del Procurador de “Injusticia”, Rodolfo Ríos Garza, que estando absolutamente consciente de la fabricación de un delito por sus subordinados; y cuyas pruebas constan en el expediente de la CDHDF (CDHDF/I/121/Azcap/13/2020); no se desistió de la injusta acción penal sobre el inculpado, y, en consecuencia, protegiendo a su “Sección de Asalto”, ello lo convierte en cómplice del delito mismo.  Más aún, es un doble delincuente si nos atenemos al precepto de los Derechos Humanos, por el cual, “Reprimir –y reprimir particularmente las ideas de protesta políticas– es un Delito”.  Nuestra acusación (mía y de la sociedad, de esa parte que lo comparta), de nazi-fascismo, no es un enunciado, sino una denuncia formal acerca de una realidad.

 

La CDH, cuyo deber es defender los intereses de las víctimas de las tropelías del Estado, rescató las pruebas que de otro modo no hubiera sido posible, y evitó una tragedia como único recurso de protesta ante la descomunal injusticia.  En su momento hicimos nuestro público reconocimiento y agradecimiento, en Conferencia de Prensa y por escrito ante los medios, a su valiosa intervención, que aquí reiteramos; pero, al final, no emitió la Recomendación del caso a favor de la sociedad, y ello la convirtió en su contrario: un organismo de prevaricación; en conflicto de intereses defendiendo a la víctima de los abusos del Estado, pero mismo al que, a su vez, se debe.  Y al no emitir tal documento, ello se convirtió en su contrario, otorgando licencia a las “SA” para la continuación impune de sus delitos, y a las injusticias de la Procuraduría de “Injusticia” del D.F. a cargo de Rodolfo Ríos Garza; comprobándose con ello la acción de una consigna de represión política, de la que ahora (hasta en tanto no se demuestre lo contrario), la misma CDH es cómplice en los hechos.

 

Todo ello es parte del proceso de descomposición social acelerado que estamos viviendo, en medio de una polarización extrema de la sociedad, como puede verse en la gráfica siguiente, en la que, a pesar de indicadores positivos como del PIB y del TLCAN que sólo beneficia a unos cuantos, ahí está el desempleo y una precepción negativa del estado de cosas:

[Y Sr. Rodolfo Ríos Garza, digamos que sea “una común acción rateril a la vuelta de la esquina”, y un tiro en el corazón basta; al final, hasta por mera venganza del Estado, así será; así es que…]

 
04-Grafica-Simple-50-Anos-en-Mexico-con-TLCAN.jpg

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
23 marzo 2014 7 23 /03 /marzo /2014 23:02

Denuncia 002 (24 mar 14: La Represión de las Ideas por la PGJDF.

 

Cuando se reprimen las ideas, es simplemente porque esas ideas son poderosas.  Hacen luz en el oprimido, y, luego entonces, todo cuanto reprime las ideas, no es sino oscurantismo.

 

El gobierno nazi-fascista del D.F. no podría ejercer, siendo lo que es, sin antes no aturdiese a la gente; si antes, con su política estridente de “Cero Tolerancia”, no mantuviese a la sociedad bajo zozobra, sometida a un terrorismo de Estado disimulado; si antes no hiciese todo lo posible para confundir al pueblo; y cuando alguien expone una idea esclarecedora, salta el aparato represor inquisitorial propio al oscurantismo: la PGJ a cargo de Rodolfo Ríos Garza, del gobierno del D.F., que en calidad de su mayordomía de sátrapa, cumpliendo una consigna, ejecuta con sus “SA” nazi-fascistas la fabricación de un delito, que aún demostrado con pruebas documentales, no le es suficiente para cesar la acción penal y resarcir los daños, sino antes al contrario, comandando el acto delictivo al ampara de una CDH que no sólo no lo sanciona con la Recomendación del caso, sino que con tal omisión da licencia, en agravio de la sociedad, a la persecución, no logrando con ello otra cosa que concitar nuestra acción de denuncia.

 

¿Qué idea es la que descarga la represión del aparato nazi-fascista inquisitorial de la PGJ del gobierno del D.F?; ello está vinculado a la Reforma Educativa:

 
2  Que, efectivamente, tiene que reconocerse que el aprendizaje en nuestro país ha venido siendo cada vez peor.
     

 

Pregúntesele a la gente qué piensa acerca de si se aprendía más en los años cuarenta del siglo pasado, o si se aprende más hoy en día en pleno siglo XXI (no confundiendo el aprendizaje como conocimiento adquirido, con disponibilidad tecnológica), y se constatará la siguiente gráfica:

Mayor Aprendizaje 

 

¿Qué idea es la que descarga la represión del aparato nazi-fascista inquisitorial de la PGJ del gobierno del D.F?


2  Que las teorías pedagógicas, necesariamente, por la naturaleza del hacer de la ciencia, han de ser mejores
 

       .              

Quién negaría las virtudes del constructivismo sobre las del estructural-funcionalismo; o las de éste sobre el conductismo; y a su vez (quizá) las del conductismo por sobre las del positivismo (entre otros fundamentos pedagógicos).

 

Luego entonces, no se requiere de mucha argumentación para la evidencia que se muestra en la siguiente gráfica:


Evolución Teórica de las Teorías Pedagógicas 

 

Pero, qué reprime entonces aquí, en esa idea del aprendizaje y las teorías pedagógicas, el oscurantismo nazi-fascista de la PGJ del gobierno del D.F.  Curioso, pero es esa idea poderosa, esclarecedora, por la cual, si ambas gráficas se sobreponen una a la otra, formulada la respuesta en una pregunta, es: ¿Y por qué las curvas se cruzan?

 

O dicho en su forma más esencial: ¿por qué el aprendizaje ha venido siendo cada vez peor, si las teorías pedagógicas se supone que son cada vez mejores?


Cruce de la Evolución del Aprendizaje, con la Evolución P 

 

¿Qué idea está reprimiendo el aparato inquisitorial nazi-fascista de la PGJ del gobierno del D.F?  Pues precisamente esa que da respuesta a por qué el aprendizaje ha venido siendo cada vez peor, a pesar de que supuestamente las teorías pedagógicas son cada vez mejores; esto es: porque esas teorías pedagógicas impulsadas por el Estado, perversamente han venido siendo diseñadas justo para eso.

 

Lo que esa poderosa idea hace, es poner al descubierto el oscurantismo genocida del Estado en un daño a la niñez, y con ello, al futuro de nuestra sociedad.  Los sujetos con conocimientos, los sujetos pensantes, son peligrosos para esta satrapía despótica gobernante, que no sólo quiere a una población ignorante que pueda tenerse bajo control, sino que, además, constituya una mano de obra barata, no demandante –cual corresponde a la lógica de este sistema económico-social– de calidad en el empleo, ni de salarios dignos.

 

Luego entonces, las cualidades que hacen la calidad de educación que queremos, son las siguientes:

 
Calidad-de-una-Educacion-Proletaria.jpg

 

El conjunto de cualidades que hacen la calidad de educación que queremos, es la de una educación en la ciencia moderna ilustrada.  El que el niño tenga una visión del mundo dada en el descubrimiento de la verdad objetiva, es decir, en los hechos de la realidad; el que sepa indagar en las causas de los fenómenos; que aplique el pensamiento lógico hipotético-deductivo; que compruebe en el experimento y en los hechos mismos de la realidad, siendo capaz de prever científicamente los mismos.

 

Pero lo que en realidad se está preparando como educación para la niñez, es una educación oscurantista:

Calidad-de-una-Educacion-Oscurantista.jpg 

 

Si hacemos la comparación una a una de esas cualidades que hacen la calidad de cada proyecto educativo (el que como sociedad queremos y el que el Estado nos impone en interés de las clases potentadas), veremos que, en esencia, con la calidad educativa del Estado, por una parte, se está desarmando a la sociedad de su capacidad transformadora de la realidad; pero, por otra parte, se está condicionando al individuo a ser una eterna máquina, incapaz de pensar por sí mismo, sin las herramientas para descubrir la verdad en los hechos (y no en su opinión confundida), y por lo tanto, sujeto a su explotación al máximo.

 
Comparativo-de-Calidades-de-Educacion.jpg

 

Esa es la idea esclarecedora que el oscurantismo inquisitorial  nazi-fascista de la PGJ del gobierno del D.F. está reprimiendo.  Expuesta hasta hoy sólo a los profesores, desató la represión y persecución.  Ahora, expuesta públicamente, no podemos esperar sino un atentado directo; y Sr. Procurador de “Injusticia” Rodolfo Ríos Garza, o resuelve el cese de la acción penal y resarce los daños del caso como los míos en lo individual, o espero a sus pistoleros; en buena lid, de frente, no me voy a mover, basta un certero tiro en el corazón.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
16 marzo 2014 7 16 /03 /marzo /2014 23:05

    Editorial

     Vacuum--Tesis--1983-.JPG

Lo continuo y lo discreto.  Ilustración en la tesis: “Geografía: Fundamentos de su Teoría del Conocimiento”, 1983; de Luis Ignacio Hernández Iriberri, de donde se deriva la definición del espacio, objeto de estudio de la Geografía: “la dimensionalidad material de la dialéctica continuo-discreta”.  En cualquier objeto, x en el intervalo [a,b] (en este caso, por ejemplo, el intervalo de sus diámetros), tiene una variación continua que tiende a un límite, llevada a lo infinitesimal, se hace discontinuo en el valor 0, ello hace que se convierta en un espacio que puede ser tratado como un continuo (de ahí la idea del continuum de Einstein).  Si el intervalo se toma en el vacío (continuo), en el límite y salto en la discontinuidad, hace que se convierta en un espacio que puede ser tratado como un discreto, por lo demás, necesario para hacer posible la cuantificación, lo que, en estos intercambios dialécticos entre lo continuo y lo discreto, es lo que da nuestra idea del vacuum.  En términos matemáticos, ello expresa la dialéctica de las transformaciones continuo-discretas.

 

*

     

Hemos llegado al final de nuestra historia, con el análisis de conjunto de lo que fue el definitorio debate acerca de la naturaleza de la geografía durante el siglo XX.  Esta visión de conjunto no suple la riqueza de los posibles y necesarios análisis de las etapas particulares en que se divide ese largo debate, pero la complejidad del siglo XX es de tal forma, que bien este análisis general es condición necesaria, previo a cualquier propósito en esta general y básica respuesta a “Qué es la Geografía”, justo en el momento histórico en que tal compleja pregunta tuvo su respuesta definitiva.

 

Concluye a su vez la serie de artículos sobre el mismo tema en el debate especialmente dado en México, en donde este contó con ciertas condiciones especiales que enfatizan aún más el objeto de estudio y las características de esa determinación de las propiedades esenciales de su objeto de estudio altamente complejo al pensamiento humano: el espacio.

 

    Sobre la base de esta respuesta, podemos entender ahora la característica especial de nuestro trascendente momento histórico de frente al siglo XXI, en que, sin duda, se abre una nueva etapa en la historia de esta ciencia.  Examinaremos ese futuro en los dos artículos siguientes; en uno, con las determinantes gnoselógicas en el hacer de la ciencia de la geografía, y en el otro, los problemas inmediatos más esenciales que enfrenta.

 

*

01 Objeto Estudio s XX MundoFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía; el Debate de la Naturaleza de la Geografía en el siglo XX en el Mundo.  Introducción (39/)

 

Vacuum (Tesis, 1983)Historia de la Geografía en México.

 

[____]  El Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en México (8/8)

 

Ícono LiteraturaLiteratura.

 

[____]  A la Revolución en Marcha!  Poema, marzo, 2014.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
16 marzo 2014 7 16 /03 /marzo /2014 23:04

01 Objeto Estudio s XX MundoQué es la Geografía; el Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en el Mundo.  Introducción (39/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

28 dic13.

 

Introducción.

 

Del estudio de la totalidad de los fenómenos con Ritter y Humboldt en la primera mitad del siglo XIX, se pasó, durante la segunda mitad del mismo siglo, al estudio en forma particular de los mismos, originándose con ello el concepto de la Geografía en una relación funcional, ya de los fenómenos sociales en función de los naturales, con Ratzel; ya de los fenómenos naturales en función de los sociales, con Richthofen.

 

William Morrison Davis, consecuente con los tiempos de esa segunda mitad del siglo XIX, estudia los fenómenos de la litósfera: su estructura, sus procesos y su temporalidad; pero esa morfología de la litósfera no le interesa ya por sus propiedades petrológicas ni mineralógicas o físico-químicas, ni de ninguna otra categoría geológica.  Estudia, en casos ideales (modelos), la forma y su evolución, la morfología en la coordenada espacial del tiempo, como volúmenes estructurales y sus transformaciones; y en ese sentido, lo que estudia, son formas de existencia espaciales y su movimiento.  Davis no lo supo, pero lo que estaba haciendo desde el punto de vista de la teoría del espacio, era estudiar las transformaciones continuas de la sustancia discreta del continuum einsteniano, justo un lustro antes de que Einstein publique su “Teoría Especial de la Relatividad” (1905).

 

Con ello, la geografía finalmente se adentró en el siglo XX, planteándosele el problema, ante la especialización de todas las demás ciencias con la definición de sus objetos de estudio propios.  Y al iniciar el siglo XX, la noción de la geografía como relación funcional entre la naturaleza y la sociedad, se empezó a hacer más compleja, introduciéndose nuevamente la tercera variable: el espacio; entendido ya como la superficie terrestre en general, ya como las estructuras morfológicas en particular (o geomorfológicas, concepto que no se limita a la litósfera, sino son también de la atmósfera, la hidrósfera y la biósfera).  Y con ello se inició el debate acerca de la naturaleza de la geografía, que llevaría todo el siglo XX su discusión, en los términos de si la Geografía era una ciencia de los fenómenos, de unos fenómenos en función de otros; o del espacio, y las variantes funcionales de los fenómenos en función del espacio o del espacio en función de los fenómenos.  Y conforme avanzaba el siglo XX, categorizaciones más singulares de espacio fueron haciendo más complejo el problema, y para los años setenta, la entropía era máxima.

 

Se nos presentó entonces la necesidad imperiosa, ya no sólo de acabar de determinar el objeto de estudio de la geografía, sino de poner orden en todo ese caos.

 

Así, de nuestro estudio de geografía teórica de toda nuestra vida profesional (que impensadamente iniciamos desde 1974 al elegir la profesión, un año antes de ingresar a la Facultad), del análisis histórico del siglo XX, sintetizamos en este artículo su visión de conjunto, siguiendo la trama y urdimbre que nos resuelve la complejidad de ese debate histórico.

 

Su esencia está en algo que ya intuíamos de tiempo atrás, pero que finalmente descubrimos con todos sus elementos lógicos, muy recientemente entre 2011 y 2012: un proceso históricamente dado de abstracción y generalización de las categorías de “fenómenos” y “espacio” que se movía en dirección de resolver con ello la contradicción fundamental del pensamiento geográfico, dada en esa relación entre los mismos; que se inició con cada concepto por separado, incluso desde finales del siglo XIX, pero que a poco fue teniendo propuestas de una solución simultánea para ambos; llegando así hasta los estudios de geografía teórica del autor de estas líneas, tocándonos el contribuir a su solución.

 

Las gráficas que mostramos en este artículo seriado, cuanto más se analizan, cuanto más se le insertan variables, cuanto más se reflexiona sobre ellas y se rescata incluso las experiencias personales de todos los que en este proceso hemos sido en mayor o menor medida contemporáneos, más y más muestra insospechadas facetas de toda esta compleja historia de la geografía del siglo XX.

 

El material da, pues, para mucho, pero, por ahora, par los propósitos de esta serie de artículos que dan nuestra respuesta a qué es la Geografía, sólo lo utilizamos en sus características más generales y esenciales.  La finalidad aquí, por ahora, no es el particular análisis del pensamiento geográfico en el siglo XX, sino, en función de ello (pasando de momento por alto la vastedad de su explicación), y en el espíritu en que se ha venido elaborando esta serie, dar una demostración general (en una exposición lógica deductiva), finalmente, de qué es la Geografía; en tanto que es, justo, en la solución de este debate histórico, que se da una respuesta definitiva a ello.

 

Comentando dichas gráficas es como desarrollaremos este artículo en dos partes.  La primera, analizando el gráfico de la secuencia evolutiva del concepto de Geografía y de la definición del objeto de estudio en el siglo XX en el mundo, en función de una mayoría de autores tomados de la valiosa obra antologada: El Pensamiento Geográfico (1982), de Josefina Gómez, Julio Jiménez y Nicolás Ortega, facilitando así la verificación de los datos en una fuente única y suficiente para dar una visión general del siglo XX en su conjunto.  Veinte años más se incluyen como relación integrada por nosotros, de un análisis semejante para la evolución de la geografía en México, remitiendo a la obra de cada autor; y otros autores más, se agregaron como autores esenciales en el proceso de abstracción y generalización.  No hay, pues, entre ellos, más criterio de selección que esa condición pragmática, útil de momento y suficiente para los propósitos de este artículo; esa relación de autores deberá nutrirse con todos aquellos que en su momento aportaron algún criterio al desarrollo del pensamiento geográfico, y, de manera especial, habrá de analizarse justo a aquellos que elaboraron en extenso una geografía teórica.  Luego, en una segunda parte, examinaremos el gráfico de la secuencia cronológica de los lapsos de vida.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
16 marzo 2014 7 16 /03 /marzo /2014 23:03

Geografía; Fundamento de su Teoría del Conocimiento; TesiEl Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en México.  (8/8)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

24 ene 14.

 

Prefacio a la Teoría Unificada de la Geografía.

 

A fines de 1981 teníamos ya terminada nuestra tesis de Licenciatura en Geografía: “Geografía: Fundamentos de su Teoría del Conocimiento”, misma que por lo desconcertante que resultaba en ese entonces, retuvimos por un año, hasta que por razones laborales tuvimos que presentar nuestro título profesional, y hubimos de sustentar nuestro examen de tesis, con fecha 24 de febrero de 1983.

 

Al llegar al final de esta serie de artículos sobre la historia de la geografía en México, se hace obligado retomar dicha tesis (que fue tanto “principio de un fin”, como “principio de un comienzo”).  Con ella sin que en ese momento pudiésemos tener la menor idea de su momento histórico, sin saberlo, poníamos fin al histórico debate de la naturaleza de la geografía (hoy, a treinta años, ello ya no es un enunciado teórico, sino la evidencia en un hecho de orden práctico); y la razón necesaria de volver a ella, está en lo que entonces apuntábamos ya en el título del penúltimo apartado del I Capítulo relativo al Análisis Histórico; “El saber geográfico en la época moderna (ss.XVI-XIX)”: “La contradicción fundamental de la geografía como ciencia, y el problema de su teoría unificada”.  Desde entonces ya anotábamos ahí: “la contradicción teórico-científica fundamental de la geografía no es así la existente entre la naturaleza y la sociedad, sino la existente entre la naturaleza-sociedad y espacio.  En donde la naturaleza y la sociedad son conjuntos de fenómenos, o como una categoría más general, objetos materiales que establecen determinadas interacciones físicas en el espacio”.

 

Históricamente, todo el problema se centraba en resolver el concepto de espacio, de modo que agregábamos: “Por tal razón, es en la solución de este problema dominante de la contradicción, que la geografía como ciencia rigurosa debe estructurar su cuerpo de una teoría unificada, la cual se establece, como una teoría superior, como una solución semejante a la modificación de sus teorías fundamentales: la que refiere el objeto de su estudio a los fenómenos y sus relaciones, y la que lo refiere al estudio de las propiedades del espacio…”.

 

Lograr la síntesis de esa contradicción, ya lo considerábamos entonces, implicaba resolver primero una “teoría del espacio geográfico”, y tal teoría, en sus líneas generales, la logramos elaborar entre fines de 2012 y el curso de 2013[a], de modo que satisfacía lo que ya entonces anotábamos con plena conciencia del hecho: “Esta tesis no ha de discutir con amplitud el problema de la teoría unificada de la geografía, hasta aquí sólo se ha señalado en su esencial fundamento.  La razón principal que evita su discusión, es el que primero debe resolverse el problema de la teoría del espacio geográfico…”, pues, efectivamente, sólo ello puede hacer interpenetrables los opuestos.

 

Finalmente anotábamos: “La teoría unificada de la geografía, que ha de hacer de la contradicción fundamental de esta ciencia, una contradicción no-antagónica, hará volver la mirada hacia las relaciones internas de la geografía, al estudio de esta ciencia por sus propias contradicciones internas; es decir, por el estudio de las contradicciones y relaciones de los objetos materiales de la naturaleza inorgánica, orgánica y social, como formas discretas del espacio y sus interacciones físicas con el espacio mismo como cualidad transitoria continua”.

 

En esencia, vislumbrábamos ya ahí, desde 1981, la solución al histórico debate acerca de la naturaleza de la Geografía, el cual desconocíamos que se estaba dando; y en realidad, eso sólo lo descubrimos a fines de 2013, como consecuencia de vernos en la necesidad de apurar el final del análisis histórico de la Geografía en México que veníamos haciendo, mediante una visión de conjunto de todo el siglo XX (omitiendo ya el análisis de sus etapas), en previsión de nuestro posible enfrentamiento con el Estado al no cesar el acoso represivo; y lo cual resultó muy afortunado para la interpretación teórico-histórica.  De este modo, al poner fin a esta serie de artículos sobre la historia de la Geografía en México, no podíamos hacerlo sino con este Prefacio a la teoría unificada de la geografía, la que con amplitud expondremos más adelante.

 

Hasta aquí, a manera de Prefacio, baste decir que, efectivamente, la geografía trata con todo cuanto existe, en tanto existe no sólo en el espacio, sino que su forma de existencia es espacial (es decir, constituyendo una forma de espacio en sí mismo).  En consecuencia, todo el problema para el logro de una geografía única, radicaba en encontrar el “tratamiento geográfico” de ese “todo cuanto existe”, de todos los fenómenos, en tanto que todas y cada una de las cosas que lo integran son objeto de estudio de las ciencias particulares; es decir, radicaba en resolver su tratamiento espacial, lo propiamente geográfico, y por tanto, hacerlo en una teoría del espacio geográfico., misma que, dada su complejidad que ya le veíamos en aquellos años ochenta, creímos ajena a nuestras posibilidades y nuestro momento histórico; y, sin embargo, treinta años después, ésta se dio de la manera más natural en nuestras propias manos.

 

Pudimos descubrir en este hecho, desde luego, primero parcialmente, que se había venido dando un proceso histórico de abstracción y generalización de los conceptos de “espacio” y “fenómenos” (en un principio en Hettner, Sáenz de la Calzada, y lo que nosotros intentábamos), y luego, al ir elaborando esta historia de la geografía en México como en el mundo, fuimos observando que esos momentos históricos de abstracción y generalización habían sido más, dados en otros autores, y más aún, que este proceso de abstracción y generalización, formaba parte, en sus momentos cruciales, del debate de la naturaleza de la geografía en el siglo XX, y que en dicho proceso radicaba esa elaboración histórica de síntesis de la contradicción fundamental, a la cual nos tocó a nosotros darle culminación.

 

El máximo resumen que de momento en este Prefacio podemos hacer  de ese proceso histórico, es este en el que, aquello que empezó como la propuesta del estudio de unos fenómenos en función de otros [por demás, heterogéneos, como f = f(f)], y cuyo primer intento de superación de sus limitaciones fue la abstracción y generalización de dichos fenómenos en la categoría de los “hechos geográficos” empíricamente dados; acabó en la propuesta del estudio del espacio en función de los “estados de espacio” (esto es, del estudio del espacio en sí mismo, como e = f(ee), como resultado último de superación de toda limitación y desviación en el estudio de los fenómenos, abstraídos y generalizados en tales “estados de espacio”.  Finalmente, no como un proceso convencional, arbitrario o subjetivista, sino como un proceso teórico de abstracción y generalización que duró poco más de un siglo.

  

Para terminar este artículo, diremos en resumen que la teoría unificada de la geografía como esa teoría que hace único un conocimiento geográfico; en el sentido de íntegro y homogéneo, en donde de cualquier parte de él se puede pasar a cualquier otra de manera continua; que se define por sí mismo (contra la idea en que ahora se ha ostentado, a manera de múltiples geografías, en donde ésta se define no por sí misma, sino por aquello en que se aplica; constituye tres procesos lógico-históricos: 1) un proceso de conceptualización, determinación y definición de su objeto de estudio; 2) un proceso de abstracción y generalización de los conceptos de “espacio” y “fenómenos”; y 3) un proceso silogístico de subsunción (de nueva síntesis) por el cual, podemos afirmar que: <<la Geografía como ciencia del estudio del espacio, trata espacialmente a los fenómenos naturales y sociales; puesto que tiene su unidad en el estudio abstracto y generalizado de los “estados de espacio”>>, lo cual puede descomponerse como una inferencia mediata en una premisa antecedente, histórica, en la que, al final de un proceso histórico, se ha afirmado que: <<El tratamiento espacial de los fenómenos naturales y sociales, tiene su unidad en el estudio abstracto y generalizado de los “estados de espacio”>>; luego, en una premisa de tesis se ha afirmado que: <<La Geografía como ciencia del estudio del espacio, trata espacialmente a los fenómenos naturales y sociales>>; y, en consecuencia, como consiguiente en una hipótesis a verificar, se concluyó afirmativamente que: <<La Geografía como ciencia del estudio del espacio, tiene su unidad en el estudio abstracto y generalizado de los “estados de espacio”>>.

 

<<El tratamiento espacial de los fenómenos naturales y sociales, tiene su unidad en el estudio abstracto y generalizado de los “estados de espacio”>>

<<La Geografía como ciencia del estudio del espacio, trata espacialmente a los fenómenos naturales y sociales>>

…………………………………………………………………………

Luego, <<La Geografía como ciencia del estudio del espacio, tiene su unidad en el estudio abstracto y generalizado de los “estados de espacio”>>

 

 

       Hernández Iriberri, Luis Ignacio; Geografía: Fundamento de su Teoría del Conocimiento; Tesis UNAM; México, 1983; p.39.

       Ibid. p.40.

       Ibid. p.40.

[a]       Sólo un acto represivo en una detención policial arbitraria de mi hijo por el Estado nazi-fascista que indirectamente lo hacía así sobre nuestra persona, por estar asesorando filosófico-pedagógicamente en ese momento al profesorado de Educación Básica que iba a iniciar una larga lucha por una educación científica en medio de la Reforma Educativa de 2013, interrumpió en ese momento la conclusión del trabajo, mismo que veníamos publicando en <<“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica>>, ofrecida en ese entonces por suscripción, por lo que básicamente, al no haber habido suscripciones, tal teoría no se dio a conocer, y es ahora, para el segundo semestre de 2014, que la haremos pública.

       Ibid. p.41.

       Ibid. p.41.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo
16 marzo 2014 7 16 /03 /marzo /2014 23:01

    Denuncia 001 (17 mar 14): Traición de la CDH, Esencialmente, a la Sociedad.

 

Cuando quien, socialmente, debe hacer valer el respeto a la condición humana, no lo hace; se obliga la autodefensa, empezando por denunciar todo cuanto obstruye el ejercicio del derecho y la justicia con apego al interés social.

 

Finalmente, la Comisión de Derechos Humanos (CDH), habiendo dejado transcurrir innecesariamente diez meses, no emitió (hasta el momento así tenemos conocimiento), la Recomendación del caso CDHDF/I/121/Azcap/13/2020, por la fabricación de delito por una pandilla de rufianes de la policía del D.F. (verdadera “Sección de Asalto” nazi bajo las ordenes del Procurador de “Justicia” Rodolfo Ríos Garza), valiéndose de la abyecta inmoralidad de la delincuente Mariana García Vía de Monte (a la que le esperan diez años de prisión por declarar conscientemente en falsedad habiendo jurado decir verdad).

 

Al no emitirse la Recomendación del caso, la CDH no sólo cometió acto de traición, una burla, un embuste deliberado contra un particular, sino, esencialmente, una traición a la sociedad, dado que la función de una Recomendación, es para que esos hechos no se repitan, es esencialmente en respuesta a los intereses sociales.  Al no emitir tal documento, es darle licencia a la PGJDF para que sus “Secciones de Asalto” cometan toda clase de tropelías en agravio de la sociedad, en la más absoluta impunidad.

 

La CDH se convierte así, en cómplice de una política de Estado nazi-fascista cuya finalidad es mantener a la sociedad en permanente zozobra, no dándole un segundo de tregua para poder pensar.  CDH que, por demás, ahora sale en protección de los “derechos humanos” de los narcos mariguanos, “criminalizados” y “agraviados” en su “derecho humano” de dañarse en su salud y ofender con sus actos a la sociedad; y promueve una filosofía enfermiza que atenta contra la vida moral de la sociedad.  La CDH debería regirse más por la Ética (la teoría de la moral), que por las trapacerías jurídicas que atentan contra la salud y el progreso social.  Esta es exactamente la política del nazi-fascismo: mantener a la sociedad enferma, envilecida, corrompida, a fin de justificar las políticas de Estado para mantenerla en esa misma condición y bajo control.

 

Por otra parte, habiéndose probado la deliberada fabricación de un delito al cobijo de una política de Estado, a su vez, nada impide entender esta actitud de complicidad de la CDH en el delito, producto de una consigna de represión política.  La CDH, que en sus principios enuncia que la represión es un delito, se ha convertido, en los hechos, por sus efectos prácticos (no estamos conjeturando en en nada en lo absoluto), en una institución cómplice de la represión política por las ideas.  Pero, qué ideas.  Cuál es su importancia, por lo cual se está reprimiendo por consigna por el gobierno nazi-fascista del D.F, y ha comprometido irreversiblemente el prestigio de la CDH hecha cómplice cual mayordomía de zátrapas.

 

Si por la relación causal de concordancias había sido suficiente para demostrar por inferencia una represión política, los actos de la CDH al no emitir la Recomendación, ahora lo corroboran.

Concordancias en Represión Política

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
16 marzo 2014 7 16 /03 /marzo /2014 23:01

Boletín N° 10; 17 mar 14; Conclusiones.

 

Como ha quedado demostrado, el caso MChHC fue una combinación de hechos que se encadenaron (si no es que fina y deliberadamente premeditados).  El método de relación causal por concordancias, si bien demostró que siendo en el origen una situación accidental (si no es que desde el asalto mismo a Mariana García Vía de Monte, fue un montaje, pero cuyo análisis de posibilidad omitimos para simplificar y no especular), ello fue aprovechado, como consta en el expediente de la Comisión de Derechos Humanos: CDHDF/I/121/Azacp/13/2020, pues esa pandilla de rufianes que integran la policía bajo el mando del Procurador de “Justicia” Rodolfo Ríos Garza, fabricando un delito a fin de obtener un beneficio económico a través del “Bono de eficiencia contra la delincuencia”, producto de la política de Estado de “Intolerancia Social” o “Cero Tolerancia”.  Así, la explicación, de ser hipotética (como la hemos presentado en la Tabla de Concordancias como ejemplo), pasó a ser, en cada caso, con base en la demostración que consta documentalmente en forma probatoria, hecho real.

 

Pero el ejercicio lo hemos hecho con ese carácter de hipótesis, para facilitar una observación conclusiva: hay una serie de hechos inexplicables en esas causas probadas, que como explicación y demostración plena las hacen insuficientes; pero que se explican ampliamente si, con todo derecho, se inserta la hipótesis de represión política.  Por supuesto, esta hipótesis no puede ser probada documentalmente como las anteriores; pero así como éstas se corroboran en la Tabla de Concordancias (y de ahí el ejercicio), nada impide que se afirme –hasta en tanto se pruebe lo contrario– que en los hechos existe también represión política.

 

Por lo tanto, en conclusión, si hasta aquí sólo existía el caso MChHC (hijo), con su propio problema, pero en el que se daba una solución simultánea a todo otro problema; ahora tenemos que hablar del caso LIHI (padre), con su respectivo propio problema de represión política probada, que recayendo no directamente sobre él, sino sobre su hijo, tal represión política se constituye como un acto nazi-fascista que atenta contra toda dignidad humana.

 

En consecuencia, dejemos el caso MChHC a su exclusiva solución independiente en el miasma jurídico en que el sistema de “justicia” y de respeto a los “derechos humanos” lo ha sumergido.  Su sola existencianos compromete moralmente de manera ineludible y por sobre de todas las cosas, a enfrentar al Estado y en particular al Gobierno del D.F. infiltrado de un grupo de nazis.  La injusticia probada nos da plena legitimidad en nuestro decir y hacer (dicho así con responsabilidad social, ero que es en mí), y en ese sentido, carece ya de importancia cuánto tiempo tarde ya en resolverse: el problema ahora es social; es decir, “mío de mí” (LIHI) y ese tiempo lo usaremos (la sociedad y yo), en explicar a la sociedad, por encima de la ley, en el ámbito no de las relaciones jurídicas de descomposición social, sino de las relaciones morales que la humanizan, nuestro pensamiento (causa de la represión política)…, hasta que se haga justicia (no la justicia legal, lo que eso jodido sea), sino la justicia social, moral; o como con pleno romanticismo del siglo XIX hemos quedado con el nazi delincuente Rodolfo Ríos Garza: hasta que éste nos mande matar con uno de sus pistoleros (última gracia que a nadie se niega: basta un certero balazo en nuestro despreciable corazón).

 

Boletín Nº 10, 17 mar 14.  ¡Libertad o Muerte, por la Verdad, el Honor y la Dignidad!  Por el resarcimiento pleno de los daños económicos y morales tras un año de represión continuada, ¡Sumándonos a esta revolución social en marcha!

 

Se envía la referencia del Blog: http://espacio-geografico.over-blog.es, en el cual, en su Sección de “Política” (o en la parte inferior de la pantalla), se puede ir haciendo el seguimiento de esta denuncia a través de estos boletines; o bien a nuestro nombre en facebook.

 

Aviso de última notificación colectiva a autoridades y medios: en adelante, ni se convocará por mi parte, ni se hará llamamiento alguno a dichas autoridades o medios; que cada cual, moralmente, haga lo que crea que debe hacer.

               

Ccp:

 

  1. Ángel Peralta                                  Expreso 1DMX

  2. Angélica de la Peña G                     Senado de la República

  3. Agustín Márquez Rocha                  Reforma

  4. Alba Calderón                                Efekto Noticias

  5. Correo                                           CEND-SNTE

  6. CIDH                                             OEA

  7. Daniela Ramírez                              La Razón

  8. Dinora Pizano Osorio                      Diputada, PRD ARDF

  9. Eduardo Miranda                            Proceso

  10. Ernesto Ledesma Arronte               Rompeviento

  11. Gamaliel Velasco                            Nuestra Visión

  12. Georgina Calderón                          El Universal

  13. Heriberto Paredes Coronel             Subversiones/Rompeviento

  14. Jaime Quintana Guerrero                 Desinformémonos

  15. Jennefer Godínez                            Abogada

  16. José Antonio Garibay                      CDHDF

  17. José Antonio Lara Duque                CDH "Zeferino Ladrillero"

  18. Juan Manuel Pérez Cora                 Suprocuraduría DHDF

  19. Karemm Flores                               El Mañanero (Foro TV/Teleradio)

  20. Laura Iraís Ballesteros Mancilla       Diputada, PAN ARDF

  21. Luis González Plasencia                  CNDH

  22. Ma. Alejandra Barrios Richard        Diputada, PRI ARDF

  23. Noemí Gutiérrez                             Efekto TV

  24. Parlamento Europeo                      

  25. Parlamento Latinoamericano          

  26. Diana Ortega                                  Oficialía de Partes de la Presidencia

  27. Samantha López Lara                     Somos el Medio

  28. Sergio Soto Nájera                         Abogado

  29. Silvino Soria Rivas                          MPR

  30. Change. org

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo